O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

SOLVITE EUM ET SINITE EUM ABIRE.

20090201235917-vista-de-zgz-1.jpg

Cuenta la leyenda bíblica que Lázaro era un muerto que cuatro días después de su fallecimiento fue resucitado por Jesús de Nazareth. La Biblia lo narra así (Evangelium secundum Ioannem, 11):

 

39 Ait Iesus: “ Tollite lapidem! ”. Dicit ei Martha, soror eius, qui mortuus  fuerat: “ Domine, iam foetet; quatriduanus enim est! ”.
40 Dicit ei Iesus: “ Non ne dixi tibi quoniam, si credideris, videbis gloriam Dei? ”.
41 Tulerunt ergo lapidem. Iesus autem, elevatis sursum oculis, dixit: “ Pater, gratias ago tibi quoniam audisti me.
42 Ego autem sciebam quia semper me audis, sed propter populum, qui circumstat, dixi, ut credant quia tu me misisti ”.
43 Et haec cum dixisset, voce magna clamavit: “ Lazare, veni  foras! ”.
44 Prodiit, qui fuerat mortuus, ligatus pedes et manus institis; et facies illius sudario erat ligata. Dicit Iesus eis: “ Solvite eum et sinite eum abire ”.


Por eso, en la mitología cristiana es un santo protector de los enfermos.


Por orden del rey Jaime I el Conquistador, en 1224, se fundó junto al Puente de Piedra, a la entrada de Zaragoza por el norte, el Real Convento de San Lázaro, que tuvo entre sus cometidos la atención como lazareto (palabra que designa en castellano un hospital especializado en enfermedades contagiosas o un hospital de leprosos, viene del italiano “lazzaretto”, que dio en alemán una de las pocas palabras del léxico germano de origen románico “Lazarett”, que se introduce en la lengua alemana en el S. XIX para designar los hospitales militares, curiosidades filológicas).


Llegó a ser uno de los templos más destacados de la Ciudad. En el siglo XVII aparece documentada su riqueza artística. Contaba con dos claustros, excelentes obras artísticas y una gran biblioteca. Con las guerras napoleónicas fue prácticamente arrasado y en 1835 pasó a ser un cuartel.


 

A inicios del siglo XXI el Plan de Riberas dejó al descubierto los restos de esa construcción (además de los de la antigua iglesia de Altabás). El Gobierno de la Ciudad no ve en ellos nada de lo citado, los considera una molestia para sus obras, desearía taparlos o destruirlos. No le interesa la historia de la Ciudad más allá de lo que pueda ensalzar la España negra y confesional. A pesar de su fanatismo religioso tantas veces puesto de manifiesto y confesado (nunca mejor dicho), no desean resucitar los restos del Convento de San Lázaro. No seguirán el ejemplo de Jesús cuando le dijo a Lázaro: "solvite eum et sinite eum abire".

La incultura crea paradojas.

Imagen: "Vista de Zaragoza", autor: Anton van der Wijngaerde, 1583, acuarela y pluma. En primer término del cuadro los edificios a los que se hace referencia en el texto.

01/02/2009 23:30 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar