Día de difuntos

20081101031212-cementario-cipreses.jpg“Viento negro, luna grande/ noche de Todos los Santos / sentimentalismo, frío/ las campanas todas de la tierra /  están doblando”. Esto escribió Juan Ramón Jiménez.
Cada madrugada del 1 de noviembre, lo recuerdo.
Hoy, como otros muchos, he subido al cementerio y no era el Alto Espino, era el de Torrero (1833). Limpieza, organización, movimiento. Además de recordar, de honrar, de cumplir con una tradición heredada este día tiene otros muchos matices. Por ejemplo, el comercio de las flores. Los crisantemos, una flor de dioses en el lejano Oriente tienen una antigüedad y un simbolismo bien diferentes al que nosotros les damos.
El cultivo en China viene desde el 1500 a. C. Una antigua ciudad china fue llamada Ju-Xian: "ciudad del crisantemo". Fueron llevados a Japón probablemente en el siglo VIII y el emperador de Japón la adoptó como la flor del sello imperial. Hay un "Festival de la Felicidad" en Japón que homenajea esta flor. Esta flor viene a Europa en el siglo XVII.
Aquí, por la época y el mes en el que florecen, son sinónimo de luto. A nadie se le ocurriría regalar un ramo o un centro de crisantemos. Hay más de 36 variedades, algunas confundidas y mal llamadas margaritas. Claveles y gladiolos compiten con ellos en nuestros Campos Santos. Al igual que los cipreses. Mira como eran de pequeños al inicio del los años 20 del siglo pasado.
01/11/2008 03:12 #.

Comentarios » Ir a formulario


Autor: Fernando Malo

Gracias Luís por los crisantemos, ayer corté un buen ramo para dar vida a uno de esos jarrones de gres...

Fecha: 18/11/2008 07:22.


Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar