Mi taller.

20110302003138-b-mi-taller.jpg

El espacio lo es todo. Allí vive el tiempo. Ante una exposición hay dos espacios fundamentales que lo marcan todo. Hay que aceptarlos, situarte en ellos. En primero es el lugar dónde vas a exponer. Eso condiciona la cantidad de obra que debes llevar para contar todo lo que necesitas. El segundo, es el taller que condiciona el formato, no, el estilo. Es lo que pienso y practico, donde me encierro, busco, lucho, disfruto, dialogo.
Bueno, pues para que veáis este ha sido, principalmente, mi taller para la exposición actual en “La Finestra”. Es un pedazo de mi mesa, obra de Ricardo Calero. Aquí, un día comencé a unir muchas cosas que tenía en lugares bien diferentes de mi entorno. Los hierros, por ejemplo, se estaban oxidando en la terraza, al lado de piedras, tejas… Nació unas piezas intimistas, de pequeño formato. Es verdad que la calidad de una obra no depende de su tamaño. Despacio, sentado en mi silla, como otros días, solo, fueron surgiendo. Ahora andan ya por la galería de la calle Zumalacárregui.
Otras piezas mayores las hice en a habitación de al lado o en el taller de Manuel Arcón. La experiencia con la escayola y el esparto ha sido muy atrayente. Es una tiranía del tiempo que te obliga a responder bien rápido en apenas 10 minutos. Pero aunque sea así, aunque partas de un boceto, hay tiempo para reaccionar. Ninguna de las tres piezas en dos dimensiones son como fueron pensadas.

02/03/2011 00:31 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar