arbada

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2009.

22/01/2009

Pre-Ocupaciones

     Una de las características de los padres es que estamos preocupados constantemente por los hijos. Es algo innato en nosotros , lo que es positivo, pero puede llegar a un exceso que sea perjudicial. Amores que matan se suele decir. Cuando aparecen los trastornos alimentarios, o sospechamos que existen, la cosa se complica y los padres entramos en situación de riesgo personal, aumenta nuestra preocupación. Por mi parte siempre he pensado que cuando un hijo, una hija, enferma, enfermamos tambien los padres, de tantas vueltas que le damos a la cabeza. La enfermedad, que nos suele durar más que a ellos, deja una cierta resaca en el coco alimentada por el temor de que vuelvan los males. Cualquier signo extraño que nos recuerde antiguas conductas despierta en nosotros todo tipo de alertas y con ellas las preocupaciones.

Todas estas ideas que nos pre-ocupan, muchas veces sin motivo, se han quedado grabadas como a fuego en alguna parte de nuestro cerebro y resulta muy dificil no leerlas internamente. No nos queda más remedio que aprender a convivir con ellas.

¿ Que hacer ?. A nosotros nos ayudó confiar en el equipo médico y pensar que había curación. Es un primer paso. Hay que pelear por ello. Nos sentimos mejor.

22/01/2009 09:44 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

28/01/2009

De Rosa, una madre

     Todos los dias le digo que le quiero, no me escucha, no lo entiende, pero sé que en algún sitio de su mente le queda y algún día lo oirá y se dará cuenta que siempre he estado allí y que siempre le querré.

Una ANOREXIA ¿QUE ES ESO? ¡Ya! Una niña que quiere estar guapa, una adolescente que quiere ser modelo, una chica que está loca. NO, NO, NO, es mucho más y mucho más grave. Juzgamos sin saber, condenamos sin sentir, ¡que pena de sociedad que no quiere escuchar y no quiere entender!.
Tenemos un hijo y aflora en nosotras un sentimiento imposible de explicar, estamos felices y nunca pensamos que pueda ocurrirles algo que les haga daño. Ser madre es lo más maravilloso que me ha ocurrido en la vida. Crece y con el sus problemas y de repente una ANOREXIA... El suelo se esfuma a nuestros pies y el mundo se nos viene encima. Entonces lo entiendes todo: No son niñas que quieren estar guapas es algo mucho más duro. Su mente no funciona bien necesitan ayuda, necesitan comprensión y sobre todo necesitan nuestro amor.

Mi HIJO tenia 14 años y era el niño más feliz de la tierra, su capacidad de demostrar cariño era infinita. Tuvo un problema en el colegio y comenzó a perder peso, se volvió irascible, taciturno y triste. El no entendia que le pasaba, estaba asustado, caía en un pozo y no podia sujetarse al borde. Dejó de salir y relacionarse. Su obsesión era su cuerpo, quería verse los huesos, la poca carne que tenía le daba asco, no soportaba verse la tripa. Estaba asustado pensando que se moría y a veces deseándolo. No llegaba a 50 kilos y medía 1,80.

Cuanto dolor y cuanta amargura, ¿qué hacer? ¿dónde acudir? Te sientes sola e inválida, parece que nadie te entiende y no es así. Te vas dando cuenta que hay muchos en tu situación, que quieren ayudarte y sus palabras son un bálsamo para tus heridas, te vas haciendo fuerte y das valor a los más pequeños detalles y es entonces cuando puedes ayudar a tu "NIÑO". Si crees que todo es oscuro y que nadie se preocupa por ti, echa un vistazo a tu alrededor, abre los ojos de tu alma y mira. Hay tantos viendo tu dolor que te estan brindando su apoyo, que sufren si tu sufres y a los que ni siquiera has prestado atención. Déjate ayudar, déjate querer y sobre todo quierete a ti mismo. Hazte grande y lucha, hazte fuerte y grita al aire tu pena verás cómo el eco te trae respuestas.

En la primera reunión de ARBADA (Asociación Aragonesa de Familiares de Enfermos de Anorexia y Bulimia) salí con el corazón partido: LA BATALLA DE LA COMIDA LA TENEIS PERDIDA, es la punta del iceberg, el problema está debajo. En la segunda la cosa no fue mejor: LA NATURALEZA LUCHA POR LA SUPERVIVENCIA y cuando ya no queda ninguna reserva, el organismo toma lo que necesita de los huesos. Dios mío, creí morirme. Pero fueron los primeros pasos para ver la gravedad del asunto y un empujón para comenzar a luchar por mi hijo.

Contar lo que te está ocurriendo, encontrar respuestas y abrirte a un grupo que está pasando el mismo calvario es un paso de gigante para ti. No te hundas, es tu vida, afróntala y nunca dudes. Somos los mejores padres para nuestros hijos y ellos nos necesitan más que al aire. Nunca te sientas culpable. Nos costó dos años encontrar el camino a seguir y ya llevamos cinco con la enfermedad. Sé que no estoy sola, pienso en lo que tengo, me apoyo en mi marido y con él caminamos por esta senda tortuosa sabiendo que al final encontraremos un valle lleno de luz y color.

ARBADA nos abrió los ojos, buscad en vuestro entorno una asociación que os pueda ayudar.

ROSA


28/01/2009 09:46 Enlace permanente. Hay 3 comentarios.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar