posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

GUERRA EN LAS FRONTERAS, PAZ EN LAS AUTOPISTAS

20061222212335-cdp.jpg

 

La economía mundial dependiente en gran medida del tráfico del petróleo ha
llevado a una tensión bélica permanente en Oriente Medio y a una escalada de inquietud
y violencia en otras zonas del planeta. Desde la caida del imperio soviético, esta tensión
se traduce claramente en las agresiones militares de Estados Unidos, y sus aliados
eventuales, en zonas como Irak, pero también en los múltiples conflictos fronterizos en
el Sureste Asiático, Nigeria, Latinoamérica, etc., Como ya se ha señalado hasta la
saciedad, el objetivo de asegurarse el suministro de petróleo ha sido una de las claves
más importantes de la estrategia de los estados después de la Segunda Guerra Mundial.
Muchos señalan hoy la estrecha solidaridad entre la guerra internacional y la economía
del petróleo. También se denigran los vínculos entre nuestra dependencia del petróleo y
la economía móvil de nuestro tiempo: dada la importancia que ha cobrado el transporte
motorizado durante el siglo XX, todo lo que amenaza el funcionamiento de dicho
transporte constituye también una amenaza para la sociedad industrializada. El
historiador de la economía Karl Polanyi fue uno de los primeros en poner en evidencia
el hecho’ de que la guerra, en la edad contemporánea, tenía que respetar hasta cierto
punto los acuerdos y mecanismos que hacían posible el normal funcionamiento del
comercio internacional. Como mercancía vedette, el petróleo tiene hoy la particular
función de asegurar el funcionamiento de la economía, pero al mismo tiempo, dada su
conflictividad geopolítica, se convierte también en su espada de Damocles. El petróleo
hace intervenir la guerra, como elemento perturbador, en los mecanismos de la
economía y el comercio que el petróleo mismo modela y dinamiza. Esta paradoja, sin
embargo, sólo es aparente.
Ante todo, habría que decir que los mecanismos de mercado, dentro de la
distribución actual de poder económico y territorial en el mundo, dependen en su mayor
parte de la dominación y, en último caso, se sirven de la industria bélica y de la guerra
como elementos reguladores. Esta ambivalencia de la guerra no es tan evidente como
aparece a primera vista. El periodismo y la literatura geopolítca de nuestro tiempo nos
tienen acostumbrados a situar la tensión bélica en tomo al petróleo como conflicto o
"guerra de recursos". La comprensión del fenómeno se hace difícil cuando miramos
hacia atrás y comprobamos que la historia del petróleo muestra esa doble cara: por un
lado, la lucha monopolista por controlar el mercado y los precios, por otro lado la lucha
geopolítica por asegurar el control sobre zonas productoras de petróleo; La solución más
sencilla sería afirmar que ambos lados son en realidad aspectos de una tensa solidaridad
entre intereses económicos y estratégicos de los estados y los intereses de la industria
petrolera. El hecho de que la industria petrolera haya alcanzado el volumen de capital y
de poder que conocemos, basta para entender como los mismos intereses de los Estados
han sido modelados según las necesidades de la industria del petróleo.
En su libro The Empire of Dil, publicado en 1958, Harvey O’Connor,
refiriéndose a las principales compañías petroleras podía afirmar: "Estas compañías a
menudo asociadas dominan -excluyendo el sector soviético- la mayor parte de recursos
petroleros mundiales. Ante estos hechos tan bien conocidos publicamente, resulta banal
que estas compañías se defiendan de determinar en común los precios y el nivel de la
producción, es decir, de ejercer una acción de monopolio; en realidad, si no mantienen
reuniones periódicas sobre esa cuestión, es porque un sistema cuidadosamente
organizado de palancas de mando hace que se no sean necesarias tales reuniones."
O’ Connor señalaba el poder que detentaban estas grandes compañías tanto para
controlar la producción de crudo en el interior de Estados Unidos, como para asegurarse
el mejor respaldo político para sus actividades en el exterior: "Añadamos a estos medios
el despliegue de una propaganda generosamente financiada que va desde el "Comité de
información del Petróleo" hasta los gestos generosos hacia los establecimientos de
educación y las organizaciones influyentes de los granjeros del Medio-Oeste."
y concluía de forma significativa:
"Sea cual sea la coyuntura, todos los riesgos ordinarios han sido descartados, y
los beneficios de las. compañías están garantizados. El único peligro -pero muy
amenazante- es el levantamiento de pueblos y naciones. Las compañías lo afrontan de
forma resuelta, a espensas del Tesoro Público, mediante la acumulación de
armamentos."
Sobre esta afirmación habría que hacer al menos dos comentarios. A principios
del siglo XX, había quedado manifiesta la ascensión monopolista de la industria
petrolera, que culminó en el juicio anti-trust contra la Standard Oil de Rockefeller, en
1911, mientras que por la misma época se empezaban a dar los primeros pasos para
sellar los. vínculos entre la producción de petróleo y los intereses del Estado. Como
ejemplo de esto úliimo, baste señalar los esfuerzos de Churchill, antes de la Primera
Guerra Mundial,.para dotar de motores de gasoil a la flota imperial, 10que llevaría poco
más tarde a la formación de la compañía petrolera Anglo-Persian, con el cincuenta por
ciento de capital estatal británico.
Pero el ejemplo de la Anglo-Persian es una muestra tal vez excesiva del celo
estatal. En los años veinte, acabada la guerra, las maniobras llevadas a cabo por los
agentes del gobierno norteamericano en los territorios del antiguo imperio otomano,
muestran la misma dirección conjunta entre estado, industria y complejo militar, pero
con un estilo de sabor más actual. Estos movimientos en la sombra, estas
manipulaciones, culminarían en 1925, con la formación de un consorcio internacional
donde entre otros, estaba bien representado el capital norteamericano, con el fin de
explotar los yacimientos petrolíferos de lo que pasaría a llamarse Irak.

-------------------------------------------------


 

22/12/2006 21:24 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar