posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Bielorrusia, la gran olvidada tras Chernobil

20060622194852-nuke.jpg(...)
Sin embargo, es lícito preguntarse si la existencia
en Belarús (ex-Bielorrusia) del régimen autoritario
de Lukashenko no hay que- relacionarlo con
la catástrofe de Chernóbil, cuyas consecuencias
sanitarias son mucho más severas en Bielorrusia
que en Ucrania o Rusia. Allí es donde los escapes
radioactivos fueron más importantes, donde se
dispararon de forma casi epidémica los cánceres
de tiroides de los niños (que ahora afectan a los
jóvenes adultos) y, tras muchas tergiversaciones,
han sido finalmente reconocidos por los expertos
internacionales como debidos, en efecto, a los yodos
radioactivos que se emitieron después de la
explosión del reactor; Estos cánceres también han
sido detectados en Ucrania y en-Rusia pero en menor
número: Rápidamente han sido visibles efectos
de morbidez distintos de los cánceres, en particular
entre ,los niños, en las-zonas más contaminadas
cuyos habitantes’ no fueron evacuados, efectos que
siguen hoy día, aunque las instancias oficiales internacionales
los nieguen y las nacionales los minimicen:
enfermedades cardíacas, malformaciones
congénitas, diabetes-;-infantil",etc.
¿Es una casualidad que en Belarús -los pocos
científicos y médicos-,que quieren dar a conocer la
realidad sanitaria sobre el terreno y ,tratan de remediarla sean víctimas de represión? Por ejemplo,
la detención y el encarcelamiento arbitrarios,
como en la época estalinista, durante más de cinco
meses del profesor Bandazhevski, decano de la facultad
de medicina de Gomel, lo que dio paso a su
destitución definitiva. Fue condenado por el tribunal
militar de Gomel a ocho años de trabajos
forzados el 18 de junio de 2001. ¿Será porque sus
estudios son molestos, ya que revelan los nefastos
efectos insospechados sobre la salud debidos a la
acumulación de cesio 137 en el cuerpo por ingestión
crónica de alimentos contaminados, en particular
entre los niños ?
 
El profesor Nesterenko, director del Instituto
de Energía Atómica de Minsk, que en el mismo
comienzo de la catástrofe quería evacuar a toda
la población en un radio de 100 km, fue destituido
con rapidez. Actualmente, dirige el Instituto
Independiente BELRAD, pero sufre intimidaciones
y amenazas que aspiran a obtener el cierre de este
instituto. ¿Será porque vigila la radioactividad del
entorno, porque que mide la carga corporal en cesio ’
137 de los niños de las ’zonas contaminadas y hace
recomendaciones a los padres en las escuelas: no
comer frutos del bosque ni champiñones ricos en
cesio radioactivo, lavar bien la carne; evitar el’ hígado,
etc.? También distribuye comprimidos que los
niños deben tomar cuatro veces, de un compuesto
(a base de pectina) que tiene un ’papel absorbente
a  favor de la excreción intestinal del cesio.
¿Qué libertad queda, después de Chernóbil, para
los habitantes de las zonas contaminadas?
Bien poca, la de emigrar en pos de empleo y mejor salud o la de permanecer expuestos a cánceres “de origen genético” según los cínicos de turno, en medio de una naturaleza y una sociedad muy tocadas ambas.
22/06/2006 19:54 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar