Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2011.

01/07/2011


La Sentencia del Justo

Firma Pilatos la que juzga ajena
Sentencia, y es la suya. ¡Oh caso fuerte!
¿Quién creerá que firmando ajena muerte
el mismo juez en ella se condena?

La ambición de sí tanto le enajena
Que con el vil temor ciego no advierte
Que carga sobre sí la infausta suerte,
Quien al Justo sentencia a injusta pena.

Jueces del mundo, detened la mano,
Aún no firméis, mirad si son violencias
Las que os pueden mover de odio inhumano;

Examinad primero las conciencias,
Mirad no haga el Juez recto y soberano
Que en la ajena firméis vuestras sentencias




A una Rosa

Rosa divina, que en gentil cultura
Eres con tu fragante sutileza
Magisterio purpúreo en la belleza,
Enseñanza nevada a la hermosura.

Amago de la humana arquitectura,
Ejemplo de la vana gentileza,
En cuyo ser unió naturaleza
La cuna alegre y triste sepultura.

¡Cuán altiva en tu pompa, presumida
soberbia, el riesgo de morir desdeñas,
y luego desmayada y encogida.

De tu caduco ser das mustias señas!
Con que con docta muerte y necia vida,
Viviendo engañas y muriendo enseñas.




Sentimientos de Ausente

Amado dueño mío,
Escucha un rato mis cansadas quejas,
Pues del viento las fío,
Que breve las conduzca a tus orejas,
Si no se desvanece el triste acento
Como mis esperanzas en el viento.

Óyeme con los ojos,
Ya que están tan distantes los oídos,
Y de ausentes enojos
En ecos de mi pluma mis gemidos;
Y ya que a ti no llega mi voz ruda,
Óyeme sordo, pues me quejo muda.

Si del campo te agradas,
Goza de sus frescuras venturosas
Sin que aquestas cansadas
Lágrimas te detengan enfadosas;
Que en él verás, si atento te entretienes
Ejemplo de mis males y mis bienes.

Si al arroyo parlero
Ves, galán de las flores en el prado,
Que amante y lisonjero
A cuantas mira intima su cuidado,
En su corriente mi dolor te avisa
Que a costa de mi llanto tiene risa.

Si ves que triste llora
Su esperanza marchita, en ramo verde,
Tórtola gemidora,
En él y en ella mi dolor te acuerde,
Que imitan con verdor y con lamento,
Él mi esperanza y ella mi tormento.

Si la flor delicada,
Si la peña, que altiva no consiente
Del tiempo ser hollada,
Ambas me imitan, aunque variamente,
Ya con fragilidad, ya con dureza,
Mi dicha aquélla y ésta mi firmeza.

Si ves el ciervo herido
Que baja por el monte, acelerado
Buscando dolorido
Alivio del mal en un arroyo helado,
Y sediento al cristal se precipita,
No en el alivio en el dolor me imita,

Si la liebre encogida
Huye medrosa de los galgos fieros,
Y por salvar la vida
No deja estampa de los pies ligeros,
Tal mi esperanza en dudas y recelos
Se ve acosa de villanos celos.

Si ves el cielo claro,
Tal es la sencillez del alma mía;
Y si, de luz avaro,
De tinieblas emboza el claro día,
es con su oscuridad y su inclemencia,
imagen de mi vida en esta ausencia.

Así que,

Fecha: 22/03/2011
01/07/2011 00:07 #. Hay 1 comentario.

06/07/2011

C U A N D O P I E N S O E N T I

20110706003129-como-satisfacer-hombre-en-la-cama-150x150.jpg

Cuando pienso enti,

Cuando pienso enti el aire se transforma,

En un viento delicioso que llena de dulzura,

La amargura de éste rincón´,

Cuando pienso enti, una lluvia de estrellas

Hace presencia en los ojos de mi alma ,

La esencia de un cariño no se mide

En la distancia ni en el tiempo ,

Sino en la eterna constancia,

Cuando pienso enti, mis palabras vuelan,

Y llegan al lugar donde estás,

Se meten en tus sueños y te cuidan,

Cómo aquella vela encendida,

Que siempre está con tigo,

Cuando pienso enti, todo tiene color,

Un arco iris lleno de alegria

Y en tu voz, el reencuentro

De la sencillez de mis sentimientos,

Y el recuerdo de mis pensamientos,

Es hermoso pensar en tiiiiiiiiiiii. 

 

06/07/2011 00:31 #. Hay 1 comentario.

07/07/2011

P A C H O V I L L A

20110707133219-pancho-villa.jpg

Pancho Villa

(Francisco Villa, Doroteo Arango Arámbula)
        Pancho Villa

Revolucionario mexicano nacido en San Juan del Río, Durango, en 1876 – muerto en Parral, Chihuahua, en 1923.

Pobre paisano, huérfano y habiendo recibido muy poca educación cuando estalla la Revolución mexicana en 1910, Francisco Villa, llamado Pancho Villa, se refugió durante varios años en las montañas después de haber asesinado al propietario de la hacienda donde trabajaba.

Desde el comienzo de la revolución él se une a las filas de Madero en su lucha contra la dictadura de Porfirio Díaz, y da muestras de una gran habilidad en el arte de la guerra.

Aprovechando de su conocimiento del terreno y de los paisanos, forma su propio ejército en el norte de México, con el cual contribuye al triunfo del movimiento revolucionario.

En 1912 es tomado prisionero, sospechando el general Victoriano Huerta de participar en la rebelión de Orozco en defensa de las aspiraciones sociales de los paisanos, que Madero había aplazado.

Logra escapar a los Estados Unidos, después del asesinato de Madero, regresa a México y forma un nuevo ejército revolucionario, la División del Norte, en 1913.
Con sus tropas sostiene la lucha de Venustiano Carranza y Emiliano Zapata contra Huerta, quien se había impuesto como dictador. Juntos, lo hacen caer en 1914; pero después de la victoria de esta segunda revolución, Villa y Zapata se sienten engañados por Carranza y retoman las armas contra éste último.

Esta vez, la suerte no está de su lado: Álvaro Obregón derrota las tropas de Villa y Carranza consolida su poder, obteniendo el reconocimiento oficial de los Estados Unidos para su gobierno.

En su intento de demostrar que Carranza no controla el país, y con el fin de poner contra el dictador al presidente norteamericano Wilson, Villa ataca el territorio norteamericano del Nuevo México y asesina 16 ciudadanos americanos (1916).

Wilson envía un ejército bajo el mando del general Pershing al norte de México para terminar con Pancho Villa; pero el conocimiento del terreno y el sostén de la población paisana permiten a Villa y sus tropas resistir durante cuatro años, en una guerra a medio camino entre la guerrilla y el bandidismo.

A la caída de Carranza en 1920, el nuevo presidente Adolfo de la Huerta le ofrece la amnistía y un rancho en Chihuahua, a cambio de detener sus actividades guerreras y su retiro de la vida política. Villa acepta, pero muere tres años más tarde, asesinado en su rancho por razones políticas, durante la presidencia de Obregón.

07/07/2011 13:27 #. No hay comentarios. Comentar.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar