MEDIO AMBIENTE

LOS TESTIGOS DEL AIRE EN ZARAGOZA

A finales de noviembre se vivió en Zaragoza –y también en otros puntos del país- un periodo en el que algunos niveles de contaminantes subieron por encima de lo habitual. La intrusión, desde el sur, de masas de aire procedentes del norte de África y una inusual estabilidad atmosférica -con ausencia de viento y temperaturas más altas de lo normal- fueron los causantes de esta situación. Durante este episodio, la ciudadanía pudo consultar casi en tiempo real y con precisión estos datos, gracias al trabajo de la Agencia del Medio Ambiente y Sostenibilidad municipal.

Este organismo es el que se encarga de realizar todas las mediciones relativas a la calidad del aire e interpretar esas muestras recogidas por las siete estaciones que hay instaladas en distintos puntos del municipio.

Nieves López, responsable de la Red de Control Ambiental, explica cómo funciona este sistema para medir la calidad del aire de la capital aragonesa. Detalla que las estaciones miden los niveles de dióxido de azufre, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno (NO y NO2), materia particulada (PM10 y PM2,5) y sulfuro de hidrógeno. De los nombrados, destaca como más peligrosos el NO2 y la materia particulada.

Un episodio excepcional

Precisamente, la del tipo PM10 fue la que transportaban estas masas de aire africanas, provenientes del desierto, en el episodio reciente, "totalmente extraordinario" en Zaragoza para la experta. Las materias particuladas, los óxidos de nitrógeno y el ozono (este, en verano), son los que encuentran lecturas más altas en la ciudad a lo largo del año, aunque no por ello son alarmantes.

Las estaciones, unos habitáculos con instrumental de medición y de procesamiento de datos, toman las muestras a tres metros de altura. Los equipos, explica el técnico de mantenimiento en redes Mariano Aladrén, tienen la capacidad de discriminar los contaminantes a una escala de microgramos, es decir, pesan las moléculas con esta tremenda precisión. Se trata de instrumental muy concreto que necesita una alta especialización para su manejo y mantenimiento.

Una de las estaciones, la que se encuentra en el centro de Zaragoza, sirve además de aula didáctica, un hecho nada común. El habitáculo que la alberga está especialmente diseñado para que los visitantes puedan ver al detalle su funcionamiento.

En las estaciones se realizan constantes mediciones que almacena un ordenador. A partir de ellos, se calcula un valor promedio cada cuarto de hora que se envía al centro de control, donde se analizan. La responsable de la red lo cataloga como un "zoom" de lo que sucede en la ciudad.

12/12/2017 14:24 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar