Con Goya en el museo.

20140926161247-infantico.jpg

Como dije antes, estuve en el museo. Recorrí las salas dedicadas a Goya y su época. No las conocía. Todo muy “planchado” y muy bien aprovechado. Pero ni son todos los que están, ni son todos los que podían ser. De una vez, en esta tierra que tanto se ufana de ser dónde nació y comenzó Goya, le falta generosidad. Eche en falta, por ejemplo, al arzobispo Company, a las pechinas de la Regina Martyrum, al Félix de Azara… por ejemplo. El hijo de la Infanta Vallabriga me dejó frió. Para mí hay mucha mano de taller, extraño en alguien que apreciaba y debía tanto a la familia del infante don Luís. Parece como si la cara del niño hubiera sido retocada respecto a la imagen conocida del cuadro. Del cuadro de Jaraba ni hablo. ¿San Luís Gonzaga? Los temas religiosos nunca fueron lo “fuerte” de don Francisco, salvo excepciones como “La última comunión de San José de Calasanz” ¿La joya? Esa clase de colegio que para mí es las Escuelas Pías de Conde Aranda, producto de una visita del pintor a sus primeros maestros.

26/09/2014 00:49 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar