La "re-pretez".

Unos amigos tienen una teoría sobre la envidia de la gente: la repretez.
 
Llevaba tiempo pensando en cómo compartirla, porque me parece muy divertida y cierta al mismo tiempo.
 
Ellos llaman repretez a la envidia (cochina) que uno siente hacia otro cuando éste otro es, tiene o hace mas que él, y que para evitarlo, tira por tierra todo lo bueno del otro.
 
Un repreto es aquel que siente la repretez en su sangre, corre por sus venas sin poder evitarlo, y que la vive, convive con ella, pero no la asume.  Y hay muchos de esos.
 
Un repreto es un amigo tuyo (todos en mayor o menor medida tenemos amigos repretos, el que no tenga ninguno cerca tiene mucha suerte, sí) que mientras tiene un coche mejor que el tuyo, hace viajes mas largos en vacaciones, sus hijos son mas listos y comen mejor, su relación con su suegra es mejor que la tuya con la propia y su casa es mas moderna y nueva, todo va bien.   Siempre está ahí para ayudarte en los malos momentos, colabora, te apoya, es un buen amigo.
 
Pero ese mismo amigo que todo lo que tiene es buenísimo, y sin querer pasártelo por delante lo hace, haciéndote de menos sin querer (o sin demasiada mala intención), también es aquel que cuando tú consigues mejorar y de repente, él está peor que tú, ya no tiene con qué consolarte, y además, no da ningun valor a lo que haces ni tienes ni eres...
 
El repreto siempre ha de ser mejor que tú para alabar lo tuyo, en caso contrario, siempre encontrará un problema a lo que tú consideras un logro y esperas que él también.
 
Da lo mismo, para él siempre habrá algo malo en tu “bueno”.
 
Si tu suegra se lleva mejor contigo que antes y la suya es una borde, la respuesta de un amigo normal sería “qué bien, me alegro mucho por ti, las cosas irán mejor ahora”. El repreto va y te dice “la cabra tira al monte, seguro que sale por algún lado... cuidadito con ella que algo estará buscando”.
 
Si tu hijo comía poco y mal y el suyo no, y ahora el tuyo despega y come de maravilla, el amigo diría “verás como tiene mas energía ahora, dejará de coger tantos virus”, el repreto “pues vaya, antes lo estarías matando de hambre, será que no te implicabas demasiado, mira a ver qué hacías mal”.
 
Si pedís ambos un mismo colegio para los niños, a ti te lo dan y a él lo mandan al quinto pino, el amigo dirá “genial, es lo que elegiste, enhorabuena”, el repreto dirá “al final, hemos tenido mas suerte nosotros, tienen 3 pistas de baloncesto mas y dan cocina y hogar desde los 3 años, igual nos equivocamos al pedir la primera opción...”.
 
Si él trabaja de 8 a 3, y vas tú y pides cambio de jornada partida a reducida para disfrutar de los peques y te la conceden, el amigo se alegra de verdad, el repreto dirá “pues hija, tu empresa parece la acción social de La Caixa, no sé qué les das...”.
 
La cuestión es tirar por tierra tus logros siempre y cuando sean mayores que los suyos.
 
Es incapaz de alegrarse por algo que tú consigues, por lo que has luchado y que has sufrido por conseguir, siempre que sean mayores que los suyos.
 
Por eso, hay mucho repreto por el mundo , y entre mi círculo de amistades, la palabra repreto, repretez, repretado, “me he “repretao”” empiezan a ser parte de nuestro vocabulario. 
 
Cada día me doy mas cuenta de la cantidad de repretez que hay suelta por ahí. 
 
Muy mala, muy mala es la repretez...
 
 
 
 
Martes, 19 de Junio de 2007 08:08
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar