.....................................................

20080214001602-e-rincon-de-miguel-3.jpg

Una de ellas es más larga y “abraza” al caseto. En esa separación al aire libre planté un ciprés de aproximadamente un año. Hacía también un año que Miguel se había ido. Detrás de ese ciprés coloque mediante cemento e inclinados tres espejos triangulares. Con la punta de un cuarzo, en uno incidí sus iniciales. En otro, la palabra “Aquí”. En el tercero, una estrella. Las puntas de los triángulos isósceles marcan del cielo a la tierra.

14/02/2008 00:16 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar