posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Reflexiones inoportunas sobre las cepas de gripe aviar

20060712225512-varia.jpgEn 1918 la pandemia de gripe siberiana se extendió, no por falta de
higiene ni de medicinas modernas (¡los antibióticos son ineficaces
contra virus!), sino por la cruda realidad de la I Guerra Mundial. En
efecto, el desplazamiento de enormes contingentes de hombres, que
vivían hacinados, sometidos a inclemencias del tiempo y a menudo con
otras patologías previas por la propia guerra, fueron el factor clave
en la expansión de este virus letal por todas partes. Aunque fuera de
Europa no había guerra total, los europeos de hecho estaban en todo
el planeta por mor de las colonias que poseían, por lo cual la
pandemia abarcó todo el planeta, siendo por tanto más "global" que la
mitificada Peste de 1348....que dio la vuelta al mundo conocido
entonces, pero "se olvidó" de buena parte del Africa Negra
(Subsahariana para los racistas vergonzantes) y lo que después se
llamaría América y Australia.
En 1918 la cantidad de seres humanos y de pollos en el mundo era
menor que en la actualidad, y por tanto el total de muertes a igual
letalidad del virus fue menor del que provocaría una repetición
pandémica en la actualidad. Véase también que hoy en día la población
humana y avícola vive más concentrada en granjas monstruosas y
ciudades igualmente enormes, por lo cual se puede imaginar el efecto
de una pandemia en este siglo.
Nótese asimismo que hoy en día hay muchas más personas "diana" de un
virus potencialmente letal, aparte de los ancianos y niños, puesto
que hay personas con las defensas bajas en el tercer mundo (por
hambre) y en occidente (por sobrealimentación, falta de vitaminas,
estrés o uso de drogas ilegales). A esto se le añade el hábito del
tabaquismo, que fastidia bastante los pulmones. Y equilicuá, ¿cómo
fallecen los infortunados pollos? De neumonía, señoras y señores.
Lo anterior no quiere decir que nos sumemos al club de los
paranoicos, sino que tomemos conciencia de lo frágil que es el ser
humano en la actualidad (como también lo fue en otras épocas), así
que menos soberbia, oigan.

 

La opinión pública vive atemorizada porque "no sabemos dónde ocurrirá
ni cuándo, pero la mutación llegará." Al menos, eso es lo que nos
dicen los grandes líderes internacionales. Pero, ¿está justificado el
nivel de alarma que se ha generado? ¿Puede ser la mutación tan
mortífera como nos hacen ver? ¿Existen oscuros intereses económicos
detrás de las advertencias? Y estas son sólo las primeras preguntas…

La fiebre de la gripe aviar alcanzó su punto álgido en octubre,
cuando la psicosis mundial se extendió a los cuatro puntos
cardinales. Sin embargo, su existencia se conoce desde el año 1997,
cuando surgió el primer brote en Hong-Kong causado por la mortífera
cepa H5N1. Desde entonces, han fallecido 62 personas como
consecuencia de la enfermedad en su variante animal.

A partir de ahí, empiezan las dudas. La noticia sobre la muerte de
diferentes tipos de aves a mediados de ese mes de octubre en varios
países europeos solidificó la alarma, especialmente cuando se
dictaminó que habían fallecido a causa de la gripe aviar: "Detectado en una isla de Grecia el primer caso de gripe aviar en
Europa"; "Mueren por gripe aviar varios patos en Suecia y
Noruega"; "Se certifica la muerte por gripe aviar de cisnes en
Bosnia"; "Un loro muere por gripe aviar en Londres"; etc.

Los titulares venían a indicar que el virus letal ya estaba aquí. Sin embargo, en ninguno de estos casos, la gripe que padecían las aves en
cuestión pertenecía al mismo tipo que la que tanto preocupa a las
autoridades internacionales. Tras los análisis se identificó la cepa
de la gripe que causó las muertes en animales.

Y no tenía nada de extraño, puesto que una tercera parte de las aves
fallece a consecuencia de la influenza. Además, tampoco se atendía a
las sugerencias de colectivos como la Sociedad Española de
Ornitología –SEO– que, a través de la institución Bird Life, había
señalado en una nota pública del 14 de octubre que las aves
migratorias no podían traer el virus desde Asia tan fácilmente como
se decía.

De acuerdo a lo que señala este grupo –donde, en todo caso, no niegan
que las aves salvajes puedan diseminar el virus en granjas a las que
ocasionalmente lleguen– la ruta de las aves migratorias acuáticas que
podrían extender el H5N1 no pasa directamente por Europa. La gripe
aviar viaja sobre todo en camión, autobús y barco, en forma de
comercio legal o ilegal de aves de corral (no deja de ser
paradigmático que se haya cebado en Turquía recientemente, donde la
práctica del mercadeo de pollos es una "seña de identidad").
12/07/2006 22:56 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar