criptomonedas

13/04/2018

Criptomonedas: la revolución del mercado financiero

Las criptomonedas parecen haber llegado para quedarse. Tras años creciendo en la oscuridad, alejadas del foco mediático, estas divisas digitales han pasado a primera plana en los últimos meses y su crecimiento continúa imparable. Algunos hablan de una revolución total del mercado financiero incluso, mientras que otros aún tienen algunas dudas sobre su futuro a largo plazo. Mientras tanto, continúan expandiéndose.

Lo cierto es que las criptodivisas ya han logrado transformar el medio de pago habitual, lo cual implica una pequeña revolución en sí mismo. No hay más que echar un vistazo al crecimiento de la moneda más representativa de este fenómeno, el Bitcoin. Hace unos años, poco después de que comenzase a funcionar en 2009, el valor de una unidad apenas alcanzaba unos pocos céntimos de euro. 2017 lo cerró superando la barrera de los 20.000 dólares por token, mientras que en 2018 se mueve en torno a los 10.000 por unidad.

Conociendo a fondo las criptomonedas

Esta es la mejor carta de presentación de este tipo de divisas, cuyo funcionamiento, legalidad y estabilidad aún suscitan muchas preguntas. ¿Qué son realmente? ¿Qué es el blockchain o cadena de bloques? ¿En qué se diferencia cada divisa? ¿Es una inversión segura o puede ser una burbuja?

la revolución de las divisas digitales

La criptomoneda o criptodivisa es, al igual que el dinero fiduciario, un medio de intercambio. La gran diferencia entre ambos es que en este caso es digital. La que inició todo este movimiento y la gran responsable de su crecimiento es Bitcoin, la cual fue lanzada el 3 de enero de 2009. A día de hoy es la más valorada por los usuarios, como indican los números, estando muy lejos del resto de divisas que han ido apareciendo con el paso de los años.

No obstante, monedas como Ether, Ripple, Litecoin, Dogecoin o Monero han logrado hacerse hueco en este nuevo mercado y lograr robar una buena porción del pastel a Bitcoin. Sus valoraciones están lejos de la del gigante, pero no tanto su capitalización de mercado, la cual está mucho más repartida.

Tal y como se afirma en este blog de criptomonedas, una criptodivisa es también un activo financiero, ya que cuenta con los tres principios básicos: rentabilidad, liquidez y riesgo. Cualquier criptodivisa puede ser utilizada como una forma de pago para una compra o venta, así como para intercambiarse por cualquier otra moneda, ya sea digital o fiduciaria como el dólar, el euro, la libra…

A la hora de enumerar sus características, lo más llamativo de estas monedas es que no están reguladas por ningún Estado o Banco Central, ya que se basan una tecnología peer-to-peer (P2P), siendo los usuarios una parte imprescindible en su funcionamiento y haciendo innecesaria la intervención de un tercero en las operaciones. Un método que iguala la posición de sus propietarios y que permite que las transacciones entre ambos sean más sencillas y seguras.

También es destacable su intangibilidad, puesto que se identifican a través de códigos cifrados y anónimos, en lugar de hacerlo con billetes o monedas. Además, el valor de cada criptomoneda se basa únicamente en la confianza que los inversores depositan en ella a través de las compras y ventas de ésta en los distintos mercados de intercambios existente. Por tanto, que la cotización de una de estas divisas aumente o disminuya depende de su popularidad y su uso.

Perfeccionamiento de la criptomoneda

La clave para que una criptomoneda funcione está en su tecnología, denominada blockchain o cadena de bloques en castellano. Si se busca un símil para explicar su forma de operar, sería algo así como un libro de cuentas en el que se registran todas las transacciones y la información de éstas, actualizada de manera constante con copias sincronizadas. Este almacenamiento se produce a través de nodos de la red. Dependiendo de la criptomoneda, esta cadena puede ser pública, privada o híbrida.

En cualquier caso, no se puede modificar de ninguna manera ni se puede eliminar cualquier actividad que se registre en ella. Lo único que se puede hacer es añadir una nueva, y cuando se produzca un consenso entre los propios usuarios que forman parte de la red. Algunas cadenas de bloques públicas son las de Bitcoin y Ethereum, las cuales son pseudo-anónimas. No obstante, existen otras en las que los participantes sí pueden ser identificados, así como algunas en las que son totalmente anónimos e intrazables (Monero).

el ethereum

Una de las grandes dudas que generan las criptomonedas desde que su crecimiento se ha convertido en una noticia mundial es la posibilidad de que se haya creado una burbuja en este mercado, sobre todo con respecto al Bitcoin, cuyo valor es altísimo y no parece tener límites. Desde que cruzó la barrera de los 20.000 dólares, su valor ha llegado a caer hasta los 7.000 dólares para recuperarse rápidamente por encima de los 10.000 dólares, lo cual muestra una volatilidad que genera ciertas suspicacias.

En realidad, esto es parte del propio principio financiero, ya que cuanto mayor es la exposición al riesgo, mayor es la rentabilidad esperada. En cuanto a las fluctuaciones hacia arriba y hacia abajo, tan comunes en Bitcoin (aunque con una clara tendencia al alza desde su arranque), es también algo habitual en el comportamiento de cualquier otra divisa, tanto digital como fiduciaria. Además, aunque su valor actual es inédito, las criptomonedas principales llevan años asentándose en el mercado, lo cual aumenta su estabilidad y cada vez reduce más los riesgos para los nuevos inversores.

La seguridad de las criptomonedas también se ha puesto en duda, en especial al conocerse noticias como robos de monederos digital o ataques informáticos a algunos servidores donde se alojaban estas divisas. En este caso, el tipo de red blockchain que utilice cada moneda es clave, ya que en algunos casos pueden cambiarse las transacciones que se han registrado a través de sus nodos. De ahí los ataques a cadenas públicas. No obstante, los robos de carteras digitales no es algo único de este mercado, ya que también lo sufren las cuentas bancarias que disponen de servicio a través de internet con línea abierta.

A la hora de invertir con criptomonedas, existen numerosas plataformas que ofrecen la posibilidad de comprar, intercambiar o incluso operar con estas divisas. BTC o Coinbase son algunas de las más utilizadas del mercado. Cada usuario interesado en esto tan solo debe registrarse con sus datos personales, los cuales tienen que ser verificados con pruebas reales y después, depositar dinero real con el que comprar estas unidades. Un procedimiento similar al registro en otras plataformas como PayPal o incluso la propia línea de un banco.

Por todo esto y mucho más, las criptomonedas están llamadas a ser la revolución del mercado financiero, pero también de la industria del transporte o del periodismo. Su manera de transmitir información y su forma de regular el valor de cada divisa tiene un gran potencial y numerosas aplicaciones para el futuro.

13/04/2018 16:56 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

11/04/2018

BitPay, garantía de éxito con un monedero de calidad

A la hora de mantener a buen recaudo nuestras criptomonedas, BitPay es uno de los mejores que se pueden encontrar en la actualidad. Según los expertos, es el que mejor soporte de procesamiento de pagos de Bitcoin ofrece ahora mismo, siendo considerado el líder de mercado en este aspecto.

BitPay nació en 2011 como una plataforma para ofrecer pagos con Bitcoin a través de dispositivos móviles. En su lanzamiento en mayo tenía acuerdos con alrededor de 100 empresas. En poco más de un año, en octubre de 2012, esa cifra había crecido hasta las 1.100 compañías. Una de las principales marcas que confió en este servicio fue WordPress.

bitpay

Es uno de los pocos monederos que dispone de sede central física, concretamente en Atlanta (Georgia, Estados Unidos). Fue fundado por Tony Gallippi como presidente y Stephen Pair como director ejecutivo, cargos que mantienen en la actualidad. Su plantilla supera los 80 empleados, ofreciendo uno de los servicios técnicos más sofisticados de todas las carteras de criptomonedas.

El éxito de un gran monedero

Su éxito empezó a asentarse en 2014, desde cuando procesa más de un millón de dólares al día sumando las cantidades de todas las operaciones que se llevan a cabo a través de sus servicios. Para entonces, BitPay había firmado un acuerdo de colaboración con Lamborghini que había disparado su credibilidad, además de haber protagonizado compras que le dieron cierta notoriedad, como la de un Model S de Tesla Motors a finales de 2013.

A partir de ahí, BitPay comenzó a alcanzar diversos acuerdos y alianzas con empresas muy prestigiosas, como Microsoft, Warner Bros., New Egg o TigerDirect para sus ventas. Los Sacramento Kings se convirtieron en el primer equipo de la NBA que aceptan Bitcoins en su tienda a través de BitPay, mientras que algunos hoteles de Las Vegas se unieron a esta alternativa.

Uno de sus compromisos más estratégicos para el avance de la plataforma y que mejor la han posicionado es el que adquirió con el proveedor de servicios de pago más conocido y utilizado, PayPal. Poco después se sumaron empresas financieras como Global Payments y Alternet Systems.

Al igual que otros monederos y criptomonedas, BitPay ayuda a impulsar diversos proyectos de código abierto para mejorar el funcionamiento de Bitcoin. Algunos de los que ha apoyado y apoya en la actualidad son BitCore o Copay. El crecimiento de la compañía ha permitido que BitPay contrate a un equipo exclusivo que se dedica únicamente a coordinar estos proyectos y la forma de financiación, así como posibles nuevas inversiones.

El funcionamiento de BitPay es sencillo. Todos los vendedores que la utilicen pueden incluir el Bitcoin como uno de sus métodos de pago para las ventas. Cuando una de éstas se produce, la plataforma lleva a cabo un intercambio de Bitcoins en nombre del vendedor, convirtiendo la criptomoneda en cualquiera de las más de 30 divisas fiduciarias diferentes que puede escoger la tienda.

Este procedimiento evita que el vendedor acabe perdiendo dinero con las ventas por culpa de la volatilidad del precio del Bitcoin, el cual cambia a diario (y a veces, con saltos de miles de dólares). BitPay convierte todos los pagos a una moneda fiduciaria de forma instantánea. Para proteger aún más la figura del vendedor, todas las transacciones que se llevan a cabo con BitPay no se pueden revertir, lo cual supone un seguro a la hora de hacer ventas internacionales.

Los usuarios tienen la posibilidad de crear dos tipos de carteras con BitPay. Por un lado, una individual, la más común, en la cual se pueden almacenar la criptomonedas con normalidad. Por otro, están las compartidas o wallets multifirma, aquellas que se pueden compartir con otros usuarios. Hasta seis personas diferentes pueden utilizar el mismo monedero gracias a esta última opción. Una opción muy interesante para un grupo de amigos que decida tradear a diario y quiera turnarse, por ejemplo.

Un rendimiento de primera

El cambio de divisas a través de los pagos con Bitcoin empezó a llevarse a cabo en BitPay a partir de 2013. En un primer momento, el coste de esta operación era de una comisión del 0,99%. Sin embargo, a partir de julio de 2014, la empresa cuadró los números y confirmó que ofrecería de forma gratuita este servicio de pago para siempre. Fue este paso adelante el que convirtió a BitPay en el principal impulsor de los servicios de pago en línea según TechCrunch, una definición que mantiene a día de hoy. Todos los vendedores pueden aceptar los bitcoins gracias a plugins de código abierto y el software instalado.

Aunque Amazon aún no acepta el pago directo con Bitcoins o con cualquier otro tipo de criptomoneda, sí permite usar BitPay para cerrar sus compras desde 2013, lo cual significó otro gran avance tanto para la divisa como para la propia plataforma.

Este módulo lo desarrolló de manera externa WooCommerce con la idea de que todas aquellas tiendas o vendedores que operan con Amazon como proveedor puedan ampliar su mercado al Bitcoin a través de vías alternativas. Una de sus grandes ventajas con respecto a otros métodos de pago digitales, como el mismísimo PayPal, es que con BitPay no es necesario introducir la información manualmente para cerrar la compra, cosa que sí pasa en el resto.

Más allá de todas sus opciones para el eCommerce, BitPay también cuenta con SoftTouch, VisualTouch, DC POS y dispone de una App para Android e iOS. Esta aplicación resulta vital ya que desde ella se puede tanto controlar la cartera desde el teléfono móvil como crear una nueva, tanto individual como compartida.

Desde 2014 tiene disponible otra aplicación diferente, llamada Get Bits, la cual está integrada en Facebook y permite a todos los miembros de la red social encontrar a otros contactos que acaban de entrar en el mundo de las criptomonedas y también disponen de Bitcoins.

BitPay dispone de numerosas firmas digitales y de un sistema de seguridad muy sofisticado, que lo convierte en un monedero muy seguro. Tanto que la propia empresa lo utiliza para pagar parte del sueldo de sus trabajadores norteamericanos en Bitcoins a través de la plataforma.

11/04/2018 15:19 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar