O Blog de Jorge Marqueta Escuer, o mixín.

O blog de Jorge Marqueta Escuer.

Temas

Enlaces

Archivos

 

DÍA DE LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE ARAGÓN.

 

Ayer, 3 de marzo, se conmemoró el Día de la Memoria Democrática de Aragón. La fecha recuerda el bombardeo fascista sobre la población civil de Alcañiz que causó entre 500 y 1.000 fallecidos (la cifra exacta se desconoce) en una localidad que entonces no llegaba a los 9.000 habitantes.

Es lógico y necesario que recordemos a quienes murieron bajo las bombas del fascismo, que defendamos nuestra democracia, que en el Estado español tenía forma republicana en ese momento, como es natural conocida nuestra historia contemporánea.

Está en la línea del Remembrace Day de los países de la Commonwealth o del Jour de la paix et d’hommage à tous les morts pour la France, que se celebran cada 11 de noviembre; está en la línea del Memorial Day de los EEUU del último lunes de mayo.

Es un recuerdo que nos incumbe a todos los que creemos en la democracia (siempre mejorable, pero indispensable). No es ni de izquierdas ni de derechas, es de todos y todas.

Lamentablemente, lo que en otras democracias es normal, en Aragón y en España, tras la victoria fascista y un periodo de genocidio y represión sistemática que se alargó hasta cuatro décadas, todavía hay sectores incapaces de comprender que defender la democracia no va contra nadie, que no se trata de reivindicar otra cosa que la democracia, que no se hace con rencor, ni odio, ni para reabrir heridas que nunca se cerraron y, mucho menos, para intentar cobrar subvenciones como dijeron de forma irrespetuosa varios representantes del PP en el Congreso. Se hace por respeto y por defender el sistema democrático que nos atañe a todos.

Todavía hace un año el Jefe del Estado, Felipe Borbón, afirmó en un discurso que “son tiempos para profundizar en una España donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas”.

Todavía existen monumentos de homenaje al fascismo en varias localidades, todavía existe un homenaje monumental al fascismo como el llamado “Valle de los Caídos”, todavía personajes como Mariano Rajoy dicen no entender por qué se cambia el nombre de calles que homenajean a fascistas y se fotografía junto a homenajes al dictador.

Todavía España es el segundo país del mundo con más fosas comunes, “desaparecidos” en un contexto de desprecio a los derechos humanos y “muertos en las cunetas”, tras Camboya. Nosotros por el fascismo, los camboyanos por el comunismo.

El reto es que los que quieren la impunidad y el olvido sean cada vez más minoritarios, que la sociedad en su conjunto se reconozca en el homenaje a la democracia y a la memoria.

La memoria es un derecho imprescriptible e inalienable y el reconocimiento a quienes lucharon y quienes murieron por defender la libertad y la democracia, una obligación ética de cualquier sociedad democrática. De toda.

Tenemos derecho a conocer nuestro pasado, no olvidar que la democracia siempre está amenazada por la intolerancia, sea fascista, nazi o
estalinista, aunque se transvista de populismo o de fanatismo religioso.

04/03/2018 18:25 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario

*

*
No será mostrado.


*

* Datos requeridos.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar