Se muestran los artículos pertenecientes al tema Excursiones.

17/06/2010

Entornos naturales

Arnedillo, un baño en el río Cidacos, en las pozas en las que sale el agua a más de 40 grados. Siempre hay alguien disfrutando del entorno. Es un sitio agradable. Un poco más adelante, en la carretera hacia Soria están haciendo una presa, en Enciso, para aprovechar el agua del citado río. Se circula un tramo por una nueva carretera, situada en la parte superior de la montaña. El puerto de Oncala, impresiona su verdor. En algunos momentos, de hace unos cuantos años, era el espacio donde se alimentaban, en verano, miles y miles de ovejas, procedentes de las zonas centro y sur de la Península. Hoy, unos cuantos pueblos dispersos, con un ambiente bucólico, eso sí, pero luchando por la difícil supervivencia

17/06/2010 23:17 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

10/06/2010

Moncayo

La temperatura, agradable, al menos en la zona del bosque, con una sombra continua; la vista de los pueblos del valle, cuando llegabas a alguna atalaya, esplendida; el silencio total; un par de gusanos y alguna lagartija, los únicos indígenas del hábitat.
Los bordes de la cumbre del Pico San Miguel, todavía blancos, con la última nieve caída a primeros de mayo. Las florecillas, en la parte baja del circo, lo llenan de colorido y esplendor. A la vuelta,  un grupo de tres y otro de dos personas, subían. En los alrededores del Santuario, una pareja de extranjeros iban con un trípode y una máquina de fotografías.
10/06/2010 23:54 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

14/10/2009

Ordesa

20091014210420-ordesa-2009-36r-.jpgZaragoza sigue de fiesta. Amanece soleado y con un poco de cierzo. Es un día ideal para irse a la montaña.
El Valle de Ordesa, hoy, está asequible. Hay coches en la pradera, pero los justos, los suficientes para saber que no estás solo y que hay gente que comparte tu afición y tiene el día libre.
Espero encontrarme una panorámica con las tonalidades clásicas del otoño, la que recuerdo de otros años, pero me sorprende ver todo, en general, muy verde. El calor, seguramente, mantiene las hojas durante más tiempo.
El sol se filtra entre los árboles. Vemos muchas hojas caídas, pero resulta que los arboles tienen todavía casi todas; eso quiere decir que son las del año pasado.
El sonido del agua nos acompaña en determinados tramos; unas veces como un ligero susurro y otras veces, algo más fuerte, cuando el agua salta al vacio en las cascadas.
Poco a poco, se va recorriendo el ascendente camino que serpentea con asiduidad, unas veces atravesando húmedas umbrías y otras, recibiendo la luz del sol que se cuela, desde los altos de la impresionante montaña que cobija el valle, a través, de pinos, abetos y hayas, según corresponda a la altitud que vamos alcanzando.
En las gradas de Soaso, allí donde parece que el valle se ensancha y pierde arbolado, el agua y la piedra se han unido; uno trabajando para la otra o los dos para los dos, han conseguido un paraje singular precioso, diferente; el agua, de grada en grada, va cayendo con verticalidad, en forma de  cascada, y allí, en su caída, predomina  el ruido, la espuma, el color blanco; otras, en cambio, aprovechando la horizontalidad del terreno y con un lecho de piedras brillantes, pulidas minuto a minuto por el roce cariñoso del agua, ésta  reposa en pequeñas pozas, y su visión pasa del azul turquesa a la claridad cristalina, así como del clamor al silencio.
Al poco de dejar las gradas, podemos ver en toda su magnitud el circo de Soaso, un espacio cerrado en su mayor parte por las inmensas montañas que le rodean. La pradera surcada por numerosos canalillos, regueros, pequeños arroyos, y torrenteras-hoy secas- van desembocando en uno más grande, ya constituido en río, al que llaman Arazas y que regará y dará esplendor a todo el valle.
A la vuelta, la luz ha cambiado y  el paisaje nos parece diferente; se nos hace más variable y más atractivo. Se ven mejor las distintas tonalidades cromáticas de las hojas de los arboles. El Pirineo siempre está ahí; sólo hace falta acercarse a él.   

14/10/2009 21:04 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

11/08/2009

Fiesta de los oficios

20090811233736-p8090060.jpg

Romanillos de Medinaceli, protagonista del día. Domingo de verano; mañana fresca, con esos aromas especiales después de una noche tormentosa.  Nubes que van y vienen. La claridad y limpieza que tiene el ambiente renovado, refrescado, limpiado y purificado por el agua que ha caído unas horas antes.
En Barahona nos desviamos y a pocos kilómetros encontramos el lugar de destino.
El pueblo está listo para su fiesta, la fiesta de los Oficios; la fiesta de  la participación,  preparada y trabajada por todos y cada uno de los vecinos y de los que, aunque ya no son, vuelven cada año para el verano.
El pueblo tiene  encanto; todas su casas son de piedra, sus calles relativamente anchas; la Iglesia, románica del siglo XII …; sin embargo,  me quedo con sus gentes, aquellos que están al frente de cada uno de los espacios donde se representa un oficio, los que orientan al visitante, los que han limpiado las calles, preparados los aperos, pegados los carteles, cortadas las plantas aromáticas, secado y envasado sus frutos; aquellos que han guardado y siguen guardando los útiles que hoy exponen, los que han sabido cambiar sus  vestidos ordinarios por la vestimenta de hace unos cuantos años.
Se nota que es un pueblo unido, vivo, que tiene algún objetivo común. Ese pueblo, difícilmente “decaerá”. Sus gentes, allá donde estén, sabrán responder cuando alguien les pida algo, por o para el pueblo.
Hemos visto segar, hacer adobes, lavar la ropa en el lavadero colectivo, hilar a mano y con rueca, tejer, doblar varas de olmo para hacer garrochas.
Hemos visto al alfarero moldear el barro, al apicultor mostrarnos los panales  y la centrifugadora donde se sitúan los mismos para extraer la miel que han elaborado las abejas.
La fragua estaba con el carbón encendido, esperando al herrero introducir la pieza para darle forma en el yunque.
El panadero estaba encendiendo el horno y en una habitación previa tenía preparada los cedazos para cerner la harina y el recipiente para amasarla.
Estaban en sus puestos los artesanos de útiles varios, los cesteros, los sogueros. Había una exposición  de diversos vestidos y en uno puesto te daban a degustar  mostillo.
Los del sector servicios y restauración tenían todo en marcha. Los rosquillos, la gran parrilla donde estaban asando la panceta y los chorizos; el bar donde se reúnen y toman las decisiones los que constituyen la peña del pueblo era el lugar idóneo para tomar el vermut con anchoa.
En la escuela, con una piedra labrada en el dintel de la entrada, que si no recuerdo mal hacía referencia al año 1867,  había carteles de la época, alguna vitrina  con libros de la época y  un banco. Nos han dicho que ese edificio será el próximo a restaurar.
Un carro recorría las calles del pueblo con aquellos niños que tenían ilusión en subir en él.
El taller de cantería, exponía una muestra de una piedra y todas las herramientas necesarias para darle forma.
Se estaban elaborando jabones a la antigua usanza, a base de sosa, agua y el  aceite doméstico que sobra.
El pastoreo tenía su rincón, haciendo  referencia a esas personas sabias, polifacéticas, que desde el tiempo de los celtíberos, han estado en contacto con la naturaleza, sabido predecir el tiempo, averiguar las horas, hacer refugios, elaborar pequeñas artesanías, decorar sus zurrones, cachabas, dirigir el perro que  evitara la dispersión de las ovejas, y no se nos olvide, superar todos los elementos meteorológicos y sobrevivir a la soledad. 
El pregonero iba haciendo sonar, de vez en cuando, ese instrumento  llamado trompetilla, con ese sonido tan característico, anunciando alguna exhibición en directo,  a la que acudían los dulzaineros seguidos de una parte de los interesados en verla.
El museo etnológico, instalado en el antiguo horno, contiene aperos, utensilios, objetos, instrumentos, herramientas que han servido para vivir y realizar las faenas en cada uno de los oficios.

Felicidades a todos los que han colaborado y mis mejores deseos de que no decaiga ese interés por su pueblo.

11/08/2009 23:43 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

22/06/2009

Soria

Hace unos días estuve en Soria. Cerca de la capital, yendo desde Madrid,  tuve que pasar por un tramo de carretera en obras (un tramo de la autovía a Madrid). Sugiero, ruego a todos los que tengan que pasar ese tramo, mientras esté así, que extremen todas las precauciones del mundo. Hay tan cúmulo de señales, de obstáculos, de vallas, que, cuando te metes por un espacio abierto, estás pensando si vendrá otro coche de frente, pues no tienes la seguridad que has acertado a meterte por la dirección adecuada. Una de las muchas asignaturas pendientes de la circulación, los indicadores, los carteles; es decir, la información adecuada en el punto adecuado. Otro día hablaremos de algo más positivo,que fue el motivo de la visita a Soria; La Exposición de Las Edades del Hombre.
22/06/2009 00:19 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

13/01/2009

Excursión

20090113194631-somport-7-r.jpg

Eran las 7,30 de la mañana cuando iniciamos el viaje. Al salir a la carretera, pudimos ver la luna en todo su esplendor; era el día de su fase  llena.

Hacia las 8,30, cerca ya de Huesca, detrás de las montañas, va apareciendo el sol, un sol que promete mucho y bueno,  sobre todo después de haber estado unos cuantos días en no se sabe donde; nadie tenía noticias suyas.

Un poco mas adelante, al iniciar la subida de Monrepos, podemos ver tremendos témpanos de hielo que cuelgan de las rocas; al cabo de pocos instantes, en un llano, toda la vegetación, árboles, hierbas y arbustos  cubiertos de una capa blanca de cencellada. El traspasar la vertiente del Monte es ya la sublimación de la naturaleza y la meteo: al frente, la cordillera de los Pirineos, con todas sus crestas cubiertas de nieve, reflejando el sol que ya se está instalando en el horizonte, y en el fondo, en el inmenso valle que se contempla desde la bajada, una especie de manto blanco, que unas veces semeja un mar en calma y otras un inmenso colchón de algodón.

Una vez llegados a la estación de deportes de invierno, iniciamos la excursión. Hay dos guías que nos explican, nos orientan y nos acompañan durante la marcha; nos muestran distintos tipos de piel de animales y nos explican como algunos de los habitantes de estos parajes (urogallos, sarrios, búho real, corzos y pocos más) van adaptándose a los duros inviernos. Parece que el urogallo es uno de los que peor lo pasa. Solo come hojas de pino; tienen poca sustancia y les viene justo para sobrevivir.

La marcha es suave, aunque al principio hemos tenido que remontar algunos desniveles un poco fuertes

Que difícil es describir la belleza de la naturaleza, el blanco impoluto de la montaña  nevada, con los reflejos de sol, sin pisadas y sin huellas

Después de reponer fuerzas, iniciamos el retorno y al llegar a Zaragoza, de nuevo y por el otro lado del que la vimos esta mañana, aparece la luna, todavía en esa redondez casi plena.

El día ha sido bueno, pero los expertos nos dicen que ha sido un paréntesis y que mañana volverá el invierno a sus andadas.

13/01/2009 19:47 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

26/10/2008

Excursión

20081026202110-copia-de-pa250047.jpgAmanece; el cielo está despejado, la ciudad se empieza a desperezar. Pasamos por Biescas y se nota mucho movimiento. Vemos un cartel anunciando la Feria de otoño. Llegamos a la Pradera de Ordesa y casi está  al completo; coches, autocares, gentes, familias, mayores, niños,  e incluso montañeros con sus grandes mochilas dispuestos a pasar la noche en algún refugio.
Hay algún charco y el suelo es una inmensa alfombra de hojas de tonos pardos brillantes. Los primeros árboles que vemos ya casi no tienen hoja. Iniciamos la marcha  por el camino hacia la Cola de Caballo y la primera parte casi tenemos que ir como en procesión, unos detrás de otros y sin poder adelantar. Luego se van dispersando o quedando y  vamos permaneciendo algunos menos.
Pasamos por espacios de gran luminosidad; el sol, que está en todo su esplendor se cuela por las ramas, ya sin hojas,  y va  dejando en el suelo espacios claros alargados como tiras, zonas que contrastan con la oscuridad brillante de las pardas hojas húmedas  depositadas a miles. Hay otros  momentos, el sol se ha quedado detrás de la inmensa pared de la cara norte, que predominan las áreas de umbría, con una cierta oscuridad.
Poco a poco, sin prisa, deteniéndonos en cada  recoveco para intentar hacer la foto que recoja la hermosura del territorio, ascendemos el camino que serpea.
El suave sonido del río se va haciendo un tanto más fuerte porque estamos llegando a la primera zona de cascadas desde la pradera. El agua discurre con cierta fuerza, mucha más que en el otoño del año pasado.
Las gentes se detienen, hacen fotos, se quedan prendidas, admiradas. Es la naturaleza, un día de sol, en el otoño, en Ordesa, con murmullos de agua, árboles y hojas caídas.  
Seguimos andando, y hacia las dos horas de haber comenzado,  el camino atraviesa una especie de cueva abierta, rocas sobres nuestras cabezas, con un parapeto de piedras a su derecha y  entramos en una zona más despejada, de más luz, muy cerca del río, con mucho más horizonte al fondo.
Allá a lo lejos, al final de una pequeña subida, se ven una sucesión de escalones, que van conduciendo el agua de poco en poco, como para que no se vea rota la suavidad de su discurrir y así salvar suavemente el desnivel de la zona. ¿Serán las gradas de Soaso?
Al fondo, en la parte más alta de la montaña se ve un pico nevado, al que el sol, que le alumbra con toda su fuerza, todavía le hace más destacar en su blancura, frente al gris de la roca donde todavía no ha cuajado la nieve.
Damos la vuelta en este punto, por aquello de dejar algo para otro día, y así tener un argumento más para volver.
Son las 4 de la tarde; la oscuridad de la tarde enseguida empieza a caer en muchas zonas del bosque y en la bajada todavía nos encontramos gentes que inician la subida.
Termina y comienza el ciclo de la vida. Los árboles se despojan de su bien más preciado; las hojas caen, formarán el sustrato que dé calor, proteja y sirva de alimento para que se produzca el nuevo resurgir. Allí dentro, en el silencio, en el recogimiento, en la oscuridad se producirá otra vez, como en cada temporada,  el milagro de la vida.
26/10/2008 20:22 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

19/10/2008

Paseo

Llueve ligeramente y hay una temperatura agradable. Comenzamos la marcha. Nos encontramos a otros madrugadores; unos caminan, otros corren, los menos van en bici y los hay también que han plantado sus cañas en las orillas.
Los días festivos algunos ciudadanos nos convertimos en senderistas, caminantes, corredores, ciclistas, paseantes, pescadores y buscamos la naturaleza para reponernos un poco del desajuste ambiental de toda la semana y para recargar las pilas de cara a la próxima.
Bienvenidos sean los días de fiesta después del trabajo, porque un día de fiesta después de no haber trabajado el resto de la semana seguro que no es lo mismo.
19/10/2008 20:16 Enlace permanente. Tema: Excursiones No hay comentarios. Comentar.

19/09/2008

Espacio termal

Calculo que el agua está a unos 40º. Hay espacios, de donde surge el manantial, que están más calientes.

Te hace impresión cuando metes el pie en el río y el agua está caliente. No te lo esperas.

El cauce bajaba muy escaso. Algunas pozas estaban a propósito para poder estar tumbados y todo el cuerpo dentro del agua. Me dicen que hay gente que se baña todos los días, invierno o verano. No cabe duda que en invierno tiene que ser agradable, estar allí, dentro del río, cuando afuera esté helando o nevando. Solo es cuestión de una buena toalla al salir.

Se veían algunos nudistas dentro de algunas pozas. ¿Por qué, si no hay autorización expresa, están desnudos dentro del espacio normal donde todo el mundo tiene acceso?

19/09/2008 00:34 Enlace permanente. Tema: Excursiones Hay 2 comentarios.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar