Se muestran los artículos pertenecientes al tema senderos.

13/01/2009

Diálogo

¿Qué hacer cuando se rompe la comunicación, el dialogo, el intercambio de opiniones, cuando todo se interpreta de distinta manera a lo que se plantea, cuando se van acumulando fracasos en la búsqueda de caminos de entendimiento?

Parece claro que si no hay fluidez y entendimiento en la comunicación, cuando se trata de dos personas, algo tendrán que ver las dos; es muy difícil que solo una de ellas sea la “culpable”.

Un matrimonio está formado por dos personas y  cada una de ellas tiene su manera de ser. Para que exista una convivencia normal, parece evidente que cada uno tiene que ceder en algunos aspectos, ya que es imposible que se coincida en todo. Se pone más complicado cuando las coincidencias son más bien escasas.

Las personas que forman el matrimonio, además de marido y mujer o mujer y marido, deberían poder coordinar y compatibilizar  sus actividades en común como pareja y sus obligaciones como padres, con el cultivo de su individualidad a través  de sus aficiones,  el mantenimiento de las relaciones con sus amistades, la realización de actividades deportivas, el poder desarrollar sus ilusiones; en una palabra, su realización como individuos.

No debería ser tan difícil compaginar ambas cosas, pero, la realidad diaria, cotidiana, las conversaciones que tenemos en distintos foros y reuniones  sobre este tema, nos dicen que es un tanto difícil y que muchas desencuentros tienen su base en compaginar esta dualidad.

Es muy habitual que, cuando uno se casa, los amigos se diluyan, se vayan perdiendo; parece como si el mantenimiento de los mismos fuera a entorpecer las relaciones del matrimonio.

Considero que hay tiempo para todo, que salvo que haya una gran coincidencia en las aficiones de los dos, marido y mujer o mujer y marido, e incluso aunque se diera esta circunstancia,  sería beneficioso para el matrimonio que se realizasen algunas actividades normales con los amigos de siempre.

En los contratos indefinidos en las empresas, la seguridad en el empleo, en muchas ocasiones,  conduce a la rutina, a la monotonía, a la falta de interés, al poco estimulo para la mejora, para la preparación permanente.  Parece que eso también  lo podemos aplicar al matrimonio en los casos que esté muy cerrado en sí mismo, así que es posible que el poder compaginar el matrimonio con la individualidad de la persona  puede ser beneficioso, no sólo para el individuo sino para la sociedad conyugal.

13/01/2009 16:31 Enlace permanente. Tema: senderos No hay comentarios. Comentar.

05/10/2008

Mañana otoñal

20081005231147-riob.jpgEl cielo está de un color azul limpio.No hay ni una nube. La temperatura es baja, alrededor de 2 grados. No hay viento ni brisa. La calma es total. El rio está lleno de reflejos, de árboles, con tímidos tonos  amarillentos, de piedras  hechas arte. Los árboles del paseo van dejando atravesar la luz del sol. Intento plasmar en fotos esa realidad pero, al ver su resultado, compruebo que  no se deja en su esplendor. Son un sucédaneo. La perspectiva del pueblo se contempla allá por el sur.
05/10/2008 23:12 Enlace permanente. Tema: senderos No hay comentarios. Comentar.

16/05/2008

Atención a la bajada

20080516205601-soledad.jpgLa subida no era tan fácil como decían, pero las vistas del pico eran magníficas; a su lado hay un ibón todavía cubierto de nieve. Impresiona la soledad de la montaña,  y allá, a la lejanía, hacia el Norte,  toda la cordillera escarpada; el viento soplaba y levantaba la nieve en polvo, así que enseguida  iniciamos la vuelta.
La primera bajada se hace con alguna incertidumbre; las indicaciones eran, de lado, poco a poco, pero si ibas siempre de lado no bajabas, y  de vez en cuando, para ir descendiendo,  había que echar el pie para abajo.
Nos creíamos felices cuando superamos ese primer escollo pero un rato después, nos encontramos dos bajadas que a mí me resultaron todavía más difíciles. Pensé cuan distinto es subir que bajar; en la subida no me había dado cuenta realmente de esa dificultad.
Al final llegamos sanos y salvos, después de andar 17.531 pasos  con dudas entre si lo que habíamos hecho era una osadía, una inconsciencia, o un tirar para delante sin más. ¿Es suficiente preguntarse, si los demás lo hacen por qué no nosotros?
Lo que si tengo claro es que cada uno tiene que ganarse o superarse a sí mismo, las fuerzas de cada uno son lo que cuentan, no las historias de los demás; que el entrenamiento es una buena cosa para mejorar y que también, cuando las cosas no se terminan de ver claras, después de analizarlas y sopesarlas, a lo mejor hay que decir que no y no por eso uno ha fracasado.
Buenas noches
Juan Manuel
16/05/2008 20:59 Enlace permanente. Tema: senderos No hay comentarios. Comentar.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar