González Laguens, la ayuda de la amistad.

20100402130723-gl-camino-del-balneario.jpg

Ya te hablé de la inauguración de la parroquia de Nazaret. Arquitectura de José María Valero “and company”. Altar, obra de Jorge Gay. Vidrieras de Carmen Ramírez… Pero en el díptico informativo que se repartió  había un nombre especialmente singular para mí. Me alegré que justamente le reconocieran su trabajo. Te hablo de Alfonso González Laguens, para mí uno de los mejores pintores-paisajistas que tenemos en Aragón. Su pintura tiene un estilo post-impresionista, pero su muñeca, su trazo, su “caligrafía” es especial, con ritmo. Nació con ella. Doy fe. Lo verás en dos de las pinturas que algunas veces, distraídamente, se venían conmigo desde los tres estudios que hemos compartido. Hemos expuesto juntos ofreciendo cada uno su visión pictórica de un mismo tema y en los libros de Skira que compró Jesús, su padre, vi por primera vez en color la pintura de El Greco, mientras su madre, Ascensión, me empapuzaba con flanes y luego me decía: “¡Luisito, tienes que perder!”. Ni los kilos ni la vergüenza. No ha habido manera. Contaría tantas cosas llenas del afecto que le daban al amigo de su hijo! Éramos vecinos. En su casa de Conde Aranda vi por primera vez la televisión. Iba a su casa y los primeros días de cada año guardan el recuerdo de la campanada de los saltadores en Garnerparterskinsen  (o como se diga) en un beso fuerte de su abuela materna, Hilaria… ¡¡Bufffff!!  

02/04/2010 13:07 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar