posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

El terrorismo

20060911180802-varia.jpg

(en memoria de las íctimas del 11S y del posterior terror "contraterrorista")

El mayor número de ataques terroristas de la Historia se produjo en los años 70 y 80 del siglo pasado. En los 90 y en la actualidad, hay menos ataques, pero se han vuelto más sangrientos y espectaculares, lo cual provoca más atención a los medios y la falsa sensación de que hay terroristas por todas partes. Otra falsa sensación tan peligrosa como la paranoia es que no pasa nada y que todo es fruto de las ganas de mantener el presupuesto de las fuerzas antiterroristas (lo cual puede ser cierto en algunos casos, pero no en todos).

Hoy día, al terrorismo le interesa  más el número de muertos que los edificios destruidos.

Combinando esto con el hecho de que hay tecnologías

de armas cada vez más mortíferas que pueden

conseguirse ilegalmente, quiere decir que no hay lugar

para la condescendencia.

La amenaza terrorista varía considerablemente con la

situación geográfica. En cifras brutas, EE.UU. sigue siendo

uno de los lugares donde hay menos posibilidad de sufrir

un atentado terrorista. En cambio, en Israel hay actualmente

atentados con bombas a un ritmo de uno o dos

por semana, con una enorme incidencia en la vida social

y cultural del país [Esto no quiere decir que aprobemos los abusos del sionismo contra los palestinos, sino que constatamos un hecho: la causa palestina usa métodos bastante sangrientos a menudo]

La lección del 11de septiembre es

una advertencia. Vivamos donde vivamos ya no se puede

garantizar la inmunidad ante el terrorismo; ya no hay santuarios.

CÓMO ELIGEN LOS OBJETIVOS LOS TERRORISTAS

los atentados terroristas tienen, normalmente, dos

objetivos: en primer lugar, elevar el perfil político de

su causa, intentando negociar con gobiernos importantes.

En segundo lugar, eliminar instalaciones o personas

que se oponen, directa o indirectamente, a su causa. Estos

dos objetivos influyen sobre el elemento más importante

de un atentado terrorista: la elección del blanco.

El simple hecho de vivir en un entorno urbano nos

convierte en posible objetivo del terrorismo. El terrorismo

es un fenómeno abrumadoramente urbano. En las

ciudades, el terrorista puede ocultarse en el anonimato,

hay centros de influencia y de investigación próximos

(como los ministerios y edificios oficiales) y tiene fácil

acceso a suministros y logística. Lo más importante es

que, en una zona no muy grande, la ciudad ofrece gran

densidad de blancos.

Los blancos terroristas de las zonas urbanas son de

varias clases. Su selección viene dictada normalmente

por los recursos y el nivel de experiencia que pueda tener

el grupo terrorista.

Lugares PÚBLICOS

Suelen elegirse para atentados indiscriminados con

bombas. Los lugares públicos más comunes seleccionadas

como blanco son aquellos en los que hay muchos

civiles: discotecas y centros nocturnos, bares,

restaurantes, centros comerciales y supermercados,

calles llenas de gente y de coches y de atracciones turísticas.

Son blancos potenciales seguros los lugares

frecuentados por funcionarios del Estado o por personal

militar, ya que muchos terroristas se ven a sí mismos como soldados en una guerra asimétrica (de hecho, la distinción entre soldados y terroristas no es tan definida como se suele creer, véase si no Iraq).

(continuará)

11/09/2006 18:09 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar