HUERTOS ESCOLARES

SOMOS LO QUE COMEMOS

Seis de cada diez niños y niñas se alimentan cada día, en los centros escolares, con productos elaborados por la industria agroalimentaria, muchos de los cuales contienen residuos químicos y están envueltos (y calentados) en plásticos. Los ecocomedores son una alternativa ecológica y de proximidad que apuesta por la salud y la educación. En ellos, los alumnos descubren el origen de los alimentos y aprenden a comer mejor respetando el medioambiente. Es la nueva "revolución verde", que llega a los colegios.

Candela da grandes mordiscos a su manzana. "Está buenísima y no le echan pesticidas de esos que matan los bichos y son veneno". Sobre su cabeza, un cartel que dice: "La fruta está para comérsela. No te la saltes". Pero Candela, de 8 años, lo tiene claro: "Nos dan comida ecológica, que es buena para el medioambiente porque no viaja desde lejos y porque no contamina". "¿A qué no sabes lo que es ser vegano?", dice un compañero de mesa. "¡Yo sí, a mí!", se levantan varios brazos.

El escenario es el comedor del Colegio Lourdes de Madrid, un centro concertado de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM), que hace ya cuatro cursos decidió dar "un vuelco" a su comida escolar para que fuera más acorde con un ideario en el que la sostenibilidad es un eje fundamental. Hoy es uno de los referentes de los "ecocomedores escolares", espacios para alimentarse y, por qué no, aprender. "Aquí no queremos saber nada de cáterin", aseguran.

Su apuesta por los productos ecológicos y de proximidad no es fácil, pero no es exclusiva, porque, como en los cuatro centros de FUHEM, poco a poco toma cuerpo en España la preocupación por lo que comen los escolares y su futura visión del modelo de consumo alimentario. Así, pese a la trabas de las administraciones autonómicas, que son las que deciden en los centros públicos el modelo de gestión, surgen cada día iniciativas de directivos, personal de la cocina, padres y madres y docentes que tienen claro que "somos lo que comemos", y que, en el caso de la infancia, mejorar el sistema actual es básico para ellos y para el planeta, un camino que también se ha iniciado en otros países del entorno.

Ahora estamos en casa de Marcos, que muy al contrario que Candela mira la verdura con desgana. Pasea el tenedor por el plato mientras marea las acelgas con tomate. "Antes le encantaba la verdura, pero ya no hay forma. Le cambió el paladar desde que comenzó a ir al colegio, cinco días a la semana comiendo de cáterin. Lograr que se la coma es la batalla diaria". Adela es una de esas madres que reconoce que no sabe qué es un ecocomedor escolar, aunque se muestra dispuesta a impulsarlo en el centro al que acude su hijo, de 8 años, en Boadilla del Monte (Madrid). "¿De qué sirve que en Conocimiento del Medio les hablen de peces si luego no ven ninguno porque los ven empanados en cuadrados?", se queja.

Un negocio apetecible

Los últimos datos disponibles señalan que casi 1,7 millones de escolares como Marcos –de Educación Infantil, Primaria y ESO– comen en el colegio en España, según el Ministerio de Educación. De ellos, el 61% tiene el servicio subcontratado a una empresa externa, sector que se ha convertido en un sustancioso negocio en manos de unas pocas compañías. Solo una de ellas sirve 210.000 comidas al día en diferentes instituciones públicas, como son los hospitales o los colegios, adonde llegan servidas en sus correspondientes bandejas de plástico.

...

Guía en siete pasos para que el comedor escolar "se pinte de verde"

1. Contactar con la AMPA y formar parte de la comisión de comedor del centro escolar; si no hay AMPA o comisión de comedor, empezar por promover su constitución.

2. Conocer la situación aplicable en cada escuela (contrato, competencias, etc.), hablar con la empresa actual sobre la gestión del servicio. Una opción es consultar la plataforma de Comedores Responsables, que funciona como asesoría.

3. Buscar escuelas de la comarca o de la ciudad que ya dispongan de un comedor ecológico y de proximidad para que faciliten información y contactos.

4. Una vez identificada la normativa y constatado que se puede cambiar la gestión del comedor, organizar una charla para conocer la opinión de la comunidad educativa. Es importante que haya consenso. Existen dos vídeos que ayudarán a plantear el tema: "El comedor escolar: un aula más" y "El plato o la vida".

5. Estudiar la viabilidad económica hablando con proveedores. Incluir en los costes el aumento de personal de cocina, cuando sea preciso.

6. Redactar un proyecto de comedor: los menús, el proyecto educativo, los alimentos, etc., con la participación de una representación de padres, madres y docentes. Se puede consultar a otras escuelas, a la Plataforma de Comedores Escolares de Calidad, a Menjadors Ecològics, etc. Este proyecto se presentará al Consejo Escolar para su aprobación.

7. La empresa actual y la comisión implantarán el nuevo comedor ecológico de forma progresiva. Si la empresa no acepta, hay que buscar otra o autogestionarlo desde la AMPA. Para esto último, se puede recurrir al asesoramiento mencionado.

...

Artículo completo

CEIP Espartidero inicia su comedor autogestionado

CEIP Agustina de Aragón inicia su comedor autogestionado

Dos colegios públicos ultiman un proyecto para tener cocina propia

Salto de calidad en los comedores de las Escuelas Infantiles Municipales

Comedores Escolares - Jornadas de Vigo

21/03/2017 11:20 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar