CENTRO MAYORES SALVADOR ALLENDE

Los Mayores socios del Centro Salvador Allende se adentran en las turbulentas aguas de Internet.

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Relatos.

08/03/2014

EL CASTIGO

20140309101735-lola-moya-blog-red..jpg

    Aquel día, en la escuela, por la tarde, con  mi compañera en vez de coser en la labor empezada, lo hacíamos en unos recortes de papel en blanco con el fin de obtener una libreta. Nuestra maestra se percató y nos llamó la atención anunciándonos:

     -A la hora de la salida, las dos os quedaréis en clase.

    Rara era la vez que aplicaba este castigo de permanecer no más de media hora en la escuela. Pasado este tiempo, la maestra venía a levantar el castigo. Sin embargo, ese día se le olvidó. Cayó la tarde y se hizo de  noche. El  miedo  nos invadía. A través de la ventana, y en la obscuridad de la noche, observábamos las llamas de una hoguera. Parecía que estábamos destinadas a pasar allí la noche. En un rincón de la clase nos acurrucamos temblando de frío y miedo a la vez que llorábamos. De pronto oímos un mormullo de voces que se hacercaban hacia nosotras. Cuando  nos dimos cuenta, nos encontramos en los brazos de nuestra maestra, que entre lágrimas lamentaba su olvido.

    Nunca supimos que la puerta estaba abierta.

Lola Moya 

08/03/2014 10:47. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

23/03/2012

CARTA A MI MADRE

20120323112151-img-2632-phixr.jpg

 

   Zaragoza, 8 de marzo de 2012

 

 

   Querida madre:


   Sé que donde quiera que estés me estarás oyendo, por eso quiero abrirte mi corazón y decirte lo que siento por tí. Amor, cariño, admiración y todo lo bueno que recibí de tí. Tú fuiste la persona más importante en mi vida, ya que todo lo que soy se lo debo a Dios y a tí.


   Tú hiciste de padre y de madre; me mimabas, acariciabas, me cuidabas, me hiciste una mujer a tu imagen, intentando transmitirme tus valores, que eran muchos... ésos que en estos tiempos se van perdiendo.

 

   Eras pobre, pero rica de corazón. Tu testimonio dejó huella en mi vida. A pesar de no haber ido a la escuela, nos enseñabas muchas cosas buenas. Te recuerdo alrededor del hogar, contándonos cuentos, oraciones, y cómo nos teníamos que comportar.

 

   Sé que si hay cielo, tú estás allí, porque te lo has ganado. Estoy orgullosa de tí. Sólo querría poder ser como tú, y dejar en mis hijos ese buen recuerdo.

 

   Siempre intenté portarme bien contigo y hacerte feliz, pero si en alguna ocasión te fallé, te pido perdón de todo corazón.

 

   Adiós, madre querida. Tu hija que nunca te olvidará,

 

Sabina Calahorra

23/03/2012 11:21. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 4 comentarios.

PENSAMIENTOS DE MUJER

20120323112140-img-2631-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PENSAMIENTOS DE MUJER

 

 


Soy libre estando sola.

Mi libertad depende única y exclusivamente de que use mi capacidad de elección.

Es hermosa la vida cuando se comparte con la persona amada. La pareja no es sacrificio.

Yo puedo hacer, pensar, sentir lo que yo escoja.

Decidir convivir con alguien es un hecho que demuestra mi derecho al libre albedrío.

Mi libertad no me la da nadie porque está dentro de mí.

Escoger mi vida de pareja es cosa mía; quien no elige no es libre.

Trabajaré en pro de los dos y aumentaré mi alegría por él y por mí.

Disfrutaremos juntos con satisfacción y seré yo en todo momento, esté donde esté.

 

 

Octavio Hormigón

23/03/2012 11:21. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

21/03/2012

A MI MADRE

20120321111349-img-2628-phixr.jpg

 

 

A MI MADRE

 

 

   Después de muchos años y de haber críado tres hijos, me he dado cuenta de tantas cosas, madre...

 

   Las caricias que no recibía. Los besos tan deseados.

 

   Cuántos lloros porque nos dejabas solos en casa para ir a lavar la ropa con los baldes llenos: uno en la cabeza, otro en la mano, con frío o calor no importaba, había que hacerlo.

 

   Cuando cogímos el sarampión cuatro a la vez, cómo te paseabas por la casa con una u otro en los brazos...

 

   Yo siempre te sentía triste, pensativa. Yo no comprendía.

 

   Con el paso de tiempo, me he dado cuenta de muchas cosas. Sobre todo, que nos querías.

 

   Gracias madre, por tenernos.

 

Emilia Carabantes

 


21/03/2012 11:13. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

A UNA CAMPESINA

20120321111338-img-2627-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A UNA CAMPESINA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Desde su infancia aprendió la importancia del trabajo duro al ver a su madre. En su juventud, descubrió las frías mañanas de invierno recogiendo aceitunas o haciendo acopio de los restos de poda en viñedos y frutales.

 

   Llegar derrengada a casa para preparar la comida, asear a los hijos, dar de comer a los animales domésticos, limpiar sus cuadras y no tener apenas tiempo para un mínimo aseo personal, y mucho menos para una pincelada de coquetería femenina. Esta vida sacrificada, pocas veces se vio compensada por un guiño tierno.

 

   Los adelantos tecnológicos aliviaron su dura tarea, y conoció en sus hijas y nietas a una nueva mujer, libre, independiente, apegada a la tierra pero con el reconocimiento de su labor; y la admiración de verlas manejando esas enormes máquinas, que hoy han sustituido su labor paciente, callada y siempre generosa de aquellas esforzadas hembras.

 

Eduardo Roche

 


21/03/2012 11:13. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

20/03/2012

A MI MEJOR AMIGA

20120320101044-img-2624-phixr.jpg

 

 

   Querida Isabel:

 

   Hoy recuerdo con cariño aquel sentimiento que nació siendo muy niñas. Éramos inseparables. Compartímos nuestros juegos y aventuras e íbamos siempre juntas a todas partes.

 

   De adolescentes, nos contábamos nuestras cosas como si fuéramos hermanas o quizá con más confianza. Muchos años han pasado desde entonces, pero ni el tiempo ni la distancia nos ha separado.

 

   Nada has cambiado, mi querida amiga. Conservas tu carácter, siempre sonriente, haciéndonos felices a quienes te conocemos.

 

   Tienes muchos valores y por eso te felicito. Eres una de las mujeres más importantes de mi vida.

 

   Recibe un fuerte abrazo de tu amiga,

 

Lola Moya

 


20/03/2012 10:10. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

A TATIANA O A CUALQUIER MUJER

20120320101033-img-2623-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Tatiana,

 

    No sé si decirte querida, amada, angelical... Esto, como puedes intuir, jamás se lo diré a un hombre; pero a tí, sí, o a cualquier mujer, porque sois dignas de ello. Aunque tú, Tatiana, eres diferente a las demás.

 

   He oído muchísimas veces decir que detrás de un hombre hay una gran mujer, pero no quiero que tú estés detrás de mí, quiero y deseo que estés a mi lado, que seamos dual, como es el agua o la mayoría de las cosas.

 

   Que tu maternidad sea solemnizada, porque eres la continuación de la vida. A veces te observo y eres mi madre; la delicadeza, la intuición, el ángel que me aguarda.

 

   Si en esta vida según dicen, todos somos iguales, yo quiero que tú también lo seas.... Has hecho tanto por mí..., voy a decir por él, o por tu hombre, que deseo que seas mucho más que yo o que ese hombre, y te lo digo con la espontaneidad que me caracteriza: ¡ojalá el mundo sea de las mujeres!

 

   Sé que te preguntarás, Tatiana, por qué te escribo esta carta. Lo hago simplemente porque cada vez que te veo, te presiento, te sueño, eres mi musa, es decir... mi esposa.

 

   Entrañablemente,

 

Carlos Alentorn

 


20/03/2012 10:10. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

19/03/2012

DOCTORAS EN EL ARTE DE HACER LA VIDA MEJOR

20120319103912-img-2617-phixr-2-.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Cierto día, una mujer llamada Ana fue a renovar su permiso de conducir. Cuando le preguntaron cuál era su profesión, ella dudó. No sabía bien cómo clasificarse. El funcionario insistió:

- Lo que le pregunto es si tiene trabajo.

- ¡Claro que tengo un trabajo! -exclamó Ana-. Soy madre.

- Nosotros no consideramos eso un trabajo. Voy a poner: Ama de casa -dijo el funcionario fríamente-.

 

   Una amiga suya, llamada Marta, supo lo ocurrido y se quedó pensando al respecto durante algún tiempo. Un día, ella se encontró en una situación idéntica. La persona que la atendió era una funcionaria de carrera, segura, eficiente.

 

   El formulario parecía enorme, interminable. La primera pregunta fue:

- ¿Cuál es su ocupación?

 

   Marta pensó un poco y sin saber cómo, respondió:

- Soy doctora en desarrollo infantil y juvenil, y en relaciones humanas.

 

   La funcionaria hizo una pausa, y Marta tuvo que repetir pausadamente, enfatizando las palabras más significativas. Después de tener todo anotado, la joven quiso indagar:

- Puedo preguntar, ¿qué es lo que hace la señora exactamente?

Sin un trazo de agitación en la voz, con mucha calma, Marta explicó:

- Desarrollo un programa a largo plazo, dentro y fuera de casa. Soy responsable de un equipo, y ya he recibido cuatro proyectos. Trabajo en régimen de dedicación exclusiva. La exigencia es de 16 horas por día, a veces hasta 24 horas.

 

   A medida que ella iba describiendo sus responsabilidades, Marta notó el creciente tono de respeto en la voz de la funcionaria. Cuando regresó a su casa, Marta fue recibida por su eqiupo: una jovencita de 14 años, otra de 7 y otra de 3. Desde una de las habitaciones de la casa, ella pudo escuchar a su más reciente proyecto: un bebé de seis meses, probando una nueva tonalidad de voz.

 

   Feliz, Marta tomó al bebé en sus brazos, y pensó en la gloria de la maternidad, con sus múltiples responsabilidades e interminables horas de dedicación.

- Mamá, ¿dónde está mi zapato?. mamá, ¿me ayudas a hacer un lazo?, mamá, el bebé no para de llorar. Mamá, mamá, ¿vas de compras? Mamá...

 

   Sentada en su cama, Marta pensó:

- Soy Doctora en desarrollo infantil y juvenil, y en relaciones humanas. ¿Qué serían mis abuelas?

 

   Luego, describió un título para ellas: Doctoras Ejecutivas en desarrollo personal y en relaciones humanas.

   Para las bisabuelas: Doctoras Ejecutivas Seniors.

   Y para todas las mujeres, madres, esposas, amigas y compañeras:


Doctoras en el arte de hacer la vida mejor.

 

 

 

 

Anónimo

 

Leído por Emilio Cazcarra Usón

 


19/03/2012 10:29. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

12/03/2012

CARTA DE AMOR A ALGUIEN QUE NUNCA PODRÁ LEERLA

20120312114742-img-2620-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zaragoza, 8 de marzo del 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Mi querida Conchita, mi querida chica:

 

 

   Para todos nosotros siempre has sido la "chica", un cuerpo ya envejecido a tus más de sesenta y cinco años, pero con una mente rota que te dejó varada en una niña de 3 o 4 años. Toda nuestra vida giró en torno tuyo, hubo momentos en que no entendíamos por qué nuestros padres te dedicaban más tiempo a tí que a los demás hermanos. Pronto lo comprendímos, tal vez por eso aprendímos a ser más independientes y madurar pronto.

 

   Ahora me toca a mí dedicarte parte de mi vida. No es sacrificio, solamente al ver la cara de alegría que se te refleja al vernos al "tato" y a mí cuando sales con tu cuidadora, ya nos compensa. O cuando miras la bolsa de la merienda que te llevamos, pues tu mayor ilusión es comer. En esta fecha del Día de la Mujer, a tí, que no entiendes ni de política, ni de crisis ni de todo lo que conlleva una vida normal, quiero dedicarte esta carta con todo mi amor; por ese "te quiero mucho" que me dedicas cuando vamos a verte.

 

   Tú llenas nuestras tardes de domingo.

 

 

   Con todo el amor de tu hermana,

 

María Luz Ibarra

 


12/03/2012 11:47. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

QUERIDA INÉS

20120312114722-img-2615-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Querida Inés:

 

Esta vez no recibirás una postal desde mi lugar de vacaciones, como a tí te gustaba. Recibirás esta larga carta que pretende expresar todo lo que me quedó de tí y que guardo con el cuidado qe suele ponerse en algo frágil e íntimo. Tu recuerdo me produce sensación de paz y de cariño, fue una historia de amor la que vivímos, ¿recuerdas? Eras mi vecina del piso de arriba, la de toda la vida, que un buen día con un brazo morado y roto, se atrevió a pedirme ayuda y comenzó asustada a hablar de su triste verdad.

 

Me dejaste perpleja... ¿cómo había podido pasar inadvertido todo aquello? Por una serie de planteamientos personales, tomé la decisión de "adoptarte" con todas las consecuencias. Tú tenías ya muchos años y pocas fuerzas, y tu marido una voluntad abandonada. Quiero decirte una vez más, que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Los últimos años de la tuya fueron felices, disfrutaste con lo poco que la vida iba dejando a tu alcance, enviudaste, envejeciste un poco más... y después te fuiste. Nunca te agradeceré suficientemente el cariño y la confianza que depositaste en mí y en mi familia, ni tampoco esta especie de reafirmación en mí misma de haber llevado a cabo lo que desde mi libertad elegí.

 

Guardo grabado tu último mensaje en mi contestador, que era igual al que cada día antes de acostarte me dejabas: "Glorica, hija mía, ¡cuánto te quiero!". Y disfruto mil veces oyéndolo de nuevo; es mi bálsamo cuando algo por dentro no encaja bien, o cuando estoy triste.

 

Todos los encargos que tú me dejaste se cumplieron, pero tengo que decirte que algunas cosas que para tí eran importantes, no lo fueron tanto para otras personas. Tus cuadros no cabían en las paredes donde hubieras querido que fueran colgados, y las fotos de tu familia no provocaron ninguna emoción, así que una vez repartido todo lo que sí era apetecible, guardé lo demás, y fue entonces cuando encontré unas pequeñas libretas con muchas anotaciones hechas entre sus hojas. Leyéndolas entendí muchas cosas que ya me habías contado, pero las entendí mejor. Entendí tu soledad, tu cobardía también, pero... no entendí tu ceguera. Simplemente, deduzco que fue consecuencia del amor incondicional que siempre le tuviste a Juan.

 

...Os imagino paseando por ese cielo prometido, de la mano, como tú siempre hubieras querido. Seguro que Juan habrá entendido ya, que la razón y la fuerza no son directamente proporcionales a los litros de alcohol que se hayan tomado; que habrá cambiado sus golpes por caricias, y que tú lucirás como nadie la dignidad que un día arrinconaste, porque habrás entendido que la sumisión no es el camino.

 

Os pido a los dos que os cuidéis mutuamente, y que viváis la felicitad que os negastéis durante mucho tiempo. Yo os querré eternamente.

 

 

Gloria Colás

12/03/2012 11:47. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

09/03/2012

CARTA A MANUELA SANCHO -HEROÍNA DE ZARAGOZA-

20120309103856-img-2614-phixr-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTA A MANUELA SANCHO

HEROÍNA DE ZARAGOZA

 

 

 

 

   Manuela:


   El día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, merecido homenaje dado no sólo a la mujer que aporta su sueldo a la economía familiar, sino también a aquéllas que sólo gestionan su casa... como hacías tú, hasta que echaste un par de huevos (con perdón) para enfrentarte a los franceses y defender tu ciudad, tu barrio, tu calle, tu casa y tu familia.

   Esta fecha es una jornada de lucha por la igualdad de la mujer en la vida familiar, social, laboral y política señalada mundialmente en el año 1911 para homenajear acciones que ya realizabas tú cien años antes.

 

   Veo en tu figura de mujer el gran trabajo efectuado, aunque no reconocido socialmente, de "llevar una casa" cuando no había agua corriente, ni máquinas que lavaran la ropa o los platos, calentaran el agua o cocinaran; todo era a base de horas dedicadas, esfuerzo y corazón. Incluso enseñarías a leer a tus hijos mientras el marido estaba trabajando de sol a sol en las huertas de Las Fuentes. Actualmente, el uso de electrodomésticos ha simplificado el trabajo y, con la posible ayuda de la pareja, ha permitido a la mujer incorporarse al mundo laboral e ir escalando puestos de mayor responsabilidad.

 

   Reconozco que la mujer de hoy que sólo, y digo sólo aunque es mucho, trabaja en su casa ha de afrontar otras situaciones familiares y sociales más complicadas que en tu época: la comida, la limpieza, los horarios, los colegios... Y me parece justo que se pueda incorporar al mundo laboral en igualdad que el hombre, sin abandonar las principales obligaciones familiares, compartidas también con su pareja.


   Manuela Sancho: muchos hombres no esperamos de nuestra madre, nuestra esposa, nuestra pareja o de nuestra hija que lleguen a tu heroicidad, pero sí queremos apoyar el homenaje de este día a su labor doméstica, callada y silenciada por considerarse normal y habitual, como posiblemente ocurrió contigo y con las cientos de heroínas anónimas de nuestros Sitios de Zaragoza, que además también fueron madres y esposas.

 

   Gracias por tu ejemplo como sencilla ama de casa.

 

 

 

 

 

Lucio González


09/03/2012 10:24. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

MUJER DE LUTO

20120309102357-img-2613-phixr.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MUJER DE LUTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

   Parecía como si hubiese nacido con aquellas ropas negras, la conocí siempre de luto: la espalda curvada, las manos recias como garfios. El duro trabajo dibujó así su silueta; una multitud de hijos la enclaustro para siempre. A pesar de todo, siempre tenía una sonrisa, una palabra cariñosa y multitud de refranes de los que aún conservo algunos.

 

   La vida se le llevó muy pronto marido y un hijo; estos sucesos no mermaron su capacidad de lucha, su entrega desinteresada y una fina ironía que constantemente la acompañaba. Admitió con naturalidad todos los avances que fueron llegando a su vida. Hasta bromeaba con ello.

 

   Se fue sin hacer ruido, tal como había vivido y como a ella le hubiese gustado hacerlo.

 

 

Pilar Duarte

 


09/03/2012 10:23. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

JUANA

20120309102337-img-2608-phixr.jpg

 

JUANA

 

   Juana, de grandes ojos negros y vivarachos, de humilde familia, creció diligente entre cueros y badanas. Pronto ayudó a su madre -guarnecedora de zapatos-, en los trabajos más elementales del oficio. De ella aprendió la importancia de suministrar la labor a la fábrica de calzado -todos los días-, correctamente realizada. A los dieciséis años, sus padres la obsequiaron con una máquina de guarnecer Singer de segunda mano, y ese mismo día Juana ya la puso en marcha. Instruída por su madre, adquirió tal destreza que presta trajinaba como una experta y rápida guarnecedora.

 

   Eran tiempos de destajo, de nónimas semanales y demasiada manipulación. Rememorando la atmósfera vital de ese momento -los años sesenta, anteriores y posteriores-, para el trabajador fue una circunstancia de apremios y cansancio, sobre todo para las mujeres que trabajaban en su casa y que no estaban dadas de alta en la Seguridad Social, repercutiendo al finalizar su vida laboral, después de muchos años trabajados -no cotizados-, en no poder cobrar la pensión contributiva.

 

 

Pedro José Reula

 


09/03/2012 10:23. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

04/11/2011

LA CAJITA ELÉCTRICA

 

 

 

 

Mi mundo era mi aldea y sus alrededores; muy pequeño, muy visto por mí. Vino mi nieto de la gran ciudad y no se creía que toda la vida se pudiera estar allí sin salir, sin viajar. Al día siguiente dijo que yo debía conocer más mundo y para que lo hiciera se pasó una hora dándome instrucciones y escribiéndolas muy claritas en un papel. Salió y me dispuse para el viaje.


Cuando llevaba cuatro horas sin parar, había visto América, Australia, toda Guadalajara, un criadero de cocodrilos, Cuenca y... tuve que pararme. Estaba cansado.


Qué maravilloso viaje; descansaría, repondría fuerzas, pero quería seguir viajando, no podía perder la oportunidad.


Aquella cajita eléctrica de mi nieto, él la llamaba ordenador, había despertado mis deseos de viajar y conocer el mundo.

 

 

 

Primer premio del Concurso de microrelatos, al relato titulado "LA CAJITA ELÉCTRICA" cuyo autor es Eduardo Picazo Segura.

 

 

* Hemos tenido un poquito abandonado el Blog unos días. Ya estamos de vuelta.

 


04/11/2011 13:56. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 2 comentarios.

06/04/2011

UN PASEO

20110407105048-dsc06402-400-300.jpg

 

 

 

Ilusionado, y esperando dar un buen paseo por el barrio que hacía tanto tiempo que no veía, me dispuse a disfrutar. El ascensor me dejó en el primer rellano, ya que no llegaba hasta el patio de la casa, y opté bajar por las escaleras; la rampa era muy inclinada, y mi juventud hacía años que me había dejado. -Buenos días-. Con mi mejor sonrisa, saludé a un joven que raudo bajaba por la rampa, dirigiéndome una mirada seria y adusta, sin contestar a mi saludo; mirada que me hizo pensar en que quizá le interrumpí al bajar por la escalera en su acelerada carrera.


Espléndidas aceras anchas, últimamente, los ediles se esmeran en tener contentos a los ciudadanos. -Será un agradable paseo, creo que llegaré hasta la plaza de la fuente-. No había andado unos metros, cuando un excremento de perro hizo que tuviera que pasar con cuidado para no pisarlo; no fue el único. Más allá, unas baldosas sueltas hicieron que el agua que ocultaban saltará a mis pantalones, y en su vacilar diera un traspies. Dos matrimonios de jóvenes con los cochectios de los niños parados, charlaban tranquilamente en medio de la acera; con paciencia, esperé a que terminaran para poder seguir con mi paseo, ya que los grandes alcorques, sin protección a un lado, y pegado a la pared el buzón donde los carteros guardan el correo para repartir, me impedían el paso. Como no terminaban su conversación, bajé de la acera para poder continuar.


...Aprovechando un paso de peatones, una moto se sube a la acera para aparcar en ella. Un joven en patines, y viéndome la cara de susto, me pide disculpas, alejándose de mí. -Espléndido aparcamiento de bicis; la ciudad creo que está mejorando-... Un papá y su hijo me pasan rozando; el padre le reniega al hijo por ir a tanta velociudad; creo que tendrían que ser sancionados los dos, ya que hay carril-bici, aunque está ocupado por coches. Sigo mi paseo, cuando algo traba mis piernas, una señora deja correr la cinta que sujeta a su perro hasta el borde de la acera, haciéndome perder el equilibrio una vez más en mi corto paseo. -Señora, por favor, tenga un poco de cuidado con su perro, casi me hace caer al suelo-. Con cara de desprecio, me contesta: -¡Haber dado un salto, viejo carcamal, se vaya a pasear al camposanto!, ¡el susto que le ha dado al perrito!-.

 

Desolado, pienso que está siendo poco agradable el paseo. Grandes y anchas son las aceras, y lo pequeñas que se han quedado; las han llenado de cosas, como farolas, alcorques de árboles sin protección, cajones para semáforos y correos, bancos para descansar, garitas de loterías, postes de semáforos, papeleras, las "toilet kan", con sus pequeñas bolsas negras, pilotes para evitar que suban coches, barras para evitar el robo de bicis y motos, sacos de escombros o muebles viejos, perros atados a farolas y árboles, dándoles longitud a sus correas para que no se estresen, algún coche encima de ellas aparcado, biciletas amarradas con candado a cualquier sitio disponible, cuando no circulando, veladores con sus sillas y sombrillas....


Las aceras se han hecho poco seguras para pasear, ¿será por falta de educación? Todas esas cosas se han convertido en obstáculos. Las aceras de antes, más estrechas, eso sí, pero más humanas. Pienso en que quizá tenga razón la señora del perro, mandándome de paseo al camposanto.

 

Emilio Cazcarra Usón

Coordinador del Taller de Lectura

 


06/04/2011 11:53. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

01/04/2011

TIEMPOS

20110401120744-cimg0767-600-450.jpg

 

En el Taller de Escritura, comentando el desayuno con Encarnación Ferré



No tengo hábito de lectura; siempre lo dejo para la noche, y muchas veces no paso de la primera página. Pero esta vez, tomé el reto de haber leído el libro antes del desyuno en el Centro, simplemente por respeto a la autora que venía a hablarnos de él, y de su obra en general.

 

Así que leí en el autobús, en el baño, y donde pude al principio, hasta que acabé leyendo en mi rincón favorito, saboreando cada linea. Me pareció fascinante la forma de escribir de Encarna Ferré. Es como una poesía de 116 páginas. Conocí cantidad de palabras que nunca había oido y que ni siquiera tenía que buscar en el diccionario, porque tenían un sentido inequívoco en el lugar en que estaban escritas. Escribe de forma intimista y casi siempre desgarrada, porque habla de otras cosas, pero mucho de un desamor.

 

Cuando Encarnación se presentó, tuve una agradable sensación de que ya la conocía. Pude intervenir en el turno de palabra, y más o menos le dije que había bastantes cosas en que conincidíamos, como por ejemplo, el amor a su padre, su pensamiento sobre Dios, la naturaleza, la pobreza y alguna otra cosa, pero sobre todo, le pregunté cómo a la hora de escribir podía transmitir toda una torrentera de bellas palabras, que daban expresión a muchos sentimientos, y todo ello sin hablar explícitamente de las cosas.

 

Me respondió que había trabajado mucho previamente sobre la interpretación de los sueños, y que nos invitaba a que lo hiciéramos. Que escribir desde el inconsciente daba ese resultado. También le pregunté sobre la estructura de su libro. Me había sorprendido mucho que no había personajes, ni diálogos, y que las ideas entraban y salían consiguiendo también unidad; y que utiliza distinto formato de página, márgenes y tipos de letra, según es una descripción o sus pensamientos, una carta o unos recuerdos.

 

Ella indicó que hay que ser audaces a la hora de escribir. Que estamos demasiado habituados a las formas, y se puede hacer también de una forma personal. Contó que en su día había escrito cartas, había anotado pensamientos, emociones, y que después, a la hora de escribir formalmente el libro, había ido introduciendo todo ello a la narración poética.

 

Frases de Encarna que apunté en su intervención, por lo que me sugieren: "Lo que no se verbaliza, puede llegar a ser una llaga para el alma", "Escribir es darle al alma un desahogo", "Hay que escribir, reposar, corregir e incluso dar lo escrito a otro para recibir su opinión, aunque con esto se corre el riesgo de perder frescura y estilo propio", "Hay que diferenciar de lo consciente, lo preconsciente y lo inconsciente o profundísimo.., ¿cómo queires escribir, desde la fantasía o desde la experiencia?", "Las personas que tenemos enfrente, moldean y condicionan nuestra opinión, y nosotros lo hacemos con ellas". "Quien escribe deja parte de uno mismo en lo escrito, aunque no escriba de él", "Cultura es aquéllo que queda cuando todo se olvida"...

 

Después, en el Taller de Escritura, vino la hora de hacer los deberes de clase. Me propuse intentar escribir desde el inconsciente, y éste es el resultado.

 

 

TIEMPOS

 

Cuando en enero estreno calendario, es como si toda yo me sacudiera de un largo letargo del invierno.


Me digo a mí misma que lo peor pasó, y que marzo está a la vuelta de la esquina.


De camino al cole con los peques, en febrero ya se puede hablar de primavera, si observas las moreras: en sus ramas nacen pequeñas bolas verdes, que dentro de nada serán hojas, y podremos por fin cantarles una canción de bienvenida.


Tantas cosas haremos en verano... Cuando llegue junio, será como si todos nos pusiéramos luz nueva. Escribiré una carta a un amigo pérdido ofreciéndole mi faro, el retorno y el cobijo como siempre, y esperaré su respuesta. Tal vez esta vez sea distinto.


Caminaré en verano hasta llegar cansada, reteniendo en mis ojos las cumbres del Moncayo. Conversaré, compartiré palabras, abrazaré, y tendré siempre los faroles encendidos, acogiendo a los que venga a mi casa.


Y a pesar de cerrar fuerte las manos para que nada escape, poco a poco escapó y llegó septiembre, y todo se volvió un poco amarillento, después seco, y más tarde un árbol despojado, silencioso y quieto, esperando florecer de nuevo.


... La carta de mi amigo no llegó. Quizá pensó escribirla en primavera...


 

 

 

Gloria Colás Gracia      

... (... continúa)
01/04/2011 12:42. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

10/09/2010

CREACIONES JUNIO 2010. EL FANTASMA.

 

 

 

 

 

 

 


- ¡Eh! ¡Usted, el de allí abajo! ¿No he dicho yo que estaba prohibido bajar por la escalera?

- Señor, yo no he bajado por la escalera.

- ¡Suba ahora mismo! ¡Deprisa! Si no quiere que lo traiga a patadas.

 

Estas palabras fueron las últimas que dijo el señor Til en aquel escenario; porque el hombre que se encontraba abajo comenzó a bracear con impetú y ascendía por el aire, ante el asombro de todos, entre el hueco de la escalera, como lo haría un experto buceador si aquello estuviese lleno de agua.

 

Cuando el hombre se puso a su altura, el señor Til, el bravucón encargado de la obra, dio unos pasos para atrás, frunció el ceño, y dándose media vuelta, comenzó a caminar con los cabellos erizados. Lo hacia cabizbajo, como si fuera sin rumbo, sin mirar lo que pisaba ni hacer caso de aquellos obreros que habían interrumpido su trabajo.

 

Llegó hasta la puerta del Masati, bar próximo que formaba esquina con la calle de La Cenia.

 

-Le preparo enseguida su café con leche- le dijo Nati, la dueña del establecimiento, cuando lo vio llegar.

-¡No! ¡Quiero una copa grande de coñac!

Nati quedó sorprendida, y al observar su rostro abatido y asustadizo, le dijo:

- ¡Dios! ¡Qué cara! ¿Acaso ha visto usted un fantasma?

 

 

José Cañada

* Del Boletín "Creaciones. Junio 2010". Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende"

 


10/09/2010 13:32. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

03/09/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. LOS PONGOS.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos tenemos alguna pieza de éstas en casa. Son recuerdos de bautizos, comuniones, bodas, y regalos de ese bonito juego llamado "El amigo invisible". ¡Qué ilusión nos hacen cuando los recibimos! Pero al llegar a casa, la primera frase que surge es: "¿Dónde... lo pongo?". Así que los han bautizado con ese nombre peculiar. Normalmente, acaban bien envueltitos en una caja para que no estorben.

 

Ahora, las cabezas pensantes han encontrado otro juego; se hacen reuniones de amistades, cada uno lleva un pongo de casa, se hacen votaciones entre los asistentes sobre el pongo más feo e inútil, y a su dueño se le da un obsequio decente o práctico, y el pongo ganador es destruido. Está claro que nada es para siempre, todo tiene su época, "nace y muere", hasta los juegos, y refiriéndome a los pongos, me atrevo a decir que "afortunadamente" porque yo tengo una caja...

 

Milagros Barco

Del Boletín "Creaciones". Junio 2010. Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende".

 

 


03/09/2010 11:08. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

25/08/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. LA EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFIA.

20100825103102-008-x-11-84-fachada-de-la-parroquia-de-cristo-rey-en-calle-nstra-sra-del-pueyo.jpg
25/08/2010 10:31. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

20100825102138-008a-20100319-fachada-de-la-parroquia-de-cristo-rey-en-calle-nstra-sra-del-pueyo.jpg

Fachada de la parroquia de Cristo Rey en C/ Nª Sra. del Pueyo. Exposición "25 años no es nada". Autor: D. Manuel Urbano.

 

 

 

 

Estoy viendo la exposición de fotografia que hay en el vestíbulo de entrada en el Centro y algunas fotos me traen recuerdos, como la torre de los talleres Diesel en Miguel Servet, aunque ésa no fue la prmera ubicación de la empresa, sí lo fue en la calle Utrillas, donde empecé a trabajar con catorce años. Entonces la calle no tenía salida como ahora y esa parte de la ciudad no se llamaba Las Fuentes, sino que era Montemolín. Yo cogía el tranvía número 1 Bajo Aragón... valíosos recuerdos de juventud.

 

También recuerdo la iglesia de Cristo Rey; era una capilla ermita con la escultura del Sagrado Corazón, que está ahora a mano derecha a la entrada, porque en ella contraje matrimonio en el año 63. Así que tengo muchos recuerdos de aquellos años y de estas iglesia, que estaba situada en una posición de cierto peligro, pues por la misma puerta pasaba el tranvía y había que tener bastante cuidado.

 

 

Octavio Hormigón

Boletín Creaciones. Junio 2010. Del Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende".


25/08/2010 10:30. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

24/08/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. EL PROFESOR.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El profesor que tuve más tiempo cuando fui a la escuela se llamaba Sócrates. Realmente no era maestro, sino un falangista, de los que el régimen había puesto para enseñar sus ideales. Recuerdo que salíamos a la puerta de la calle a leer y cantar el "Cara al sol". Los castigos eran tremendos: estirar fuerte el pelo para arriba, pegar con un mimbre que tenía o incluso con el gancho de la estufa. Una vez le hizo a un compañero una herida en la cabeza y se fue a casa sangrando. Una de sus frases habituales era "baboso, que me pierdes".

 

Después de la clase, por la tarde, si jugabas en la plaza te llamaba para ir a buscar la leche a la vaquería, antes a fregar la cazuela en el rio y "ojo la rompieras". Luego la hervía en la estufa de la escuela, y se la bebía.

 

Las excursiones que hacíamos eran al río, a coger barbos en un pozo. Teníamos que desviar el agua con tierra mientras él se tumbaba despelotado el sol. Ponía de guardia al chivato y el que no trabajaba, se lo decía, te llamaba y con el mimbre que tenía, dos verdascazos y a trabajar.

 

Pero una de las más gordas que hacía era arrancarse los botones de la bragueta del pantalón para que se los cosiera una maestra joven muy maja... sin quitarse el pantalón. Él era su jefe y ella por miedo se lo hacía.

 

De este "profesor" podría escribir una novela, de sus extravagancias y de las barbaridades que hacía. A pesar de los años transcurridos, no he olvidado y guardo claro su recuerdo en la memoria. ¡Qué figura!

 

 

Emilio Diloy

 

 

* ¡Qué pájaro!

 


 


24/08/2010 13:01. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

18/08/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. LA ESCUELA DE MI PUEBLO

 

 

Lechago en la década de los cincuenta era un pueblo pequeño de la provincia de Teruel, muy próximo a Calamocha. Sus habitantes se dedicaban a la agricultura y la ganadería.


La escuela estaba situada dentro del edificio del Ayuntamiento, en la planta baja. Entrando, a mano derecha, estaba la clase de los chicos; las de las chicas, a la izquierda. Entre las dos clases superaban posiblemente el medio centenar de alumnos.


Don Manuel, el maestro, impartía la clase de los chicos. Era una persona severa, exigente y recta. Llevaba un guardapolvo azul oscuro en la escuela. A los pocos años fue sustituido por Don Desiderio, más joven que el anterior y no tan severo.


El Catón y la Enciclopedia Álvarez eran los libros de los alumnos. En ellos estaban comprendidas todas las materias: Aritmética, Geometría, Historia Sagrada, Lenguaje, Geografía, Ciencias Naturales...


La clase era espaciosa, estaba bien ventilada y soleada por tres hermosos ventanales. Los techos eran altos. El suelo estaba entarimado y crujía levemente cuando se pisaba. Al fondo de la clase estaba la mesa del maestro con un sillón de madera y en una de sus patas, colgado de un clavo, tenía un palo redondo con el que premiaba las malas acciones.


Presidía la clase el crucifijo y a ambos lados de éste, las fotos de Franco y de José Antonio. La estufa, situada en un rincón, aliviaba el frio en los crudos días de invierno. Los más mayores eran los encargados de encenderla trayendo leña de sus casas.

 

Algunas veces, éstos llevaban a cabo algunas trastadas como, por ejemplo, encender la estufa con paja húmeda, produciendo así una gran humareda que obligaba a maestro y chicos abandonar la escuela hasta que el humo se había marchado por las ventanas abiertas, disfrutando así de un gozoso recreo.

 

Importante es reseñar en este tiempo el consumo de leche en polvo y queso en las escuelas nacionales, como ayuda del pueblo americano al español.

 

El horario escolar se prolongaba de diez a una por la mañnaa y de tres a cinco por la tarde, con un recreo de media hora a mitad de mañana. En dicho tiempo, los chicos jugábamos a "las carpetas", a "los pitones", al "churro, mediamanga, mangaentera" y otros tipos de juegos muy populares en aquella época.

 

Se iniciaban las clases con el rezo de unas oraciones, y se acababan por la tarde cantando el "Caralsol".

 

El maestro era una de las personas que gozaba de más prestigio y autoridad en el pueblo. Algunas familias, en el tiempo de la matacía del cerdo, solían llevarle lo que se denominaba "el plato", es decir, un poco de todo. En agradecimiento a la educación que les daban a sus hijos.


 

Sirvan estas líneas de homenaje y agradecimiento a todas aquellas personas que nos enseñaron a caminar por la vida.

 

 

 Moisés Planas

Boletín "Creaciones", Junio 2010, del Centro de Convivencia para Mayores Salvador Allende.

18/08/2010 12:46. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

05/08/2010

CREACIONES JUNIO 2010. MIGUEL DELIBES (I).

20100805114856-delibes.jpg

"Permitamos que el tiempo venga a buscarnos, en vez de luchar contra él". Miguel Delibes.

 

 

Miguel Delibes Setén nació en Valladolid el 17 de Octubre de 1920. Su padre era abogado y ejercía como catedrático de Derecho en la Escuela de Comercio. Cursó sus primeros estudios en el Colegio La Salle, bachillerato en el Colegio de Lourdes de Hermanos de las Escuelas Cristianas, hizo un Curso de Periodismo en Madrid en el año 1945, y ganó por oposición la cátedra de Derecho Mercantil.

 

Al estallar la guerra civil española se enroló como voluntario en la Marina, siendo incorporado en el crucero "Canarias".

 

Animado por su esposa, Ángeles de Castro, Delibes escribe su primer libro "La sombra del ciprés es alargada", con el que obtiene el Premio Nadal en el año 1948, y tras este libro continúa publicando otras novelas peródicamente, unas setenta hasta el año 2005, cuyos títulos y fechas son tantas, que de mencionarlas rompería el ruego de nuestro Coordinador de relatar estos datos brevemente. Una decena de sus obras ya han sido adaptadas para el cine, y alguna también para el teatro.

 

Fue subdirector primero, y luego Director del periódico "Norte de Castilla", del que dimitió por enfrentarse al régimen de censura de esos días.

 

Muchos son los premios y galardones de primer orden a nivel nacional recibidos por el escritor castellano, ahora tenemos que analizar, según el criterio de cada uno de los contertulios, cuáles son las características de su obra, cuáles sus méritos o deméritos si los hubiere, su estilo y otros aspectos de sus libros; pero esa parte prefiero dejarla para cuando nuestros compañeros acaben con esta fase primera de datos biográficos.

 

Como cierre de esta breve descripción biográfica de Miguel Delibes, doy un último dato, que es, seguramente, conocido por muchos de nosotros: Delibes reicibió más de una veintena de galardones nacionales e internacionales de primer orden, entre ellos "Premio Príncipe de Asturias", "Premio Cervantes" y "Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República Francesa". Es también miembro de la Real Academia de la Lengua desde el año 1975. Ha fallecido el 12 de marzo de 2010.

 

Continuará...

 

 

Antonio Marco Botella

 

* Del Boletín "Creaciones" Junio 2010. Taller de Escritura del Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende"

05/08/2010 11:46. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

28/07/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. EL VIGILANTE DE MI BARRIO.

20100728131159-sereno.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre todos los variopintos y pintorescos sujetos, individuos y personajes de mi barrio, había uno que era entrañable, familiar, respetuoso, casi siempre amable, que cuidaba de nosotros y del barrio, con uno o varios manojos de llaves en sus manos. Tal especial ser humano, lo digo con nostalgía, admiración y respeto, era el vigilante.

 

El vigilante de mi barrio imponía silencio, orden, recato y dignidad. Era una autoridad nocturna. Abría los portales de los edificios, vigilaba despacio pero sin pausa toda la manzana o distrito que tenía a su cargo, para que ningún amigo de lo ajeno hurtara o robara nada; para que nadie se peleara, discutiera o fuera asaltado.

 

Desde las diez de la noche a las seis de la mañana, era el ángel de la guarda, el rey del barrio. Socorría a los necesitados, a los enfermos, buscando ayuda médica, hacía abrir la farmacia si procedía, porque era amigo de todos y velaba por el bien común de todos.

 

El vigilante de mi barrio formaba parte de las tertulias que se originaban en los patios o soportales a pie de calle. Nuestro vigilante era un excelente contador de chistes y chascarrillos para regocijo de los tertulianos allí presentes.

 

Nuestro sereno cumplía con rigor su cometido, proporcionaba lumbre, cerillas, horarios, información y algún que otro trago de algún elixir espírituoso que deseaba compartir con sus protegidos o sus simpatizantes. Era también "imitador de la Dolores", puesto que le gustaba hacer favores a quien lo merecía. Cuentan que algunos vigilantes eran bien retribuídos por su colaboración y ayuda. El custodio de mi barrio era cortés, generoso, leal y amigo del vecindario.

 

Para Navidad, la única vez que le veíamos de día, visitaba a todos, iba de puerta en puerta y nos entregaba una modesta cartulina con su imagen o la de otro compañero, donde se leía: "El vigilante les desea Felices Fiestas y un próspero Año Nuevo". Dicha visita era correspondida con una exigua propina. Aunque algunos rácanos protestaban porque el vigía les había alterado la paz del hogar.

 

El vigilante o sereno de mi barrio nunca debió ser cesado ni suprimido. Si hoy existiera el vigilante de mi barrio, el que yo digo, habría más seguridad ciudadana, menos disputas callejeras, menos puñaladas, más orden, más respeto, menos violencia, menos miedo a ser atacadao oatracado, nos comportaríamos mejor y seríamos ejemplares ciudadanos. Siempre hay excepciones, pero creo que estoy en lo cierto.

 

Jamás te olvidaré ni dejaré de valorarte, vigilante de mi barrio. Hiciste una gran labor y debe ser reconocida, premiada y aplaudida.

 

Carlos Alentorn

Del Boletín "Creaciones" Junio 2010. Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende".

 

 

 

 


28/07/2010 13:02. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

09/07/2010

TIEMPOS

20100709103015-el-senton-junio-2010.jpg

*Portada último número revista "El Sentón"

 

 

   Vine al mundo, o si se prefiere, la cigüeña me trajo de París en Báguena, un pueblecito en la ribera del Jiloca, un año del mil novecientos y tantos en un día de finales de noviembre que, según me tenía contado mi madre, llovía a cántaros. Sería, por eso, que salí un tantico de llorón.

 

  -¡Pídele la luna! Es una de las primeras frases que recuerdo, pronunciaba reiteradamente una vecina amiga, cuando lloriqueaba a moco partido para conseguir algún antojo de niño mimado. El ser el primero de cinco hermanos tuvo su provecho.

 

   Allí viví mis años de infancia hasta que por el trabajo de mi padre me trasplantaron a diversos lugares, los que conocí y a los que quiero. Al fin, recalé en Barcelona a mis veinte y pocos años, donde pasé, entregado por entero a la docencia toda mi vida laboral. Pero, al rebasar la línea del tiempo de trabajo, y como las raíces son las raíces, me avecindé en Zaragoza, desde donde regreso a mi pueblo siempre que puedo.

 

   Dicen que cuando el hombre mira hacía atrás, es que ha llegado a viejo. Pues, ¡basta ya de recordar!

 

  Libre de responsabilidades, me hablaron del Centro Salvador Allende y en él me inscribí. Cuando me propusieron colaborar en la revista "El Sentón", me sentí, al punto, tocado de vocación literaria y me lancé a emborronar folios para que vieran la luz en ella. Y en esta labor estoy. Embarcado de lleno en semejante aventura, debo decir que me encanta y llena al completo.

 

   Pero, dejando aparte esta cuestión, que desde luego no es la que menos cuenta, de nada me glorío tanto como de haber encontrado aquí, principalmente y más que nada, amigos. El juntarse con otros para hablar sobre la planificación de la revista, comentar en el calor de la amistad los asuntos del día, traer a colación cualquier otro tema con intención de forzar una reflexión..., y tomarse un café, y terminar siempre con un ¡hasta mañana! acaba, a la larga, por crear lazos indisolubles de amistad.

 

   En fin, para poner el punto final, sólo me resta desear a quien hasta aquí me haya seguido, si es por la mañana, pues, ¡buenos días!, y si es después de comer, ¡buen provecho!


 

Isaac Bureta Anento

Coordinador Revista "El Sentón"

del Centro de Convivencia para Mayores Salvador Allende


 


09/07/2010 10:46. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

24/06/2010

CREACIONES. JUNIO 2010. ¿QUÉ ES LA GUERRA?

 


Ya hay un español que quiere

vivir, y a vivir empieza

entre una España que muere

y otra España que bosteza.

Españolito que vienes

al mundo te guarde Dios,

una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.


Antonio Machado

 

A mis años, que he cumplido los ochenta, la guerra me parece horrible. Era muy pequeña cuando estalló la nuestra, y siendo yo muy niña, marcó
mi vida. ¡Cuántas cosas podría contar tristes y feas!

 

Jugando en la calle con más niños, de repende dijeron "¡La guerra!, ¡qué viene la guerra!". Nos fuímos todos corriendo.

 

Yo vivía en la carretera, en el centro del pueblo, y pensé para mí: "me voy a casa de mis abuelos, como está más lejos y algo escondida, no la encontrarán y pasarán de largo". Claro que la encontraron, apagaron las luces y pegaron fuego a la Iglesia. Eso creo que es la guerra.

 

Recuerdo a una anciana vecina de mis abuelos, nos mandaban decir "CNT", y ella estaba tan asustada que gritaba: ¡Azulete! Al día siguiente muy temprano llamó un vecino, nos dijo si queríamos ir al monte con ellos, "esto durará tres o cuatro días, y luego cada uno a sus obligaciones".

 

La ignorancia es muy valiente, pero no duró tres o cuatro días: fueron muy largos y crueles esos meses.

 

Españoles contra españoles. Esto es lo más horrible.


 

Higinia Pérez

Boletín "Creaciones" del Taller de Escritura del Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende". Junio 2010.

24/06/2010 10:41. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

CREACIONES. JUNIO 2010. EXPERIENCIAS SOBRE LA EMIGRACIÓN.

 

 

 

 

Tengo la experiencia en este tema por mi época de emigrante en Alemania. En los años setenta estábamos dos millones de españoles trabajando por varios países europeos.


Esto parece ser que lo hemos olvidado, que España ha sido durante varias décadas un país de emigración, por distintas situaciones en el pasado, unas veces por temas políticos y otras por económicos. Ésta ha sido la realidad española.


Con nuestro trabajo en esos años ayudamos al crecimiento que tuvieron y, al mismo tiempo, con nuestras remesas de dinero que enviábamos a España (divisas) ayudamos a salir de la pobreza a nuestro país. Actualmente, tenemos aquí bastantes inmigrantes de Europa del este, América Latina, África, etc.


Bajo mi punto de vista, igual que nosotros ayudamos al desarrollo de esos países a los que emigramos, los que han venido aquí nos ayudan al crecimiento de España. Si nosotros adquirimos unos derechos por lo cotizado en esos países en los que trabajamos, los inmigrantes que aquí han cotizado, también deben tenerlos. En mi caso, como jubilado cobro la pensión que me corresponde por lo cotizado en Alemania.


Allgunas personas aquí tienen la idea de que hay personas "de usar y tirar", es decir, como ahora hay tanto paro, hay que mandarlos a sus lugares de origen.


La emigración no es un capricho, es muy dura, tiene muchas dificultades; una de las mayores es la lengua. A esto le añadimos el rechazo de ciertas personas.... Hay que vivirlo.


 

 

Emilio Diloy

Del Boletín "Creaciones" del Taller de Escritura del Centro de Convivencia para Mayores "Salvador Allende". Junio 2010.

24/06/2010 10:38. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

21/05/2010

UN SUEÑO


UN SUEÑO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Me despierto y siento que este día voy a estar contenta, recuerdo que he soñado algo, al sentirme bien, me digo que el sueño habrá sido bonito. Miro el reloj, marca las 7,32 h. Pienso que es pronto, pero estar en la cama despierta me pone nerviosa, así que me levanto, después de pasar por el baño y asearme, me pongo la bata, voy a la cocina y hago lo de todos los días, poner la radio, luego la cafetera y abro todas las ventanas. Empieza a expandirse el olor a café, al estar todas las ventanas abiertas, el aroma enseguida desaparece, lo preparo para tomar recién hecho.

 


Al empezar a saborearlo, recuerdo qué he soñado en la noche, intento recordarlo bien porque me ha quedado algo agradable de él, ¡casi me asusto! ¡el sueño era de mi funeral!. Yo lo estaba presenciando, me sentía contenta, la iglesia era la de mi pueblo, estaba llena de gente. Empecé a mirar a las caras de las personas y a todas las conocía, no veía rasgos de tristeza, sus caras estaban igual que cuando hablo con esas personas. Me sentía felíz de ver allí a todos los que yo aprecio y sus caras las notaba como cuando están conmigo.

 

Lo más sorprendente fue ver a un grupo con el que tengo poca relación o mejor dicho, no he hablado mucho con ellos, eran los compañeros/as de clase de Taller de Escritura, me sorprendía que estuvieran ahí. Lo importante resultó que al terminar el acto, una persona de ese grupo fué cerca del altar y leyó un relato ¡sorpresa! para mí. Habían escrito un pequeño párrafo cada uno y lo habían plasmado en un papel para que uno de ellos lo leyera. Sorprendente, me elogiaban, como compañera y decían cosas bonitas de mí, y yo me decía: - para este grupo y todas las personas que hay aquí, no he sido invisible.

 

Me ha quedado algo tan agradable del sueño, que no recordaba el funeral, sino la alegría que había sentido por no ser INVISIBLE. Antes de recordar el sueño, me decía a mí misma que tenía que ser bonito, porque yo me sentía contenta y feliz.

 

Lo mejor del sueño, es que estoy aquí para contarlo.

 

 

 

Isabel Corellano

 

 

* Isabel, ¡yo también me alegro de que estés aquí para contarnoslo! Creo que con distintas formas, esto que has sentido con tu sueño, nos pasa a todos alguna vez. Gracias.

 


21/05/2010 10:46. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

13/05/2010

JARDIN BOTÁNICO DE ZARAGOZA . XAVIER DE WINTHUYSEN .

20100513091239-jardin.jpg
 
 
Tengo unos amigos incondicionales que no me hablan, ni tampoco me sonríen cuando los visito Hay veces que me abrazo a ellos y noto su calor, sé que soy correspondido cuando la brisa arranca de sus cuerpos susurros como monótonas olas en una mar tranquila.

En primavera están esplendidos, lujuriosos en su verdor. En otoño en ensordecedor silencio y con su atavío de hojas secas, reclaman el invierno para descansar hasta la próxima primavera. Siempre hay algunos de la familia de las piceas que vigilan el sueño de sus compañeros.

Flanqueando una bella puerta de hierro forjado, principios de los años setenta, una glicina y un pino piñonero en vigilia permanente todo el año. Al inicio de mi paseo, al lado de una higuera centenaria, comienza una senda con meandros como río de barro rojo, saludo a mi derecha a una tuya de las varias que hay en el jardín. Mas adelante un gingko biloba seguido de un avellano y un sauce de Dafne , mirtos, catalpas, nogales, rosales, magnolios, secuoyas, árbol del amor, entre otros.

Terminada la vereda y a los lados del camino, dos cipreses y unas palmeras canarias. Enfrente unas pajareras. Un regato que ha jugado entre puentes y tajaderas con nuestra senda, forma un estanque y sacia la sed de todos habitantes del jardín. Nadan en él cisnes y varios patos y de espectadoras, las omnipresentes palomas. En el centro un gran reloj de agua, mas veces parado que dando las horas. Paso al lado de un alianto y de un naranjo amargo. A mi izquierda el monumento a Xavier de Winthuysen.

Atrás dejo unos ciento cuarenta y seis amigos que nunca piden nada a cambio. Ellos a nosotros los hombres, nos dieron cobijo y protección, calor en invierno, alimento, vestido, y belleza a este mundo. Si alguno de vosotros sabéis de qué lugar hablo, seguro que los encontraréis y os darán paz y belleza. No importa tanto la estación en que los visitéis sino el hecho de que en el aire sintáis la dulzura y el olor del jardín en vuestro olfato. Acordaos de que gracias a ellos, los hombres, podemos escribir desde una declaración de amor a una carta de desamor y nosotros aprendices de amanuenses, nuestros relatos.
 
 
Emilio Cazcarra Usón
 
 
 
 
* Visitaré el Jardín en cuanto pueda; lo he hecho muchas veces antes, pero creo que la próxima lo veré de una manera muy diferente. Qué bonito. Gracias.
 

13/05/2010 09:09. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

23/03/2010

BOTELLÓN

20100323112542-sergio-botellon.jpg

Todavía recuerdo con cierta melancolía y añoranza los días de domingo por la tarde en que veía irse a los hombres a las bodegas y las mujeres si hacia frió a algún carasol a remendar los piales o calcetines. Ellos se iban a merendar, que cuenta qué merienda, pues se llevaban un zoquete de pan con una cabeza de ajos o una cebolla o también un puñado de olivas y con esto y dos tragos de vino pasaban la tarde de los domingos, eso sí, volvían un poco enchispados.

Pero claro, todo se regenera y ahora lo hacen los hijos de aquellos mayores, y estos ya se llevan de todo, chorizo, morcilla y hasta costillas para asar y también la vuelta a casa es cantando el "Asturias Patria querida" .

Pero esto mismo ha traspasado a la gran ciudad (esa en la que no nos conocemos nadie), y los nietos han adoptado también la costumbre, con la salvedad de que estos lo hacen sin conocimiento de causa y en vez de hacerlo para divertirse, en el mejor de los casos acaban en el hospital con un coma etílico, por querer beber compulsivamente, sin orden ni control.


Y habría que decirles: NO SEAS MELÓN QUE NO HAS INVENTADO EL BOTELLÓN

 

Antonio Pitarque Meseguer

Taller de Animación a la Escritura

 

*Cada día lo hacéis mejor todos. Por cierto, Antonio, te vamos a nombrar el Baltasar Gracián del Centro; todos tus relatos llevan moraleja, y muy buena.

23/03/2010 11:29. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

17/03/2010

RECUERDOS DEL PASADO

20100317104738-circo.jpg
Llegó el circo a la ciudad con todo su colorido y esplendor. Se instala en la explanada destinada para ello. Montan con gran premura y diligencia todos los aparatos y lo antes posible. Ya están dispuestos para ofrecer la primera función. Carlitos que paseaba con su abuelo por los alrededores, al verlo tan grande y espectacular le pide a su abuelo que le lleve; éste muy gustoso accede, para que su nieto tenga una experiencia inolvidable. Compran las entradas, las palomitas y las garrapiñadas, con sus respectivos refrescos, se sientan en sus localidades y se disponen a disfrutar del espectáculo, como así sucedió. A la salida habría que haber preguntado quién se divirtió más: si el niño viendo los payasos y las fieras o el abuelo recordando su infancia, que tan apenas pudo ver nada "especial" cuando era como el nieto. RECUERDOS DEL PASADO.
 
 
Antonio Pitarque Meseguer
 
 
*Creo que disfrutaron ambos de distinta manera, pero quizá el abuelo un poco más. Así son los abuelos.
17/03/2010 10:51. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

26/02/2010

DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE VIVE

20100226131648-cazador.gif

 

Se hace de día en una pequeña población, se organiza un gran movimiento de coches, perros, escopetas y demás aparejos para salir a disfrutar de un día de caza, pues el día acompaña, está despejado y hace bueno. Se lanzan al monte como posesos para empezar a cobrar cuantas más piezas mejor. Pero los pobres animales, que ya se las saben todas, al segundo tiro ya se esconden y no asoman ni las orejas. Eso sí, después de un gran almuerzo vuelven al pueblo contando sus hazañas, que por lo regular no suelen ser ciertas, porque hacen como cuando jugamos al parchis, que comes una y cuentas veinte.

 

 

PERO DE ILUSIÓN TAMBIEN SE VIVE.
 
ANTONIO PITARQUE MESEGUER 
Taller de Animación a la Escritura
 
 
*Muy bueno, Antonio. Qué majo. A ver cómo lo pillamos. Gracias.

26/02/2010 13:13. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

18/02/2010

DIÁLOGO DE NOSTALGIA

 
Están paseando por el monte dos vecinos de un pequeño pueblo, medio despoblado, cuando le dice el uno al otro:
 
-Recuerdas cuando sí podíamos quitarle dos surcos al monte, sin que se diese cuenta el guarda (ahora llamados forestales), para hacer un poco mayor el campo y poder coger algo más de cereal y sacar adelante más holgadamente a nuestras familias. Sin embargo, ya lo ves, todo el monte yermo y sin cultivar, lo único que trabajan los tres que quedan, es lo que está llano y pueden trabajarlo con esos tractores, que da miedo el mirarlos, de lo grandes que son.
 
- Date cuenta, le responde el otro, que ellos en un día labran lo que nosotros en un mes con el par de burros que teníamos. Pero, no sé si esto volverá algo a sus inicios, pues lo que no saben los que todo lo saben, es que de la tierra sale todo. Te repito, sale todo.
A REFLEXIONAR TOCA.
 
Antonio Pitarque
 
 
*Buena reflexión. Muchas gracias, Antonio.
18/02/2010 10:18. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

12/02/2010

UN RECUERDO

UN RECUERDO

Mi pueblo siempre ha tenido estación de ferrocarril. En la década de los 50 y 60 la mayoría de los trenes que por allí pasaban llevaban máquina de vapor. Había uno que se llamaba “el correo”, venía del norte y creo, iba hasta Barcelona. Cuando eran las fiestas de San Fermín en Pamplona, las jovencitas entre 14 y 16 años nos paseábamos por la estación. Entre risas y juegos esperábamos al tren, paraba unos largos minutos para repostar agua, era divertido, porque en el tren volvían los jóvenes de los encierros, algunos bajaban para comprar bocadillos en la cantina, los demás se asomaban por las ventanillas y algunos piropos nos decían. Era una manera de divertirnos y pasar la tarde.
 

--Isabel Corellano—
 
 
 
*Gracias por enviarnos este recuerdo, Isabel; otro día nos cuentas esos piropos...

12/02/2010 09:16. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

11/02/2010

CHIQUI, DESDE EL TALLER DE ESCRITURA

Chiqui

   Se llamaba Chiqui, perro de unos vecinos de la calle donde vivíamos. Era de color canela, pequeño de alzada, en su morro bigotes blancos, ladrador y malhumorado como todos cuando vamos cumpliendo años. Cada dos o tres días me esperaba al final de la calle de nuestro barrio, sabía que mi padre me mandaba a comprar a la bodega con el porrón de cristal y esperando a que volviera a casa con él lleno de vino; se venía hacia mí, ladrando, enseñándome los dientes, los dos corríamos. Más de una vez me hizo caer derramando el contenido y rompiendo el porrón. Pasados los años, todavía mi barba blanca oculta alguna cicatriz.
 
   Ahora sé que yo no corría más que él y que Chiqui, ese diablo de perro, se divertía a mi costa haciéndome correr, ya que nunca quiso alcanzarme. ¿Quizá se alegraba Chiqui de los pescozones que yo recibía de mi padre?
 


Emilio Cazcarra
 
 
 
 
*Emilio, yo creo que Chiqui alegrarse lo que se dice alegrarse, no; pero divertirse, ¡no lo dudo!

11/02/2010 08:58. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 1 comentario.

22/01/2010

SER, PERO NO ESTAR (Taller de Animación a la Escritura)



Ser, pero no estar

Habían sido invitados a la fiesta, pero hacía rato que deberían de haber llegado, la noche era cerrada, sin luna, conocían perfectamente el camino dónde se celebraba, viajaban tranquilos, las conversaciones entre ellos, sus bromas y sus risas no les habían dejado percibir aquel silencio envuelto en una calma y una paz nunca conocida por ellos. Se preguntaron qué hacían allí parte de las personas de la fiesta, por qué, cuando trataban de hablar con la gente, se comportaban como si no los vieran, como si ellos no estuvieran. Al ser iluminado el lugar, vieron un coche como en el que ellos viajaban empotrado contra el muro de contención, entonces comprendieron que nunca llegarían.


-----------------------
Emilio Cazcarra
*Cada día nos sorprende con algo nuevo; desde el Taller de Animación a la Escritura nos llegan relatos como el presente, que nos parece estupendo. Gracias a Emilio, y a todos los demás. Iremos colgándolos en el blog, para disfrute de todos.

22/01/2010 09:10. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos Hay 2 comentarios.

26/12/2008

NOCHEBUENA

Nuestros hijos anunciaron con tiempo que vendrían a pasar junto a nosostros la Nochebuena. Su anuncio despertó en  mí, a un mismo tiempo, un sin fin de dormidos recuerdos y gratas emociones: familia, villancicos...Navidad, paz,..espuma del amor.

- Que no prepare nada la madre, recarcaron con insistencia.

A media tarde , conforme iban llegando nos repartíamos besos, abrazos y felicidades.

Nos reunimos una quincena: nuestros tres hijos, dos nueras, el yerno y siete nietos,-cuatro chicas y tres chicos- de entre cinco y doce años. Pronto tuve barruntos que aquella reunión familiar no era para celebrar "mi Navidad". ¿Dónde estaba el Belén? Sus figuras seguían empapeladas en el cuarto trastero. En su lugar, presidiendo la reunión, la televisión que al punto encendieron los peques. Y para disputarles el espacio acústico de la tele, los  mayores arremetieron con una músisca horrible a todo volumen. ¡Y se armó el primer belén!

Luego pondrán y cantarán villancicos, pensaba yo. ¡Qué va! Estuvieron martirizando con severidad incesante mis oídos hasta que llegó la hora de la cena.

Arrimaron a la  mesa del comedor dos más pequeñas, y las  mujeres se afanaban en colocar manteles y servilletas, platos, cubiertos y copas como para parar un tren.

¡A la mesa!  Me mandaron sentar a un exptremo sin posibillidad de salir. Y  nuevos gritos y discusiones por la disputa de una silla, hasta que la abuela puso fin con carantoñas y  besos.

Para empezar, las féminas venga a sacar platos con jamón, queso, espárragos, nuggest de todos los sabores, olivas rellenas...Mis dos hijos y el yerno seguían sin  bajarse del coche contando kilómetros por hora, arranques, frenadas, repris... mientras iban dando cuenta de los entremeses. Yo reparaba de vez en cuando en la muda tele y veía cómo bailaba un grupo de  muchachas con las piernas desnudas y dejando entrever el canalillo. ¡Qué cosas, en  mis tiempos jóvenes se las denominaba tetas!

Cuando esperaba sirvieran el primer plato de cardo, o de col con patata, apañado con chichorretas de cerdo, como  mandaba la tradición, en su lugar, media docena de gruesos y sonrosados langostinos. Y comenzaron de nuevo los lloriqueos de los pequeños. ¡Qué belen!

- ¿Quién quiere más? Y mi hija sin encomendarse a Dios ni al diablo sirvió otra ración a los  maridos.

La gente joven, mientras tanto, se  intercambiaban insultos y bolitas de miga de pan. Cogido entre dos fuegos, asistía espectador al fuego cruzado de los dos bandos contendientes, y aguardaba ilusionado, sirvieran, al  menos, como antaño, el bacalao con setas, seguido del sabroso  morcillón, oreado en el granero y reservado para esta fausta ocasión, cuando las mujeres, ufanas, van y ponen sobre la mesa dos fuentes con sendos pavos asados y rellenos de huevos duros, ciruelas, pasas y qué sé yo con qué aderezos más.

Entonces caí en la cuenta que aquello era sólo un  banquete.

Puuuuun.... el taponazo al descorchar la primera botella de champán fue la salva de salida para los brindis, y para que corriera con generosidad. A la segunda copa, decliné sonriendo, el gesto servicial de  mi yerno de escanciar en mi copa el burbujeante líquido, y, como disculpándome, dije:

- A  mí, como siempre, vino tinto, que me calienta el estómago. El champán sólo me hace regoldar.

- Eruptar, abuelo, eruptar, me corrigieron al punto los nietos.

- Pues, eso.

Y entre risas se entabló un pugilato por el regoldo, digo, por el erupto mayor.

¡Basta ya!, cortó tajante mi hija aplicando la medicina tradicional para estos casos a su hijo mayor. Y se hizo nuevamente la paz.

Para los postres  ni siquiera sacaron, qué ya es faltar, la pera de roma, codida con miel, ni higos secos ni nueces ni... como era la tradición. ¡Qué sabrá la gente joven de tradiciones! Como manda la modernidad, un plato con rodaja de piña, melocotón en almibar y un flan.

Y sin solución de continuidad, bandejas de turrón de todas clases, jijonas, guirlaches, mazapanes, alicantes... Cogí un guirlache. Al menos él me recordó al que hacía mi madre en la sartén con almendras, miel y azúcar. Lo saboreé despaciadamente, deleitándome con el remoto sabor.

En la tele seguían turnándose las muchachas ligeras de ropa con los anuncios de coches y detergentes.

Acabamos con cafés y copas. Las mujeres dejaron, al fin, de andar de aquí para allá, y se aplicaron a chismorrear de la gente famosa. Los hombres, padres e hijos, se enzarzaron en discusiones sobre goles anulados, sobre mesis, villas, y otros nombres para mí impronunciables.

- Vámonos, que ya se duermen éstos. La madre de la decisión fue mi nuera Carmen. Y nuevamente besos, abrazos, felicitaciones y recomendaciones.

- Abrigaos bien, que hace frío, insistía la abuela.

- Cuidado al conducir, recomendé yo a los hijos.

- ¡Hasta otro día! ¡Adiós! 

Al fin pude ir al lavabo. En la cercana parroquia, el leve tañido de la campana llamaba a Misa del Gallo y ver en el portal del Belén el nacimiento del Niño. El toque me hizo retornat al lejano pasado, y se me contrajo cual mudo acordeón de tal m odo que me pareció hallarme en un ayer cercano, y sólo acerté a pronunciar:

- Ésta no es mi Nochebuena, que me la han cambiado. 

Me fui hacia mi mujer y, besándonos nos deseamos feliz Navidad.

Isaac Bureta

26/12/2008 11:44. Autor: Mayores Allende. #. Tema: Relatos No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar