Un San Francisco espera en Calatayud

20071123010913-san-francisco-de-san-juan-el-real-en-calatayud.jpg

Sin llegar a Munich, mucho más cerca, en Calatayud también hay sorpresas. En la sacristía, convertida en museo, de la iglesia de San Juan el Real, está este San Francisco de Asís. Perteneció a los Franciscanos. Expropiados por Mendizábal, pasa a ser de las clarisas que en el año 40 abandonan Calatayud, venden su convento y el San Francisco pasa a ser propiedad de la Orden Tercera franciscana. Entre otras obras fue cedido al museo que se proyectó en Calatayud, pero al final el museo se cerró; el San Francisco ni se expuso y estaba en un patio entre cosas para quemar. Mosén Tomás de San Juan el Real lo volvió a recoger, lo mandó restaurar y apareció semejante pintura que, desde luego no es de Zurbarán. No es una estatua pintada, ni el hábito que cubre al santo está definido con realismo. Quien lo hizo -que no era cualquiera- captó el momento emocional cuando Jesús se le aparece a San Francisco y reproduce en su cuerpo las llagas de la Pasión. No hay elementos simbólicos que encierren una información. Todo es espiritualidad y pintura suelta. Colgaré también  una de las llagas de uno de los pies. Tiene mucha historia. El marco es de un San Juan Bautista que está en la iglesia, así reza en la leyenda que orla el marco de esta pintura. Para “llenar” ese hueco fue ampliado por los dos lados. De eso hará mucho tiempo. Casi me atrevería a decir que la tela desde el principio fue así, con esas dimensiones y esas costuras. Dependería del telar. El Bautista, por su parte, tiene el marco de una Virgen. El cuadro justifica una visita a Calatayud.

23/11/2007 01:09 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar