Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2006.

16/09/2006

Atajo

Atajo según el diccionario es una senda o lugar por donde se abrevia el camino.

Para saber si merece la pena utilizar un atajo deberíamos conocer, tanto las características del camino principal como las del atajo propiamente dicho,  y en base a la comparación de los dos evaluar las ventajas y los inconvenientes y decidir en consecuencia. 

En estos momentos tengo la impresión que estamos utilizando muchos atajos sin proceder a ese mínimo análisis.

Determinada utilización de materias en Internet puede ser un ejemplo de atajo.Se busca, se copia y se pega y ya está el tema resuelto; pero, ¿a dónde nos puede conducir?

Hoy iniciamos un nuevo camino,¿ o quizás es un atajo?, que pone a nuestra disposición una página Web "Zaragozaciudad.net" para expresar, contar, reflexionar en voz alta y es posible también que  para comunicar y  debatir. Algo más arriesgado y díficil la puesta en marcha a través de  estos dos últimos términos pero, sin duda, más atractivo.

Qué tengamos suerte con todo lo que pueden suponer estas nuevas tecnologías.

Hasta otro día,

JuanM.

 

16/09/2006 21:07 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

Bienvenido

Ya tienes weblog.

Para empezar a publicar artículos y administrar tu nueva bitácora:

  1. busca el enlace Administrar en esta misma página.
  2. Deberás introducir tu clave para poder acceder.


Una vez dentro podrás:

  • editar los artículos y comentarios (menú Artículos);
  • publicar un nuevo texto (Escribir nuevo);
  • modificar la apariencia y configurar tu bitácora (Opciones);
  • volver a esta página y ver el blog tal y como lo verán tus visitantes (Salir al blog).


Puedes eliminar este artículo (en Artículos > eliminar). Que lo disfrutes!

16/09/2006 15:58 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

18/09/2006

Cumple años

Hola: 

Esta semana vas a cumplir cinco años. Cada vez me sorprenden más los contrastes que observo en los niños. En conocimientos escolares estáis mas atrás que los niños de la anterior generación y en cambio en conocimientos de la vida misma estáis adelantadísimos. 

Tenéis puesta la atención en cosas que nunca fueron tema de vuestros padres cuando eran niños y no te digo nada si hiciese referencia a generaciones anteriores, abuelos, bisabuelos.

Una peseta nueva de papel era el regalo que daban a vuestros abuelos el día de su cumple, pero eran tiempos en que los coches andaban con gasógeno (otro día te diré en que consistía ese sistema)

Eran épocas en las que había que tomar fósforo ferrero y aceite de hígado de bacalao para fortalecer un poco los organismos de los niños. No tenían sobrepeso como vosotros podéis tener ahora. Había escasez y conformidad. Lo máximo en celebración, que se podía aspirar a esa edad era a comprar una gaseosa para todos y algunos caramelos pequeños, que se llamaban lágrimas. En todo caso, en vez de chiquipark o como le llaméis a esos lugares donde vais a pasar la tarde, la celebración era en la calle, saltando con la comba o jugando al calde, o a la taba o al güa o a la pita. Participación activa

Al recordar estas cosas me ha surgido la idea de que sería bueno que investigara un poco como se vivía en las épocas de los abuelos, bisabuelos e incluso tatarabuelos. Sería un poco de sociología, de geografía y de historia, que me parece no son asignaturas que se cuiden demasiado ahora.

Iremos poco a poco. De momento tú cumples cinco años, te sientes ya mayor, estás muy contenta y te mando mi felicitación.

 Un beso muy fuerte,

JuanM

18/09/2006 22:38 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

22/09/2006

Antepasados(1)

Hola 

Tal como te decía el otro día, estoy intentando conocer que hacían  y como vivían nuestros antepasados familiares y algo te puede adelantar ya del tema.

Uno de mis bisabuelos, es decir el padre de uno de tus tatarabuelos,  era carretero. En 1860 había dos clases de carreteras, por llamarles de alguna manera, de herradura y de ruedas. Las de herradura, eran caminos que se podían recorrer con animales. Los caminos de ruedas eran utilizados por carros que  estaban tirados por mulas, caballos, vacas o bueyes, depende para que se utilizasen. Los vehículos que transportaban personas se llamaban diligencias y otros nombres más especiales, calesas.

Había Mayorales de diligencias, de galeras y  sus ayudantes (zagales se les llamaba).

La Guerra de la Independencia también “pasó” por aquel pueblo. Duró cinco años, de 1808 a 1813 y dejo el pueblo destrozado, muy destrozado, no te lo  puedes ni imaginar.

Las casas eran de adobes (arcilla y paja); No había luz eléctrica (La iluminación era con velas de cera); no había agua en las casas, ni limpia ni sucia; por supuesto no había teléfono. Había un Maestro para 90 niños.

¿Sabrías vivir tú ahora en un sitio como ese?

Otro día nos imaginaremos como jugaban los niños de aquellas épocas,  y todo lo que vaya descubriendo te lo iré contando.

Un beso,

JuanM.

22/09/2006 23:30 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

24/09/2006

Caminata

Estaban casi más frescos los pequeños que los mayores. Volvían de su primera senderada (¿se podrá utilizar esta palabra así?; antes le llamábamos caminata) y venían eufóricos. Todavía les quedaban ganas de quedarse en los columpios y en los toboganes.

Parte del recorrido parecía la calle mayor del pueblo. Gentes de todas edades se aprovechaban de la bondad del día y disfrutaban del domingo, de la mañana, de la sombra y del agua que rodeaba el espacio.

La escuela, el deporte, los amigos, el verano, la fiesta de cumpleaños tenían su espacio para comentar. La conversación era fluida. Hoy había entendimiento intergeneracional.

Las zonas nuevas de la ciudad comienzan a vivir. El barrio estaba tranquilo; unos paseaban, otros jugaban en el pequeño parque y algunos recorrían las calles para ver como evolucionaba  lo suyo.

Miramos el contador y habíamos dejado atrás doce kilómetros. Era un buen inicio y suficiente para probar fuerzas. Otro día más.

Felicidades valientes y que tengáis una buena semana,

JuanM.

24/09/2006 22:19 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

27/09/2006

Tradiciones

Los abuelos de ahora, a veces, pasan más rato con sus nietos del que han pasado con sus hijos y tienen más tiempo para contar historias del que tuvieron cuando sus hijos eran pequeños. Es por ello que los padres de ahora no conocen muchas historias de sus antepasados.

Las  historias familiares contando episodios y situaciones ayudarían a comprender  un poco más la manera de ser de las personas que han sido nuestros antepasados, como era la sociedad de aquellas épocas, como se vivía, que dificultades tenían, como las sorteaban. Quizás el conocerles un poco mejor nos ayudaría, incluso, a conocernos a nosotros mismos. Unos dicen que más y otros que menos, pero no hay duda que hay bastante de genética en muchos de nuestros pensamientos y actuaciones.

Si consideramos que ese planteamiento  puede ser interesante podríamos encargárselo a los abuelos actuales, como una más de las obligaciones de su estado, para que vayan haciendo en sus ratos libres.

A veces hasta sería bueno que las escribiesen. Una historia puesta en el papel se conserva como más ajustada a lo que realmente pasó o como lo interpretó quien la vivió. Se puede releer.

27/09/2006 22:41 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

30/09/2006

Cosas antiguas

Hoy te voy a contar una cosa muy curiosa. Es una fórmula que utilizaban algunos testamentos del siglo XIX. Al que hago referencia es de 1875.

En el testamento se recoge artículo por artículo todas las pertenencias de la casa.

En metálico había 700 reales. El elemento de menor valor era un agua manil de 5 reales. Una mula estaba valorada en 2.000 reales.

El sueldo de un criado, así se consideraban entonces a los que prestaban servicio en distintas faenas de labradores, carreteros, ganaderos, etc., era de 87 reales al mes y se llamaba soldada. Suponemos que además le darían la comida y el alojamiento.

La formula inicial del testamento era la siguiente:

En el nombre de Dios. Amen
Sepan cuantos leyeren la presente escritura de mi Testamento y última voluntad: viesen como yo, ----estando como lo estoy enfermo y postrado en cama,  pero estando en mi sano y completo juicio, memoria y entendimiento natural; y creyendo como firmemente creo en el Divino Misterio de la Santísima Trinidad, que son Padre, Hijo y Espíritu Santo, realmente tres personas distintas y un solo Dios verdadero, otorgo este mi Testamento en la forma siguiente:
Mando y encomiendo mi alma a Dios Todopoderoso que la crió y redimió con su propia sangre y suplico a su Majestad Divina la lleve consigo a la Gloria para donde fue criada y el cuerpo se lo mando a la tierra para donde y de que fue formado. De acuerdo de que se me dé sepultura en el cementerio de la parroquia donde tenga lugar mi fallecimiento y se me diga  entierro y misa de cuerpo presente. Se celebrarán por mi alma dos misas y queda a voluntad de su esposa la demás celebración que estime conveniente. Nombro por mis albaceas testamentarios a ---, quienes practicarán la liquidación de cuentas, extrajudicialmente con arreglo a derecho, sin intervención judicial”.

Todo ello, claro está, escrito a mano y con una letra inglesa preciosa.

Seguiremos.

JuanM.

30/09/2006 18:30 Enlace permanente. Hay 2 comentarios.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar