Los últimos peracensinos.

20071214091427-roberto.jpg

Muchas veces los niños son mis maestros de pintura. Un día colgaré las pinturas de mi sobrina Irene. Tenía 3 años y su creatividad, su espontaneidad, su riesgo no asumido me puso horizontes. No la quise copiar, sí aprender de su estado primigenio del ser humano ante el hecho pictórico. Comunicarme con los niños es como una ventana abierta hacia un pasado que busco y que ya no recuerdo. Los que ven son los tres últimos peracensinos. En Peracense, entre otras cosas, la gente es guapa y los niños, aún más. Tienen unos ojos que ven, que hablan. Los tres “colegas” que van a ver son los últimos que han nacido. No viven en el pueblo, pero por allí los encuentras, especialmente en verano. Hace 10, 15 años. No había niños por las calles, ni en invierno ni en verano. El primero fue Carlos Ginés. Los que hoy son sus padres se encargaban de animar, especialmente por la noche. Ahora, sales a la calle en julio y una “nube” de “locos bajitos”, bulliciosos, alegres, libres –en Peracense casi no hay coches- se te vienen encima. Ahora les voy a presentar a Roberto, a Alejandro y a Sofía.

Roberto tiene 14 meses y es un torbellino cariñoso que te olvida cuando ve a su abuelo, Manuel, o a su tío Carlos, con el coche. Vive en Teruel. Su madre Rosa, me ha prometido que le enseñara a bailar la “lambreta”, versión peracensina de la  lambada, que ella y sus amigas convertían en una  versión divertida y propia de las fiesta. Este también es un Molinero, aunque su padre, Roberto, sea de Montalban. Roberto me debe un cubata.

14/12/2007 09:14 #.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.com
Autor: jesus

este perillan se lo paso en grande este verano jugando con los inflables que colocaron en la plaza del fronton,coincidio en esos dias sus primeros pasos

Fecha: 14/12/2007 12:20.


Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar