GOTAS DE ROCIO

BLOG QUE QUIERE RECOGER TEMAS DE MEDIO AMBIENTE, NATURALEZA, MONTAÑA, AGUA, SOCIEDAD, VIAJES, POLÍTICA.
INTEGRANTE DE LA PLATAFORMA EN DEFENSA DE LAS MONTAÑAS DE ARAGÓN, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN Y DE ARAGÓN NO SE VENDE.

Temas

Enlaces

naturaleza

medio ambiente

sociedad

politíca

Archivos

 

YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS ABANDONADOS

20100414185115-celsa.jpg

Esta tierra nuestra, tan dura y poco acogedora, lo es aún mucho más con los restos arqueológicos que para su desgracia afloran en el territorio. Visitamos estos días pasados el poblado romano de Lépida Celsa en Velilla de Ebro, volviendo a casa bastante cabreados tras comprobar el estado en que se encuentra este yacimiento del siglo I A.C.

 

 Resulta desolador visitar este paraje en el que parece que la desidia y la desolación se han instalado. Imaginamos que como yacimiento tuvo su momento de esplendor, vida y visitas, indudablemente de eso deben de hacer ya unos años, pero en la actualidad su situación es otra bien distinta. Las ruinas vacias, abandonadas, sin mantenimiento ni personal que controle e informe a los visitantes, fenecen a cielo abierto, sufriendo los embates climatológicos sin apenas protección.

 

 Sorprende que desde el momento que se accede al camino de tierra que desemboca en el yacimiento, no exista una barrera, valla o delimitación que proteja las ruinas. El día de nuestra visita, domingo-tarde, no habia nadíe en todo el extenso paraje, ni personal que controlara a los visitantes o diera información sobre lo que estábamos viendo.

 

 Es evidente que el yacimiento romano de Lépida Celsa ha conocido mejores épocas, pero en la actualidad corren serio peligro tanto las ruinas excavadas como los mosáicos que alberga. No solo es patente y vergonzoso el abandono en que se encuentra, sino que lo que es mucho más grave y preocupante, dada la falta de vigilancia que sufre, cualquier desaprensivo que acceda al yacimiento, con total impunidad podría realizar un desastroso expolio de los magnificos  mosaícos que existen tanto en la Casa de los Delfines como en la Casa de Hércules.

 

 Nosotros mismo comprobamos que dichos mosaícos habían sido simplemente tapados con una gruesa tela plástica de color negro, de las utilizadas habitualmente  como pavimento en locales públicos, esparciendo encima unas cuantas paladas de tierra de los alrededores, imaginamos que con la esperanza de que dicha tela no fuera levantada por el viento.

 

 Dada la poca protección que tienen los mosáicos, cualquier desaprensivo armado de piqueta y martillo podría hacerse con ellos sin gran esfuerzo ni peligro de ser descubierto.

 

 Otro problema añadido es que la Casa de los Delfines estuvo en su momento protegida por un techado de uralita  que las inclemencias del tiempo y la dejadez en su mantenimiento han acabado por hacer desaparecer en más del 50%. Poner un extenso tejado sobre el yacimiento más importante de Celsa y luego dejar que éste desaparezca sin ser reparado parece una barbaridad. Su utilidad, si es que en algún momento la tuvo, ha desaparecido convirtiéndose en algo no solo obsoleto sino que de seguir así se convertirá  nada más que un montón de chatarra oxidada, poniendo en serie peligro a todo el conjunto.

 

 Duele ver como se conserva un parte tan importante de nuestro patrimonio, dejando que se arruine un ejemplo tan magnifico de los restos de lo que en el siglo I A.C. era la primera colonia romana del valle del Ebro. Constatar en que lastimosa situación se encuentra nos hace recordar otros casos en los que como en éste no se ha intervenido a tiempo dejando que la ruina y la desidia acabaran con un yacimiento arqueológico.  Aún colea el caso de la Cueva de Chaves, en la finca de Bastaras-Huesca, unos de los mejores ejemplos del neolítico en Aragón, yacimiento que durante más de 20 años fue estudiado por arqueólogos de la Universidad de Zaragoza con la profesora Pilar Utrilla a la cabeza, siendo arrasado, aplanado, utilizadas sus grandes piedras para rellenar cauces y destruido con total impunidad por parte de los propietarios de la finca.

 

 Tanto Celsa como la Cueva de Chaves son dos ejemplos de por donde no deberían ir las actuaciones de instituciones como la correspondiente Consejería de la D.G.A., Patrimonio e incluso el Ayuntamiento de Velilla de Ebro. La colonia romana de Celsa no debería continuar en la situación en que se encuentra ni un minuto más. Y si como parece no hay dotación presupuestaria para su conservación tal vez sería mejor tapar todo el conjunto, proteger lo que se pueda para evitar expolios, y tal vez en un futuro, cuando la situación económica conozca mejores tiempos, recuperar el yacimiento, ponerlo en valor y sobre todo dotarlo de las personas y condiciones necesarias para dar a conocer una parte de nuestro pasado, que muchos aragoneses desconocemos y estaríamos encantados de visitar.

14/04/2010 18:51.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar
hosting
hosting