GOTAS DE ROCIO

BLOG QUE QUIERE RECOGER TEMAS DE MEDIO AMBIENTE, NATURALEZA, MONTAÑA, AGUA, SOCIEDAD, VIAJES, POLÍTICA.
INTEGRANTE DE LA PLATAFORMA EN DEFENSA DE LAS MONTAÑAS DE ARAGÓN, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN Y DE ARAGÓN NO SE VENDE.

Temas

Enlaces

naturaleza

medio ambiente

sociedad

politíca

Archivos

 

EL CABANYAL, UN BARRIO QUE LUCHA POR SU SUPERVIVENCIA

20100711204012-casas027-1-.jpg

¿Hay salvación para El Cabanyal? Esa es la pregunta que se hacen los habitantes de este barrio marinero valenciano. La mayoría de ellos están desde hace más de trece años empeñados en una lucha sin cuartel para defender su barrio de las excavadoras que amenazan con llevarse por delante una gran parte de los edificios más singulares y antiguos del barrio. Muchos de ellos catalogados como Bienes de Interés Cultural por la profusión de elementos arquitectónicos propios del modernismo popular y marinero de principios del siglo XX.

 

En esta lucha desigual se enfrentan a una persona popular y de peso, y no solo en el más amplio sentido de la palabra. Se enfrentan a la alcaldesa de Valencia, a la representante del PP Rita Barberá que anda embarcada en un proyecto de ampliación de una de las avenidas que llevan hasta ese barrio, la Avenida Blasco Ibáñez. Su intención es prolongar dicha arteria que en la actualidad llega hasta las vías del ferrocarril, barrera que siempre les separó de la ciudad, haciéndola desembocar en la playa de El Cabanyal. Para ello tendrá que arrasar en la remodelación de la vía más de 1.654 viviendas de este emblemático barrio, muchas de ellas catalogadas como BIC y algunas con más de 200 años de existencia

 

Diez de la mañana de un caluroso día de julio. Camino por la calles de El Cabanyal, el barrio más marinero de Valencia. El sol cae ya de plano por las populares calles de este barrio. La luz, que tan magistralmente reflejó el pintor Sorolla en sus cuadros, ilumina los edificios. Algunos de ellos, como luego me contará Pepi, son los mismos que aparecen en sus cuadros. Fácilmente se podría uno imaginar a los modelos de Sorolla caminando por estas calles, contemplando a los bueyes que salen del edificio que tengo enfrente camino de la cercana playa para recoger las barcas, o a los niños enfermos del Sanatorio que acompañados de las monjas se dirigen a la playa a tomar los baños de mar. Ese era el ambiente idílico que se reflejaba en algunos de los cuadros del pintor valenciano, otros cuya temática eran los pescadores y su sufrido trabajo ya no podríamos ni siquiera imaginárnoslos ahora, tan lejos y tan cambiado queda el puerto y los tinglados modernistas que poco a poco han ido sucumbiendo, devorados por las enormes grúas o los edificios de la Copa América.

Recorro la calle Eugenia Vives, eje principal de la ampliación de la avenida y zona caliente por asentar el mayor número de edificios a derribar. Han sido las protestas de la Plataforma Salvem El Cabanyal que desde hace trece años y hasta hace poco con escasa ayuda y medios, las que han situado a este barrio en los medios periodísticos, dándolo a conocer y defendiéndolo de la pertinaz decisión de la alcaldesa de continuar con los derribos. Las excavadoras entraron en el barrio este pasado invierno, comenzando a arrasar las casas, y solo la intervención en última instancia del Ministerio de Cultura, ordenando la paralización de los derribos, «ha suspendido este despropósito total y de ilegalidad», como lo calificó en su día la representante de la Plataforma, Maribel Doménech.

Pero la alcaldesa Barberá no esta de acuerdo con la decisión de la ministra González Sinde y amenaza con una batería de recursos ante la Audiencia Nacional, basando sus argumentos en sentencias anteriores en las que los jueces le han dado la razón en un posible conflicto de competencias con el Gobierno Central. Conocidas son las maneras y forma de gobernar de la alcaldesa valenciana, que tiene fama entre sus conciudadanos de ser «muy burra», epíteto éste amable que la caracteriza como una persona tozuda, muy trabajadora y con fama de no cejar cuando toma una decisión.

 

DEFENDEMOS NUESTRO BARRIO

A esta Goliat prepotente y tozuda se enfrenta el barrio y muchos de sus habitantes. Como Pepi que lleva toda su vida habitando una casita coqueta y sencilla, con la fachada adornada de cerámica, -elemento éste constante en casi todas las edificaciones- y perteneciente a la asociación de vecinos y a la Plataforma Salvem El Cabanyal. Aunque en un principio remisa a hablar con Diagonal Aragón, -se queja del mal trato que algunas televisiones como la Cuatro les han dando, «dice que les llamaron terroristas»-, roto el fuego cuenta y no para de los desmanes que llevan sufridos: «El barrio se cae a pedazos y no nos dejan hacer obras». «La Alcaldesa nos castiga por la paralización de las obras, impidiéndonos iniciar cualquier reparación ya que se han suspendido las licencias de obras menores, no solo en la zona de los derribos sino en todo el PREPI». «El ayuntamiento y su alcaldesa son conscientes de la situación en la que esta el barrio, ya que ellos la han provocado dejando que gentes de la droga y sin arraigo hayan ido ocupando casas mediante la patada y haciéndose dueños de muchas calles del barrio por las que ahora es peligroso caminar». Me cuenta Pepi que este barrio esta situado en una zona privilegiada de la ciudad, de cara al mar, cerca de los hospitales, las universidades, con una línea de metro y otra de tranvía y buenas comunicaciones a través de la Avenida del Puerto. ¿Para que necesitamos una nueva avenida?. Lo que realmente hace falta es que nos dejen rehabilitar el barrio, no que lo destruyan. Hay mucha gente joven que querría venir a vivir al barrio, universitarios, jóvenes artesanos, artistas, que le daría un aire nuevo, lo rejuvenecerían, pero sino podemos rehabilitar las casas, si hay desalojos, si se están tapiando las que quedan vacías o son ocupadas por gentes de mal vivir, si a los ancianos se les achucha y se les hace mobbing para que se vayan, ¿como va a salvarse el barrio?

 

VALENCIA ES MATRIX

Marià es un hombre curtido en mil batallas, lleva en la asociación de vecinos y en la Plataforma desde el principio. Viene de varias generaciones de portuarios, gente que trabajaba en el puerto y que hizo de este barrio un lugar tranquilo y familiar donde vivir. Ya tiene unos años, pero las fuerzas y los argumentos no le faltan. Nada más empezar me dice una frase que luego repetirá muchas veces: «Esto es como una película de Matrix, Valencia es Matrix, la gente esta conectada a Matrix y esta encantada».

Se queja del poco respeto que la alcaldesa y sus concejales manifiestan por las leyes. Aunque los edificios están catalogados como BIC, este argumento no ha siso una barrera para la concejal de Urbanismo del PP, quien ha utilizado la catalogación de edificios a su gusto, dándoles esta categoría en función de lo que pretendían hacer, «ahora te la doy, ahora te la quito.» A requerimientos de la Plataforma de que como era posible que se descatalogaran edificios protegidos para tirarlos, protegiéndose otros que no habían merecido antes esa catalogación, la concejal les contestó: «Se cambian los criterios de protección, ese es un simple problema administrativo». Como dice Marià, las decisiones se toman a gusto del regidor.

Le pregunto por la Copa América y la prueba de Formula 1, dos eventos que han marcado un antes y un después en Valencia, ciudad que se ha situado en el mapa a base de grandes eventos, mega edificios de renombrados arquitectos o intervenciones multimillonarias en la ciudad: «La Copa América no ha supuesto un verdadero beneficio para el pueblo». «Por su realización los hosteleros han declarado un beneficio de 10 millones de euros, si de canon se tenido que pagar 16 millones, ya me dirás cual ha sido el beneficio». La Generalitat lleva ya gastados más de 210 millones en el circuito de Formula 1, pero jamás se han presentado cuentas, se niegan a darlas. A Ecclestone, el patrón de la F-1 se le paga 18 millones todos los años por traerla. Estos eventos se celebran en el puerto y en sus aledaños. A día de hoy, tras más de un mes de finalizada la prueba de F-1, los enormes graderíos que jalonaban la carrera siguen en su sitio, el puerto sigue cerrado y sus trabajadores deben dar un enorme rodeo para recorrer los 200 metros que les separan del barrio.

La Copa América domina el puerto, segundo en movimiento de contenedores de todo el Mediterráneo. Edificios de cristal y acero han sustituido a los tinglados modernistas que lo caracterizaban. La casa de la Copa América, construcción ultra moderna de cristal negro, permanece cerrada durante todo el año, utilizándose solo durante un mes cuando se celebra la competición. Los pantalanes donde se refugian y reparan los catamaranes, edificios enormes y bastante feos por cierto, igual que la Casa permanecen cerrados a cal y canto.

 

Mientras, Valencia languidece, la Comunidad ha pasado ser la 3ª en renta per capita al puesto número 12. Pero tú oyes hablar a la gente y está encantada, te dicen lo bien que van las cosas. Tenemos, me dice Marià, el mayor nivel de fracaso escolar que alcanza un 40% , la sanidad pública peor valorada de España y además privatizada en muchos aspectos. La industria ha desaparecido del mapa, afectándo la situación al calzado, juguetes, muebles y cerámica. La agricultura va perdiendo puestos de trabajo año a año y también competitividad. El turismo es de botellón y borrachera, y la gente esta encantada con este turismo. Montan un concurso hipíco y resulta que todas las empresas adjudicatarias estan implicadas hasta las cejas en el caso Gürtel, y la gente encantadísima. «Los políticos que nos gobiernan estan todos implicados en casos de corrupción, desde el Presidente de la Comunidad, Camps hasta los presidentes de las diputaciones de Castellón o Alicante. Esto parece Méjico, Sicilia o Nápoles. Cada vez se parece más a Italia.» Para Marià el negocio ya esta hecho, los políticos, los que se tenían que llevar el dinero al bolsillo ya se lo ha llevado, esto es como Matrix. «Hay gente de buena fe en Valencia que cree que todo esto será grande para la ciudad, pero estan equivocados.»

Este es el desalentador panorama que nos cuentan los vecinos afectados por los derribos de El Cabanyal, aunque también hay otros que creen que la construcción de la avenida regenerará el barrio. Son los partidarios de modernizar sus calles, de tirar los edificios que ahora están cerrados o que se caen por falta de rehabiliación. Los que apuestan por un barrio moderno, lleno de grandes edificaciones, de muchas alturas, que atraiga a nuevos vecinos, nuevos comerciantes y saque la mugre en la que ahora viven muchos de ellos por causa de las casas ocupadas y los traficantes instalados con el consentimiento o la dejadez de las instituciones.

Son dos formas de entender este barrio, unos apuestan por la modernidad, un barrio igual a otros muchos, sin personalidad, con ruido, coches y las masas. Otros en cambio apuestan por rehabilitarlo , por mantener su idiosincrasia, por preservar lo que lo hace diferente, por atraer a vecinos de calidad, no hace falta que sean ricos pero si que regeneren el barrio, que lo hagan más habitable, más mediterráneo si cabe. Quieren seguir en sus casitas, poder arreglarlas, salir a la calle con tranquilidad, que sus hijos puedan seguir jugando o bajando a la playa sin peligro. Que sus abuelos terminen sus días en las casas que ya fueron de sus antepasados sin sufrir presiones o mobbing para que las abandonen. ¿Es mucho pedir?

11/07/2010 20:40.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar
hosting
hosting