MEMORIA PARA UNA MAESTRA REPRESALIADA

20140131180555-maestras.jpg

-MEMORIA PARA UNA MAESTRA

 

                Siempre se  ha dicho que la escuela y los maestros de la II República fueron el tiempo de la gran ilusión. Pero durante la guerra como al finalizar la misma, los mejores pedagogos españoles tuvieron que partir al exilio, otros fueron perseguidos y represaliados finalizando una trayectoria muy prometedora tanto para el Magisterio español como para el conjunto de la escuela y de la educación en España.

Los maestros y maestras eran un elemento esencial para extender los ideales de la República porque estaban llamados a ser consejeros y orientadores no sólo con los niños y niñas de la escuela, sino también con los adultos y dinamizadores de la vida cultural y social de muchos pueblos ciudades españolas. Representaban una figura influyente en las pequeñas poblaciones y su instrucción y enseñanza podía abrir los ojos y las mentes de sus vecinos ante los abusos cometidos por caciques, patronos o autoridades. Estas razones fueron algunas de las que motivaron que los nuevos gobernantes tuvieran como uno de los objetivos principales en su depuración al Magisterio español.

Se puso en marcha una avanzada ley de Instrucción Pública con la que el  Magisterio  pretendía elevar el nivel cultural de los españoles y luchar contra el oscurantismo y la ignorancia, base imprescindible para poder renovar  una sociedad decimonónica. Se regía, entre otros, por los principios de que la educación pública era esencialmente una función del Estado; que la educación pública debía ser gratuita y obligatoria, especialmente en la enseñanza primaria y media; que la educación pública debía tener un carácter activo y creador; que  la educación pública debería tener un carácter social, por lo que se articularía un sistema democrático y de participación entre las representaciones sociales diversas y la escuela, y que el Estado español no tenía una religión oficial, por tanto debería ser una escuela laica. Se crearon las célebres Misiones Pedagógicas, bajo la dirección de Bartolomé Cossío, llevando a los rincones más alejados de la España rural películas de cine, obras de teatro, audiciones de música, reproducciones de los mejores cuadros y poniendo en marcha numerosas bibliotecas rurales. Una de las medidas de mayor trascendencia sería la de acometer un plan  quinquenal masivo de construcciones escolares por toda la geografía nacional con el que pretendían construir, con un crédito extraordinario, un total de 27.151 escuelas para paliar el déficit existente, formar nuevos maestros y mejorar a la vez sus condiciones económicas. Surgen a la par nuevos y potentes movimientos pedagógicos como la Institución Libre de Enseñanza desarrollando un extenso efecto renovador en la educación y conectando con las corrientes pedagógicas de la “escuela nueva” que se llega a extender por Europa.

Tras la derrota de los ideales republicanos por la victoria del General Franco  se desencadenó una terrible ola de represión contra el magisterio español.  Varios miles de maestros y maestras fueron fusilados, y con ellos los grandes ideales republicanos de  instrucción y educación junto al cambio político y social que en sus manos estaba; otros miles tuvieron que emprender el camino del exilio y la mayoría de los que se quedaron, entre 15.000 y 16.000, tuvieron que soportar el peso de la represión, el castigo y las depuraciones cometidas contra ellos y sus familias. Inhabilitaciones parciales o totales para ejercer la docencia o cualquier otro cargo público, separaciones forzosas del mundo de la enseñanza, suspensiones de empleo y sueldo, traslados forzosos o duros expedientes disciplinarios que les llevaron a pasar por cárceles en las que muchos de ellos dejaron la vida  y para otros el principio de una muerte prematura.

En ese amplio proceso de renovación pedagógica y de extensión del magisterio tuvieron un papel muy importante las mujeres, las mujeres maestras, hasta entonces relegadas a tener su única consideración social de puertas para adentro, en su casa, chocando con las viejas costumbres de una sociedad machista. Su trabajo pasó a ser ampliamente reconocido y valorado, mujeres dueñas de sus vidas, liberadas, independientes y al mismo nivel laboral que sus colegas maestros, lo que sería motivo en muchos casos de choques con compañeros, de envidias y denuncias.

. De modo que, cuando los sublevados aplastaron todo aquello, las maestras fueron un grupo “valorado cualitativamente con mayor escrúpulo”  y se ejerció sobre ellas una represión y depuración con un carácter “más preventivo y ejemplarizante”. Se puso una doble lupa a su trayectoria, la que las juzgaba como enseñantes y como mujeres.

Accediendo a la información general sobre depuración de maestros y funcionarios en la provincia de Zamora, del Archivo General de la Administración, aparece el expediente nº 271 de la comisión Depuradora del Magisterio de la provincia de Zamora[i], instruido a la maestra que por aquellos años ejercía en Fuentes de Ropel Dª. Gala D.C.

Según se certifica en el documento firmado en Zamora el dos de marzo de 1937 por la Secretaria de la Comisión Depuradora del Magisterio de la provincia de Zamora, Dª Esperanza Rubio González, en Fuentes de Ropel se abrió expediente a todos los maestros/as que en el momento de la sublevación militar del 18 de Julio de 1936 se hallaban ejerciendo en ese momento. El expediente abierto el 29 de agosto se dirigía al Rector de la universidad de Salamanca y en él se decía literalmente: “que los señores Maestros Nacionales de Instrucción Primaria de esta villa Dº. Emilio B.A, Dº. Natalio D. y Dª Teresa F.S., han observado siempre la conducta conveniente en orden a las finalidades de la disposición de la Junta de Defensa Nacional del 19 de los corrientes, mereciendo el aprecio de los vecinos, no pudiendo hacer esta misma afirmación con relación a la Sra. Maestra Dª Gala D.C., por no ser satisfactoria su conducta, debido quizá a su modo de ser, poco compatible hasta la fecha con las costumbres e ideas de las personas de derechas, existiendo descontento entre éstas de la conducta de dicha señora”.

Este documento formaría parte posteriormente del expediente nº 271 abierto ya a Dª Gala D.C, natural de Barcial del Barco y casada con Zósimo V., siendo madre de dos hijos, Ismael, a quien los niños le llamaban  “chelito” y de Sarita. Su marido tenía un “coche de punto” y ejercía como taxista. En el expediente abierto a Dª Gala existen otros informes sobre la maestra que la Comisión Depuradora solicitaría al Ayuntamiento de Fuentes, remitido el 30 de diciembre de 1936, al Sr. Cura párroco D. Pedro G.G. y ya enviado el 23 de diciembre, a D. Ángel F. como padre de familia y vecino, para ser contestado y devuelto el 14 de enero. Posteriormente sería enviado el 14 de enero de 1937 otro similar al Brigada D. Emilio B. como comandante del puesto de la guardia civil de Benavente, siendo devuelto el 20 de enero del mismo año. Estos informes solicitados y posteriormente remitidos tenían todos ellos las mismas cuestiones o preguntas a las que deberían responder sobre Dª Gala, la maestra expedientada.

La primera de las preguntas que se les hacía se refería a su conducta profesional y sobre la que todos los informantes dicen que la maestra siempre trató de cumplir con su deber, trabajando lo suficiente y bien con sus niñas, siendo amante de su profesión, desempeñando con celo su cargo y observando una buena conducta.

En la segunda de las cuestiones que se les solicita información sobre la acusada se pregunta sobre la conducta social de la maestra y prácticamente todos los informes elaborados coincidieron en lo mismo y recogieron las siguientes puntualizaciones:

-          “Apenas tiene trato social pues no hace más que ir de la escuela a su casa que está en el mismo edificio (vivía en la vivienda que había encima de la clase, sobre el actual tanatorio municipal), siendo apenas vista por los vecinos. Quizá influyera en ello un defecto de audición” (sobre este defecto una exalumna de esta maestra aún recuerda cómo las niñas se aprovechaban de ello y le hacían alguna que otra trastada). A pesar de este aparente escaso contacto social todos afirmaron que tenía una buena relación social con todas las clases sociales, aunque careciendo de grandes amistades. También es valorado en este apartado su práctica religiosa y sus deberes con la iglesia y al parecer de los informadores y denunciantes no practicaba tan apenas con esos deberes.

En la tercera de las cuestiones se pide informes sobre su conducta particular y se dice que apenas se le conoce, “pues es rara en sus costumbres y apenas sale de casa, pero que es buena esposa y buena madre”.

En la última de las preguntas que se les hace es sobre su actuación política, coincidiendo en que no se puede afirmar que haya sido de derechas y que al no estar incluida en el censo electoral del pueblo no se puede conocer con certeza simpatías por los partidos políticos.

Revisados los informes que la Comisión Depuradora había solicitado a las personas indicadas, ésta emitió un pliego de cargos firmado por el Secretario de la Comisión Depuradora con el Vº Bº del Presidente D. Pedro G. contra la maestra Dª. Gala D.C., en el que aparece un único cargo, “ que sus costumbres resultan incompatibles con la religiosidad del vecindario”. Este pliego de cargos fue remitido el día 26 de febrero de 1937 a la interesada para que en el plazo improrrogable de diez días formalizara por escrito las descargas que creyera oportunas y aportara la documentación que estimara necesaria para su defensa.

La maestra expedientada, con fecha del 2 de marzo de 1937 y dentro del plazo establecido por la comisión Depuradora, hizo la correspondiente descarga y alegaciones para su defensa. Alegó que “era una persona cristiana, católica, apostólica y romana como la que más, cumpliendo todos sus mandamientos”. Justificaba su escasa relación social por motivos económicos debido a su “mezquino sueldo” con el que le “resultaba difícil estar a la altura de la vida económica y social del pueblo. Insiste en que cumple con su deber de ir a misa los domingos, pero que sí que “va a la primera misa  a la que sólo asisten algunas viejas y por eso no es vista por el resto del pueblo ni por sus acusadores, al igual que asiste acompañada de su familia a misa en las grandes solemnidades de su pueblo”.

Aunque todos los maestros y maestras fueron minuciosamente observados por el nuevo régimen y revisadas sus conductas religiosas, políticas y sindicales, parece ser que en el caso de esta maestra pudo existir la denuncia de otro compañero maestro, definido políticamente como de derechas y Jefe de las Juventudes locales, con el que compartía edificio de escuela, D. Emilio B.A., siendo además vecino de casa y con el que había tenido con anterioridad varios enfrentamientos.

Como garantía de lo que alega la maestra denunciada solicita que si lo tienen a bien pidan informes a los curas de los pueblos (entonces  valedores e informadores al Nuevo Estado de la conducta moral, religiosa y política de los vecinos) donde ha ejercido como maestra, Barjacoba, Bercianos de Aliste o Villabuena, entre otros, y que en pleno régimen republicano siguió enseñando y practicando la religión católica a sus niñas (así lo recuerda y corrobora actualmente en Fuentes la exalumna consultada), para nada incompatible con el régimen del momento.

Tras lo referido en este expediente depurador, resultando que  “el abandono religioso de dicha Sra. resulta incompatible con la religiosidad de aquel vecindario y considerando lo alegado por la interesada para su descargo”, y que al parecer carecía de fundamento para la Comisión, esta Comisión Depuradora con fecha del 30 de Junio de 1937, acordó por unanimidad proponer a la comisión de cultura y Enseñanza de Burgos que quede “ suspensa de empleo y sueldo por tres meses”. Aquí se concluye  el expediente y se procede a  imponer la sanción en fecha del 16 de abril de 1937: “esta comisión estima imponerle la sanción de suspensión de empleo y sueldo por tres meses a partir de la orden, inhabilitación para cargos directivos y de confianza y traslado dentro de la provincia”.  Un sanción entonces bastante pequeña,  y que más tarde sería rebajada, comparada con las de cientos de maestros que pagaron con sus vidas o que fueron apartados definitivamente de la profesión. 

Según otros documentos que he analizado parece ser que se suspendió la tramitación, y otra comisión, la Comisión Superior de Expedientes de Depuración, quien después de varios meses y tras haber revisado el expediente de la maestra, así como la propuesta de la comisión Depuradora y la Ley del 10 de febrero de 1939 en relación con el personal docente del Ministerio de Educación Nacional, rectifica la sanción a la baja y propone “ la suspensión de empleo y sueldo por un mes, siéndole de abono el tiempo que se tuvo suspendida, con traslado forzoso dentro de la provincia, con prohibición de solicitar cargos vacantes durante un periodo de un año e inhabilitación para el ejercicio de cargos directivos y de confianza en instituciones culturales y de Enseñanza”. En resolución fue emitida en Vitoria el 18 de Junio de 1939,  “Año de la Victoria”.

La sanción y el expediente abierto a la maestra Dª Gala no fue aceptado por el pueblo de Fuentes, pues consideraban a Dª Gala una gran persona y buena maestra, produciéndose una gran revuelo popular de apoyo y solidaridad con la maestra, comprometiéndose con sus firmas en aquellos tiempos tan delicados por una causa que debía de ser peleada y defendida ante el atropello que se había cometido. Un numeroso grupo de padres y madres de los niños de Fuentes de Ropel, de vecinos y autoridades locales, ante la injusticia que se estaba cometiendo con esta maestra a la que de verdad apreciaban y estimaban por su excelente labor docente con las niñas de Fuentes, promovieron una recogida masiva de firmas por todo el pueblo llegando a  firmar el manifiesto de apoyo a la maestra un total de 277 personas, de uno y otro lado de la carretera  (ésta era la referencia geográfica que dividía a los niños niñas para asistir  a una u otra escuela, dependiendo de dónde vivieran), con fecha de 21 de noviembre de 1939, una vez finalizada la guerra civil. En este manifiesto popular de defensa y  apoyo a la maestra expedientada y que llevaba ya seis años ejerciendo en Fuentes, se decía:

 “ ha desempeñado a gusto y satisfacción de las autoridades, vecindario y particularmente de los padres de las niñas, por lo cual tienen la honra de rogar muy encarecidamente, en honor a la justicia y en beneficio de la enseñanza, sea dicha señora reingresada nuevamente al cargo que antes desempeñaba”.

Los vecinos y vecinas de Fuentes consideraron aquel expediente sancionador un gran abuso de poder y una gran injusticia la que se cometía con Dª. Gala y uniendo esfuerzos consiguieron con sus firmas que se parara y archivara la tramitación del expediente y la sanción propuesta, y así consta en la anotación realizada al margen de las hojas de las firmas por la Oficina Técnica de Depuración, con fecha del 12 de diciembre de 1939:

“ a los efectos de la orden de 9 de noviembre último archívese. Dios guarde a V.S. muchos años”

Aquellos duros años de la guerra civil y postguerra destrozaron las vidas y los sueños de numerosos maestros y de sus familias, vivirían marcadas el resto de sus vidas por los duros expedientes depuradores sobre miles de ellos. Muchos pagaron con sus vidas, otros fueron perseguidos,  encarcelados y apartados de sus escuelas y de salario, marcando también el futuro y las vidas de sus hijos.

 

Dimas Vaquero Peláez

 



[i] Expediente de Depuración de Gala D.C., A.G.A. (Archivo General de la Administración), Caja 32/13084 440, leg-53

-Bibliografía:

-          Ezpeleta Aguilar F., Crónica negra del Magisterio español, Madrid 2001, Grupo Unison Ediciones.

-          Martínez Pereda, L., La depuración franquista del Magisterio Nacional en el norte de Zamora. 1936-1943. Benavente 2008, Centro de Estudios Benaventanos “Ledo del Pozo”.

-El agradecimiento a la exalumna de Dª Gala S.  H. P. por su buena memoria e inestimable aportación.

31/01/2014 18:06.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar