..........................................

20100312033840-domingo-sanz-azcona-para-eg-copia.jpg

No apunto todo lo que debería de lo que me cuentan y por eso hoy –antes de que se me olvide- les voy a hablar de un personaje que, de vez en cuando, resucita. Bienvenido Fenollosa, alias “El Mudo”. Tallista que trabajó, preferentemente en el taller de los Albareda, padres. Los dos están de acuerdo en la gran facilidad que Fenollosa tenía para hacer grecas de altar o de un trono para Semana Santa. “¡Oye! Cogía la tabla y marcaba puntos, pero sin medir ni nada. Donde el creía. A continuación, con la gubia y el cincel iba desbastando y donde no había nada, salían una hojas hermosas, una flores”. Ese trabajo, tan preciso como rápido, luego era atribuido públicamente a uno de los Albareda, hijos, “El Mudo” se rebotaba y con su farfulleo daba rienda suelta al cabreo que llevaba. Fenollosa, dada su efectividad, era codiciado por otros, como los Navarro, quienes se llevaban aparentemente bien, solo aparentemente, con los Albareda ¿Cómo llevarse al Mudo? Otro tallista, que nada tenía que ver ni con los Albareda ni con su trabajo pero de acuerdo con los Navarro, contrató al Mudo, mejorando su sueldo. Al poco tiempo, el Mudo pasó al taller de los Navarro. Debía de ser un personaje pintoresco, no muy alto, recio y primario. ¿Saben cómo llamaba al siglo X? Pues siglo equis. Nicolás Lomba es otro de los nombres cuyo oficio y resultados está en altares y pasos de la Semana Santa y que también trabajo para los Albareda. Murió joven.
Otro día contaré asuntos de Burriel con los Borobio o el desencuentro entre Marín Bagües y Teodoro Ríos, el grande. No tienen desperdicio y encierran algunas claves que ayudan a comprender y conocer.
En la fotp, Domingo Sanz Azcona, uno de mis confidentes co n el pasado.

12/03/2010 03:38 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar