HUERTOS ESCOLARES

NUESTROS ALIMENTOS, ¿PRODUCTOS DE CERCANÍA O DE LEJANÍA?

Se considera como positivo para el medio ambiente y una economía más social aquella que se basa en los productos de proximidad, en los producidos, especialmente en alimentación, lo más cerca posible del lugar de venta. La realidad, si acudimos a cualquier supermercado de nuestra ciudad, es que lo que nos encontramos son muchos productos de lejanía.

Alimentos tan comunes como las legumbres, patatas o cualquier derivado del maíz pueden proceder de miles de kilómetros. No sólo eso, sino que en muchos casos no existen alternativas locales a productos que se cultivan a distancias que se podrían cubrir hasta en bicicleta desde el mismo supermercado, en la misma huerta zaragozana.

Me he dado varios paseos por las grandes superficies de mi ciudad y lo que he constatado me ha puesto de mal humor, aunque ya lo conocía. Buena parte de los productos que comemos son ejemplo de esos productos de lejanía.

El caso más conocido es el de las patatas, uno de los alimentos más comunes en nuestra dieta, que suelen proceder de Francia, sin que se encuentren de producción local en el súper. El etiquetado de las mismas, por otro lado, motivó una denuncia de Facua pues se vendían como producto local pese a su procedencia. Patatas que además son "viejas" por lo que su calidad es inferior. Además el mercado se ha saturado tanto de patata gala y en menor medida marroquí y egipcia que ha desplazado la producción valenciana o aragonesa.

De encontrar espárragos de Navarra o Rioja ya ni hablamos. Labor casi imposible con la competencia china y peruana. Pero no está de más quedarse con un dato: en 1995 había 5672 agricultores de espárrago navarro, a fecha de hoy son poco más de 300. Todo un ejemplo de que nuestro consumo tiene consecuencias directas.

También es frecuente encontrar frutas y verduras de diversos puntos del planeta pero que se pueden encontrar en la misma Zaragoza y su comarca. Desde peras italianas a lechugas holandesas. El mercado dicta precios, Europa subvenciona determinados cultivos y en determinados países y se produce esta extraña situación. Una manzana que se cultiva en Italia sale más barata al consumidor que una producida a orillas del Jalón y, por ejemplo, se vende dentro del parámetro de especial calidad Eroski Natur. Dentro de la misma península ibérica se produce el mismo fenómeno. El afán por bajar precios hace que los productos de huerta vengan de los invernaderos andaluces mientras la vega del Ebro es el terreno natural de huerta muy fértil.

...

Artículo completo

14/02/2017 09:59 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar