optica

28/06/2018

Actualidad de la óptica

Durante más de un siglo, el canal tradicional de distribución de gafas graduadas al público ha contado con la participación de profesionales formados, como los ópticos.

Los pedidos pueden realizarse directamente, si la consulta tiene capacidad de acabado, o enviarse a un laboratorio de fabricación.

En cualquier caso, las lentes se fabricarían con parámetros para cumplir con los requisitos de resistencia al impacto. Las gafas también serían verificadas para asegurar que sus propiedades ópticas cumplan con los requisitos visuales de la prescripción y que estén dentro de las tolerancias aceptables.

El paciente entonces regresaría a la práctica para recibir las gafas, donde se podrían hacer los ajustes finales de la montura. De esta manera, el proceso de dispensación activo, personal, es decir, "práctico", podría proteger al paciente de las gafas que podrían no cumplir con los requisitos aplicables. (A los efectos del presente informe, la referencia a la palabra "dispensación" y todas sus formas se referirá a su significado común y comercial tal como se entiende en la industria oftálmica.

La prevalencia de este método mediante el cual los pacientes reciben gafas graduadas ha cambiado sustancialmente en sólo los últimos 4 años.

En 2007, una encuesta de la industria estadounidense reveló que el 5% de los encuestados indicaron que compraban gafas en línea y que el 1,7% de todas las gafas recetadas se pedían a través de Internet y se entregaban directamente al paciente sin beneficiarse de un proceso de dispensación.

En 2010, una encuesta similar estimó que el 2,8% de todas las gafas recetadas provenían directamente de los vendedores en línea.

Estas encuestas revelaron sistemáticamente que alrededor del 28% de los consumidores consultaron los sitios web para ayudar en su compra más reciente de gafas.

Para 2014, se estima que alrededor del 4% de todas las gafas graduadas en los Estados Unidos serán entregadas sin el beneficio del proceso tradicional de dispensación (comunicación personal, Steve Kodey, Director de Investigación de la Industria, The Vision Council, febrero de 2011). Estos valores representan una tasa de crecimiento promedio de > 10% por año.

Debido a que estos productos se distribuyen directamente al consumidor a través de los vendedores en Internet, las gafas llegan sin el beneficio del proceso tradicional de dispensación, en el que los requisitos ópticos de la prescripción o la resistencia al impacto de las lentes pueden ser confirmados por el dispensador oftálmico.

Esta ruta de entrega directa al consumidor también parece inconsistente (en varios grados) con los requisitos de 22 estados que regulan a aquellos que dispensan lentes recetados pero no son médicos, es decir, ópticos.

El objetivo de este estudio fue investigar el cumplimiento de varios requisitos para las gafas recetadas ordenadas a varios vendedores populares de Internet.

Creemos que el proceso de dispensación sigue siendo un paso vital y necesario en la fabricación y entrega de gafas para garantizar de la mejor manera posible la salud y la seguridad de los pacientes que usan gafas.

Los miembros del público que se dedican a la compra de gafas sin un proceso de dispensación activo y personal por parte de un profesional capacitado podrían no recibir un producto de igual rendimiento, valor o seguridad.

Los únicos datos que existen hoy en día que indican el volumen o porcentaje de gafas recetadas solicitadas en línea y recibidas directamente por los pacientes son esencialmente anecdóticos. Hasta donde sabemos, ningún grupo de vigilancia de la industria o agencia gubernamental está rastreando dicha información.

Esta falta de datos obstaculiza las profesiones del cuidado de la vista y las agencias federales y estatales apropiadas en su capacidad de asegurar el cumplimiento con los estándares aplicables y de minimizar los riesgos potenciales para la salud y seguridad de la vista del público. Se necesitan estudios adicionales para validar o refutar completamente los reclamos de seguridad y cumplimiento de las normas para dichas gafas.

Los resultados de este estudio muestran que sin importar el costo, las gafas ordenadas sin el beneficio de un proceso de dispensación pueden tener un riesgo significativo de error al proporcionar el tipo correcto de lentes que se necesitan u ordenan, los parámetros ópticos que están dentro de las tolerancias aceptables y los parámetros físicos que proporcionan suficiente protección al usuario. Así pues, el coste no parece ser un indicador de que el consumidor recibirá un producto de calidad o seguridad particular.

De las gafas evaluadas, más de 1 de cada 5 pares se entregaron incorrectamente, con características añadidas u omitidas; más de 1 de cada 4 pares tenía al menos 1 lente con al menos 1 parámetro óptico fuera de tolerancia; y más de 1 de cada 5 pares tenía al menos 1 lente que no pasó la prueba de impacto. En general, casi la mitad de las gafas recibidas directamente de los vendedores en línea en este estudio no cumplían con los requisitos ópticos de las necesidades visuales del paciente ni con los requisitos físicos para la seguridad del paciente.

28/06/2018 00:04 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

27/06/2018

Comprar gafas por internet: Peligros

Muchos pacientes probablemente no se dan cuenta de que, y muchos vendedores en línea en este estudio no actuaron como si, los lentes de gafas que proporcionan corrección refractiva están clasificados en los Estados Unidos por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos como Dispositivos Médicos Clase I.

Se requiere una receta válida de un médico autorizado, deben mantenerse las tolerancias ópticas y deben cumplirse los requisitos físicos, incluida la resistencia al impacto.5.

Según la definición de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), dichos dispositivos conllevan un riesgo mínimo para el paciente si no se cumplen los requisitos ópticos o si se fabrican de manera incorrecta o no se ajustan correctamente.

No obstante, pueden aparecer síntomas visuales o sistémicos, como borrosidad, fatiga ocular, diplopía o dolor de cabeza, si los parámetros de las gafas no son correctos o si no se siguen los procedimientos de dispensación adecuados.

Para este estudio, sólo nos interesaron los vendedores en línea que entregan gafas directamente a los pacientes sin el beneficio de la verificación y la adaptación práctica por parte de un oculista u óptico. Incluso el único vendedor que insistía en la verificación de la prescripción antes de procesar un pedido entregó las gafas directamente a nuestro "paciente", sin recomendación de volver al médico que prescribe o a otro profesional autorizado para verificar el pedido o ajustar el ajuste de la montura. De la misma manera, ninguno de los otros vendedores incluyó tal recomendación, incluso para órdenes que fueron enviadas a direcciones en estados que otorgan licencias para dispensadores oftálmicos.

No se sabía de ninguno de los vendedores objetivo que tuvieran alguna asociación directa con algún profesional de la salud ocular localizado físicamente en los estados a los que se entregaron las gafas.

Tampoco determinamos si los médicos ubicados en esos estados utilizaban directamente los servicios de estos u otros proveedores en línea para dispensar personalmente lentes a los pacientes. En tales casos, el pedido en línea de gafas puede ser simplemente una variante del proceso de dispensación tradicional.

En este estudio, todos los individuos participantes conocían las gafas, pero algunos tenían dificultades para hacer pedidos en línea correctamente, de modo que las gafas solicitadas no eran lo que se pretendía según el diseño del estudio. Además, algunos vendedores proporcionaron el tipo incorrecto de gafas, a pesar de que el pedido aparentemente se hizo correctamente.

Estos errores son potencialmente problemáticos para los pacientes que requieren correcciones multifocales pero reciben lentes monofocales, y especialmente preocupantes cuando las gafas se dispensan como lectores monofocales con lentes de prescripción completa para la visión de cerca.

Ambos errores rara vez deben producirse en las gafas dispensadas por el método tradicional o, si se identifican, pueden corregirse fácil y rápidamente antes de dispensarlas.

Desde el punto de vista de la fabricación, crear productos con una precisión del 100% o con una tasa de aprobación de control de calidad del 100% puede ser una tarea laboriosa o costosa y, en algunos casos, incluso físicamente imposible.

La industria de las lentes oftálmicas incluye no sólo a los fabricantes de lentes y armazones, sino también a los médicos y ópticos prescriptores y dispensadores, que a menudo funcionan en una capacidad de control de calidad final antes de que el paciente reciba realmente las gafas.

Para un dispositivo individual, como una lente, montura o gafas completas, las desviaciones aceptables de un producto o grupo de productos ideales, en forma o función, vienen dadas por varias tolerancias, específicamente, los estándares voluntarios de la industria para los parámetros ópticos y ciertos atributos físicos (por ejemplo, TC, curva base)10 y las pautas federales para la resistencia al impacto.5, 

Un estudio preliminar muestra que aproximadamente el 25% de las gafas fabricadas por los laboratorios para el modelo de dispensación tradicional fallan en la tolerancia de al menos 1 parámetro óptico,16 lo cual es comparable a la tasa de falla del 28.2% encontrada en este estudio.

Sin embargo, aunque una revisión posterior inédita llevada a cabo en 1999 por la Asociación de Fabricación Óptica y la Asociación de Laboratorios Ópticos en nombre del subcomité ANSI Z80.1 confirma dicha tasa de fallos, encuentra que la mayoría de los fallos ópticos en el modelo tradicional se identifican durante las inspecciones secundarias antes de que salgan del sitio de fabricación del laboratorio, de modo que la oficina de dispensación no devuelve más de un 2% después de la entrega.

No tenemos ninguna evidencia de que tales inspecciones secundarias hayan ocurrido o no hayan ocurrido para las gafas que recibimos. Tampoco investigamos el costo, en tiempo o dinero, o incluso la posibilidad, de devolver las gafas en este estudio, ya sea para corrección o crédito.

Se sabe desde hace tiempo que la reducción del grosor de los lentes y los tratamientos de los lentes, como el recubrimiento AR, disminuyen la resistencia al impacto de los lentes oftálmicos cuando se utilizan en configuraciones inaceptables.

Confirmamos que la reducción de la TC y otros factores de los diseños y aplicaciones de los lentes y del recubrimiento pueden aumentar el riesgo de fallo por impacto de los lentes. Los resultados de pruebas internas no publicadas de más de 53,000 lentes realizadas por Walman Optical Company, realizadas entre 1994 y 2010, encuentran que <0.5% fallaron las pruebas de impacto. Esta baja tasa de fracaso estimado de las gafas tradicionalmente dispensadas en los Estados Unidos sugiere que los laboratorios de fabricación que conocen el requisito de resistencia al impacto tienen en cuenta la tomografía computarizada y otros factores cuando se diseña y produce un pedido que incluye recubrimiento AR u otros tratamientos.

Es una práctica común para los profesionales del cuidado de la vista educar a sus pacientes sobre la necesidad de una prescripción precisa y un ajuste adecuado, especialmente con los lentes que incorporan lentes de adición progresiva, lentes de seguridad u otros parámetros especializados, y pueden aconsejar a sus pacientes que están considerando comprar lentes en línea para verificar la política de devolución del vendedor y los costos.

Sin embargo, los profesionales de la salud ocular en los Estados Unidos tienen prohibido poner exenciones o renuncias de la responsabilidad en las recetas que escriben, lo que incluye hacer recomendaciones, tanto a favor como en contra, sobre el lugar donde el paciente debe hacer que se cumpla la receta.

Sin embargo, los médicos pueden verificar las propiedades ópticas de las gafas recibidas de otro vendedor. Por desgracia, el médico o el óptico no pueden evaluar la resistencia al impacto de las lentes terminadas.

27/06/2018 23:56 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

Centro Óptico y Auditivo Pollentia

Óptica Pollentia ha cambiado el nombre a Centro Óptico y Auditivo porque ahora ofrecen servicio de audiología en sus instalaciones.

Ahora la gente de Alcudia podrá comprar gafas de sol, lentillas, gafas graduadas y audífonos.

¿Cómo es óptica pollentia?

Nuestra misión: ofrecerle gafas a su gusto, equipadas con lentes a su vista, a un precio inmejorable. Vintage, clásico, trendy o excéntrico: usted tiene la opción de elegir el estilo, entre casi 1000 cuadros para hombres, mujeres, adolescentes. Y para nosotros, los niños son muy importantes, ofrecemos monturas y garantías adaptadas a sus vidas: suficientes para asegurar que incluso los "rompedores de hierro" se mantengan bien equipados durante todo el año.

Todas nuestras colecciones están diseñadas por Rollero Martin, artista de gafas en su estudio Sevillano. Combina la estética parisina con el tecnicismo de trabajar con materiales nobles. Sus creaciones, diseñadas para Acuitis, son a imagen y semejanza del hombre: únicas, auténticas y armoniosas!

Centro Óptico y Auditivo Pollentia ofrece gafas de diseño para jóvenes y mayores, retro o más marcos de diseño hechos de materiales naturales como la flor de algodón, bambú y acero inoxidable quirúrgico. Acuitis también ofrece materiales excepcionales y materiales preciosos como cuerno de búfalo, titanio y madera a precios muy, muy suaves.

Nuestros acuerdos con el líder mundial Essilor y nuestro socio preferido BBGR, fabricante de lentes ópticas innovadoras desde 1846, garantizan calidad y precios bajos. Acuitis también se ha asociado con Nikon para ofrecerle un vidrio ultra elaborado.

Óptica Pollentia ha participado activamente en la lucha contra el fraude óptico durante muchos años.

En 2007, este compromiso se ha visto reflejado en la creación de una carta de compromiso de calidad de pago a terceros, reforzada en 2011 con la certificación Afnor "Calidad de servicio en óptica" en la que participa cada tienda.

En 2014, la compañía adoptó un código ético de diez puntos y una unidad dedicada a asegurar el cumplimiento de los principios éticos y a fortalecer la lucha contra las prácticas de facturación de conveniencia.

Todas las tiendas Centro óptico Pollentia en Alcudia y sus empleados se comprometen a respetar este código de ética.

La historia de nuestro grupo comenzó en 1962, cuando 5 ópticos visionarios decidieron reunirse para crear en Alcudia una óptica.

Siete años después, Optica Pollentia nace, en paraleloal departamento central de compras. Durante 20 años, los profesionales se están uniendoóptica, nuestra estructura se basa ense desarrolla.

El funcionamiento denuestra sociedad es repensada, un planse crea la comercialización, la publicidad a lala televisión hace su aparición.La relevancia de la comercialización del productoy la comunicación atraenópticos empresarios a nosotrosjoin, y optica pollentia se convierte enrápidamente la marca líder óptica.

Este crecimiento fortalece nuestrapoder de compra y nuestra presenciaen territorio Balear. Hoy,cerca de 4 de cada 5 residentes Alcudienses menos de 15 minutos en coche del centro óptico y auditivo pollentia.

Pionero en distribución óptica, optica pollentia innova enestrategia de marketing en 1988, creando una oferta diseñadapresbiterios: este es el "2º parlibre".A principios de la década de 1990, nuestrolo que llevó mucho tiempode magnitud, tiene una fuerzaprecio de compra considerable.

Este podernos permite desarrollar nuestrosmarcas propias y para ofrecerconsumidores de gafas a precios competitivos. Desde productos que cumplen las expectativasdesde que vendimos cerca de 500.000 fotogramas, más de 300.000 lentes progresivos y casi 700.000 productos de contactología (productos y lentes) bajo nuestras propias marcas en 2012.

27/06/2018 19:14 Enlace permanente. No hay comentarios. Comentar.

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar