posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

PROTECCIÓN URBANA FRENTE A UN ATAQUE NUCLEAR

20060911180015-nuke.jpg

Protección contra los efectos mecánicos y térmicos.

En España, pese a ser un país de la OTAN integrado en su estructura militar, con buques y aeronaves
dotados de armas nucleares extranjeros, nadie se ha molestado en construir refugios antiatómicos capaces. Los pueblos de España, pese a participar en políticas de la OTAN que podrían llevarnos a una guerra nuclear, están indefensos ante un ataque de estas características. Como consecuencia, es preciso recurrir a la "iniciativa individual" para protegerse del ataque. No es probable que se de una situación de exterminio total: la propia destrucción inicial de infraestructuras militares en los contendientes evita la destrucción total, paradójicamente. Pero por otra parte, la engañosa “pax americana” de que disfrutamos es menos consistente de lo que parece. Mientras los medios señalan como único peligro nuclear al terrorismo atómico, se oculta el hecho de que la situación internacional está volviendo a los bloques, no ya perfilados como dos superpotencias, sino como difusos grupos en creciente confrontación, por ahora moderada, pero que puede ir a más. Rusia y China, por ejemplo, tienen intereses económicos y políticos divergentes de EE.UU. y sus acólitos europeos. Sin embargo, este enfrentamiento es larvado, no explícito como lo fue la guerra fría. Por su parte, a un nivel regional, hay siempre tensión entre India y Paquistán, por ejemplo. La guerra nuclear es una posibilidad remota, PERO NO IMPOSIBLE en el futuro.

Volviendo a la “hora cero”...

El efecto más evidente de una detonación nuclear es, naturalmente, sus efectos mecánicos y térmicos: la explosión propiamente dicha. No hay mucho que hacer si uno se encuentra en el área de aniquilación o en el área roja. Pero muchos millones de personas viven –vivimos- fuera de esas áreas. Si tienes datos o indicios de que está en marcha un ataque nuclear, toma inmediatamente las siguientes precauciones.

Ten en cuenta que dispones de escasos minutos o quizás sólo segundos.
En todos los casos, toma en primer lugar la pastilla antinuclear (si la tienes). Recuerda que puede tener efectos
secundarios; no te asustes innecesariamente. En ningún caso mires a tu alrededor a ver qué pasa: el fogonazo podría dejarte ciego o ,en el peor de los casos, desorientarte (imagínate el trompazo si vas en coche o en moto en ese momento). La cara ha de estar entre tus rodillas o pegada al suelo, con los ojos cerrados.

- Si te encuentras en el interior de un edificio:

Permanece en el interior. Las paredes, especialmente los rincones, pueden constituir una protección eficaz en las áreas periféricas a la detonación. Si hay sótano, baja a él y ponte en un rincón junto a la entrada pero no directamente frente a ella. Consigue rápidamente una manta y un cubo de agua, échate la manta por encima y ponte en posición defensiva (cabeza entre las rodillas, brazos cubriendo la nuca) tras cerrar las puertas. Siempre de espaldas a las ventanas y lo más lejos posible de ventanales, conducciones o almacenamientos de gas inflamable (gas ciudad, bombonas de butano), conducciones eléctricas, electrodomésticos y muebles pesados. No te empieces a mover inmediatamente después de la primera explosión, puede haber más (cabezas MIRV, ataque múltiple...). Si la manta se incendia por el blast térmico, apártala y utiliza el cubo de agua para apagarte tu (o rueda sobre ti mismo).

- Si te encuentras en el interior de un vehículo: Si es una aeronave o un buque, sigue escrupulosamente las instrucciones de la tripulación, mantén la calma y contribuye a que los demás la mantengan. Si es un vehículo terrestre, páralo (o exige que lo paren) y sal corriendo a buscar la protección de un edificio (ver punto anterior) o a campo abierto (ver punto posterior). En la medida de lo posible, no se debe permanecer en el interior de un vehículo por los materiales inflamables que transporta (combustible, aceites, etc...) y la posibilidad de quedar sin control como consecuencia de la detonación. Si, y sólo si, se trata de un ferrocarril eléctrico y éste está detenido es razonable utilizarlo de protección como si se tratase de un edificio. Mejor aún si está en un túnel o bajo un puente recogido - da cierta protección adicional si no está enfilado hacia la zona de deflagración (protege en parte de la onda expansiva y térmica).

- Si te encuentras en campo abierto:

Intenta localizar una zanja, arcén, depresión, etc., y tírate dentro. Huye inmediatamente si observas que sus paredes son blandas o se desmoronan; podrías quedar enterrado. En cualquier caso arrójate al suelo, boca abajo, lo más pegado posible y con los brazos protegiendo la nuca y la cabeza. En todo caso, aléjate de los edificios (los cristales de las ventanas podrían herirte o matarte), de cualquier elemento que contenga materiales inflamables (vehículos, depósitos, canalizaciones...) y de las líneas eléctricas.
11/09/2006 18:00 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar