posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Los efectos de Chornobyl

20060627222147-nuke.jpgEl 20º aniversario del desastre de Chernóbil, que tuvo lugar en abril de 2006, está marcado en gran medida por la imperante necesidad de seguir estudiando las enormes consecuencias a largo plazo de esta catástrofe. Hace veinte años, el término ‘átomo pacífico’ y con ello el de ’seguridad nuclear’ desapareció entre la nube negra que surgió de las llamas del reactor nuclear número 4 de la central nuclear de Chernóbil, en la antigua Unión Soviética. La catástrofe tecnológica más importante y de mayor alcance de la historia de la humanidad ocurrió en una pequeña ciudad ucraniana sobre el río Pripyat. De repente el nombre de Chernóbil pasó a formar parte de la historia de la infamia de la humanidad.

 

Veinte años después, varios millones de personas (según diferentes estimaciones, de 5 a 8 millones) residen aún en zonas que seguirán estando altamente contaminadas por la fuga radiactiva de Chernóbil durante muchísimos años más. Sólo teniendo en cuenta que la vida media del principal elemento radiactivo liberado, aunque ni mucho menos el único, el cesio- 137 (137Cs), es de algo más de 30 años, las consecuencias radiológicas (y con ello para la salud) de este accidente nuclear continuarán dejándose sentir durante siglos.

 

Este accidente de carácter verdaderamente global provocó su mayor impacto en las tres repúblicas vecinas de la antigua Unión Soviética, los países ahora independientes de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Pero los impactos del desastre se extendieron mucho más lejos. Más de la mitad del cesio-137 liberado como resultado de la explosión fue transportado a la atmósfera hasta otros países europeos. Al menos catorce países de Europa (Austria, Suecia, Finlandia, Noruega, Eslovenia, Polonia, Rumania, Hungría, Suiza, República Checa, Italia, Bulgaria, República de Moldavia y Grecia), se vieron contaminados por niveles de radiación superiores a 1 Ci/Km2 (o 37 kBq/m2)2, límite por encima del cual se define un área como ‘contaminada’ y se imponen en ella restricciones de todo tipo. Cantidades de radiactividad menores, pero importantes, provocadas por la fuga de Chernóbil, fueron detectadas en todo el continente europeo, desde Escandinavia hasta el Mediterráneo (alcanzando también España, especialmente Cataluña y Baleares) y Asia.

 

Se habla de 45.260 km2 de suelo contaminado en Europa ( >1 Ci/km2)3.A pesar de la extensión geográfica y de la gravedad de la contaminación provocada por el accidente, bien documentada, la magnitud total del impacto sobre los ecosistemas, la salud humana, la economía y las estructuras sociales sigue siendo desconocida.

 

No obstante, en todos los casos se considera que estos impactos serán considerables y duraderos.

 

El rango en el que oscilan las estimaciones de exceso de mortalidad como consecuencia del accidente de Chernóbil es considerablemente amplio, dependiendo concretamente de las variables que se tengan en cuenta para su cómputo.  El estudio epidemiológico más reciente, publicado bajo los auspicios de la Academia de Ciencias Rusa, sugiere que la escala del problema podría ser muchísimo mayor de la prevista por los estudios publicados hasta la fecha. Por ejemplo, en el informe del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) de 2005, se habla de 4.000 muertes adicionales como consecuencia del accidente de Chernóbil. Las cifras publicadas más recientemente sugieren que sólo en Bielorrusia, Rusia y Ucrania el accidente causó alrededor de 200.000 muertes adicionales entre 1990 y 2004.

 

En total, los datos disponibles revelan una elevada discordancia en las estimaciones del incremento de la tasa de mortalidad causada por el accidente de Chernóbil, poniendo en evidencia las enormes incertidumbres que rodean a la información sobre la magnitud del impacto del accidente de Chernóbil. Junto con toda la documentación publicada hasta la fecha, estos datos indican que las cifras oficiales de la industria nuclear (ej. la evaluación del OIEA 2005) sobre morbilidad (incidencia de la enfermedad) y la mortalidad ocurridas como resultado directo de la contaminación radiactiva emitida por Chernóbil subestiman en gran medida la magnitud del impacto del accidente tanto a nivel local como internacional.

 

Se han observado los efectos más graves en la salud en cuatro grupos de población:

 

1.Trabajadores de limpieza tras el accidente,

 

o ‘liquidadores’, incluyendo personal civil

 

y militar reclutado para llevar a cabo las

 

tareas de limpieza y de construcción de la

 

cubierta de protección del reactor;

 

2. Evacuados de zonas peligrosamente contaminadas

 

situadas dentro de un radio de

 

30 km alrededor de la central;

 

3. Residentes de zonas menos contaminadas

 

(pero con niveles de contaminación aún peligrosos);

 

4. Niños nacidos de familias de los tres grupos

 

anteriores.

 

27/06/2006 22:34 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar