............

20110228000722-b-recuerdo-de-v.-mira..jpg

Algunas piezas sí que tienen una clara voluntad desde el principio. Por ejemplo, la que dedico a Víctor Mira. La piedra me provocó ese recuerdo. O la del Cesar desde que encontré esas piernas en el taller de Manuel Arcón. Después aparecería la cabeza en yeso. El resto se fue “enredando” poco a poco. Los títulos son un pacto entre ellas y yo. Un bautizo después del nacimiento, después del “parto” y una vez reconocido lo que llega a una nueva vida. Esos nombres, los retoqué, los cambié, hasta que por ambas partes hubo un acuerdo.
Los trabajos en horizontal llegaron por una necesidad de conquistar y armonizar el espacio de la galería. Me gusta trabajar a la medida. Conté con la ayuda de Manuel Arcón quien al mismo tiempo que me enseñaba, daba pies a mi libertad.
Todo vale para expresar algo. Todo tiene un valor semántico que puede formar parte de una frase. No sólo lo útil merece ser revisado con valor plástico.

28/02/2011 00:07 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar