¿GUERRA SUCIA DE MUSSOLINI CONTRA ESPAÑA?

20180114202155-batallas-flechas-negras.jpg

(Extraído de mi  libro MUSSOLINI-ESPAÑA, FRANCO-MUSSOLINI, UNAS RELACIONES DIFÍCILES, Editado por Comuniter, Zaragoza 2017.

 .........

Italia envió armas químicas y tóxicas a la España de Franco contra la otra España, la republicana, y su intención de uso no era ni mucho menos la de disuadir, más bien la de emplearlas no sólo contra el ejército de la República sino también contra el pueblo español. Paul Preston[1] ya recogió en el año 1999 que en los Documenti Diplomatici italiani se incluía una reproducción de una solicitud de gases tóxicos que había cursado los nacionales el 21 de agosto de 1936. En esta fecha Franco solicitó a su amigo Mussolini el suministro de 20.000 máscaras antigás, al igual que agentes químicos agresivos, para utilizarlos como represalia en el caso de que el adversario decidiera recurrir a ese tipo de medida. La excusa era que los republicanos estaban fabricando cloro en una fábrica de Valencia, y que también utilizaban armas tóxicas y gases lacrimógenos en la sierra del Guadarrama. Esta  primera petición de gases es denegada por Mussolini, no por motivos humanitarios, más bien por las posibles repercusiones internacionales que podría tener, tras su conocido uso en Etiopía. En una entrevista a Mola, en The Times del 19 de agosto de 1936, y que cita Heiberg en su libro[2], “Mola confirmaba que los nacionales disponían de importantes cantidades de armamento tóxico, pero que no eran partidarios de utilizarlo porque lo prohibía la legislación internacional”. Posible deducción, que ni italianos ni franquistas no se atrevieron a utilizar este tipo de armas por miedos a las repercusiones internacionales, pero según los estudios de Di Feo que más adelante revisaremos, esta deducción puede no ser cierta.

Las armas químicas italianas contra la República empiezan a llegar a España a comienzos de 1937. Así el 15 de enero llegan diez toneladas de gas mostaza, y el 2 de febrero cuarenta toneladas más que se emplearían para cargas sus granadas. Junto a este armamento químico llegaron 19.500 granadas cargadas con arsina[3] y miles de velas –candelotti- para ser utilizadas como agentes vomitivos. Para manipular y controlar el armamento químico, el 14 de enero partiría desde Nápoles una unidad química italiana compuesta por cinco oficiales, trece suboficiales y 264 soldados regulares, junto con 310.000 máscaras antigás, la mitad de ellas llegan antes de julio 1937. Todo este armamento químico italiano permaneció constantemente bajo la custodia del C.T.V., por razones de seguridad o posible mal uso por parte de los nacionales y que podría repercutir en el prestigio italiano internacional, y sobre todo porque eran ellos los que poseían expertos en su manipulación y tratamiento. Como era material comprado por Franco, no faltaron intentos fallidos y quejas  por parte de los altos mandos nacionales  hacia los italianos para hacer uso de él en operaciones militares, “consideraban el gas tóxico como una posible solución a algunos problemas en el frente de batalla”[4], mientras que Mussolini cambiaba de parecer en su uso, por miedo a posibles complicaciones internacionales.

Franco hizo además un gran pedido al Duce para responder a un supuesto ataque químico republicano en el frente de Zaragoza, en octubre de 1937, al que respondió positivamente  Mussolini con el envió de gas tóxico a España, quedándose bajo la custodia del CTV: “El Cuartel General del Generalísimo ha sido informado de que el enemigo tiene la intención de atacar el Frente de Zaragoza hacia el 15 del presente mes mediante la utilización de agentes tóxicos (arsina). El general Franco tiene previsto reaccionar inmediatamente utilizando los mismos medios, por lo que cuenta con nuestra ayuda de acuerdo con el jefe del Servicio nacional, Izquierdo. Teniendo en cuenta que el material del que disponemos sólo alcanza para una sola operación de resultados honrosos, el envío de agentes químicos (“aggresivi chimici”) de dispersión resulta de la máxima urgencia”[5].

Entre los planes estratégicos de  italianos y de nacionales había uno que era la posible utilización de este tipo de armas, y que para ello se había de tener soldados preparados y equipados. Si no se llegaron a utilizar fueron por otros motivos, pero en sus planes estaba, como el de la construcción en España de una fábrica de armas químicas para satisfacer las necesidades previstas en sus planes, como comprobaremos a continuación. Así, en el memorando italiano que cita Heiberg[6], de fecha 19 de noviembre de 1937, los españoles estaban dispuestos a “… iniciar con el SM -Stato Maggiore- sobre la conveniencia para el ejército italiano de que las fábricas de agentes químicos agresivos que se habían previsto construir en España poseyeran el potencial necesario para satisfacer las necesidades de un cuerpo expedicionario italiano en futuras operaciones contra las potencias extranjeras en el Norte de África o en Europa”. Franco llegó a dar el visto bueno y aprobar  la construcción de una planta de producción de gas mostaza destilado, procediéndose a la elaboración de su proyecto de construcción, la denominada fábrica de La Puebla, en Mallorca, donde se elaboraría hiperclorita, gas cloro, hidrógeno y nitrógeno. Según la documentación a la que ha tenido acceso Heiberg, no se confirma que la planta finalmente llegara a construirse, pero sí fue cierto que el gobierno de Franco adquirió al finalizar la guerra civil una deuda con el Servizio Chimico de Mussolini de 65 millones de liras, con la duda de si esta deuda era por lo que se fabricó en España con la colaboración italiana, o por lo que se compró a Italia, de propia fabricación, en los laboratorios de  Roma.

El gran trabajo investigador de Gianluca Di Feo[7], redactor jefe de la vista italiana L’Espresso, ha reconstruido la historia terrible, y sistemáticamente silenciada,  gestada en  el laboratorio microbiológico de Celio, muy cerca del coliseo romano, donde un grupo científico guiados por el veterinario Morselli, y apodado El Doctor Germen, incubó decenas de virus raros,  de altísima eficacia, en su laboratorio.  Era un laboratorio microbiológico situado en un sótano, de apariencia inocente, del Hospital Militar de Celio  y cuyo máximo responsable era Cassinis[8], donde se experimentó y produjo a gran escala armas químicas y bacteriológicas de efectos letales.

......

Dimas Vaquero



[1] Véase Preston, P.,  “Italy and Spain”, p. 156: DDI, 8ª serie, Vol. IV, pp. 852-853.

[2] Op. Cit. p. 117

[3] El trihidruro de arsénico o arsina es un gas incoloro altamente tóxico. 

[4] Heiberg, M., op. Cit. p. 116

[5] MAE, Telegrama “riservatissimo” de Gambara a Nulli, 5 de octubre de 1937.

[6] Heiberg, op. cit. p. 117. , en cita nº 43. Despacho secreto de Francesco Giardini: “Missione spagnola del Servizio di guerra chimica”, prot. 2759, 3 de octubre de 1937, firmado por el general Frusci; “Installazione in Spagna di una fabbrica di aggressivi chimici”, 31 de octubre de 1937, “telespresso” secreto; Ministero della guerra – Comando Corpo di SM, prot. N. S/M 1.575, 20 de noviembre de 1937, US 68 Ministero degli Affari Esteri.

[7] Di Feo, G., Veleni di Stato, Bur, Rizzoli.

[8] Cassinis, máximo responsable del Hospital Militar de Celio y de los laboratorios secretos de Mussolini entre 1939 y 1942, afirmó en una entrevista en su casa que el ejército italiano había llevado a cabo un ambicioso programa de armas químicas y bacteriológicas y que había lanzado esporas del virus del tétano contra la población republicana. No hay demasiados detalles sobre esta información ni indicaciones sobre fecha o lugares. Cassini confirmaría el único acto de guerra bacteriológica registrado nunca en Europa, y sumaría puntos tanto a la barbarie insaciable de Mussolini, como al carácter de laboratorio y campo de pruebas del conflicto bélico español. El coronel Morselli negaría rotundamente ante los aliados que hubiera utilizado el tétano y definió esas afirmaciones de Cassinis como ridículas. 

 

14/01/2018 20:21.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar