O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2015.

09/03/2015

8 DE MARZO

La Igualdad es uno de los valores básicos, junto con la Libertad, la Fraternidad y la Laicidad, de la sociedad moderna.

Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de las Mujeres.

En una sociedad de creciente feminización de la pobreza, en que existe una brecha salarial que aumenta día a día y que, en Aragón, se acerca al 30%; en un país donde se sufren graves retrocesos de derechos y, muy especialmente, en el ámbito de los derechos de las mujeres; donde el paro y la precariedad laboral se ceba en las mujeres con una tasa de actividad femenina quince puntos inferior a la masculina; donde los puestos directivos de las empresas son casi exclusivamente masculinos; donde el derecho a decidir sobre su propio cuerpo es todavía una reivindicación casi revolucionaria para las mujeres, el 8 de marzo no puede ser sino un día reivindicativo, de lucha y de recuerdo de todas aquellas, y aquellos, que fueron abriendo un camino hacia la igualdad no exento de incomprensión, de dificultades e incluso de represión en una sociedad abiertamente patriarcal.

La Ilustración del siglo XVIII abrió el debate de la Igualdad natural de los seres humanos y aquí hemos de recordar a Josefa Amar y Borbón, aragonesa pionera en la lucha por la igualdad de hombres y mujeres, que leyó su “Discurso en defensa del talento de las mujeres y de su aptitud para el gobierno y otros cargos en que se emplean los hombres”, leído en Zaragoza en 1786, en la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Uno de los primeros discursos del Mundo que habla abiertamente de la Igualdad natural entre hombres y mujeres; debemos recordar a Olimpia de Gouges que, en 1791, recordó a la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa que las mujeres nacen libres y deben permanecer iguales en derechos a los hombres, reclamando ya el derecho al voto para la mujer y a tantas y tantas mujeres y hombres que han luchado por la Igualdad efectiva entre todos los seres humanos a lo largo de estos más de dos siglos de lucha.

Como todas las luchas sociales, pero especialmente en esta, el camino sigue siendo largo,  a veces doloroso, lento y con retrocesos, y aún hoy, como veíamos al principio, queda mucho por hacer. Es más, estamos en un mal momento lleno de reforzamiento de las ideologías más machistas. Los exabruptos machistas de representantes políticos del PP abundan; la minusvaloración de este día convertido en una especie de “día de coros y danzas” por parte del Gobierno de Aragón, la contraprogramación del Ayuntamiento de Zaragoza con una jornada de exaltación del absolutismo y el Antiguo Régimen frente a la Ilustración, repugna y ofende y nos recuerda que hay que seguir luchando día a día por esa Igualdad.

Queda mucho por hacer y reivindicar.

09/03/2015 08:03 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

15/03/2015

El rey que ni imaginó España, ni la abrió al Mundo, Fernando II el Católico

Opongo un rey a todos los pasados; propongo un rey a todos los venideros: don Fernando el católico, aquel gran maestro del arte de reinar, el oráculo mayor de la Razón de Estado”, escribía en 1640 Baltasar Gracián en “El Político”, que tomó como modelo de estadista al rey aragonés.

Y es que, una de las características esenciales de Fernando II de Aragón fue su gran habilidad diplomática y política internacional, pero, en un momento en que se crean los estados nacionales, fue un mal rey para los asuntos internos de Aragón.

Fernando II de Aragón ni imaginó España (en ese momento, nadie imaginaba España más allá de una referencia geográfica asimilable a la Península Ibérica, incluido Portugal. Para hablar de España como Estado habrá que esperar a la conquista de la Corona de Aragón por Felipe Anjou, el primer Borbón, a inicios del siglo XVIII), ni abrió nada a Europa. Y es que Aragón estaba abierto a Europa mucho antes de su reinado. Desde el nacimiento de Aragón las relaciones con el Papado, el Sur de Francia y el Mediterráneo habían sido constantes durante toda la Edad Media. Béarn (básico en las campañas de Alfonso I), Bigorra, Cominges, Foix, Carcasonne, Perpignan, Provenza, Nápoles, Sicilia, Atenas, Neopatria,…), tuvieron constantes relaciones amistosas o bélicas, según las épocas, con Aragón. Recordemos que Aragón fue potencia medieval mediterránea en un momento en que el Mediterráneo era el centro del comercio internacional (Asia era un misterio, con el África subsahariana apenas había relaciones y América y Oceanía eran desconocidas para Europa).

Pero volvamos a nuestro Rey. La Europa de finales del siglo XV es un momento de fortalecimiento de la autoridad real frente a los señores feudales, de centralización del poder en las monarquías y el inicio de las formas estatales, especialmente en Francia y en Inglaterra.

Es el momento de justificación ideológica y jurídica de la creación de estados nacionales frente a los señoríos feudales. En Aragón ocurrió algo parecido. Se fueron ampliando los cargos públicos que debían ser desempeñados exclusivamente por aragoneses: gobernador del reino, baile general, merino, desde 1300; eclesiásticos, desde 1423; se formulan y refuerzan las instituciones nacionales con base en la tradición foral (Martín de Sagarra señala los fueros como origen de la institución del Justicia, el primer cronista del Reino, Gauberto Fabricio Vagad, publica en 1499 una Crónica que refuerza la foralidad).

En ese ambiente nace, en 1452, el que iba a ser Fernando II de Aragón, protector de las artes y príncipe renacentista, reflejado en su divisa “tanto monta” en alusión al nudo gordiano imposible de desatar con las manos y que Alejandro Magno cortó con su espada para cumplir la profecía de que quien los desatara dominaría Asia. Toda una carta de presentación. Fernando II era un hombre decidido a ampliar su poder, territorial y político, sin importarle los impedimentos: “el fin justifica los medios”, dirá años después Maquiavelo, que lo nombrará en su obra “El Príncipe”, compendio de lo que debe ser el príncipe renacentista.

Su propio nacimiento en Sos (la villa no se renombrará “del Rey Católico” hasta 1925) fue una decisión política. Su padre, Juan II estaba en Navarra guerreando contra su hijo primogénito Carlos y la reina se trasladó a Aragón para dar aquí a luz a Fernando, futuro rey aragonés, que fue bautizado en La Seo de Zaragoza.

En 1461 juró en Calatayud ante las Cortes de Aragón como príncipe heredero y, pronto, como Príncipe de Gerona, tuvo que hacer frente a las continuas rebeliones catalanas frente a los Trastámara. El niño Fernando vive en primera persona la guerra civil de la Corona de Aragón: su padre, Juan II aliado con Francia haciendo frente en cruenta guerra a una parte de la Corona, Cataluña, aliada de Castilla, que –paralelamente- amenazaba la frontera occidental de la Corona aragonesa. La interminable guerra civil forjaría el carácter del aún adolescente Fernando, el cual, en hábil maniobra política de su padre, sería casado con la heredera de la Corona de Castilla, Isabel, en 1469, sosegando las relaciones con el vecino reino del Oeste.

Finalizada la guerra con Cataluña en 1472, frente a la pujante Castilla se encontraba la Corona de Aragón agotada por una guerra civil. En 1479 fallece Juan II y su segundogénito pasa a ser Fernando II de Aragón. No existía España como entidad política, no hubo más unidad que la dinástica. Fernando fue II de Aragón, II de Sicilia, III de Nápoles y V de Castilla. Jamás se tituló como rey de España ni como rey catalanoaragonés, tan malo es falsear la historia como imaginarla. Cabe recordar las palabras de Alonso de Aragón, hijo bastardo de Fernando que afirmaría en 1516, a la muerte de su padre, “hay un deseo muit grand de ver separados estos reynos de la Corona de Aragón, de los Reynos de Castilla”.

La obsesión de Fernando II no fue imaginar España, fue crear un Imperio Trastámara, lo que supuso un abandono de Aragón y su Corona y su sometimiento a los intereses ajenos al Reino. No es casual que los aragoneses introdujeran en el escudo de Aragón en 1499 el árbol de Sobrarbe, para recordar a Fernando II que “antes fueron leyes que reyes”, que si era Rey de Aragón, era por haber jurado sus fueros y comprometido a defender sus derechos y libertades. Todo ello en un ambiente de reforzamiento de la entidad nacional aragonesa, al que antes me he referido.

Fernando II tuvo una gran desafección hacia Aragón, convertido en un estado marginal de su idea imperial. El gobierno de la Corona de Aragón lo confió a lugartenientes, virreyes y al Consejo Supremo de Aragón, creado en 1494. Los intentos de introducir instituciones de inspiración castellana contaron con un fuerte rechazo en Aragón, como la reintroducción de la Inquisición, que supuso un grave conflicto, con el rechazo frontal de las Cortes de Aragón por ser un tribunal ajeno al país y “contrafuero”, recursos legales, negativa de Teruel de aceptar un Tribunal temporal, con formación de un ejército por parte de Fernando II, revueltas y  asesinato del Inquisidor Pedro Arbués, seguido de una fuerte represión. Otras instituciones que intentó introducir a imagen castellana, como las Hermandades para mantenimiento del orden público, fueron rechazadas en Aragón y fracasaron por la oposición de los aragoneses que entendían que era una competencia propia de las instituciones aragonesas.

En 1504 muere Isabel de Castilla y la corona castellana es heredada por Felipe I. Finaliza la unión dinástica de Aragón y Castilla y Fernando II aprovecha para incorporar el Reino de Nápoles a Aragón, que estaba en manos castellanas, y reorientar su política exterior hacia Francia, tradicional aliado de Aragón, rompiendo la unión dinástica con Castilla.

En 1506 Fernando II casaba con la sobrina del rey francés, Germana de Foix, en virtud del Tratado de Blois. Lamentablemente, Felipe I de Castilla murió y Fernando II tuvo que hacerse cargo como regente de la Corona de Castilla; el posible sucesor de la Corona aragonesa, hijo de Germana de Foix, Juan de Aragón, apenas vivió unas horas con lo que los planes fernandinos se desbarataron. Fernando II buscó desesperadamente sucesor para Aragón, tomando supuestos afrodisiacos, que lo debilitarían hasta su muerte en 1516.

Tras la regencia de Alonso de Aragón, su nieto Carlos I fue nombrado Rey de Aragón, tras jurar los Fueros ante las Cortes de Aragón en 1518, convirtiéndose así en Carlos I de Aragón, I de Castilla y V del Sacro Imperio Romano Germánico, entre otros títulos. De alguna forma se cumplieron los planes de Fernando II de constituir un Imperio, pero no sería Trastámara, sino Habsburgo.

15/03/2015 23:40 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar