posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Manifiesto sobre el Cenit y el Declive de la Producción Mundial de Petróleo

20060705215009-cdp.jpg
Manifiesto sobre el Cenit y el Declive de la Producción Mundial de Petróleo
Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos
www.CrisisEnergetica.org
www.PeakOil.net
Santa Fe del Penedès (Barcelona), junio de 2005.


 



Al Gobierno:


Nosotros, los abajo firmantes, manifestamos:


1.        Que la cantidad de petróleo descubierto anualmente llegó a su punto máximo el año 1962 y que desde entonces ha disminuido regularmente, al mismo tiempo que el consumo ha crecido día tras día.
 
2.        Que muchos geólogos y geofísicos independientes de todo el mundo piensan que muy probablemente, en el decurso de los próximos 10 años se llegue, por motivos geológicos, a la cumbre de la producción mundial de petróleo, y que a partir de este punto se inicie un declive permanente y constante, seguido, unos años después, de la misma bajada con respecto al gas natural.


3.        Que las cifras de reservas aceptadas por la Agencia Internacional de la Energía y por el Servicio Geológico de los EE.UU. no han sido verificadas y que probablemente estén exageradas debido a presiones políticas y financieras.


4.        Que los importantes adelantos económicos de la China, India y de otros países en vías de industrialización aumentan de forma importante la competencia para el acceso a las reservas mundiales de petróleo y de gas natural.


5.        Que la mayoría de los países no-OPEP ya han rebasado su cumbre de producción y que, por lo tanto, el porcentaje de la producción total de petróleo se concentrará cada vez más en Oriente Medio, con todo lo que esto significa en la previsible evolución de los precios energéticos y la estabilidad geopolítica de estos países.


6.        Que el petróleo es esencial para las economías industriales y que, por lo tanto, en un entorno de competencia mundial acentuada, existe un elevado riesgo de conflictos económicos, políticos y militares alrededor del control de los recursos que quedan.


7.        Que nuestras estructuras económicas y sociales y, de hecho, nuestro propio modelo de vida, dependen, en gran parte, de la abundancia de petróleo y de gas natural a bajo precio, tanto con respecto al transporte, a la agricultura, a la medicina, a los plásticos, etc., como con respecto a aspectos económicos y sociales de los que dependen un gran número de puestos de trabajo.
 
8.        Que la energía y en concreto la fósil, no es un bien como todos los demás, como se pretende convencionalmente en economía, ya que su capacidad única para realizar trabajo a través de las máquinas, la convierte en el requisito previo para que los demás bienes existan en la sociedad industrial. No se conoce ninguna fuente de energía que pueda sustituir el petróleo en condiciones similares de abundancia, versatilidad, capacidad energética y coste, y que no se prevé que podamos desarrollar ninguna otra, cuando menos en un horizonte de 50 años.


9.        Que las expectativas, esperanzas y aspiraciones de la gran mayoría de los ciudadanos de las sociedades modernas son parte fundamental de una cultura basada en el gasto de grandes cantidades de petróleo barato y que, por lo tanto, cualquier solución tiene que tener en cuenta la necesidad de un cambio cultural profundo.
 
10.   Que una vez se haga evidente que la economía basada en el petróleo camina hacia el declive, hay peligro de que se hunda la confianza en el crecimiento económico perpetuo en qué descansa todo el sistema financiero. El crédito y la inversión se restringirán, y muchos de los activos hoy considerados “capital” –que no son el resultado de trabajo acumulado, sino la expresión de esta confianza en el crecimiento futuro– perderán su valor, destruyendo muchas inversiones y depósitos, como por ejemplo el sistema de pensiones.


11.   Que la solución al declive global de la producción de petróleo también tiene que tener en cuenta el riesgo de cambio climático.


12.   Que la tecnología y el mercado por si solos no pueden dar solución a este problema y es el Gobierno quien ha de asumir el liderazgo del necesario proceso de transición energética.


13.   Creemos que hace falta aprovechar al máximo la fortaleza económica actual para preparar esta transición y actuar lo antes posible. La tarea más esencial y realista es mitigar las consecuencias y paliar las dificultades que podrían llegar a ser extremas, e incluso catastróficas, si no actuamos a tiempo. Pensamos que es imprescindible que el Gobierno se anticipe y asuma el liderazgo social que es imprescindible para amortiguar los efectos del declive del petróleo, y, por lo tanto, pedimos al Gobierno que:


14.   Abra un debate público y haga una campaña de información honesta, abierta y amplia sobre las consecuencias económicas y sociales del previsible declive del petróleo, y de la necesidad de ir modificando nuestra manera de vivir.
 
15.   Elabore un Plan de la Energía con horizonte en el 2030 que establezca un conjunto de políticas y actuaciones que promuevan el uso eficiente de la energía en todos los sectores económicos, en el marco de una estrategia generalizada de reducción del consumo energético total, en cifras absolutas.


16.   Reconozca la extraordinaria significación del declive del petróleo y, consecuentemente, establezca como prioridad fundamental los presupuestos para la búsqueda científica, la eficiencia energética y las energías renovables, y, también, las actuaciones dirigidas al comercio, la industria y los individuos, pensadas para gestionar la transición hacia una sociedad de bajo consumo, tan rápidamente y con el menor sacrificio como sea posible.


17.   Establezca un conjunto de objetivos nacionales con respecto a la progresiva autosuficiencia energética, combinando ahorro y energías renovables en el horizonte del 2030.


18.   Desarrolle un plan a largo plazo para asegurar un nivel de vida adecuado para todos los ciudadanos en una economía y una sociedad con bajo consumo energético y baja generación de dióxido de carbono.


19.   Reconsidere y revise la política de cambio climático y aumente los objetivos de reducción de emisiones a la luz de la realidad de este cambio climático y del declive de los recursos fósiles.


20.   Tenga muy presente la importancia del petróleo en el transporte y en la producción agrícola y ganadera, y que, en consecuencia, reflexione sobre la necesidad de producir y distribuir alimentos localmente y con técnicas de agricultura biológica.


21.   Se involucre activamente en los mecanismos de cooperación estatal e internacional alrededor de la gestión de los recursos energéticos y en el desarrollo de soluciones energéticas globales. Como por ejemplo, aceptando, firmando y cumpliendo el Protocolo de Uppsala, pensado para ajustar el consumo de petróleo al ritmo del declive.


22.   Sólo si hacemos frente a este problema desde la seriedad, la transparencia y la honestidad que requiere, será posible prepararnos para el futuro y entregar un mundo realmente sostenible y con capacidad de progreso a las próximas generaciones.


Esta petición ha sido formulada por la Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos y presentada al público el 2 de Junio de 2005. AEREN es una asociación de ciudadanos que reconocemos que hemos construido una sociedad, una economía y una cultura basadas en el consumo desmesurado de recursos fósiles, y que nos adentramos ahora en una época en que la disponibilidad de estos recursos se acerca a su límite natural. AEREN tiene por objetivo estudiar y difundir todos los aspectos relacionados con este fenómeno y participar en el debate social democrático para establecer políticas de transición energética. AEREN es el representante en el estado español de ASPO (Association for the Study of Peak Oil). Podéis encontrar más información y podéis colaborar con AEREN si visitáis www.crisisenergetica.org

05/07/2006 21:51 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar