LA PIRENAICA

20190221202035-pirenaica2.jpg

LA PIRENAICA

Shhhhs!!!, ... habla más bajo y baja ese volumen!!!.

Era la voz de la madre que exigía prudencia. Todos enmudecían y hacían de aquel silencio clandestino un ritual oculto a los ojos y oídos de los demás. Una noche más aquellos zumbidos y ruidos de fondo inundaban el vacío creado junto al aparato de radio, un  Iberia. La familia, alrededor de la mesa camilla, intentaba descifrar las voces  que parecían proceder del infinito.

Sonaba su sintonía, Suspiros de España, y a tras el  ritmo del pasodoble una voz iniciaba con  “Habla Radio España Independiente, estación pirenaica, la única emisora española sin la censura de Franco, además  de por nuestras habituales ondas (…) transmitimos por estas ondas volantes sin interferencias”.

Era la voz silenciada de los disidentes y descontentos, de los resignados, de los que vivían en la cárcel,  en la clandestinidad o en el exilio, con palabras que transmitían esperanza. La única referencia para muchos españoles y españolas que querían saber lo que de verdad ocurría en la España del dictador y la situación de los vencidos. Tiempos y momentos de miedo, de temor a que la reunión familiar alrededor de las ondas se viera perturbada por el golpeo de algún chivatazo sobre la puerta de la casa. Derrotados y disidencia no silenciada con sus mensajes y  sus cartas se habían colado una vez más en la casa y  hablaban de amnistía, huelgas, exiliados, clandestinidad, antifascismo, fusilados, democracia, presos, maquis, movimientos estudiantiles… Palabras que  invadían la habitación, se filtraban sobre las mentes, acercaban la voz de los vencidos, una ventana por la que España silenciada contemplaba el exterior.

Fue la voz de la libertad para la reconquista de la democracia.

Dimas Vaquero Peláez

21/02/2019 20:20.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar