Casas de Juventud y PIEES de Zaragoza

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2014.

04/11/2014

LA CONVIVENCIA ES COSA DE TODOS

20141104140107-rio-gallego-2014.jpg

El proyecto de Integración de Espacios Escolares es un proyecto que al estar dentro de un IES nos permite trabajar, no solo dinamizando el centro en su horario extraescolar sino también hacerlo dentro del horario lectivo junto al resto de la comunidad educativa.

En el caso del PIEE Río Gállego nuestra participación más importante, como parte de esta comunidad educativa, es dentro del Plan de Convivencia. Desde éste pretendemos mejorar la convivencia en el centro a través de diversas actuaciones y programas (tutorías de acompañamiento, alumnos mediadores, alumnos colaboradores, etc.). El Programa de Alumnos Colaboradores es el más vinculado al PIEE, ya que la función de estos es dinamizar y colaborar con el centro además de ayudar a detectar conflictos.

Los Alumnos Colaboradores deben hacer una pequeña formación para poder ejercer como tal. Una de estas sesiones, la que trata de cómo dinamizar y programar actividades, es impartida por el PIEE. En esta sesión proponen ya algunas de las actuaciones que quieren realizar e intentamos llevarlas a cabo a lo largo del curso.

El pasado curso realizamos numerosas acciones y actividades tanto dentro del horario lectivo como del extraescolar. Entre ellas, decoración navideña del centro, semana del comercio justo, recogida de alimentos, postales de San Valentín y fiesta de fin de curso, entre otras.

Este año apenas acabamos de empezar, pero ya tenemos nuevos alumnos deseando formar parte de esta gran aventura que tanto nos enriquece a todos los que formamos parte del IES Río Gállego.

Etiquetas: ,

04/11/2014 14:01 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

11/11/2014

REINVENTANDO MUEBLES EN SAN GREGORIO

20141111115618-san-gregorio-2014.png

Este verano en nuestro ímpetu por ofrecer actividades diferentes a los jóvenes de Zaragoza, propusimos un taller de muebles con palets, el cual tuvo una excelente acogida por parte de los usuarios.

Las personas asistentes a la actividad fueron en todo momento participes, eligiendo cada uno de los objetos que se realizaron, e investigando como llegar a construirlos. En el primer módulo, fabricamos unos toldos para protegernos del sol mientras trabajábamos en el patio exterior de la Casa de Juventud San Gregorio.

Posteriormente realizamos dos jardines verticales, utilizando para ello dos palets barnizados, que se llenaron de tierra, donde se pusieron plantas diversas. Los toldos que anteriormente se habían construido para protegernos, pasaron a dar cobijo a las plantas de nuestros jardines.

Para finalizar la primera etapa, se llevó a cabo la construcción de un asiento “Chill-out”, perfecto para disfrutar de atardeceres en esa época del año.

En el segundo módulo, realizamos un banco también con diferentes tipos de madera y con una forma original.

Gracias a esta estupenda actividad, en la cual como podéis observar en las fotos el resultado fue genial, no podemos olvidar el proceso en el que todos desarrollamos nuestra imaginación, y nuestras ganas por fabricar muebles con nuestras propias manos. También nos sirvió para aprender el uso y manejo de las múltiples herramientas que utilizamos en la actividad.

¡Nos encantó la experiencia, y esperamos volver a repetirla!

¿Te apuntas?

Etiquetas: ,

11/11/2014 11:56 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

19/11/2014

Abiertos Al barrio

20141119082645-molinos-2014-.jpeg

Cuando comenzamos un nuevo curso, tenemos retos nuevos que nos motivan y nos dan energía. Son aquellas actividades que hacemos porque queremos, sin ninguna obligación y que además sentimos que nos gustan y que nos llenan de una forma especial ya que nos permiten desarrollar capacidades nuevas.

Como sabéis cada año tenemos nuevas actividades gracias a que los intereses de los jóvenes se renuevan y otras que permanecen a lo largo del tiempo porque siempre tienen personas interesadas en ellas.

El IES Miguel de Molinos forma parte de la red de Institutos que disfrutan del Proyecto de Integración de Espacios Escolares (PIEE) y por tanto ofrece a los jóvenes múltiples actividades en las que poder participar: deportes, guitarra, batería, bailes, cocina, diseño de videojuegos, pintura, aeromodelismo, robótica, skate, y una larga lista que deciden los jóvenes año tras año gracias a su participación en dichos cursos.

Además de las actividades que realizamos en los Centros Educativos tenemos otras que llamamos de distrito y que preparamos los educadores del PIEE y de las Casas de Juventud conjuntamente.

Aquí en el Actur hacemos una actividad que se llama “Una Tarde al Margen” en la que ofrecemos a los jóvenes una serie de talleres diferentes y novedosos, todos ellos gratuitos, para dar a conocer los recursos del barrio y favorecer la comunicación entre los jóvenes de los diferentes centros. Cada curso la centramos en un tema que consideramos importante y así los contenidos van variando. También vamos cambiando la sede donde se realiza la actividad para dar protagonismo a un recurso cada vez y favorecer que los participantes se desplacen y conozcan todos los recursos que tienen a su disposición. Es una buena manera de abrirnos al barrio y a los jóvenes de nuestra ciudad.

Esta actividad la hacemos en el último trimestre del año, casi siempre en el mes de Noviembre.

Si te animas a descubrir este nuevo mundo de posibilidades que te brinda el Proyecto PIEE ponte en contacto con nosotros.

 

PIEE MIGUEL DE MOLINOS

 

 

19/11/2014 08:26 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

27/11/2014

La historia del PATO

20141127091556-gargallo-2014.jpg

Pocas cosas me han hecho reflexionar tanto y tan profundamente sobre nuestro trabajo como educadores/as en el PIEE como esta historia. Nunca he escrito sobre ella y muy pocos la conocen. Me atrevería a decir que sólo los y las protagonistas, así que ya es hora de contarla.

Pasó hace un montón de años, ocho o nueve por lo menos, yo ya llevaba bastante tiempo en el mismo centro y conocía de sobra a “sus actores”, o eso creía yo. Era una tarde como otra cualquiera en el Insti. Las actividades habían terminado y yo me encontraba en mi despacho sacando adelante la montaña de papeles y gestiones diarios.

Había por entonces en mi centro una cuadrilla de chicos y chicas que no tenían buena fama, acumulaban partes y expulsiones, se enfrentaban a los/as profes, no eran los mejores estudiantes y se rumoreaba que quizá estuvieran consumiendo algo. Algunos de estos chicos y chicas hacían actividades en el PIEE, y como costumbre, antes y después de las actividades, se quedaban rondando por la sala, me ayudaban cuando se lo pedía, jugaban un rato... a veces venían sus amigos/as, otras veces más gente aún y yo casi siempre acababa poniendo orden. Ese día estaban por el patio.

A media hora de cerrar vinieron dos de las chicas corriendo y sofocadas, me contaron alteradas que había entrado un pato al Instituto (si, un ánade), que estaba perdido y parece que no podía volar. Que unos brutos (algunos, sus amigos) habían apedreado al pato, pero otros y otras se habían enfrentado a los agresores y habían peleado, cuando fui ya sólo quedaban éstos y el pato. Los chavales, con lágrimas en los ojos, intentando cogerlo, y el pato, manchado de sangre y muy asustado. Me quede petrificada; ¿qué podemos hacer?, ¿a quién llamamos?, fui a hablar con la conserje y ella opinó que no había que tocarlo, ¡qué asco!, que transmiten enfermedades y que en su pueblo lo habrían matado para comérselo. Vaya, no era de gran ayuda.

Pero, ¿Qué hacemos? buf...ya las ocho, debería cerrar. Pero ¿cómo dejo esto zanjado?. Busqué números de protectoras de animales, era tarde y no me lo cogían, pillé a una veterinaria de guardia del barrio y no se quiso hacer cargo. Que mal. Los/as chicos/as habían cogido al pato y esperaban en la puerta del Instituto, llamé a la policía de barrio y les conté. Mirarían si podían pasarse pero no me prometían nada. Las ocho y veinte, buf, las puertas cierran y yo he quedado. No puedo hacer nada más por el pato. Salí del centro y les conté a estos "chavales malotes" mis gestiones, y que no podía hacer más, me esperaban en una asamblea de un colectivo y en aquellos momentos me pareció más importante ir a mi cita que quedarme a ver qué pasaba con el pato. Les recomendé que se presentaran en la puerta de las clínicas veterinarias del barrio de guardia por si tenían suerte y me fui.

Al día siguiente, nada más sentarme en mi mesa me llamó la policía local, era para decirme que el pato había pasado buena noche, que ya le había visto el veterinario y que se pondría bien, que en breve le soltarían en uno de los Galachos periféricos por medio de una asociación de amigos de las aves, ya que era ave salvaje y de paso. Que se lo dijera a los chicos y que intentarían avisarme para que fueran a la suelta.

En esos momentos me eché a llorar, no sólo porque el pato se había salvado (y no precisamente gracias a las dos adultas que estaban allí ese día), sino porque fui consciente de que lo habían conseguido, no se dieron por vencidos, creyeron en algo, que era bueno, y no pararon hasta conseguirlo. Lo hicieron. ¿En qué momento había perdido yo esa ilusión y constancia, ese punto de que nada es imposible, digan lo que te digan, si en lo que crees, lo crees de verdad?.

Cuando llegó el recreo vinieron a contarme que como no venía la policía se presentaron allí, y al final, lo recogieron. Les conté la llamada que había recibido, lloramos juntas y prometimos ir a ver al pato.

Cuando lo conté en el Instituto no recuerdo a nadie entusiasmado como yo, además, parece que nadie quería ni oír hablar de estos chicos/as, hicieran lo que hicieran. Que injusto, pensé, pero me contagié una vez más de "adultismo" y no le di más vueltas. Aprendí una lección, pero que difícil era compartirla.

Ahora con los años puedo decir que no exagero si digo que cada poco tiempo hay algo que me recuerda a ese pato que fue salvado y que gracias a esta historia, y mil más que nos pasan diariamente, me digo a mí misma qué afortunada soy al trabajar rodeada de chavalas y chavales como éstos, portadores de sueños imposibles que no lo son tanto si uno quiere.



Etiquetas: ,

27/11/2014 09:16 Enlace permanente. Hay 1 comentario.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar