posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Los retos energéticos del SXXI

20060707224439-cdp.jpg

Los retos energéticos del SXXI

 
El siglo que acabamos de iniciar estará marcado por una trascendental transición energética. En los últimos 150 años, hemos explotado intensivamente los recursos energéticos fósiles - carbón, petróleo y gas natural
- acumulados en tiempos prehistóricos, y sobre esta base energética hemos construido un modelo socioeconómico global basado en el crecimiento continuo del consumo material. En las últimas décadas, los consumos de energía y materias primas han aumentado exponencialmente, y pese a haber
desarrollado otras fuentes de energía como la nuclear o las renovables --
hídrica, solar o eólica -- en la actualidad casi el 80% de la energía primaria consumida sigue proviniendo de los combustibles fósiles.
Existen dos poderosas razones para pensar que en el SXXI deberá producirse una transición hacia otras fuentes energéticas. En primer lugar, porque los recursos energéticos fósiles, con ser abundantes, son finitos, y su progresivo agotamiento no puede sino acelerarse, dado que todas las previsiones
muestran escenarios de creciente demanda energética. En segundo lugar,
porque las emisiones generadas por la combustión de los hidrocarburos fósiles aumentan el efecto invernadero y ponen en riesgo el equilibrio climático del planeta. Por todo ello, es cada vez más evidente que en los próximos años deberemos iniciar una transición hacia otros modelos basados en el uso mayoritario de las energías renovables.
Es necesario conocer en profundidad ciertos aspectos de la realidad de nuestra situación energética para comprender la trascendencia, la necesidad y la viabilidad de esta transición. Sintéticamente, podemos resumirlos en estos
siete puntos:
1. Actualmente no existe otra fuente de energía que pueda sustituir al petróleo en abundancia, versatilidad, capacidad energética y coste. El petróleo no sólo cubre el 90% las necesidades energéticas del transporte mundial, sino que, además, es materia prima para la elaboración de más de 3.000 productos de uso cotidiano.
2. El petróleo, como materia prima de fertilizantes y pesticidas, y como combustible para regadíos y maquinaria agrícola, es también imprescindible para mantener el incremento de productividad agrícola y
ganadera experimentado en el último siglo con la llamada "revolución verde" que, al multiplicar por cuatro la producción por hectárea, ha posibilitado el crecimiento exponencial de población del último siglo.
3. Las previsiones de demanda energética para los próximos 25 años indican un incremento continuado del consumo de petróleo y de otros combustibles fósiles. El consumo actual es superior a los 13.000 millones de litros diarios y se prevé que sea de unos 14.400 millones en el 2010 y que alcance los 20.000 millones de litros diarios en el 2030.
4. A pesar de que las economías desarrolladas utilizan menos energía por unidad de PIB, sin que por ello reduzcan su consumo absoluto, son las economías en desarrollo las que registrarán el mayor incremento del consumo energético durante las primeras décadas del SXXI. Aún así, ello no será suficiente para erradicar la pobreza energética del mundo:
en el 2030, 2.600 millones de personas dependerán aún de la biomasa
tradicional para calentarse y cocinar, y 1.400 millones aún no tendrán electricidad.
5. Las energías renovables, como la fotovoltaica, la eólica, o la hídrica, tienen una menor intensidad energética y, a diferencia de los combustibles fósiles, que no son más que energía solar primitiva almacenada, dependen del flujo de energía solar, renovable pero
limitado por su dispersión y por nuestra escasa capacidad de captura.
Su uso generalizado requerirá, por tanto, importantes inversiones en tecnología y en la construcción de nuevos sistemas de distribución y uso, y también cambios profundos en nuestros modelos sociales y
económicos.
6. La energía nuclear presenta algunos problemas similares a los de los
recursos fósiles, y otros que le son específicos. El combustible actual, el uranio fisible, es un elemento muy raro y disperso en la naturaleza, y su extracción sigue una curva similar a la de los combustibles fósiles.
Además, esta extracción es muy costosa porque utiliza energía fósil y lo será cada vez más por las razones apuntadas. En las condiciones actuales, incrementar de forma significativa la producción de energía
nuclear no haría sino aumentar el consumo de recursos fósiles, y por tanto la generación de CO2, sin que la energía eléctrica producida
sustituyera al petróleo en el transporte. Está, además, el problema de la generación de miles de toneladas de residuos de alta y prolongada radioactividad, y la proliferación nuclear, problemas que, hoy por hoy,
carecen de solución.
7. La fusión nuclear y la economía del hidrógeno que prometen una abundancia energética sin límites, caso de que alguna vez sean realidad, no pueden plantearse como soluciones prácticas en un horizonte de 50 años.
 

El declive del petróleo

 
Estamos asistiendo a los primeros estadios de una crisis energética causada por las incertidumbres que rodean el suministro global de petróleo. El futuro de esta fuente primaria de energía, fundamental para la marcha de la economía
global, y en torno a la que se ha construido todo un modelo social, resulta difícil
de precisar, ya que existe un gran desconocimiento y opacidad respecto a las
reservas reales de petróleo.
El agotamiento total de las reservas no es lo que preocupa a los expertos, sino el cenit de la producción mundial, un fenómeno que ya han experimentado de forma local la mayoría de países productores de crudo fuera de la OPEP, y cuyo principal efecto es que, tras alcanzar el punto de máxima producción, la extracción de crudo disminuye inexorablemente, se vuelve más cara y difícil,
siendo el petróleo obtenido de menor calidad. Aunque las fechas en torno al cenit varían, nadie discute su realidad, e incluso los llamados optimistas, barajan fechas en torno al 2030.
Corremos el riesgo, a medida que nos acercamos al cenit de producción
mundial de petróleo, de romper el ya precario equilibrio entre oferta y demanda.
Circunstancia que podría verse agravada por interrupciones del suministro relacionadas con la geopolítica del petróleo: el 70% de las reservas de petróleo se hallan en zonas de gran inestabilidad política, como es el caso de Oriente Próximo y el Cáucaso.
Dada la realidad geológica del petróleo, que hace que siempre se extraigan primero las reservas de mayor calidad y de más fácil acceso, extraer el petróleo
que aún queda en el subsuelo, incluso en Oriente Medio, donde los costos son más bajos, requerirá enormes inversiones en exploración y producción, además de llevar aparejado un creciente gasto militar. Todas estas circunstancias nos colocan en los primeros estadios del fin del petróleo barato y
abundante, una nueva situación que requerirá una profunda reestructuración del sistema energético global.
La amenaza de un cenit de la producción petrolífera mundial en los próximos años hace que la transición energética del SXXI deba abordarse de manera urgente, mediante un conjunto de medidas y actuaciones que incluyan el desarrollo de las energías renovables, una mayor eficiencia energética, y la revisión profunda de un sistema socioeconómico basado hasta ahora en el
dogma del crecimiento permanente.
07/07/2006 22:45 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.com
Autor: douglas sanchez

buen articulo, exactamente estamos en estos momentos en una transicion energertica, ante el agotamiento del petroleo, ya que la tasa de reemplazo de las grandes transnacionales es negativa, y haberse alcanzado la maxima produccion petrolera

Fecha: 09/06/2008 17:03.



Autor: GEP

Sí, esa es la fea verdad que se está tratando de maquillar, pero ya empieza a ser tarde para vestir al emperador que iba desnudo.
Gracias por la opinión.

Fecha: 10/06/2008 00:01.


gravatar.com
Autor: karen martines

son unoos chupa guasca

Fecha: 29/05/2009 16:33.


Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar