O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

EL MITO DE NUMANCIA (II)

Ya en el siglo X, el mito fue utilizado por los reyes castellanos para trasladar la capital de León a Zamora considerando a esta última ciudad como "heredera de las numantinas glorias", creándose en la ciudad zamorana un "obispado numantino". Obviamente, el poder puede hacer que los mitos varíen de ubicación para justificar lo que haga falta.

 

Alfonso X, en su Primera Crónica General, sigue considerando a Zamora la heredera de Numancia pero presenta a Viriato como un ladrón, "un tennedor de caminos que començo a fazer mal entre por las tierras, robándolas e destruyéndolas todas", lo que justificaba la actuación romana. Nada que ver con el "caudillo libertador de España". El rey denominado Sabio ejemplificaba y se ponía del lado del poder imperial (por razones obvias, al fin y al cabo él era un Rey) y hablaba de Çamora (Numancia) que resistió "mientras permaneció unida y fue destroyda porque por desacuerdo se pierden las cosas, e por acuerdo se defienden", buscando unidad entre sus regnícolas (gallegos, astures, leoneses y castellanos).

 

Desde el siglo XVI, con los Habsburgo, se retoma el mito numantino como ejemplificador de la forma de actuar que deben adoptar los regnícolas del Imperio (del que los reinos peninsulares no son sino una mínima parte). No existe identificación con "España".

 

El mito adoptó así una dimensión internacional y aparece en obras de autores como Goethe, el Barón La Motte-Fouqué, Schelegel, Shelley o Ticknor, siempre como una especie de repetición del mito de David y Goliath, de exaltación de la heroicidad del débil frente al poderoso.

24/04/2007 22:38 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar