Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2009.

01/01/2009

Año 2009

Es jueves, pero no cualquier jueves. El año 2009 empieza; comenzó anoche a las 12. La Plaza del Pilar estaba concurrida. Era una especie de plaza de las culturas: ecuatorianos, bolivianos, argentinos,..., rumanos, polacos, y algunos otros de países del Este, marroquíes, paquistaníes, chinos,  y sobre todo, destacando por su color y por su altura, un gran número de subsaharianos; entre todos ellos, seis o siete zaragozanos. Algunos iban vestidos para la ocasión, con sombreros, matasuegras y llevaban  botellas y uvas.

Poco a poco, a su ritmo, el de todos los días, sonaron las 12 campanadas; los que llevaban uvas se las comieron, y los que llevaban cava se lo bebieron. Al final del último toque se iluminó un cartel con “Feliz 2009”, y se oyó algún ligero murmullo, pero muy ligero, casi con temor, con timidez. Al fondo de la plaza se levantaron en la noche algunos fuegos artificiales, poquitos-la cosa no está para muchos gastos-

Éramos muchos en total, pero había sensación de soledad, de individualidad, de aislamiento; cada pequeño grupo, de cuatro o cinco, aparentaba sentirse solo. Pocos saludos, pocas felicitaciones, pocas sonrisas, poca alegría, poco de todo. Muchos, pero solos. Faltaba conciencia de grupo, de grito común, de espacio compartido, de alguna liturgia especial de la noche, aunque solo hubiera sido la sensación de alegría por haber  echado fuera al 2008, con su triste imagen final de crisis y desilusión. 

Enseguida la dispersión, cada uno a buscar la esquina de su calle, para ir hacia otro lugar, o a su casa; otros, se quedaban esperando alguna actuación.

Es jueves; hay silencio, vacío en la calle, niebla. Empieza el día, el año. Ya es 2009.

Que nos sea leve y nos despierte o acreciente,  la esperanza, la ilusión, la capacidad de lucha..., para afrontar lo que nos venga y más.

Feliz 2009 a todos.

01/01/2009 21:43 Enlace permanente. Tema: Zaragoza No hay comentarios. Comentar.

06/01/2009

Día de Reyes

Hoy es el día de Reyes. Esta noche los niños habrán estado durmiendo desde temprano,  o se habrán hecho los dormidos. La tradición nos decía que si les veíamos no nos dejaban regalos.
Antes, en los pueblos al menos, después de probar e incluso romper alguno de los juguetes, los niños hacíamos el recorrido a las casas de los abuelos, para enseñarles lo que nos habían traído y de paso ver si allí también habían dejado algo.
El día se hacía corto, muy corto,  y a la mañana siguiente ya había escuela. Esa mañana era también muy importante, no sólo para decirles a los otros niños lo que nos habían traído, sino  para ver los de ellos. Algún balón, o pelota, o pequeño juguete, siempre aparecía en la escuela aquella mañana.
No había cabalgatas y, en mi opinión, ni falta que hacía, pues la ilusión está más en el pensamiento que en la realidad. Los reyes nunca nos defraudaron pues nunca los conocimos, y cada uno podía imaginárselos de la mejor manera. Ayer, cuando veía las cabalgatas en la tele y la cara de algunos niños, me parecía ver cierta sensación de “fracaso”.
¿Que les pedimos los mayores a los Reyes? Supongo que cada uno les pide lo que considera que le falta y eso sí que es puramente subjetivo.
Yo me conformo con lo que tengo, y podemos decir que no tengo nada que sea propiamente  capricho o lujo; eso sí, les pediría que nos ayudasen a instaurar una forma de diálogo, que iniciándose en la familia llegase a todos los estamentos de la sociedad; más respeto, comprensión, cordura, sensatez, solidaridad, sencillez, naturalidad, mas espíritu de sacrificio y de esfuerzo,  y también mucha ilusión, ya que todo eso junto  podría desembocar en una sociedad donde hubiera menos egoísmos y por tanto una mejor convivencia.
Feliz día de reyes.
06/01/2009 13:54 Enlace permanente. Tema: Costumbres No hay comentarios. Comentar.

13/01/2009

Excursión

20090113194631-somport-7-r.jpg

Eran las 7,30 de la mañana cuando iniciamos el viaje. Al salir a la carretera, pudimos ver la luna en todo su esplendor; era el día de su fase  llena.

Hacia las 8,30, cerca ya de Huesca, detrás de las montañas, va apareciendo el sol, un sol que promete mucho y bueno,  sobre todo después de haber estado unos cuantos días en no se sabe donde; nadie tenía noticias suyas.

Un poco mas adelante, al iniciar la subida de Monrepos, podemos ver tremendos témpanos de hielo que cuelgan de las rocas; al cabo de pocos instantes, en un llano, toda la vegetación, árboles, hierbas y arbustos  cubiertos de una capa blanca de cencellada. El traspasar la vertiente del Monte es ya la sublimación de la naturaleza y la meteo: al frente, la cordillera de los Pirineos, con todas sus crestas cubiertas de nieve, reflejando el sol que ya se está instalando en el horizonte, y en el fondo, en el inmenso valle que se contempla desde la bajada, una especie de manto blanco, que unas veces semeja un mar en calma y otras un inmenso colchón de algodón.

Una vez llegados a la estación de deportes de invierno, iniciamos la excursión. Hay dos guías que nos explican, nos orientan y nos acompañan durante la marcha; nos muestran distintos tipos de piel de animales y nos explican como algunos de los habitantes de estos parajes (urogallos, sarrios, búho real, corzos y pocos más) van adaptándose a los duros inviernos. Parece que el urogallo es uno de los que peor lo pasa. Solo come hojas de pino; tienen poca sustancia y les viene justo para sobrevivir.

La marcha es suave, aunque al principio hemos tenido que remontar algunos desniveles un poco fuertes

Que difícil es describir la belleza de la naturaleza, el blanco impoluto de la montaña  nevada, con los reflejos de sol, sin pisadas y sin huellas

Después de reponer fuerzas, iniciamos el retorno y al llegar a Zaragoza, de nuevo y por el otro lado del que la vimos esta mañana, aparece la luna, todavía en esa redondez casi plena.

El día ha sido bueno, pero los expertos nos dicen que ha sido un paréntesis y que mañana volverá el invierno a sus andadas.

13/01/2009 19:47 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

Diálogo

¿Qué hacer cuando se rompe la comunicación, el dialogo, el intercambio de opiniones, cuando todo se interpreta de distinta manera a lo que se plantea, cuando se van acumulando fracasos en la búsqueda de caminos de entendimiento?

Parece claro que si no hay fluidez y entendimiento en la comunicación, cuando se trata de dos personas, algo tendrán que ver las dos; es muy difícil que solo una de ellas sea la “culpable”.

Un matrimonio está formado por dos personas y  cada una de ellas tiene su manera de ser. Para que exista una convivencia normal, parece evidente que cada uno tiene que ceder en algunos aspectos, ya que es imposible que se coincida en todo. Se pone más complicado cuando las coincidencias son más bien escasas.

Las personas que forman el matrimonio, además de marido y mujer o mujer y marido, deberían poder coordinar y compatibilizar  sus actividades en común como pareja y sus obligaciones como padres, con el cultivo de su individualidad a través  de sus aficiones,  el mantenimiento de las relaciones con sus amistades, la realización de actividades deportivas, el poder desarrollar sus ilusiones; en una palabra, su realización como individuos.

No debería ser tan difícil compaginar ambas cosas, pero, la realidad diaria, cotidiana, las conversaciones que tenemos en distintos foros y reuniones  sobre este tema, nos dicen que es un tanto difícil y que muchas desencuentros tienen su base en compaginar esta dualidad.

Es muy habitual que, cuando uno se casa, los amigos se diluyan, se vayan perdiendo; parece como si el mantenimiento de los mismos fuera a entorpecer las relaciones del matrimonio.

Considero que hay tiempo para todo, que salvo que haya una gran coincidencia en las aficiones de los dos, marido y mujer o mujer y marido, e incluso aunque se diera esta circunstancia,  sería beneficioso para el matrimonio que se realizasen algunas actividades normales con los amigos de siempre.

En los contratos indefinidos en las empresas, la seguridad en el empleo, en muchas ocasiones,  conduce a la rutina, a la monotonía, a la falta de interés, al poco estimulo para la mejora, para la preparación permanente.  Parece que eso también  lo podemos aplicar al matrimonio en los casos que esté muy cerrado en sí mismo, así que es posible que el poder compaginar el matrimonio con la individualidad de la persona  puede ser beneficioso, no sólo para el individuo sino para la sociedad conyugal.

13/01/2009 16:31 Enlace permanente. Tema: senderos No hay comentarios. Comentar.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar