arbada

Pequeñas historias

          Comenzamos una serie de pequeñas historias, temas que surgen habitualmente en las familias donde existe el problema del trastorno en la conducta alimentaria. Tratamos de presentar asuntos que se desarrollan en la vida diaria con la idea de poner de manifiesto que son cosas que les pasa a más gente, que no sólo es a nosotros a quienes nos pasa, intentando apuntar, por otra parte, propuestas de solución que ayuden. No se pretende dar " la solución " porque cada caso es diferente, sino algo que aporte sugerencias y permita recoger más opiniones generando incluso un cierto debate positivo, objeto máximo de este blog. He aquí la primera muestra

LA VISITA



El tiempo transcurre con normalidad. Angel y María viven en un agradable piso que les ha costado lo suyo del que afortunadamente ya casi han olvidado la hipoteca. Laboralmente está bien, los dos trabajan, y el dinero llega para el día a día y permite alguna alegría familiar de cuando en cuando. Son gente amable, se llevan bien con los vecinos y la gente les ve como una pareja feliz. Ellos también piensan que lo son. Bueno, no lo dicen tan claro, comentan que son una familia normal, pero se les adivina una sonrisilla de satisfacción cuando hablan de lo que están haciendo, de sus ilusiones, del progreso de sus hijos Fernando y Carmen, de qué rápidamente crecen y quien diría que fue prácticamente ayer cuando nacieron. Tanto crecen que de vez en cuando ya se les va viendo su carácter. Definen sus gustos, el pelo de esta manera, la ropa de tal estilo u otras pequeñas cosas que les van marcando. De cualquier manera, en el fondo son buena gente y Angel y María no tienen quejas de ellos.

Todo va bien pero… un día los padres observan algo que no les suena bien. Es poca cosa, apenas un gesto que es diferente de lo habitual, No quieren darle importancia, habrá sido cosa de un mal momento, olvidémoslo, dicen. Sin embargo no lo pueden olvidar, por lo menos uno de los dos. No te obsesiones es la respuesta frecuente del otro. Se hacen esfuerzos porque así sea y resulta peor. Mientras tanto los gestos extraños de uno de sus hijos continúan e incluso aumentan. Hay menos comunicación, prisas por desaparecer de la tertulia familiar, no me pongas tanta comida que luego tengo que estudiar , estos pantalones me aprietan cada día más.


Los padres ven, observan, leen y buscan datos sobre problemas de este tipo que de vez en cuando salen a la palestra, y quién sabe de ellos los relaciona con la imagen, con la autoestima o polemiza con el mundo de las pasarelas y modistos. Angel y María no se pueden creer que ese problema vaya con ellos. Sería injusto que así fuera. Luchan, se rebelan, discuten, se enfadan, preguntan más y más. La palabra médico se hace familiar y las sospechas se confirman. La visita impensable, la visita inesperada ha llegado. La enfermedad está ahí.


Angel y María, sufren, callan y lloran. Pasa el tiempo y undía, en un silencio, se miran y se dicen “levantemos la cabeza”.


Y caminan.


15/12/2008 14:18 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.com
Autor: nieves

¿no deberían haber tomado medidas para ver que es lo que pasa ante la situación que se les ha presentado? Creo que por miedo no se debe esconder un problema tan serio com o ellos intuían

Fecha: 12/01/2009 17:20.


gravatar.com
Autor: Soledad

Yo vi el problema enseguida que aparecio, no cerre los ojos, automaticamente me puse en mamos de medicos especialistas,han pasado cuatro años y mi hija , me hace culpable de la situación que tiene ahora.......... a veces me hago muchas preguntas. Sé que no soy culpable de nada, pero si que pienso , que quizás yo, le haya obsesionada, si.

Fecha: 20/01/2009 13:17.


gravatar.com
Autor: nieves

Gracias a la persona que ha tenido la idea de crear este blog que puede servir de ayuda amuchas familias que están perdidas como nosotros al principio de la enfermedad. Es muy importante saber donde puedes acudir para que te informen y abran los ojos de lo que ocurre aunque sea duro. Eso hicimos nostros, nos informamos de la Asociación Arbada y aunque fuerte lo que nos decían,nos llevaron de la mano hacia los servicios que tenemos en la comunidad. Nos enseñaron a admitir el problema en nuestra familia. Nos animaron a participar en los grupos de atención familiar, nos daba miedo pero allí estuvimos. Acudimos a los buenos profesionales que tenemos en Zaragoza, y aunque ha sido duro, estamos recogiendo hace tiempo, unos resultados fantásticos de la decisión que tomamos en su momento con grandes dudas y dosis de culpabilidad. Animo a los que tengais dudas empleéis el blog y poco a poco os dareis cuenta que es de gran utilidad y os animará a acudir facilmente a un tto. y como ayuda familiar a Arbada. Animo

Fecha: 23/02/2009 14:18.


gravatar.com
Autor: nieves

Cuantas preguntas nos podemos hacer en el momento que nos damos cuenta en el problema que nos vemos envueltos. ¿que habré hecho mal? ¿ en que he fallado a mi hijo-a para que le ocurra esto? " que culpable me siento" y de que? Todas estas preguntas nos hacemos los padres y de verdad sin ayuda no somos capaces de responder con realidad. Por todo esto sabiendo que necesitamos ayuda os animo a acudir al especialista y como ayuda familiar a Arbada ya que entre todos nos ayudan a aclarar nuestra situación y a volver a retomar el ritmo normal de nuestra vida, la cual seguro que se ha deteriorado bastante. Yo tengo la suerte de disfrutar de la ayuda de la Asociación OS ANIMO A ACUDIR

Fecha: 02/04/2009 18:20.


Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar