GUERRA CIVIL Y MEMORIA, Blog de Dimas Vaquero

DAR Y RECIBIR INFORMACION SOBRE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Temas

Enlaces

Archivos

 

MEMORIA FUNERARIA DE LOS ITALIANOS CAÍDOS EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

20080124000906-20080122151342-cementerio-el-escudo-ii.jpg

 La intervención de Mussolini en España tuvo un alto precio en vidas humanas. Los muertos italianos pronto se convirtieron en mártires, trofeos de la causa fascista, sus lugares de reposo fueron, muy pronto, convertidos en “ambientes de memoria” y presencia fascista en España. Las ceremonias funerarias y los homenajes de agradecimiento por su contribución a la causa de los rebeldes fueron auténticos esfuerzos para mantener viva una “memoria de los vencedores”, una historia y un recuerdo que era la que le interesaba recordar y mantener al régimen. Fueron unos espacios en los que se intentó, a través de monumentos, capillas votivas, epitafios, pinturas, cipos, cruces y símbolos fascistas, perpetuar un recuerdo selectivo, el de los vencedores sobre los vencidos, el de “los buenos sobre los malos”, intentando que nunca cayera en el olvido.
La presencia de los caídos italianos en 236 localidades españolas, tanto durante la guerra como en los primeros años de la post guerra produjo una auténtica ideologización en sus habitantes que incidió en la memoria histórica hasta hoy día. Las ceremonias funerarias, los homenajes, los monumentos funerarios, fueron una expresión de discurso político, religioso y militar franquista y fascista, todos ellos en estrecha comunión, intentando imprimir en su concepción y en sus formas la propaganda del nuevo régimen.
Todo este rosario de cementerios con cruces y monumentos fueron partícipes de esa concepción ideológica, unido a los grandes actos de propaganda funeraria que en torno a ellos se realizaron, sobre todo durante la misma guerra y los primeros años del régimen de Franco, con celebraciones político-religiosas y con una gran presencia militar. Era la comunión del sable, la cruz y el fascio. Yugos, flechas, fascios y cruces fueron los elementos simbólicos que purificaban el espacio de la hoz y del martillo marxista, una permanente idealización y justificación de los caídos italianos que habían dejado su vida en España, en “defensa de la nueva civilización y de la fe”, justificando la necesidad histórica del “Alzamiento Nacional”, de la llamada “Gloriosa Cruzada”. Fueron, y aún son, zonas de peregrinación y lugares de historia para muchos nostálgicos y familiares que siguen acercándose a esos espacios buscando el recuerdo y la historia familiar truncada por la trágica guerra.
Dentro del discurso funerario del fascismo, el destino de sus caídos es el de estar “vigilantes y presentes”, para seguir contribuyendo al triunfo final de las ideas por las que dieron sus vidas. Ese discurso oficial fascista tuvo un apoyo permanente en el “corpus” del ideario católico de la iglesia española que se incorpora al de los sublevados franquistas, elevando a la categoría de mártires a todo muerto en defensa de los valores de la Iglesia y “contra el bolchevismo”.
Las cifras sobre el número de soldados fascistas muertos en España, voluntarios de las milicias fascistas y del Ejército, han experimentado algunas oscilaciones, en algunos casos han llegado a diferencias superiores a más de 2000 caídos respecto a las reales, dependiendo de quien las ofrece. Pero según mi estudio, la cifra exacta es de 3796 muertos, incluyendo a los soldados italianos, que por las heridas sufridas o las enfermedades contraídas en España murieron posteriormente en Italia, unos 150, y otros 232 considerados como desaparecidos. Hubo otros soldados italianos muertos en España, los 548 soldados antifascistas de las Brigadas Internacionales que son también recordados en el Sacrario Militare de Zaragoza.
Haciendo un resumen general con el total de pérdidas entre las tropas italianas que apoyaron al general sublevado, ascendió a 3796, tal y como aparece resumido por zonas y batallas en el siguiente cuadro, contando en esta cifra a los 382 soldados italianos que mueren y son enterrados en Italia y los considerados como desaparecidos.
ZONA NORTE
Vizcaya 141
Cantabria 616
Castilla-Norte 153
Total 910
ZONA CENTRO
Aragón-Ebro 1.074
Castilla Centro 376
Levante 317
Cataluña 495
Total 2.262
ZONA SUR
Andalucía 127
Extremadura 41
Total 168
ISLAS BALEARES 74
Muertos en Italia
+ desaparecidos 382
Italianos fascistas
muertos en la guerra
civil española
Total 3.796

Todos los caídos, considerados como héroes por la causa fascista o  mártires de la cruzada española, nunca fueron olvidados por el régimen de Franco. Sus sitios de reposo se convirtieron en “lugares de memoria”, donde los homenajes, ceremonias funerarias y políticas fueron auténticas exaltaciones y reafirmaciones ideológicas, con un fuerte contenido didáctico en la línea de los que habían vencido; utilizándolos como grandes instrumentos de propaganda política. Las escenificaciones y teatralizaciones de sus ceremonias, donde los himnos, símbolos, emblemas,  grandes carteles, la decoración, gestos y saludos fascistas, discursos, misas, condecoraciones y  rituales fascistas eran auténticas representaciones que  enardecían y cautivaban al público asistente y “sembraban la semilla del vencedor”,  con la prensa local y nacional  totalmente entregada a la nueva causa, exaltando con vehemencia y contundencia los valores patrióticos que en esos actos se resaltaban. Algunos de estos espacios funerarios con más presencia de soldados italianos,  y con notables monumentos político-funerarios fueron los de Zaragoza, Fraga, Castelserás, Calaceite, Alcañiz, Sarrión, Puebla de Valverde, Valdealgorfa,o Velilla de Alcañiz en Aragón; Villarcayo en Burgos, Zumaya y  Forua en el País Vasco;  Ontaneda, Vega de Pas o Cabaña de Virtus en Cantabria; Bot, Pauls, Torrebres, Mataró ,Pinel de Bray en Cataluña; Brihuega y Sigüenza en Guadalajara; Loja, Málaga o Sevilla en Andalucía; o Campillo de Llerena en Extremadura.
El aforismo más repetido sobre sus cruces y monumentos era el de la División Littorio: “Credere, Obbedrire,  Combattere”, pero junto a este toda una serie de frases, palabras y consignas llenaron los cementerios, las tumbas y los monumentos funerarios. Sirvan como ejemplo:
-“Due fiamme un solo vértice”.
Fue grabada en la tumba del sargento Abate Filippo y del soldado Trevisani Livio en Gandesa.
-“España nunca olvida a quien por ella dio la vida”  colocada a los pies de una Madonna que guardaba las tumbas en el cementerio de Santaelices
.
En el cementerio del pueblo turolense de Torrecilla de Alcañiz aún aparece sobre un pequeño, pero bonito, monumento funerario:
-“Nihil nobis obstaculum”
En el cementerio de Zumaya el Duce dejaría escrito:
-“
Qui riposano nella gloria i legionari italiani caduti per la causa della Spagna e dela civiltà, il loro sacrificio suggella la fraternitá tra i due popoli mediterranei e cristiani”
En el  cementerio de Fraga Franco hizo dejar bien patente lo siguiente:
-“La Italia Imperial
ha demostrado profundamente amar y comprender a España. La sangre derramada por los legionarios italianos ha creado una indestructible  amistad y confianza. ¡Viva Italia!
En el cementerio de Villarcayo decía una lápida:
-“Dieron sus vidas defendiendo el patrimonio espiritual común a entrambos pueblos”
-“Aquí yacen 95 legionarios italianos caídos en heroica lucha por el triunfo de Cristo y del alma hispana. Los años no  marchitan la gloria ni el amor que guardan estos despojos”
En otra cruz  del cementerio de Torrebreses:
-“Descúbrete viajero este suelo está consagrado con sangre de heroicos soldados de Italia caídos por salvar  en España la fe de Cristo”
Y en  la tumba del Coronel aviador Mario Vetrella,
-“...che consacrá il trionfo con sacrificio nel cielo di Zaragoza e holocausto degnissimo alla Vittoria, la Mamma
lontana dolorante e fiera dalle pietesse Mamme spagnole invoca culto di fiori e di lacrime”
En otra tumba  de un soldado italiano un caminante promete una oración a la Virgen del Pilar y un grupo de peregrinos deja depositada unas flores con la siguiente inscripción:
-“
Peregrinos españoles a los legionarios italianos caídos por España, un recuerdo, una oración, unas rosas”
            Aunque la mayoría de los cementerios  de guerra y militares han desaparecido tras su incorporación a la Torre Osario de Zaragoza, y consiguientemente  la mayoría de las cruces y monumentos, aún quedan numerosos vestigios y numerosas frases que nos dan testimonio de lo que hemos dicho de otros cementerios y tumbas, junto a emblemas falangistas y fascistas. La idea de la muerte, la religión, la ideología falangista y  fascista y el sacrificio, eran elementos religiosos y políticos que intentaban adoctrinar e impactar en el visitante.
En el cementerio turolense de Alcañiz, en Aragón,  aún permanece el monumento funerario, similar al que hubo en Zaragoza y al que hay en el pueblo próximo de Valdealgorfa, con las siguientes inscripciones:
-“
Dal giorno e dalle frecce sull’altare si eleva la croce con le braccia tese a protezione i fascio stanno a sotengo e presidio del símbolo cristiano”
Il sangre verssato dai volonttari fraternalmente a fianco dei magnifici soldati spagnoli ha creato un vincolo insdistruttibile di amizia frai i due populi” (Mussolini).
-“La sangre derramada de vuestros voluntarios y de nuestra juventud selló entre las dos naciones hermanas una indestructible amistad”
-“La luz y la gloria de Cristo cubren despojos triunfales de artilleros italianos que iluminarán al sucumbir el sol imperecedero de la Victoria

En el  anteriormente citado monumento del pueblo turolense de Valdealgorfa, también en Aragón, otra gran cruz con el yugo y los segures, similar al  nombrado de Alcañiz, aún se puede leer:
-“Por España y por mi fe aquí muerto me quedé”
-“Haec corpore Romae spiritu”
En lo que fue el frente de Guadalajara también aparecieron en sus monumentos funerarios las frases y aforismos que recogían la ideología política y religiosa que envolvían estos enterramientos. Así en la pirámide edificada en la tumba del km 97, hoy desaparecida, de la denominada carretera de Francia aparecían en los cuatros costados también varias inscripciones.
En este mismo escenario y carretera, pero en el punto kilométrico 105, en la capilla votiva  que allí se construyó  de la Madonna del Legionario ponía:
-“
Siste victor, heroes saluta”
De entre todos los cementerios o espacios funerarios con soldados italianos, hay dos que merecen especial atención, por el número de sus enterramientos y por el significado que tuvo para los legionarios,  para la Italia fascista y para la España nacional; son el ya nombrado cementerio de guerra del Puerto del Escudo y el mausoleo  del  Sacrario Militare de Zaragoza. El mausoleo del Puerto del Escudo, hoy sin ningún soldado allí enterrado, una pirámide asociada al panteón de la más pura esencia romana y concebida para reagrupar a los caídos en el frente del norte,  está situado en un lugar de historia bélica, emblemático, como fue el monte en el que se situó; espacio de duros combates para los italianos, un sitio lleno de historia y de memoria para el futuro. Monumento para  recordar y honrar permanentemente la memoria de sus moradores, con la voluntad de perpetuar su muerte. Su obra formaba parte también de la dialéctica  y pedagogía  del discurso artístico franquista, un arte con fuerte capacidad de proyección ideológica, una arquitectura votiva. Si el Valle de los Caídos fue, y es, el símbolo de los soldados de Franco que murieron en la guerra civil, el mausoleo del Puerto del Escudo tuvo un significado similar para los soldados del Duce, era su “monte de los caídos”.
[1]. Este Sacrario Militare de Zaragoza hoy quiere ser un monumento para “todos” los caídos italianos en España, recogiendo en la actualidad los retos de 2876 italianos, de los que sólo 22 son antifascistas, pero estando todos recordados en las placas con los nombres repartidos a lo largo de la torre y en una gran placa los brigadistas antifascistas.

Del libro CREDERE, OBBEDIRE, COMBATTERE, fascistas italianos en la Guerra Civil española, de Dimas Vaquero. Edit. Mira 2007

[1] Se ha intentando en diferentes momentos reorientar su destino, y que fuera no sólo lugar para descanso de los muertos fascistas, sino también de los otros soldados italianos que vinieron a España pero a luchar al lado de la república, los brigadistas. 

21/01/2008 12:34.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Albert Aragones

Donde pone la palabra Torrebres, deberia poner Torrebesses, que es el pueblo donde fueron enterrados muchos de los que cayeron durante el diciembre de 1938. Muchas gracias.

Fecha: 05/04/2008 15:21.


Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar