Mi estudio en Peracense.

20071122205513-estudio-en-peracense.jpg

He compartido estudios en Zaragoza. El mejor estaba en la calle Cabañera, en Torrero, cerca de la plaza de Las Canteras. Anteriormente, ese local fue una fábrica de bolsos. Todo el mobiliario que había, proporcionaban muchas facilidades. El suelo era un puro muestrario de baldosas de distintos colores y calidades. Las manchas no se notaban. Allí estuve con Alfonso González Laguens, amigo mío desde la niñez y nuestras familias también habían coincidido en el colegio. Ahora mí estudio está en Peracense. Aparece en la foto, pared con pared con mi dormitorio. Cuando me desvelo y “veo” una solución a alguna obra, me levanto y, sea la hora que sea, resuelvo el tema y luego me vuelvo a la cama. Me levanto cuando me apetece. No existe el reloj. Todo es un sueño alrededor del trabajo que estás haciendo y que, en Zaragoza, has ido gestando, barruntando. Las ganas de bajar hasta Peracense, crecen. Mientras, en Zaragoza tengo mi estructura, recién estrenada para los trabajos sobre papel. Pero allí, en Teruel todo es libertad y máxime en verano cuando me pongo a pintar en el callejón, entre las dos casas. Mejor, más libre, al aire, sin fronteras. El dictado no tiene nada que lo coarte. En la foto, tres de las obras que llevaré a la exposición en Montemuzo, día 18 de diciembre. Estaban en fase de desarrollo.

22/11/2007 20:47 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar