posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Chernóbil

Chernóbil

 

 

 

Chernóbil (Чорнобиль, en ucraniano) es una ciudad de Ucrania, situada a unos 100 km al norte de Kiev, con unos 44.000 habitantes (antes del accidente de la central). Un importante nudo de industria y comercio, especialmente en el siglo XIX. El nombre Chernóbil significa Jenjibre en ucraniano. La ciudad es asociada con el accidente ocurrido en la central nuclear de Chernóbil (que tiene el mismo nombre que la ciudad a pesar de estar a una considerable distancia de la misma y de haber ciudades como Prypiat más cercana a la propia central), el 26 de abril de 1986.

 

A la 1:23 de la noche, el reactor número 4 de la central nuclear se escapó al control, como consecuencia de una prueba mal llevada a cabo y de los defectos en la construcción de la central. Ésta se sobrecalentó hasta estallar, expandiendo la radiactividad en un radio de más de 30 kilómetros.

 

La cifra oficial de muertos se cifra en 30 personas (no hay que olvidar que el gobierno del aquel entonces consideró el accidente secreto de estado durante varios días, impidiendo la prevención de posibles accidentes futuros y minimizando las consecuencias reales del fallo), pero por supuesto se sabe que es de más de miles, otras fueron evacuadas. Se produjo una nube radiactiva que viajó en sentido noroeste por Europa. Cientos de miles de personas se vieron afectadas de una u otra forma a lo largo de los años.

 

¿EL PRÓXIMO CHERNOBIL?

 

Tabú: “No puede suceder aquí”.

 

Realidad: Si bien es cierto que el desastre soviético tuvo mucho que ver con negligencias y fallos de diseño, las posibilidad de otro accidente grave no es nula. Cuantas más centrales se construyan, más boletos en la lotería. Conforme el precio del petróleo siga subiendo, las voces a favor de la nuclearización total de la generación eléctrica van a aumentar. Igualmente, las centrales existentes en muchos países tienen 40 ó más años, por lo cual el efecto del tiempo se va dejando notar. Una manutención inadecuada puede ser un riesgo.

 

Otro factor para un Chenobyl futuro es el terrorismo, ya sea externo o interno. De origen externo: unos islamistas secuestran un avión y lo estrellan contra una central. No me digan que un secuestro aéreo es imposible, visto lo visto...Se dice que el edificio principal de una nuclear, con su doble blindaje (cúpula exterior y recubrimiento del núcleo del reactor) puede soportar un impacto así. ¿Se ha probado en una situación real?

 

Por otra parte, el ataque podría ser contra una zona desprotegida de la central, como la zona de almacenamiento de combustible usado, o los transformadores. Eso dejaría fuera de combate a la central y podría provocar un fallo en el reactor o la dispersión de radiación al exterior.

 

Terrorismo interno: un empleado (infiltrado o simplemente loco) provoca un fallo a posta en la central. Esto parece de película, pero ¿acaso no ha pasado en empresas menos peligrosas que un empleado la tome sabotee el trabajo? La presión laboral puede hacer “milagros” en personas propensas al desequilibrio.

 

Por último, está el peligro de la guerra; no ya nuclear, sino convencional. Hasta ahora, la mayoría de centrales están en Occidente, donde el peligro de guerra es mínimo (no será perpetua esa “paz”). Pero en el Tercer mundo se están empezando a construir muchas centrales. Y son zonas de riesgos potenciales. El ejemplo paradigmático es Irán. Tiene mucho interés por lo nuclear (civil y/o militar); EE.UU. puede preparar ataques aéreos, si una central nuclear iraní recibiese un impacto directo de una bomba de 1 TM, ¿qué sucedería?
19/06/2006 23:47 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar