08/12/2008

DIEGO PORCELOS Y SU RELACIÓN CON CORNUDILLA

20081208214003-porcelos.50.jpg

Diego Rodríguez, más conocido como Diego Rodríguez Porcelos o Diego Porcelos, fue conde de Castilla (873 - c.885), tras la muerte de su padre, Rodrigo. La muerte del primer conde de Castilla, Rodrigo, ocurrió el 4-X-873, heredando el condado su hijo Diego. Éste va a ser el primer caso en el que el título de conde va a ser hereditario en el reino de Asturias. Quizás se deba a la deuda que Alfonso III el Magno había contraído con su padre cuando éste le ayudó a recuperar el trono asturiano.
El periodo de gobierno de Diego Rodríguez está marcado por tres acontecimientos:

  • Definitivo afianzamiento de la frontera en el valle del Ebro, en colaboración con un nuevo magnate, el conde de Álava, Vela Jiménez.
  • Creación de una nueva línea defensiva más al sur, siguiendo el curso del río Arlanzón.
  • Restauración de la antigua sede episcopal de Oca.

Parece evidente que hizo frente a un gran ejército árabe y logró afianzar la frontera en el valle del Ebro desde su base de Pancorvo,  creando también posteriormente una línea defensiva en el río Arlanzón. No debemos olvidar que el siglo anterior se inició la Reconquista, con la batalla de Covadonga, en el año 722, y que a partir de entonces, los reyes, primero en Oviedo, y luego en León, confiaban la defensa de las zonas fronterizas a condes y magnates. Es el caso de Diego Porcelos que continuó la labor de su padre Rodrigo por los valles de las actuales merindades, el nacimiento del  Ebro y parte de las montañas de Palencia. El valle del Ebro riojano había sido la entrada natural de la mayor parte de los avances musulmanes contra Álava y Castilla y estaba jalonado de fortalezas como Pancorvo, Cellorigo, Cerezo de Río Tirón, Ibrillos y Grañón, que formaban una línea defensiva entre los Obarenes y la Sierra de la Demanda.  Detrás de esta línea de castillos se desarrolló una colonización muy activa en las orillas del Tirón y en las estribaciones de los Montes de Oca. Remontando el Ebro los árabes se dirigieron primero contra Cellorigo, defendida por Vela Jiménez, que resistió el ataque; después avanzaron sobre Pancorvo, defendida por Diego Rodríguez, que también resistió. Viendo que la entrada por los Montes Obarenes era imposible, se dirigen hacia una zona recién ocupada por los castellanos: las nuevas fortalezas a orillas del Arlanzón, que aún no estaban suficientemente organizadas.
Oca
es la antigua Auca Patricia, sede episcopal ya en época visigoda. El conde restaura la sede episcopal y además, ésta  se ve favorecida por numerosas donaciones del conde; parece que esta actitud se deba a que en los dominios del obispado de Valpuesta no se veía reconocida su autoridad. Es posible que en esta zona de Oca siempre hubieran quedado poblaciones y fortificaciones aunque no organizadas por el reino asturiano. Sin embargo es ahora cuando empieza a ser parte del reino asturiano gracias a la labor del conde Diego Rodríguez. La repoblación definitiva parece que se hizo entre los años 873 y 880, según tres documentos  confirmados por el conde Diego y el rey Alfonso.  En esta ciudad de Oca reconstruyó el monasterio y la iglesia de San Félix y Santa María, disponiendo allí su enterramiento. Hay quien afirma que bajo su patrocinio se construyó también el monasterio de San Pedro de Cardeña, lo cual, resulta de todo modo imposible si esta gran abadía se fundó en el 899.
También fue el repoblador de Ubierna y Burgos entre los años 882 y 884, bajo mandato de Alfonso III. Así lo indican los Anales Castellanos Primeros:
“In era DCCCCXX · populavit Didacus commes Burgus et Auvirna, pro iussionem domno Adefonso. Regnavit Adefonsus rex annos XVI  et migravit a secculo in mense decembris· et suscepit ipso regno filio eius Garsea.”
En la era 920 (año 882) el conde Diego pobló Burgos y Ubierna por mandato del señor Alfonso. El rey Alfonso reinó 16 años, falleció en el mes de diciembre y le sucedió en el reino su hijo García.
También  lo confirman los Anales Castellanos Segundos:
“Sub era DCCCCXX populavit Didacus comes Burgus et Oiurna.”
Bajo la era 920 (año 882) el conde Diego pobló Burgos y Ubierna.
Diego Rodríguez Porcelos fundó Burgos al amparo del cerro del actual castillo. Años más tarde se construyó una muralla alrededor de la ciudad para defenderla. Para entrar en la ciudad había en la muralla varias puertas importantes, de las cuales quedan restos de cinco.
Por el Occidente el conde Diego recuperó la zona entre el páramo y la orilla del Pisuerga, y parece muy probable que Diego Rodríguez, señor de Amaya, fuera también el fundador de una nueva villa cercana a Castrogeriz, Villadiego (880), villa a la que dio su nombre, según aparece en los documentos desde comienzos del siglo X, algunos años antes de que él mismo emprendiera la gran obra de la fundación o repoblación de Burgos por mandato del Rey Alfonso III el Magno.
No llegó a tener el gobierno sobre el condado de Álava, en manos de Vela Jiménez, gobierno que sí ostentó anteriormente su padre.
El final del conde Diego, a quien apodaron “Porcelos”  sin conocer muy bien por qué (¿“Porcelo se deriva de porco”?, resulta un tanto oscuro. Las crónicas no se ponen de acuerdo en la fecha y el lugar de su muerte. Parece que la fecha más probable es el 885. Unas crónicas sitúan su muerte en la localidad burgalesa de Cornudilla, aunque otras dicen que su cuerpo se encuentra enterrado en las ruinas de la ermita de San Felices de Oca (actual Villafranca Montes de Oca), lugar que como hemos indicado anteriormente, él dispuso para su enterramiento. De todas las maneras, ambas noticias no son contradictorias, ya que es perfectamente posible que el conde muriera en un lugar y esté enterrado en otro diferente.
Casi nada es seguro al hablar del período de gobierno de Diego Rodríguez, y mucho menos al estudiar cuándo y cómo acabó su vida. La Crónica Najerense sitúa la muerte del Diego en el año 875, fecha inadmisible pues repobló más tarde Burgos y Ubierna. Sería más razonable suponer la equivocación de una cifra en la fecha y situarla en el 885, ya que a partir de entonces ya no existe ninguna referencia al conde Diego.
Por otra parte, esa misma crónica al hablar de su muerte utiliza el término “occisus”, que indica que murió con violencia, o sea, ejecutado o asesinado. Precisamente en el 885 se produjo la rebelión contra Alfonso III del conde Hermenegildo Pérez, hijo de Pedro Theón. Tanto Pedro Theón como Rodrigo fueron hombres de la mayor confianza para el rey y por esos sus hijos continuaron siendo condes. Luego puede ser probable que Diego apoyara esta revuelta y corriera la misma suerte que los demás nobles: Hermenegildo Pérez, Hanno... y fuera ejecutado. Esto está en consonancia con el hecho de que, a pesar de su importante tarea en el condado, Porcelos se vio enemistado con el rey Alfonso III, quién retiró su apoyo a la familia de Diego tras su muerte en el 885, de manera que sus sucesores no volvieron a aparecer en la documentación medieval ostentando ningún título en Castilla.
También nos dice la Crónica Najerense que fue enterrado en Cornuta (Cornudilla, Burgos), aunque, como indicamos más arriba, otros dicen que lo fue en la iglesia de San Felices de Oca.
Un testimonio oral, de que el conde estuvo enterrado en Cornudilla, es el de la abuela materna  de quien ha recopilado estos datos de su vida, Valentina de Miguel Velasco, que murió el año 1959. La casa de mi abuela, que aún existe, estaba y está situada detrás de la Iglesia del pueblo, y desde sus ventanas se puede contemplar el antiguo cementerio que en otros tiempos estaba en la parte trasera de la iglesia. Me cuentan mis hermanas mayores que en alguna ocasión la abuela, desde la ventana de la cocina les señalaba el lugar donde había estado o estaba enterrado Diego Porcelos. 
En un artículo publicado en Internet por el Patronato de Turismo de Burgos, leemos en relación con la muerte de Porcelos, al describir los pueblos de la Bureba: “…Cornudilla suena con voz fúnebre en los Anales castellanos: En el año 885 fue muerto en Cornudilla el conde Diego Porcelos. Con este laconismo desaparece de la historia el fundador de la ciudad de Burgos”.
Este “laconismo” y este misterio con el que se silencia la muerte de un personaje de tal importancia, se presta, al menos,  a múltiples interpretaciones y sospechas,  sobre cuáles pudieran ser las verdaderas causas del asesinato de Porcelos. ¿Murió el conde en el fragor de la batalla o  tal vez fue asesinado por causas muy diferentes al enfrentamiento bélico contra los musulmanes?  ¿Por qué no se habla nada de las circunstancias que rodearon su muerte? ¿Quizás el poder influyente de la familia actuó para que se silenciaran los verdaderos motivos de la muerte del conde, porque no favorecían a su anterior trayectoria política? No faltan quienes, con cierta lógica, y entre los cuales me encuentro, vean en este silencio un imperativo del poder que la familia poseía, para ocultar que Diego Porcelos fue asesinado como venganza de todo un pueblo, por sus frecuentes desmanes y abusos sexuales en los lugares por donde pasaba, entre los que se encuentra la villa de Cornudilla.   
Acaba con Diego Porcedlos la historia del condado de Castilla gobernado por un único conde. A partir de ahora serán varios los personajes con título condal que van a aparecer en tierras de Castilla.
Se conserva un monumento ecuestre en memoria del fundador de la ciudad de Burgos en la Plaza de San Juan de esta capital; el autor de la misma es Juan de Ávalos. Está construido en bronce y se inauguró en 1983.
Otra estatua que honra la memoria del conde es la que figura en  el Arco de Santa María (s. XVI) de la misma ciudad, obra de Francisco de Colonia (1535). Ocupa el centro del cuerpo inferior, acompañado por los jueces de Castilla, Nuño Rasura, a la izquierda, y Laín Calvo, a la derecha.
Después de su muerte, el Condado de Castilla se divide en varios condados entre 885 y 931, fecha en la que toma el control de todos los condados el conde Fernán González.
Bibliografía
DE LA CRUZ, FRAY VALENTÍN: Burgos: Capitanes Insignes. Caja de Ahorros Municipal. 1981.
PÉREZ DE URBEL, J.: El condado de Castilla. Los trescientos años en que se hizo Castilla, Madrid, 1969.
SUÁREZ FERNÁNDEZ, L.: Historia de España en la Edad Media, Madrid, 1978.
SÁNCHEZ ALBORNOZ, C.: Orígenes de la nación española. El reino Astur, Instituto de Estudios Asturianos, 1964.

 

08/12/2008 21:03 #. Tema: RAICES. No hay comentarios. Comentar.

30/11/2008

EL FUERO DE CORNUDILLA

20081130202313-dscn1932.jpg

AHN, Clero, Oña, carp. 277, n. 11.
In Dei nomine. Ego Petrus Dei gracia Honiensis abbas ex consenso domini mei regis Aldefonsi et cum voluntate totius conventos Sancti Salvatoris concedimus et confirmamos illam cartam et illum forum quod abbas Johannes II°’ dedit populatoribus et hominibus de villa nova que dicitur Cornutella, et subtraimus inde quedam et addimus alia que melioranda noscuntur.
[1] Constituimus itaque, ut de unaquaque domo, de Sancto Michaele usque ad festum Sancti Martini, dent IIos solidos domino abbati et monachis Honie singulis annis, sicut solent dare.
[2] Quicumque homicidium fecerit, pectet de suo, et alii non pectent.
[3] De manneria Ve solidos pro foro, et quod remanserit habeant sui parentes, vel ille cui mannerus mandaverit.
[4] De calonia que cognita fuerit, medietas sit in terra.
[5] Quicumque iuratores debuerit dare domino suo vel vicieis Buis vel aliis hominibus pro qualibet causa, det iuratores de ipsa villa.
[6] Si aliquis homo forro ex nostra hereditate venerit populare ad ipsam villam, adducat suam partem ita quod non relinquat heremum solare patris vel matris.
[7] Et nullus sayon intret in ipsam villam, sed tres iudices vel IIIItuor quos omnem concilium eius elegerit sint positi ad danda pignora et ad testandas hereditates.
[8] Et nullius generis animalia pdgnorentur, sed de domestico mobile pignus accipiatur.
[9] Quicumque etiam domos habuerit et vicinus fuerit in ipsa villa, non det portaticum in ipso mercato.
[10] De unaquaque domo dent nobis adiutorium duos dies in armo, unum in arare et alterem in segare; ita tamen, ut habeant operarü panem et vinum et carnem.
[11] Et damus hominibus de ipsa villa illam sernam de la Cuesta et illam del Mercado, pro exitu de la villa. Donamus etiam illos hortos cum suo calze del molino, ubi melius potuerit esse per ipsas sernas.
[12] Confirmamus etiam predicte ville suos terminos quomodo exit de ipsa villa et vadit carrera publica usque ad Cornutellam maiorem, et ad viam que exit de Fermosiella ad Sanctum Faustum, et inde per aliam unde revertitur ad vineam que fuit de Garsia Roiz.
Facta carta era MCCXXV. Regnante rege Aldefonso in Toleto et Conca et Extrematura, Burgis, Nagera et in tota Castella. Rudericus Guterrez maiordomus Regis. Comes Fredinandus adferiz Regis et dominus de Borovia. Lop Diaz de Fitero merinus Regis. Gil Gomez dominus de Castella Vetula. Ego Petrus, qui hanc cartam cum consensu totius nostre congregationis fieri mandavi, mea mane confirmo. Prior Petrus Garsias conf. Petrus helemosinarius conf. Dominicus camerarius conf. Dominicus Cellaperlatensis conf. Rudericus Tellatensis conf. et omnis conventus monachorum Sancti Salvatoris Honie conf. Si quis vero ex successoribus nostris vel cuiuscumque persona hanc cartam confìrmationis frangere voluerit, ex parte Dei omnipotentis et omnium sanctorum sit maledictus et excomunicatus et cum Iuda Domini proditore in inferno inferiori in perpetuem condempnatus, amen. Petrus Giradd scripsit.

COMENTARIO AL FUERO DE CORNUDILLA.  A. Angulo
        El Fuero, trascrito anteriormente y escrito en latín, nos habla de que un abad de Oña, llamado Pedro, con el consentimiento del rey Alfonso, renueva el fuero dado con anterioridad por otro Abad, Juan II, a Cornudilla. Así se expone en el comienzo del documento: “En nombre de Dios, yo, Pedro, abad de Oña por la gracia de Dios, con el consentimiento de mi señor el rey Alfonso, y con la voluntad de todo el convento de San Salvador, concedemos y confirmamos aquella carta y aquel fuero que el abad Juan II dio a los pobladores y hombres de la nueva villa que se llama Cornudilla, de donde eliminamos ciertas cosas y añadimos otras, con el propósito de mejorarlas”.
         A juzgar por el contenido del primer punto del documento, nos percatamos de las prioritarias intenciones del abad al conceder este fuero, dado, por supuesto “en nombre de Dios”: “Así pues, determinamos que, de cada casa, entreguen dos monedas de oro al abad y monjes de Oña todos los años, como lo vienen haciendo habitualmente, durante los días comprendidos entre la festividad de San Miguel y la de San Martín.”  La festividad de San Miguel se celebra el día 30 de septiembre, y la de San Martín, el 11 de noviembre. La época elegida por el astuto abad para recabar los impuestos no puede ser más propicia para sus intereses: es la época en que los campesinos acaban de recoger sus cosechas y aún no han tenido tiempo de gastar el dinero conseguido con la venta de los productos de las mismas, aunque me temo que, buena parte de dicho dinero la tendrían que emplear en pagar las deudas que habrían contraído con anterioridad por tener que comprar “a fiado” para poder comer. Yo me pregunto: ¿Qué recibían a cambio por el pago de este impuesto los sufridos moradores de la villa de Cornudilla? En ninguna parte del documento se hace mención a ningún  tipo de contraprestación. Pero, claro, está dado “en nombre de Dios”. Y…¿quién es el guapo que se atreve a contradecir algo que viene de tal procedencia?
         El punto segundo dice que si alguien cometiera un homicidio, deberá responsabilizarse por sí mismo y que a los demás no se les pida ningún  tipo de responsabilidad. Nos parece esto una cuestión de puro sentido común.
          En el punto tercero se establecen normas sobre el tributo de “mañería”. Entre las diversas gabelas a que estaban sometidos los hombres de condición servil durante la Edad Media en los reinos de León y Castilla, se contaba el tributo llamado de mañería, consistente en una prestación económica que había de satisfacer al señor todo colono que careciese de descendencia, esto es, el llamado mañero o colono estéril, por medio de la cual éste adquiría el derecho de transmitir por herencia la finca cultivada por él, y también, por extensión, todos sus bienes.
           En un principio, por medio de esta prestación, en virtud del «ius devolutionis», el señor recuperaba al morir el mañero la tierra que le había concedido a éste en tenencia o prestimonio, denominada mañería entera, la cual subsistió en algunas comarcas de Castilla hasta finales del siglo XIV; sin embargo, pronto había quedado atenuada esta norma por la costumbre de abonar el mañero una cantidad determinada, por la que se le autorizaba a transmitir por herencia su derecho de disfrute de la finca y sus demás pertenencias, bien a sus parientes, hasta una generación determinada, o bien a un vecino de su misma localidad o a la persona a quien él desease. Esto parece ser que es lo concede el fuero al mañero que moría sin descendencia.
          Otra nota curiosa es la relacionada con el contenido del punto ocho, en el que se ordena que nunca se deberán dar en prenda o empeñar animales de cualquier clase; lo único que se podrá empeñar serán los enseres domésticos.
          Otro tributo que deberían pagar al abad los habitantes de la villa, además de las dos monedas de oro, era el de que de cada casa le deberían ayudar dos veces al año: una para arar y otra para segar. Eso sí, ordena el abad que a los operarios que presten el servicio se les proporcione “pan, vino y carne”. ¡Qué menos, para que no desfallezcan en el intento de realizar el trabajo encomendado!
          Hay también varias normas penales, otras sobre las condiciones para poder avecinarse en el pueblo, y, en fin, determinando los lugares para entrada y salida del mismo. La Carta está fechada en la era MCCXXV, ¿era hispánica?, época en la que reinaba Alfonso en Toledo, Cuenca, Extremadura, Burgos, Nájera y en toda Castilla. Está firmada de puño y letra por el abad Pedro y otros muchos personajes que firman como testigos. La recomendación final del abad, no tiene tampoco desperdicio: “Mas si alguien de nuestros sucesores o cualquiera otra persona quisiera quebrantar esta carta de confirmación, sea maldito de parte de Dios omnipotente y de todos los santos, y sea excomulgado, y condenado con la ayuda de Dios al infierno por toda la eternidad, así sea”. Amigo abad, don Pedro: yo creo que usted no tenía entrañas ni corazón; de lo contrario, no se entiende ese fiero deseo por su parte de que Dios proporcione un castigo de tal magnitud al que cometa lo que usted considera un delito, fuera de la proporción que éste fuera. De todas las maneras, mi deseo más sincero para usted, exento de todo resentimiento rencoroso, es el de que Dios le tenga en su gloria.

30/11/2008 19:16 #. Tema: RAICES. No hay comentarios. Comentar.

27/11/2008

CORNUDILLA: UN RECIO PUEBLO

20081128004530-dscn1932.jpg

Cornudilla, es una localidad de la provincia de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León, comarca de La Bureba, mancomunidad de Oña-Bureba-Caderechas, partido judicial de Briviesca, ayuntamiento de Oña. Está situada al nordeste de La Bureba, al este del Valle de las Caderechas y al sur de la Mesa de Oña (1.202-1.257 m.), en el límite del Espacio Natural de Montes Obarenes, a una altitud media de 598 m., a 42º 41’ N, a 03º 25’ O. Está bañada por el río Oca en su tramo final, donde recibe por su derecha el arroyo de Los Caños, más  conocido como arroyo Madre. Es una Entidad Local Menor, anexionada al Ayuntamiento de Oña.

En el año 2007, según el INE, había 83 habitantes censados. El gentilicio es el de “cornudillense” (no confundirlo, por favor). Su código postal es el 09568 y el prefijo telefónico 947.

Por lo que respecta a su historia diremos que es una villa perteneciente a la antigua Merindad de Bureba, con jurisdicción de abadengo ejercida por el monasterio de San Salvador de Oña, cuyo abad nombraba su alcalde ordinario. Este municipio desaparece al integrarse en Oña; contaba entonces con 63 hogares y 195 habitantes de derecho.

En los alrededores del pueblo se han encontrado vestigios de cerámica atribuidos a la época romana. Una leyenda del lugar habla de este origen romano de la localidad, que al principio habría estado constituida por  siete pequeños asentamientos repartidos por los alrededores del pueblo actual, situados en los términos aún hoy denominados San Vicente, San Lorenzo, Santa Águeda.... Estos siete asentamientos, a los que se convocaba a las reuniones del concejo “a toque de cornetilla”, estarían en el origen del nombre de la localidad.

En cuanto a la economía, los habitantes de Cornudilla, como los del resto de las  localidades colindantes, viven fundamentalmente de la agricultura, y, hasta hace unos años, de la ganadería. Los cultivos son de secano; sobre todo se cultivan cereales (cebada y trigo) y girasol. Los ingresos de la agricultura se complementan muy frecuentemente, con el trabajo en las industrias de la zona, fundamentalmente del sector alimenticio. En épocas pasadas se comercializaba la resina que se extraía de los pinos “rodenos”, que pueblan los montes de los alrededores, de propiedad estatal. También la venta de la madera de dichos pinos era una fuente de ingresos municipal, muy mermada en el día de hoy.

Cornudilla está situada en un nudo de comunicaciones, constituido por la N-232, que va de Vinaroz a Santander, por Zaragoza y Logroño, la CL-632, a Briviesca, y la CL-502 al Páramo de Masa por Poza de la Sal. Dista 54 km. de la capital de provincia.

Su iglesia parroquial está dedicada a la Natividad de Nuestra Señora, cuya festividad se celebra el día 8 de septiembre. Pertenece al Arciprestazgo de Oca-Tirón, diócesis de Burgos.

27/11/2008 14:57 #. Tema: RAICES. Hay 2 comentarios.

19/11/2008

ARREDOL

20081206005507-img-logo.jpg

¡ARREDOL! ¿Qué significa esta palabra? Arredol es una palabra de la fabla aragonesa que significa "alrededor de". Esta palabra quiere sintetizar el objetivo que el autor de este blog se propone conseguir con la elaboración del mismo: "Un análisis del  entorno más cercano que le rodea, sobre todo en la actualidad, y también, algo, en el pasado".

Como decía Ortega y Gasset, "Yo soy yo, y mi circunstancia". Esta circunstancia que rodea nuestro ser, es la que será el objeto de nuestra atención. Aunque, quizás tendríamos que hacer una matización al dicho de Don José: "Uno debe ser yo, a pesar de su circunstancia". Es decir, una persona, no puede estar a merced de unas " circunstancias que sean intrínseca o circunstancialmente rechazables". El medio y la herencia nos predisponen para nuestra forma de ser y de actuar; pero, en ningún momento, nuestro comportamiento tendrá que estar supeditado necesariamente a esos condicionantes. El aprendizaje será la herramienta que nos permita, no sin el debido esfuerzo, hacer que esas circunstancias sean lo más beneficiosas para el desarrollo de un feliz tránsito vital.

14/11/2008

EL TEATRO EN CENTROS DE MAYORES

20081114121423-teatro.jpeg

La práctica del TEATRO en los centros de mayores tiene múltiples ventajas, sobre todo para las personas que participan en este tipo de talleres. Citemos algunas de estas ventajas: los participantes se obligan a ocupar disciplinariamente algunas horas fijas de su tiempo de ocio durante la semana; durante esas horas comparten vida y experiencias con otras personas de su entorno; se relacionan con sus semejantes; normalmente tendrán que aprender los textos que luego tienen que interpretar, con lo que ejercitan la memoria, lo que es una lucha contra esa enfermedad inventada por un alemán, que nos trae locos a muchos y que no me acuerdo cómo se llama; se enriquecen aspectos de nuestra personalidad; y así podríamos seguir añadiendo ventajas.

Además, si se tiene gracia para seleccionar los textos y para saberlos interpretar medianamente bien, harán las delicias de otras muchas personas de características semejantes a las suyas, que asistirán gratuitamente a sus representaciones y se dedicarán por unas horas a esa práctica tan saludable como es la de la “risoterapia”. Si podéis y os apetece, no dudéis en integraros en algún taller de teatro.No quedaréis defraudados.

14/11/2008 12:14 #. Tema: TEATRO. Hay 1 comentario.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar