Fiesta de los oficios

20090811233736-p8090060.jpg

Romanillos de Medinaceli, protagonista del día. Domingo de verano; mañana fresca, con esos aromas especiales después de una noche tormentosa.  Nubes que van y vienen. La claridad y limpieza que tiene el ambiente renovado, refrescado, limpiado y purificado por el agua que ha caído unas horas antes.
En Barahona nos desviamos y a pocos kilómetros encontramos el lugar de destino.
El pueblo está listo para su fiesta, la fiesta de los Oficios; la fiesta de  la participación,  preparada y trabajada por todos y cada uno de los vecinos y de los que, aunque ya no son, vuelven cada año para el verano.
El pueblo tiene  encanto; todas su casas son de piedra, sus calles relativamente anchas; la Iglesia, románica del siglo XII …; sin embargo,  me quedo con sus gentes, aquellos que están al frente de cada uno de los espacios donde se representa un oficio, los que orientan al visitante, los que han limpiado las calles, preparados los aperos, pegados los carteles, cortadas las plantas aromáticas, secado y envasado sus frutos; aquellos que han guardado y siguen guardando los útiles que hoy exponen, los que han sabido cambiar sus  vestidos ordinarios por la vestimenta de hace unos cuantos años.
Se nota que es un pueblo unido, vivo, que tiene algún objetivo común. Ese pueblo, difícilmente “decaerá”. Sus gentes, allá donde estén, sabrán responder cuando alguien les pida algo, por o para el pueblo.
Hemos visto segar, hacer adobes, lavar la ropa en el lavadero colectivo, hilar a mano y con rueca, tejer, doblar varas de olmo para hacer garrochas.
Hemos visto al alfarero moldear el barro, al apicultor mostrarnos los panales  y la centrifugadora donde se sitúan los mismos para extraer la miel que han elaborado las abejas.
La fragua estaba con el carbón encendido, esperando al herrero introducir la pieza para darle forma en el yunque.
El panadero estaba encendiendo el horno y en una habitación previa tenía preparada los cedazos para cerner la harina y el recipiente para amasarla.
Estaban en sus puestos los artesanos de útiles varios, los cesteros, los sogueros. Había una exposición  de diversos vestidos y en uno puesto te daban a degustar  mostillo.
Los del sector servicios y restauración tenían todo en marcha. Los rosquillos, la gran parrilla donde estaban asando la panceta y los chorizos; el bar donde se reúnen y toman las decisiones los que constituyen la peña del pueblo era el lugar idóneo para tomar el vermut con anchoa.
En la escuela, con una piedra labrada en el dintel de la entrada, que si no recuerdo mal hacía referencia al año 1867,  había carteles de la época, alguna vitrina  con libros de la época y  un banco. Nos han dicho que ese edificio será el próximo a restaurar.
Un carro recorría las calles del pueblo con aquellos niños que tenían ilusión en subir en él.
El taller de cantería, exponía una muestra de una piedra y todas las herramientas necesarias para darle forma.
Se estaban elaborando jabones a la antigua usanza, a base de sosa, agua y el  aceite doméstico que sobra.
El pastoreo tenía su rincón, haciendo  referencia a esas personas sabias, polifacéticas, que desde el tiempo de los celtíberos, han estado en contacto con la naturaleza, sabido predecir el tiempo, averiguar las horas, hacer refugios, elaborar pequeñas artesanías, decorar sus zurrones, cachabas, dirigir el perro que  evitara la dispersión de las ovejas, y no se nos olvide, superar todos los elementos meteorológicos y sobrevivir a la soledad. 
El pregonero iba haciendo sonar, de vez en cuando, ese instrumento  llamado trompetilla, con ese sonido tan característico, anunciando alguna exhibición en directo,  a la que acudían los dulzaineros seguidos de una parte de los interesados en verla.
El museo etnológico, instalado en el antiguo horno, contiene aperos, utensilios, objetos, instrumentos, herramientas que han servido para vivir y realizar las faenas en cada uno de los oficios.

Felicidades a todos los que han colaborado y mis mejores deseos de que no decaiga ese interés por su pueblo.

11/08/2009 23:43 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar