O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

EL RENACER DE RUEDA

 

Et apertis oculis nostris ad deificum lumen, attonitis auribus audiamus.
Regla de San Benito, Enero 2. Mayo 3. Septiembre 2.

La situación del Real Monasterio de Nuestra Señora de Rueda es similar a la de otros edificios del rico patrimonio histórico artístico aragonés: monasterios, castillos, palacios, iglesias, etc.:

- Unas veces, se recuperan modificando, o no, su uso;
- otras, se encuentran en un grado de conservación deficiente o incluso en ruina y,
- en el peor de los casos, hoy han desaparecido.
En casi todos los casos sus bienes, en no pocas ocasiones, han sido objeto de ventas, expolio y destrucción, hasta bien entrado el siglo XX.

En el caso de Rueda. 1202 inicio de las obras del Monasterio siendo consagrada la iglesia en 1238. En ese momento, el Monasterio cumple una función repobladora y feudal, siendo un centro económico protegido por la Monarquía aragonesa.

La época contemporánea marca un hito fundamental. Cambia el sistema económico y de producción y los monasterios como centro de poder feudal no tienen sentido en la nueva sociedad, con lo que, generalmente, sufren un periodo de decadencia, salvo excepciones.
El siglo XIX se inicia con las guerras napoleónicas. Rueda se abandona de 1809 a 1814. Las situaciones de guerra siempre son propicias para la pérdida del patrimonio por saqueos, bombardeos, expolios, iconoclastia, etcétera.

Las Cortes de Cádiz suprimieron los señoríos jurisdiccionales (1811), en 1820 los bienes de las órdenes religiosas pasaron a formar parte de la Hacienda Pública y en 1834 se inició un proceso de desamortización. La comunidad de Rueda se disolvió, los monjes abandonaron el monasterio y sus bienes fueron vendidos. Comenzó entonces la degradación paulatina del conjunto hasta finales del siglo XX. Durante todo el siglo XIX y buena parte del XX, el arte no es valorado por el conjunto de la sociedad más allá de su valor económico o práctico. Algo que sufrimos en Aragón hasta fechas relativamente recientes.

Afortunadamente, en las últimas décadas, asistimos a un proceso de recuperación del patrimonio histórico-artístico, cultural y natural y su reutilización como elemento dinamizador de un territorio, asignando a estos edificios diferentes funciones ligadas a la cultura y al turismo. Siendo, por lo tanto, la actividad turística fundamental para difundir este patrimonio, programar actividades culturales en éste y ofrecerlo a quienes nos visitan para complementar la estancia del turista en un determinado territorio, considerándose la conservación patrimonial como una inversión y un elemento de vertebración territorial.

Sin duda, el Real Monasterio de Nuestra Señora de Rueda es una visita ineludible para quienes visiten esa parte de Aragón, en la medida que es un edificio único que permite conocer fielmente la vida monacal y la organización y funcionamiento de un monasterio medieval y, por lo tanto, un punto fuerte de nuestra oferta turística cultural, que atiende a un importante segmento de la demanda turística.

31/01/2018 11:55 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar