O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2016.

19/08/2016

LÁGRIMAS

LÁGRIMAS

 

Juegos Olímpicos. Hombres y mujeres maduros en plenitud física, con unos musculosos cuerpos esculpidos por el esfuerzo y la actividad deportiva, compendio de la fortaleza, la habilidad y la pericia en su disciplina deportiva, lloran. Hombres y mujeres maduros formados para el sacrificio, el sufrimiento, el esfuerzo, el afán de superación, la competitividad y la superación de las adversidades, lloran. Detrás hay horas de trabajo, de preparación, de entrenamiento, de tecnificación deportiva, mucho dinero invertido por sus Estados, por sus clubes, por ellos y ellas mismos en la búsqueda del éxito deportivo. Han vivido por y para su actividad deportiva, apoyados por su opulenta sociedad y en una pequeña fracción de tiempo, por una decisión inadecuada, un golpe de mala suerte o por cualquier otra circunstancia mínima, no consiguen el triunfo deportivo. Los y las deportistas de los países más desarrollados lloran. Son un icono, una imagen de triunfo para sus sociedades. Más allá de la recompensa económica, la derrota es solo en un juego, pero lloran. Tendrán reconocimiento a su esfuerzo y otras oportunidades, otros campeonatos, otras posibilidades de victoria, pero lloran.

 

Siria. Unos niños y niñas son sacados de los escombros de sus casas bombardeadas. Los niños y niñas de apenas unos pocos años, frágiles, con unos cuerpos todavía infantiles, con el aspecto débil y vulnerable propio de sus edades no lloran. Un niño aparece cubierto de polvo y sangre, atónito, descalzo, sentado en una ambulancia, se toca las heridas causadas por el derrumbe de su hogar bombardeado, pero no llora.  Desconocen el paradero de sus padres y sus hermanos y hermanas, pero no lloran. Solo han vivido la guerra. No conocen otra cosa que la violencia y la guerra, su futuro es incierto, pero no lloran. Nadie está preparado para malvivir en un ambiente de odio y destrucción y los menores, menos que nadie. Utilizaremos su imagen, como la del menor refugiado ahogado en una playa europea, y pronto los olvidaremos y la guerra continuará, esos menores no tendrán más oportunidades ni muchas posibilidades de tener una vida digna y estarán inexorablemente marcados por la tragedia, pero no lloran. Quizá le espere una supervivencia miserable, o la huida hacia una frontera que los rechace o la muerte, pero no lloran. 

19/08/2016 12:07 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

22/08/2016

HINCHADA DIVINA

Hace unos días el Real Zaragoza, S.A.D. fue a la Basílica de Nuestra Señora del Pilar con el fin de recibir la bendición divina para la campaña futbolística que comienza hoy. No es novedad. Data de la temporada 1955/56, en pleno nacionalcatolicismo, cuando el entonces Presidente, Cesáreo Alierta –que una década después sería Alcalde franquista de la Inmortal Ciudad-, inauguró esta curiosa costumbre que no siempre ha dado los frutos apetecidos, vistos los resultados deportivos. Es más, algunos equipos –entre ellos el Real Zaragoza, S.A.D.- además de jugadores y cuerpo técnico tienen un capellán, supongo que para pedir alguna pequeña ayuda extradeportiva venida del Más Allá. Igual que se cambia de entrenador, el equipo blanquiazul debería revisar el contrato del titular, pues no parece tener suficiente pericia en su oficio, dados los resultados de las últimas temporadas. O quizá cabría dudar sobre el zaragocismo de la Virgen del Pilar o sobre su influencia en los Cielos y, en consecuencia, cambiar de patrocinio divino, fichando para ese papel otra Virgen o Santidad. La Verge de Montserrat puede ser una buena opción, vistos los resultados de uno de sus equipos patrocinados, el Barça. Que nadie vea pancatalanismo, esa Virgen también tiene bajo su protección al RCD Espanyol. Es una cuestión práctica.

En todo caso, el Real Zaragoza, S.A.D. no es una “rara avis” en el panorama futbolero. Cada temporada hay un rosario de equipos a basílicas, catedrales, iglesias y ermitas para pedir ayuda divina en extraña y colorista procesión. Aún recuerdo a un jugador musulmán, Nayim, encabezando la procesión futbolera que agradecía a la Virgen del Pilar su gol en la desaparecida Recopa de Europa y ofreciendo el trofeo a la talla de madera, que no quiere ser francesa pero es de gusto borgoñón.

En estas procesiones participan jugadores ateos, musulmanes, judíos, evangelistas e incluso algún católico y creo que tanta petición generará no pocos problemas al panteón católico. A veces pienso que el Reino de los Cielos es un galimatías cada jornada. Imagínese a los santos con sus respectivas camisetas, trompetas, gorras y bufandas, bulliciosos y pasionales intentando que el árbitro obvie el fuera el juego, pite una falta máxima al equipo patrocinado por el santo o virgen de turno o ayude a que la pelotita entre o deje de entrar y discutiendo entre ellos lanzándose sus poderes sobrenaturales a favor y en contra de los diferentes clubes.

En algunos casos tienen patrocinios contradictorios, así la Verge de Montserrat anda hecha un lío debatiéndose entre salvar a los “pericos” o dar otro trofeo a los “culés”. La de la Almudena “merengue” y “colchonera” a la vez y abiertamente enfrentada a la anterior. San Mamés discutiendo con la Virgen de Begoña sobre quién debiera patrocinar con más derecho a los “leones”. La Verge dels Desamparats dudando entre desamparar a los “chotos” o a los “granotas” y, por encima de todos, incapaz de poner orden, el “verdiblanco” Cristo de Gran Poder, impotente en los últimos años para impedir los éxitos de los “palanganas”.

22/08/2016 17:14 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

24/08/2016

CASA SOLANS, UNA PEQUEÑA JOYA EN EL BARRIO JESÚS

      Hace unos días, una lectora me sugirió la posibilidad de escribir acerca de la Casa Solans, testigo de la primera industrialización de la ciudad, un edificio que, sin duda, llama la atención por su refinamiento, su particularidad y su ubicación.

Pocos barrios obreros cuentan con una obra de arte de estas características en su solar, pero su localización no es casual. En ese momento, la burguesía zaragozana salía de la ciudad histórica y empezaba a vivir o bien en “ensanches”, como el de la Huerta de Santa Engracia (Plaza de los Sitios y alrededores), Huerta de Santa Fe (entorno de Plaza de Salamero) o el Paseo de Sagasta, extraordinario paseo lleno de edificios modernistas y alguno historicista de los que apenas quedan unos pocos ejemplos; o bien junto a los establecimientos fabriles, los cuales, a su vez, se asentaban junto a las estaciones de ferrocarril, en este caso la Harinera Solans estaba en la actual calle Bielsa, junto a la Estación del Norte (hoy Centro Cívico municipal). En el entorno de esta fábrica se construyó la Casa Solans, un extraordinario conjunto del que solo queda la vivienda. Los jardines anexos (que ocupaban poco más de 4.500 m2) están hoy ocupados por inmuebles. El edificio de la Harinera y su maquinaria (parcialmente conservada) sobrevivieron hasta finales del siglo XX, en que fue demolida para edificar viviendas.

            Los propietarios de la Casa Solans eran terratenientes cerealistas cincovilleses (de Farasdués, municipio en aquel entonces y, desde 1971, pueblo de Ejea de los Caballeros), cuyas tierras proveían de materia prima a la Harinera (en la primera industrialización aragonesa jugó un papel fundamental la transformación de productos agrícolas –no son pocas las industrias azucareras, licoreras, harineras, de galletas, etc. que se fundaron por todo Aragón en ese momento-.

Los Solans-Aísa dudaron entre vivir en los nuevos ensanches o junto a su fábrica de harinas. Juan Solans y Solans, propietario desde 1913 de la Harinera Solans prefería vivir en el entorno de su industria; su mujer, Rafaela Aísa Aísa, prefería el Paseo de Sagasta. De hecho, la familia estuvo interesada en la compra del solar que hoy ocupa la Confederación Hidrográfica del Ebro en Sagasta. Pero prevaleció la idea de Juan Solans y se construyó esta caprichosa joya. Curiosamente, nunca la habitó. Antes de trasladarse a la misma, Juan Solans falleció el 25 de noviembre de 1926 con apenas cuarenta años de edad en la vivienda familiar de la calle de la Virgen 7 y 9. No obstante, su capilla ardiente fue instalada en el oratorio de la Casa Solans y de allí salió el cortejo fúnebre hasta la Basílica de Ntra. Sra. del Pilar. Rafaela Aísa, viuda, sí se trasladó a la Casa hasta su fallecimiento, el 19 de noviembre de 1965.

            La licencia municipal para la construcción de la casa se otorgó el 27 de febrero de 1919 y se inició la construcción sobre los planos del arquitecto Miguel Ángel Navarro, zaragozano continuador de una saga de excelentes arquitectos. Entre sus obras está la planificación del Parque Grande José Antonio Labordeta, los planes de vivienda social republicana (Ciudad Jardín), el Teatro del Mercado (entonces Mercado de pescados) o el Grupo Escolar Joaquín Costa (culmen arquitectónico de la concepción del papel de la educación pública para Costa y la progresía de inicios de siglo).

La Casa Solans se finalizó el 6 de mayo de 1921, ascendiendo el coste de la construcción a unas 750.000 pesetas (un sueldo medio de la época eran 250 pesetas). Desde la finalización de la obra hasta el fallecimiento del propietario, la casa fue lugar de encuentro de grandes fiestas propias de los años veinte del siglo pasado, a los que asistía la burguesía zaragozana. Durante la Guerra Civil fue utilizada por el ejército, produciéndose el primer expolio de la propiedad. Años después de fallecida la propietaria, los herederos vendieron la casa a una inmobiliaria el 22 de mayo de 1972, iniciándose un proceso de continuo deterioro y expolio de la misma, llegando a ser declarada en ruina en 1995. El inicio del siglo XXl supuso el renacimiento de la Casa Solans. El año 2000, el Ayuntamiento de Zaragoza adquirió el edificio, siendo declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, el 19 de febrero de 2002. En septiembre de 2006 se finalizaba la urbanización exterior del edificio y la rehabilitación del mismo, con un coste de 860.000 euros, siendo ocupada hasta 2015 por un Centro de Documentación de Naciones Unidas sobre agua y saneamiento. En la actualidad está sin uso definido.

Una visita a su exterior (el interior no es visitable sino en ocasiones muy puntuales), llama la atención por la plasticidad y luminosidad de la casa, la forja convive con la madera y ésta con los mosaicos de los fustes de las columnas, traídos desde Italia (como los de la cúpula, hoy desaparecidos), con los azulejos, traídos de Valencia (por la especialización de Josep Palop, el proveedor, en “mosaico de imitación romana”) y las enormes vidrieras, obra de la industria zaragozana “la Veneciana, S.A.”.

            En la fachada de la Avenida de Cataluña encontramos elementos decorativos florales propios del Modernismo, pero con un discurso compositivo que recuerda el Rococó del Segundo Imperio francés, enriquecido con motivos ornamentales (guirnaldas, ménsulas, denticulados) de reminiscencias neoclásicas. Todo el conjunto lo corona un frontispicio circular con el escudo heráldico de la familia Aísa. Finalmente, aparecen representados cuatro signos zodiacales, vestidos con el peplo y el himatión griego. Estos signos representan a las cuatro estaciones del año; Aries (primavera) aparece con un cesto de flores; Cáncer (verano) lleva en su mano una hoz, símbolo de la siega; Libra (otoño) aparece con un cuerno de la abundancia y un racimo de uvas, referencia a la vendimia y Capricornio (invierno) que cubre todo su cuerpo, incluida la cabeza en alusión al frío invernal, aparece con un recipiente para el aceite, referencia a la recogida de la oliva.

            Sobre estas figuras zodiacales aparece una representación del globo terráqueo, invertido en el caso de Cáncer y Capricornio, pues son constelaciones solo visibles desde el Hemisferio sur.

            En las fachadas orientadas al jardín, convive el ladrillo de reminiscencias historicistas (mudéjares) con elementos claramente modernistas y llaman la atención sus balaustradas de mármol y los enormes vanos. Las culminaba una enorme cúpula cubierta por mosaicos traídos de Italia, que fue desmontada entre 1960 y 1965.

            Del muro que rodeaba el jardín, apenas queda una pequeña parte, como la recayente a la Avenida de Cataluña, con una puerta de forja coronada por las iniciales de Juan Solans.

            En todo caso, el edificio es una pequeña joya que merece la pena conocer y valorar.

24/08/2016 21:45 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

26/08/2016

LA DAMA DE ZARAGOZA

20160826232540-dama-de-zaragoza.jpg

Hay ciudades que conciben su principal zona verde como un museo de esculturas al aire libre siguiendo un discurso casi museístico. No es el caso del Parque Grande José Antonio Labordeta de Zaragoza. Lamentablemente, el Parque ha sido, más bien, almacén de monumentos y acomodo de diversos bustos y estatuas que no tenían cabida en otro lugar, como la fuente de Neptuno, originalmente situada en la Plaza de San Francisco (llamada de España desde 1940); o la conmemorativa de la Exposición Hispano-Francesa y su promotor, D. Basilio Paraíso, extraordinario conjunto que hoy yace arrinconado en el Parque siendo su ubicación original la Plaza de Paraíso; o el Quiosco de la Música, incapaz hoy de ofrecer el deleite de su fin originario por la contaminación acústica de Paseo Renovales, ideado para la Plaza de Castelar (de los Sitios desde la década de los ochenta del siglo XX).

 

Y, sin embargo, nuestro Parque Grande José Antonio Labordeta sigue siendo un espacio entrañable y que merece la pena recorrer con detenimiento.

 

La idea de que la ciudad contara con un parque “grande” surgió en 1902 (en ese momento el único parque de la Ciudad era el Parque Pignatelli) y, tras varios avatares, en diciembre de 1923 se comenzaron las obras siguiendo el proyecto de Miguel Ángel Navarro.

 

En él, para conmemorar el centenario del fallecimiento de Francisco de Goya, en 1928, se levantó el Rincón de Goya, siguiendo la propuesta del paisajista Xavier de Winthuysen de 1924.

 

El edificio es obra de Fernando García Mercadal, arquitecto que introdujo las entonces revolucionarias ideas racionalistas al Sur de los Pirineos. El proyecto (1926) es un hito de la arquitectura racionalista, siendo el primer edificio proyectado siguiendo las propuestas Le Corbussier , expuestas un año antes en París. El edificio fue, ciertamente, revolucionario, tanto formalmente (una propuesta racionalista cuando triunfaba el historicismo o el modernismo en Aragón), como conceptualmente (siendo precursor de las “casas de cultura” francesas). Frente una escultura, el recuerdo a Goya sería un museo, una biblioteca y una sala de exposiciones consagradas al escultor. Jamás lo fue. Tampoco sería el último “espacio Goya” fracasado en Zaragoza. El último fue un caro proyecto abortado.

 

El Rincón de Goya no ha sido ni entendido ni valorado nunca por la Ciudad. La prensa del momento llegó a afirmar que “lo ideal es que el edificio desaparezca o se deje de ver entre la hojarasca del bosque”. Aún hoy, lejos de la concepción primigenia, alberga un colegio y no sería catalogado como Bien de Interés Cultural hasta el 23 de enero de 2003.

 

El conjunto lo completaba un jardín, hoy desaparecido, y un conjunto escultórico, que se mantiene, dedicado a Luis López Allué, escritor costumbrista oscense fallecido en 1928, realizado por Ramón Acín en 1930, conjunto pensado para el reposo y la lectura, perfectamente integrado en el conjunto arquitectónico.

 

García Mercadal, el arquitecto que proyectó el ensanche de Bilbao, Burgos, Logroño y el de “los Remedios” de Sevilla; organizador de los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna; cofundador del Comité International pour la Réalisation des Problemes Architecturaux Contemporains , admirado y valorado en Europa… apenas volvería a trabajar en su ciudad, que no lo comprendió. No obstante, desde el año de su fallecimiento, 1985, el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón otorga un premio anual de arquitectura que lleva su nombre.

 

En ese ámbito encontramos el “Monumento al Origen”, concebido para la orilla del Río Ebro, del que parecería emerger (carece de pedestal), destinado a rememorar el pasado ibérico de la Ciudad y erigido en el Rincón de Goya, fuera el entorno para el que fue concebido y en un lugar que nada tiene que ver con lo que representa, ni con la figura de Goya, ni con la concepción del conjunto arquitectónico que lo recuerda.

 

La obra, desapercibida para buena parte de la ciudadanía, fue realizada en 1984 por distintos escultores de la Asociación Pablo Gargallo (Isabel Queralt, Gregorio Millas, Alberto Pagnusat, Pilar Pérez Subías, Fernanda Sanz Revilla,…), asociación que tuvo su sede en el Centro Cívico Salvador Allende, en el antiguo matadero de Zaragoza y que realizó diferentes obras urbanas a lo largo de los años ochenta. Una propuesta más de la ebullición cultural que en tantos aspectos vivió la Ciudad en los años ochenta del siglo pasado.

 

Se trata de una escultura realizada en piedra de la Puebla de Albortón que representa una cabeza de mujer de formas ciclópeas que recuerda los modelos de las esculturas ibéricas, en especial la llamada “Dama de Elche”, de allí que también sea conocida como la “Dama Ibérica” o la “Dama de Zaragoza”. Porta las características ruedas que cubren las orejas, de origen jónico, que portaban las mujeres íberas, como atestigua Artemidoro de Éfeso y repite las facciones propias de las esculturas ibéricas, influídas por las primeras esculturas griegas.

 

Una escultura contemporánea de formas arcaizantes, que representa nuestro origen, yace desvalida y olvidada en un rincón de un parque. Toda una metáfora de lo que para la sociedad aragonesa es, a veces, su origen.

26/08/2016 23:25 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar