posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2006.

03/07/2006

CATASTROFISMO Y RACISMO

20060703214749-varia.jpg

¿Por qué será que los desastres siempre golpean en el cine a ciudades como Nueva York y no a sitios de la vieja Europa, Asía o África?

Aparte del mirarse al ombligo del pseudoimperio, como toda potencia histórica (hic sunt leones, los bárbaros...); hay un profundo racismo en el subconsciente yanki. Detrás del canto a lo multiculti, lo p correcto, el mestizaje y el melting pot, hay un egoísmo patente.

Sólo importan los muertos propios, los desastres ajenos no (seguiremos con la murga del 11S todos los años).

Imaginemos que el Armagedón (alabado sea el Señor) sale de la pantalla y ocurre de verdad. Los científicos descubren que va a caer un meteorito de sólo 1 km de diámetro que no va a acabar con la vida en la Tierra, pero sí va a arrasar un país de tamaño medio.

El punto cero se calcula y se sitúa sobre Calcuta, Bangla Desh o Uganda. ¿Se gastaría EE.UU. o sus lameculos-cortesanos-aliados su valioso dinero en naves espaciales o lasers para acabar con la amenaza? A lo mejor no sería tan horrible quq muriesen 100 ó 300 millones de personas. Unos cuantos pobres menos aliviarían la “superpoblación” y la deuda externa. Tras el desastre quedarían muchos kilómetros cuadrados para edificar y reconstruir. Los restos de los países afectados podrían pedir préstamos para el “desarrollo” y la reconstrucción generaría grandes beneficios económicos.
03/07/2006 21:52 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

El punto cero a la hora cero.

20060703214243-tensiones.jpg

LOS EFECTOS DE UNA EXPLOSIÓN NUCLEAR

Para comprender el significado de un arsenal nuclear que guarda 45 000 bombas, es necesario conocer la capacidad destructora de cada una de ellas. Este capítulo explica cuáles son los efectos principales causados por la explosión de una bomba nuclear detonada sobre una ciudad moderna.

El poder destructivo de una bomba, sea de tipo nuclear o químico, está relacionado directamente con la energía que se libera durante la explosión. La energía que se libera en la explosión de 1000 kilogramos de TNT (trinitrotolueno) es inmensa comparada con las energías encontradas en nuestras necesidades diarias. Por ejemplo, la detonación de una tonelada de TNT, libera 4 000 veces más energía que la necesaria para alzar un coche de 1 000 kilogramos de peso a una altura de 100 metros. Las explosiones de bombas nucleares liberan energías que son entre 1000 y 1000.000 de veces mayores aún que las detonaciones químicas, como sería la del TNT. El poder explosivo de una bomba nuclear, llamado rendimiento, se expresa mediante la comparación con el poder destructivo del TNT, y así se habla de bombas de un kilotón (un kt) si la energía liberada es la misma que se produce al detonar 1 000 toneladas de TNT. La bomba lanzada sobre Hiroshima tuvo un rendimiento cercano a los 13 kt. Si el rendimiento es de 1 000 kt, se trata de una bomba de un megatón (un Mt). Energías del orden de megatones son imposibles de imaginar dentro de las situaciones de nuestra vida diaria. El arsenal nuclear de los Estados Unidos y la URSS juntos hoy en día suma unos 12 000 megatones.

Los efectos de una explosión nuclear dependen de muchos factores, entre ellos el rendimiento del artefacto, la altura sobre la superficie a la que es detonado, las condiciones climáticas, etc. El análisis que se presenta a continuación es el resultado de consideraciones físicas sencillas y de las observaciones y estudios realizados en Hiroshima y Nagasaki, las únicas dos oportunidades en que se han empleado bombas nucleares contra una población. A continuación se describen las consecuencias locales de una explosión nuclear superficial. Si la detonación es subterránea, submarina, o en la alta atmósfera, los resultados serán diferentes. Los efectos se encuentran agrupados en inmediatos (calor, presión, radiación y pulso electromagnético) y tardíos (lluvia radiactiva e incendios extendidos).

EFECTOS INMEDIATOS

Calor

Una millonésima de segundo después de una explosión nuclear la temperatura dentro de la bomba alcanza unos 10 000 000 °C. El material que compone la bomba y el aire que la rodea brillan intensamente formando lo que se conoce como la bola de fuego. El brillo de la bola, unos segundos después de la detonación de una bomba de un megatón, es mayor que el del Sol al mediodía a distancias de hasta 80 km del punto cero. La bola se expande y en 10 segundos alcanza diámetros de un par de kilómetros para detonaciones de un Mt, y luego comienza a contraerse. El aire alrededor de la bola se calienta, la hace ascender a velocidades de unos 100 metros por segundo y forma el conocido hongo, cuyo tallo lo forma una corriente de aire caliente ascendente. A medida que la bola de fuego se enfría, la condensación de vapor de agua causa el color blanco, como una nube, en su extremo superior. Después de cuatro minutos, la nube de una explosión de 1 Mt ha llegado a su máxima altura, 20 km, y su diámetro alcanza unos 16 km.

El calor liberado en la explosión llega a los lugares cercanos después de algunos segundos en la forma de un pulso térmico. La energía transportada por este pulso se mide en calorías por centímetro cuadrado por segundo. Como ejemplo, mencionamos que el Sol brillando normalmente entrega 2 calorías por centímetro cuadrado cada minuto. El daño que el pulso térmico puede causar depende de varios factores: la energía que transporta, el tipo de material con que se encuentra, y el tiempo durante el cual actúa.

En los seres humanos expuestos al pulso, el daño además depende de la pigmentación de la piel, siendo mayor para pieles morenas que blancas debido a la mayor absorción térmica que presentan las sustancias oscuras. Una quemadura de segundo grado —aquella en que se pierde parte de la piel— cicatriza normalmente en dos semanas, siempre que menos de 25% del cuerpo haya sido quemado; en caso contrario, se requiere de hospitalización. Este tipo de quemaduras se producen al recibir entre cinco y seis calorías por centímetro cuadrado en 10 segundos, lo que ocurrirá a distancias cercanas a los 13 km de una detonación de un megatón. Quemaduras más graves se producen al recibir mayor energía, lo que ocurre a distancias menores. La observación directa de la bola de fuego causa ceguera permanente en individuos que se encuentren a menos de 25 km, y quemadura de la retina a quien mire la explosión en un día despejado hasta los 60 km de distancia.

Cualquier material opaco actúa como blindaje contra el pulso térmico, de modo que las personas que se encuentren protegidas detrás de un árbol, una pared, o incluso sus propias vestimentas, no sufren los efectos directos de la energía calórica. Sin embargo, es posible que sufran daño serio de modo indirecto a causa de los incendios que el pulso puede desencadenar a su paso. La ropa se enciende con 20-25 calorías por centímetro cuadrado recibidas en pocos segundos, situación que se encuentra hasta a ocho km del punto de detonación. Entre los materiales que más fácil prenden se encuentran el papel y las hojas secas, 10 calorías por centímetro cuadrado en 10 segundos, y los materiales de relleno en muebles y colchones. Estos incendios pueden verse empeorados debido a los fuertes vientos que acompañarán la onda de choque, tal como se describe en la próxima sección. Sobra recordar que en caso de una explosión nuclear sobre una ciudad los sistemas de urgencia, ambulancias, bomberos, etc., estarán imposibilitados de circular en calles totalmente bloqueadas por los restos de edificios y construcciones. La probabilidad de sufrir una infección debido a las quemaduras recibidas se verá aumentada a causa del daño que el sistema inmunológico recibe por la radiación.  

Presión

La energía liberada por la explosión nuclear calienta la zona de la bomba —de aproximadamente un metro de diámetro inicial— a altas temperaturas. Esto produce una región de altísima presión que ejerce gran fuerza sobre las capas de aire vecinas, las que comienzan a expandirse a gran velocidad. La velocidad es mayor que la del sonido en aire, así que se forma una onda de choque esférica compuesta por aire muy denso que se desplaza alejándose del punto de explosión. Al pasar esta onda por cualquier obstáculo, edificio, árbol, o cuerpo humano, éstos sentirán un aumento repentino de la presión atmosférica. Una vez que el frente de la onda ha pasado, y debido a la diferencia de presiones, se generan vientos huracanados de gran velocidad. Son estos dos factores, la onda de choque y el viento que la sigue, la causa del daño ocasionado a personas y construcciones. La energía transportada por estos mecanismos llega a ser 50% de la energía liberada por la bomba.

El aumento instantáneo de la presión durante el paso de la onda de choque se mide respecto de la presión atmosférica normal, a la diferencia entre ambas se la llama sobrepresión, y su unidad de medida es el psi (iniciales de libras por pulgada cuadrada, en inglés). Sobrepresiones entre medio y un psi tienen como efecto la ruptura de los vidrios de las ventanas, cinco psi causan la destrucción de construcciones de madera, entre ocho y 10 psi destruyen viviendas de ladrillo, y sobrepresiones de 45 psi causan la muerte de 50% de las personas debido a la compresión del cuerpo causada por la altísima presión. Los silos donde actualmente se guardan los misiles nucleares son construidos para soportar sobrepresiones de más de 2 000 psi. Los vientos que siguen al paso de la onda de choque llegan a alcanzar 50 kilómetros por hora tras sobrepresiones de un psi y 500 km/h tras 10 psi.

El daño en las construcciones se debe al efecto directo de la sobrepresión y del viento. En caso de una explosión de un megatón a 1 500 m de altura, todo lo que se encuentre en la superficie a una distancia menor que 2.5 km del punto cero sentirá sobrepresiones mayores que 20 psi seguidas por vientos de al menos 700 km/hora. En estas condiciones, incluso los edificios de concreto reforzado resultan destruidos. Sobrepresiones cercanas a un psi se darán en puntos que se encuentran a unos 15 km del punto cero, y en esta zona el daño a viviendas y comercio será moderado.

En los seres humanos el efecto directo más serio de la sobrepresión es el daño a la estructura pulmonar, que comienza a las 12 psi. A 100 psi de sobrepresión prácticamente no hay sobrevivencia humana.

Sin embargo, la mayoría de víctimas y heridos se deben a los efectos indirectos, sobre todo al impacto de objetos que han sido lanzados por el viento. Una ventana destruida por una sobrepresión de cuatro psi se transforma en miles de proyectiles llevados por vientos de casi 200 kilómetros por hora.

La protección de la población frente a los efectos de la onda de presión se puede lograr adentro de edificios que eviten el impacto de los objetos que vuelan en el exterior. Hay que recordar que basta un psi de sobrepresión para que trozos de vidrio y otros materiales se desplacen peligrosamente por el aire libre. En caso de existir un aviso lo bastante anticipado de la explosión, se ha recomendado a la población ingresar a un edificio, abrir las ventanas y puertas interiores para evitar que se rompan, quitar todo objeto suelto que pueda transformarse en proyectil, y cubrirse (idealmente con colchones) como protección.

Es preferible acostarse sobre el piso que permanecer de pie y, de ser posible, alejarse de las paredes ya que la onda de presión al ser reflejada por éstas pueden alcanzar fuerzas de hasta ocho veces el valor original. En Hiroshima un edificio público a sólo 160 metros del punto cero protegió efectivamente a sus ocupantes que sobrevivieron en 50% a pesar de una sobrepresión estimada de 30 psi en el lugar.  

Consejos para el presente y el futuro

20060703213510-preparacion.jpgFABRICACIÓN CASERA DE PRODUCTOS DE LIMPIEZA ECOLÓGICOS

 

Nuestra autonomía personal se puede aplicar a la fabricación de productos de limpieza. Hacernos nosotros mismos los productos es la mejor manera de tenerlos a precio de fábrica. Los productos químicos son la primera causa de intoxicaciones en el hogar en España, ensucian el entorno y el agua con fosfatos que después vuelven a nosotros causan osteoporosis y enfermedades degenerativas. Los blanqueadores de detergentes son agresivos y provocan alergias. Los tensoactivos que favorecen la penetración del agua en los tejidos, las lejías, etc. cuestan de de degradar. Sólo con 4 componentes básicos como el vinagre, el bicarbonato, el limón y el bórax (tetraborato de sodio) podemos cubrir una gran cantidad de opciones de limpieza:

 

VINAGRE

 

Es descalcificador, desinfectante y desincrustante. Dejamos vinagre blanco toda la noche al WC. Se puede añadir alguna gota de esencia de lavanda o pino. Para limpiar los cristales, baldosas y el suelo llenamos un pulverizador manual con vinagre y agua en partes iguales. Lo limpiamos con un trapo sueva o papel de diario.

 

BÓRAX

 

Es desinfectante, limpiador, fungicida e insecticida. Constituye una alternativa a la lejía, los detergentes en polvo (Vim, etc.), los desinfectantes y los productos quita manchas. Se puede utilizar aplicado sobre un trapo húmedo o disuelto en agua (diluimos ½ taza de bórax en 4’5 l. de agua). Para lavar ropa a mano, se mezcla bórax con jabón neutro. Para humedades y hongos, lo escampamos en estas zonas húmedas. Es un excelente anti-hormigas si lo mezclamos con azúcar. Se utiliza mucho como protector de la madera: mojamos la madera con una solución de bórax que la protege de hongos y gorgojos. Es tóxico, no se puede ingerir ni dejar al alcance de niños y animales domésticos.

 

BICARBONATO

 

• Para limpiar picas, baldosas, mármoles de cocina y baño, ponemos bicarbonato sobre un trapo húmedo.

 

• Alfombras y estirillas (estores): se le pone encima y se retira con aspirador al cabo de una o dos horas.

 

• Limpiafregaderas: se mezcla con vinagre.

 

• Limpiador para hornos: en frío se hace una pasta con agua y se rocía.

 

• Limpiador para las manchas de sudor de la ropa: la mojamos con agua y un poco de bicarbonato.

 

• Pasta dentrífica (ocasionalmente): hacemos una pasta espesa con bicarbonato y agua.

 

• Limpiafregaderas: hervimos agua y la mezclamos con 1 taza de bicarbonato y 1 de vinagre.

 

• Limpiametales: llenamos una paella con 4 o 5 dedos de agua, añadimos 1 cucharada de sal y otra de bicarbonato. Hervimos el agua, ponemos los metales (cubiertos, etc.), lo hervimos 5 minutos, lo retiramos y lo aclaramos.

 

• Neveras: bicarbonato disuelto en agua. Después lo aclaramos con agua limpia.

 

• Latón y cobre: hacemos una pasta a partes iguales de zumo de limón y sal, o bien vinagre y sal o vinagre y bicarbonato.

 

• El zumo de limón, el bórax, el vinagre y los aceites esenciales son descalcificadores naturales.

 

LIMÓN

 

• El limón es el mejor desodorante. Su acidez hace imposible la vida de los microbios que hacen mala olor.

 

• Para la piel: una mezcla de aceite y limón.

 

• Limpieza y desintoxicación del hígado: se mezcla aceite y limón en un vaso (se puede añadir un poco de agua y miel). Se bebe por la mañana, en ayunas.

 

• El limón es un buen abrillantador de metales como el bronce y cobre.

 

• Abrillantador de muebles: zumo de limón y el doble de volumen de aceite.

 

• La piel del limón la guardamos en la nevera, y cuando tenemos que lavar la ponemos dentro de una bolsa de ropa y la ponemos en la lavadora. Actúa como lejía. Evita la compra de detergentes especializados: jabón para lavar platos, para la cerámica, cristal, madera, esmalte, plástico, etc. No compres desodorantes para el WC. Muchos llevan paradiclorobenzeno, que es una sustancia muy contaminante y sin ningún efecto limpiador, sólo hace que el agua se vuelva azul.

 

LAVAVAJILLAS: diluimos jabón Lagarto en agua caliente (va bien contra la grasa y no contamina el agua con fosfatos). El poso del café va bien para sacar la grasa de las sartenes /y es también un buen adobe para las plantas).

 

COSMÉTICA: el yogurt, el pepino y la arcilla pueden ser buenas cremas hidratantes. Una buena alimentación y una vida emocional sana también son cosméticos naturales. La yema  del huevo mezclado con aceite es un buen champú y el aceite con el limón a partes iguales son una buena crema hidratante y curativa de la piel.

 

MUEBLES: para evitar el gorgojo pintamos con gasóleo, lo dejamos 5 minutos y lo barnizamos. Brillantez: hacemos una solución a partes iguales de parafina y vinagre. Mojamos un trapo. Cuando se seca, lavamos el mueble. El resto lo guardamos en un pote sellado. Si dejamos cera de abeja en aguarrás hasta que se disuelva y lo aplicamos en los muebles, la madera se protege.

 

ALUMINIO: evitamos siempre que sea posible tener el aluminio en el hogar porque genera contaminación y tiene efectos nocivos para la salud. Si tenemos y queremos limpiarlo, cogemos 2 partes de amoniaco, 2 partes de agua y 1 parte de alcohol de quemar.

 

LEJÍA CASERA: cogemos cenizas procedentes de la madera y la dejamos macerar en agua 24 horas, lo colamos y tenemos lejía. Lo utilizamos para blanquear ropa , sacar manchas, ponerlo en lavadoras, etc.

 

JABÓN CASERO: esta receta facilitada por nuestra amiga Isabel Moya no requiere calentar el jabón. Necesitamos 3 litros de agua, 3 de aceite de freír usado y ½ Kg de sosa cáustica. En un cubo de plástico, mezclamos poco a poco la sosa con el agua, removiéndolo un poco. Dejamos enfríar bien la mezcla (tarda una hora). Después vamos añadiendo aceite. Con una batidora eléctrica vieja se va removiendo una buen rato, hasta que queda bien mezclado y sin grúmulos. Lo dejamos reposar una semana, hasta que vemos que el jabón es sólido. Lo cortamos a trozos. Con un rallador viejo podemos rallarlo y ponerlo a la lavadora automática. También sirve para lavar a mano y para la higiene personal. No utilizarlo para la ropa de color.

 

CRISTALES: se tienen que limpiar los cristales simplemente mojando un papel de diario con agua y frotándolos. Después se pasa un trapo blanco.

ACEITES ESENCIALES: para protegernos de los insectos, diluimos unas gotas de

aceites esenciales de lavanda o limón y lo ponemos sobre la piel. Como ambientadores, los colocamos en aparatos especiales o dejamos que se desbraven.

 

PINTURAS:

 

• Cal apagada o pintura al temple.

 

• Pinturas fabricadas con materiales ecológicos.

El milenarismo nuclear

20060703213049-nuke.jpg

Para muchos estudiosos, la historia de la transformación industrial de la energía

significa ante todo la historia-de una degradación. Se piensa a menudo en las enormes

obras acometidas, en los gigantescos desplazamientos conseguidos, en la movilización

general de recursos y masas humanas que diariamente pone en marcha la economía

industrial, pero no se tiene en cuenta la medida global en cuanto al empleo de energías

que intervienen en el proceso. Dejando a un lado las consecuencias directas relativas al

deterioro de los entornos naturales, si esto es posible, el empleo y la transformación de

la energía en la economía industlia1 supone una desproporción creciente en la relación

de medios a fines. Desde el punto de vista de una ciencia ecológica estricta, la quema de

materiales combustibles en apenas dos siglos, acumulados en la corteza terrestre en el

espacio de millones de años, significa una disparatada inversión de la ciencia económica

en la que las bases materiales se volatilizan a favor de ideales vacíos como

"crecimiento", "rentabilidad" o "libertad de mercado". Toda la teoría económica

contemporánea se ha erigido sobre la falsedad y la tergiversación ya que ,cualquier

economía que lo sea sabe que no puede maximizarse a espaldas de los procesos fisicos

de los que depende, es decir, no puede esquivar la materialidad y la continua necesidad

de la regeneración de estos procesos. Las disfunciones de la naturaleza son el efecto de

las disfunciones de esta teoría insensata, la materialidad de la naturaleza resurge de

manera caótica desvelando la pobre metafisica de los sistemas económicos.

En la economía política de la energía esta cuestión se hace patente. Basta ver

como la conversión de energía se ha convertido en el tótem y tabú de una sociedad que

ha despilfarrado cantidades masivas de combustible con la única conclusión visible de

la ruina de la biosfera. Las cantidades de carbón y de otros combustibles fósiles

empleados para hacer surgir el moderno mundo industrial ha constituido un paso

desproporcionado e irracional, en la medida en que las energías puestas a trabajar solo

han resultado ser una parte muy menor sobre el total de las inversiones. Los

termodinamólogos, aunque no tienen la última palabra, tienen mucho que decir al

respecto. En consecuencia ¿qué decir en relación a la energía nuclear? Con la energía

nuclear la degradación energética por mano humana se amplía y se confirma.

La energía nuclear, desde esta perspectiva, tiene que atender dos cuestiones

cruciales. La primera, la más evidente, hace referencia al despilfarro energético: como

convertidor de energía y generador de electricidad, la fuga térmica en forma de calor

hace del reactor nuclear un pésimo transformador energético (dos terceras partes del

calor no se aprovechan en la generación de electricidad, lo que arroja un balance incluso

por debajo de las centrales térmicas convencionales). Es evidente que el calor expulsado

hacia el exterior por la planta nuclear tendrá repercusiones sobre el entorno. Esto no lo dicen quienes defienden lo nuclear como “forma de detener el calentamiento del planeta”. La segunda

cuestión termodinámica ofrece una paradoja. Como han señalado otros estudiosos, los

convertidores de energía nuclear son las primeras máquinas que encierran una

tecnología tan poderosa que, por vez primera, los esfuerzos -de una dimensión inédita han

de ser dirigidos a frenar o contener ese poder devastador que se genera en el interior

de un reactor. Esto constituye un contrasentido. El coste económico, técnico y logística

que supone la construcción y mantenimiento de una planta nuclear, sumados a los

gastos de reprocesamiento, transporte, conservación de los residuos, etc. ¿no es en sí

mismo un absurdo económico? Sin embargo los "argumentos económicos" no tienen

tanto peso como algunos les quieren conceder, sobre todo cuando se trata del

mantenimiento de una tecnología que puede legitimar el poder de las instituciones que,

en el momento actual, han de sostener las nuevas formas de dominación social.

Los dirigentes de esta sociedad nunca serán conmovidos por los argumentos que

pretenden restablecer las verdades de una supuesta rentabilidad. En primer lugar, hay

que recordar que la rentabilidad es ya un argumento ideológico, forma parte de los

oscuros conceptos que rodean a la religión económica. Separada de consideraciones

políticas e históricas, separada de su dialéctica con el medio natural, los llamados

intereses económicos que afectan a las sociedades de hoy son sobre todo

autorreferenciales, es imposible escapar a su círculo vicioso: desde ese punto de vista

siempre habrá un cónclave de brillantes economistas que pueda defender la rentabilidad

de tal o cual forma de energía ya que los caminos de la valoración del capital son

insospechados. No hay más que inventarse “valores añadidos” y escamotear las externalidades o costes “invisibles”. Además, instituciones tan poco rentables en términos liberales como el ejército o la educación obligatoria (entendida como adoctrinamiento más que como enseñanza) realmente permiten la perpetuación del sistema económico, luego son rentables en sentido amplio. Lo nuclear a su manera es rentable, en este sentido.

 En segundo lugar, la energía nuclear y su tecnología vienen a confirmar,

como ya hemos dicho, la escalada al poder de las élites de científicos, ingenieros y

tecnólogos que han consolidado su posición al lado de las clases gobernantes. El complejo tecnocientífico e industrial ha ocupado el vacío que ha dejado en parte la intelectualidad y el clero al servicio del poder (el papel de estos poderes fácticos no ha desaparecido, pero ha ido siendo más secundario en la sociedad secularizada y progresista).

En ese sentido, la rentabilidad debe ser analizada también como creación de un nuevo tipo de

riqueza que sirve a los intereses del Estado y el gran capital. La comunidad científica

desvía hoy una gran cantidad de fondos para sus programas de investigación, que gran

parte de dichos fondos acabe en los programas militares es lo mismo. Las estructuras de

poder que se forman en torno al Estado, el Ejército y la Ciencia, son las garantes de las

elecciones industriales que conducen la sociedad. Dichas elecciones están ligadas al

mantenimiento de la dependencia de la sociedad de masas de todos los aparatos de

asistencia que se les brinda desde el Estado y los servicios, sean estos públicos o

privados. Por tanto, la tecnología nuclear, tanto como los abonos químicos, el transporte

automóvil o el gran negocio farmacéutico, son vitales para mantener el control sobre

masas enteras de población. En ese sentido, son enormemente rentables. Muchos

ecólogos e izquierdistas se empeñan en querer desmontar la rentabilidad identificándose

ingenuamente con los argumentos de los representantes del sistema, en este terreno

están forzados a fracasar, ya que el éxito de esta sociedad consiste en mantener activa

una gran degradación de recursos materiales y energéticos, como única forma de

aumentar su poder de gestión sobre una cantidad creciente de crédito social y financiero.

Cualquier paso hacia atrás en las formas del valoración del capital -sea mediante el

ahorro, la búsqueda de eficacia global, la simplificación, la relocalización, etc.,- le

obligaría a ceder cuotas de gestión sobre los recursos materiales. Las últimas fases de la

acumulación primitiva de riquezas nos conducen hoy, pasando por el saqueo del mundo

campesino, la destrucción del autogobiemo local y los bienes naturales, hasta

tecnologías sofisticadas, opacas, altamente peligrosas, que refuerzan y consolidan la

noción"control y gestión total”, cuando la sociedad de masas es ya lo único que cuenta. Si

la sociedad actual buscara ser rentable en el sentido en que muchos bienpensantes

presentan el problema, esto exigiría la disolución inmediata de esta sociedad. Es por eso

que, por el momento, la tecnología nuclear puede seguir considerándose como una

forma de energía rentable. .

Hemos señalado, aunque sea veladamente, que el desarrollo de la energía

nuclear confirma y extiende el poder del Ejército, el Estado y la Ciencia. Como la

situación de privilegio del primer elemento es algo ya repetido hasta la saciedad por los

movimientos pacifistas y antinucleares, nos parece tarea mucho más urgente y necesaria

señalar como intervienen los otros dos elementos en este juego de fuerzas. Dejemos a la izquierda estándar la aburrida labor de criticar la cara antipática del sistema (los “milicos”) mientras eluden o incluso alaban acríticamente los tótems progresistas de turno, llámense estatalismo y cientificismo.
03/07/2006 21:31 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

El informe del Pentágono sobre el cambio climático

20060703212544-co2.jpgEn octubre de 2003, el Pentágono publicó un informe sobre el abrupto cambio climático . Sus autores fueron Peter Schwartz, un consultor de la CIA y antiguo director de planificación del grupo royal Dutch/Shell y Dough Randall de Global Business Network, basada en California . Su trabajo fue asesorar sobre el posible comportamiento de un cambio climático abrupto en los próximos 20 años. Se esperaba de ellos que desarrollasen un escenario de las posibles consecuencias si el cambio climático abrupto sucediese en 2004. Finalmente, hicieron recomendaciones al presidente, basándose en su estudio: An Abrupt Climate Change Scenario and Its Implications for United States National Security (El escenario de un cambio climático abrupto; sus implicaciones para la seguridad nacional de los EE.UU.)

Se imprimieron unas cuantas copias y se hicieron circular por el Pentágono, que censuró severamente el informe y ahora está rebajando su importancia . Permaneció efectivamente enterrado y olvidado, hasta que unas copias se filtraron a los medios, primero a la revista Fortune  y después a The Observer . El Pentágono ha señalado adecuadamente que esto es un informe especulativo; no esperan un cambio climático abrupto para 2004. Lo que hacen Schwartz y Randall es un escenario de riesgos, como los que le Pentágono y la CIA hacen a cada momento: qué sucedería si los rusos lanzasen un ataque nuclear este año; que sucedería si California sufriese el gran terremoto, etc. Pero la importancia real del informe reside en las declaraciones de probabilidades y en las recomendaciones de los autores al presidente y al Consejo de Seguridad Nacional.

Aunque el informe no ofrece análisis estadísticos de probabilidad, según se ha publicado (cualquier estadística de ese tipo se hubiese declarado secreta), los autores establecen que “la verosimilitud de un rápido cambio climático es mayor de lo que puede aceptar la mayor parte de la comunidad científica y política” . Dicen que en vez de preguntarse si esto podría suceder, deberíamos preguntarnos cuándo sucederá. Y concluyen: “es bastante creíble que la evidencia de un cambio climático inminente y abrupto pueda hacerse clara y visible en esta década” .

De un cambio de este tipo, declara el informe, se desprenderán unas consecuencias ecológicas completamente espantosas. Europa y Norteamérica entrarían en una mini era glaciar, con patrones climáticos parecidos a los de hoy en Siberia. Violentas tormentas causarán estragos por todo el planeta. Las áreas costeras, como Holanda, Nueva York y la costa oeste de Norteamérica se harían inhabitables, mientras que la mayoría de las naciones en islas podrían quedar completamente sumergidas. Las tierras bajas, como Bangla Desh, podrían quedar permanentemente anegadas. Mientras, las inundaciones serían la regla en todas las costas, unas gigantescas sequías podrían destruir los graneros del mundo. El polvo podría retornar al medio oeste americano. El hambre y las sequías podrían provocar una disminución sustancial de la capacidad del planeta para mantener a la población actual. El acceso al agua se convertiría en una batalla generalizada; cientos de millones podrían morir, como resultado del hambre y las guerras por los recursos. Mas de 400 millones de personas en las regiones subtropicales quedarían en grave riesgo. Habría migraciones masivas de refugiados por causas climáticas, particularmente al sur de Europa y a Norteamérica. La proliferación de armas nucleares, junto con las guerras de recursos podría muy bien conducir a guerras nucleares.Y nada de lo anterior tiene en cuenta los efectos del cenit de la producción mundial de petróleo y la caída por le precipicio del gas natural en los EE.UU. Nada agradable.

Al final de su informe, Schwartz y Randall avisan de que el cambio climático “debería elevarse por encima del debate científico al nivel de preocupación por la seguridad nacional de los EE.UU.” .Y aunque “los combustibles alternativos, los controles de emisiones de gases de efecto invernadero y los esfuerzos de conservación sean tareas que merezcan la pena”, tenemos que apresurarnos a “prepararnos para los inevitables efectos de un cambio climático abrupto, que probablemente llegará, independientemente de la actividad humana” .

Como se ha señalado, el Pentágono está quitando hierro a este informe y ha optado por no enviar las recomendaciones de estos autores a la Casa Blanca.

Sea urgente o no para la Humanidad, este informe es muy embarazoso para el presidente Bush y sus colegas de las corporaciones, que siguen tan contentos negando la realidad del cambio climático global y la validez de las abrumadores pruebas al respecto. Una falange de desinformadores patrocinados por las corporaciones, se ganan el sueldo ridiculizando el informe y investidos por un manto de autoridad científica, mientras venden sus almas intelectuales. Y los medios de comunicación han hecho su parte del trabajo, al ocultar el asunto.

CUESTIONARIO: EL CÉNIT DEL PETRÓLEO Y USTED. 1ª parte.

20060703212232-cdp.jpg 

 

DEFINICIONES PREVIAS DE ANDAR POR CASA

 

 

Cénit del petróleo:

Se entiende por ello el momento en que se haya consumido la mitad del total acumulado bajo tierra; hacia 2007-2010 probablemente. Es el peak oil de los anglosajones. Hay otros cénit a los que se refieren en las webs que tratan el tema, pero no son el “gordo” al que nos referimos aquí, si no lo especificamos expresamente.

Crisis energéticas:

 

-         Parcial, en algunas zonas (por ejemplo, en países pobres sucede ahora mismo).

-         Temporal, por circunstancias (huracanes en EE.UU.)

-         Mundial o indefinida, la Crisis por antonomasia: alza continuada de precios, escasez creciente de combustibles fósiles...

Colapso:

-         Declive acelerado del sistema industrial basado en producción en serie de mercancías en masa y estandarizadas.

-         Hundimiento del sistema financiero basado en la abstracción monetaria y el lucro (in)cesante.

-         Cese de la acumulación del capital.

-         Descomposición sociopolítica generalizada.

Fases del colapso:

(No están separadas de forma tajante, pero se pueden barruntar tres)

1.      Previa: normalidad relativa (actualidad). Alzas continuas de precios que “no afectan la excelente situación económica”. Sin embargo, una crisis parcial y temporal puede dar algún susto.

2.      Declive lento del sistema:

a.      Crisis económica indefinida (precios elevados cada vez más, escasez de combustibles, crisis financiera patenta en todas partes).

b.      Pseudonormalidad, siempre que conserves tu empleo y no vivas en zonas de guerra.

3.      Declive acelerado:

a.      Hundimiento de las infraestructuras industriales, de transporte, públicas y privadas.

Tipo “Mad Max”, por presentar una imagen peliculera.
03/07/2006 21:23 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

04/07/2006

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060704221516-preparacion.jpgClima

 

Los efectos de lo anterior sobre el clima mundial son cada vez más evidentes, tanto en la composición de la atmósfera como en su incapacidad para regular sus cambios. Ahora es fácil que se llegue a situaciones extremas en cualquier mes del año. En mi pueblo natal estamos muy aislados y protegidos por el océano y el bosque, sin embargo tuvimos en sucesión durante el mismo mes la ventisca, la sequía y humedad más fuertes de la historia se hayan registrado en 200 años. Así lo que realmente está pasando en el clima mundial, no es que esté tendiendo hacia el efecto de invernadero, o hacia la edad del hielo; sino que está empezando ahora a fluctuar de manera tan salvaje que es totalmente imprevisible, de tal manera que el equilibrio se romperá; y cuando se rompa sucederá al improviso y habrá cambios inesperados. Hasta entonces experimentaremos una inmensa variabilidad climática, que es lo que esta sucediendo.

 

Podemos seguir talando, y en 12 años más quizás ya no tendremos bosques. Pero hay aún otro factor. El hecho de que los bosques estén siendo destruidos porque los estamos talando sería ya bastante malo de por sí. Pero desde los años veinte y con una frecuencia creciente, hemos estado perdiendo una sucesión completa de especies en los bosques a causa de agentes patógenos. Empezó con la necrosis del castaño. Los castaños constituían el 80% de los bosques que ellos ocupaban. Así que la desaparición de una sola especie puede representar una enorme bio masa, una reserva biológica enorme y una especie de árbol importante. Richard St. Barbe Baker señaló que los árboles que están desapareciendo son aquellos con la mayor superficie foliar por unidad. Primero los castaños con quizás 60 acres de superficie foliar por árbol. Después los olmos llegando a cerca de 40. Ahora están desapareciendo las hayas y los robles, los eucaliptos en Australia y Tasmania. Hasta los árboles de hojas de agujas de Japón están siendo dañados. Los bosques de coníferas japoneses están muriendo a cantidades, al igual que los bosques de coníferas canadienses y rusos.
04/07/2006 22:15 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

Navegando en la balsa de la Medusa

20060704221032-varia.jpgEl mundo, al igual que las ínfimas criaturas que lo pueblan, no es inmortal. Por otra parte, algunos científicos no dejan de alertar a los poderes y a la opinión pública: nuestro planeta está enfermo, y si continuamos por el mismo camino, nuestra vida se hará precaria, si no es que llegará definitivamente a su fin. Pero como nadie renuncia al lucro, y como este renunciamiento no está exento de grandes dificultades, pues conllevaría adoptar un género de vida que únicamente podría complacer a raros sabios, nos encontramos ante el comportamiento habitual de los avestruces: la Ciencia, deus ex machina, encontrará sin duda las soluciones salvadoras. Y todos, o casi todos, avanzan a pie firme, confiando en los métodos que les han permitido alcanzar semejantes "niveles de vida", en medio de tantas "maravillas" como aún promete, bajo la protección del Progreso, nuestra sorprendente y mirífica tecnología… Mas, como es sabido, a quien Júpiter quiere perder, primero comienza por volverlo loco. Vemos, como si de una pesadilla se tratase, sobre un camino ya trillado, hordas de contribuyentes avanzando diligentemente, de crecimiento en crecimiento, de miseria en miseria, solícitos (si bien poco convencidos en el fondo) ante la presencia impresionante de las dos grandes realidades de la vida social contemporánea: a su derecha, la causa, a su izquierda, la consecuencia, lo cual los deja particularmente perplejos. A derecha, el alboroto y los aullidos de los mercachifles, más o menos mediocres, más o menos atrevidos, alineados en fila gritando sus dudosas mercancías. A izquierda, la hediondez y fealdad de los vertederos, cuyo gigantismo y constante multiplicación se extiende impunemente, mancillando el hábitat humano, desagradables réplicas terrestres de la polución celeste destructora de ozono, ya grave de por sí. Sin embargo, impávida y resuelta, una tecnología que en su optimismo de ninguna manera atiende las voces de alarma de ciertos investigadores, conduce ineluctablemente a la humanidad hacia el crecimiento y el suicidio. “Ya inventarán algo sorprendente que nos salvará”. Paul Corentin observa todavía que "mucho se ha criticado, y con razón, el trabajo de los futurólogos. Una buena higiene del espíritu exigiría que regularmente se publicasen los proyectos que los sabios, los politólogos, los filósofos, los economistas hicieron veinte años atrás para diseñar el mundo en el que hoy en día vivimos. Semejantes simplezas, adornadas con los tintes de la arrogancia y lo perentorio, servirían al menos para recordarnos constantemente la modestia y la prudencia intelectual7 (…). Pero la modestia no implica el renunciamiento, ni el escepticismo abandonarse a la ignorancia", y se encuentran por otra parte, entre ciertos futurólogos, propuestas y razonamientos bastante sensatos. En este sentido, pensamos que sería útil estudiar cómo funciona la lógica del poder científico y las consecuencias que esto pudiera tener sobre las sociedades humanas "si los demás poderes, y sobre todo el político, no aplicaran correctivos". A veces, prosigue Paul Corentin, se intenta "atrapar el sentido de lo que ha acontecido y de lo que acontecerá (…) Todo puede darse, incluso lo peor, si esa victoria la hace suya el poder con su vertiginoso sentido de la posesión". Este es el verdadero problema, ante el que nos preguntamos si todavía hay tiempo, o incluso si es posible, tomar y aplicar las medidas pertinentes. Lo que viene a continuación ilustra perfectamente lo que queremos decir. Un libro que trate del siglo XXI, "se presentará como una enciclopedia del mundo futuro, y no le faltarán las fotografías de lo que dentro de poco será nuestro universo en asuntos tan variados como la alimentación, las ciudades, los objetos de uso cotidiano, la medicina, la información, el trabajo, los viajes, la enseñanza, la cultura"… Lo que se reirán nuestros nietos... ¡Que hermosas perspectivas esconden estas lindas palabras dichas hoy en día! ¿No es aleccionadora esta prolija enumeración, sin hablar del "cebo" que representan las fotografías que la ilustran, y cuyo color nos imaginamos? ¿No es fácil reconocer, en tan pocas palabras, las obsesiones incorregibles y nefastas de nuestros contemporáneos?
04/07/2006 22:11 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

El calentamiento global es una realidad (sigue)

20060704220747-co2.jpgHemos examinado hasta ahora las pruebas, en nuestro estudio del cambio climático global que está teniendo lugar y que está inducido por la industria. Y hemos visto el consenso científico sobre el que se basa esta evidencia. Después explicamos el cambio climático abrupto, explicando por qué el calentamiento global podría producir una pequeña era glaciar en la zona del Atlántico norte, mientras el planeta, en su conjunto, sigue calentándose. Acabamos con un vistazo a las pruebas que sugieren que los transportadores globales oceánicos, cuyos cambios de rumbo podrían disparar cambios climáticos abruptos, de hecho se están frenando. Y ahora veremos la posibilidad de que el cambio de clima quede fuera de control, amenazando con extinguir a toda la raza humana, junto con la mayor parte de la vida sobre este planeta.- DSP Introducción La posibilidad de que el cambio climático quede fuera de control no es una amenaza tan lejana como quisiéramos. Es una amenaza que preocupa a las mentes más preclaras que hoy viven entre nosotros. Stephen Hawking, el físico autor de “Breve historia del tiempo” y aspirante al puesto de la Universidad de Cambridge que un día ocupó Sir Isaac Newton (la Cátedra Lucasiana de matemáticas), ha dicho: “Me temo que la atmósfera puede calentarse más y más hasta llegar a ser como la de Venus con vapor de ácido sulfúrico”1 Al renombrado físico se le han unido otras personalidades, tales como el expresidente Jimmy Carter, el presentador de TV Walter Conkrite y el astronauta y senador John Gleen, para enviar una carta al presidente Bush, en la que le instan a poner en marcha un plan para reducir las emisiones estadounidenses de gases de efecto invernadero2. El ex ministro de Medio Ambiente británico, Michael Meacher, también está preocupado por la supervivencia de la raza humana, debido al efecto invernadero. 3 La Unión de Geofísicos Americanos (American Geophysical Union –AGU- ) a publicado un documento a finales de 2003, en el que dicen que las emisiones inducidas por la industria han provocado que las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera hayan crecido más rápido que en cualquier otro momento de la historia del planeta.4 El AGU había sido muy cauto, hasta ahora, en tomar posición alguna respecto del calentamiento global. Y esa reticencia había sido utilizada por las compañías petrolíferas y otros escépticos sobre el calentamiento global para apoyar sus propias tesis de que el calentamiento global es una suerte de engaño medioambiental Entre los firmantes de la declaración de la AGU se encuentra John Christy, director del Centro de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad de Alabama. El Dr. Christy había sido anteriormente muy escéptico sobre los estudios del calentamiento global y había sido citado con frecuencia para apoyar la tesis de que el conocimiento científico del calentamiento global el engañoso e incierto. En una entrevista en la Radio Nacional Pública sobre la declaración del consenso de la AGU, el Dr. Christy dijo: “Es científicamente inconcebible que después de cambiar los bosques por ciudades, de transformar millones de acres en tierras de cultivo, de poner ingentes cantidades de hollín y polvo en la atmósfera y de enviar (enormes) cantidades de gases de efecto invernadero al aire, que no haya aumentado (sic) el curso natural del cambio climático a lo largo del pasado siglo” 5 ¿Por qué tantas personalidades relevantes se preocupan por el desbocado calentamiento global? El temor es que una vez la atmósfera haya llegado a un cierto nivel crítico, se dispararán ciertos mecanismos de realimentación que llevarán la temperatura más allá del punto en que el planeta pueda ser habitable para la vida humana. Una vez se hayan disparado esos mecanismos, es bastante improbable que podamos hacer algo para intervenir. Y considerando los signos actuales que ofrece el medio ambiente, las aceleradas emisiones industriales y la larga vida de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, algunos se temen que pueda ser demasiado tarde para evitar esta posibilidad.
04/07/2006 22:07 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Cómo tener una buena depresión antes o después de la sociedad industrial

20060704220444-varia.jpg 

 

(una parodia de los libros de autoayuda que debe tomarse como ejemplo de lo que NO hay que hacer)

Los mandamientos del amargao:

  1. Pensar todo el día en los problemas que tiene uno sin parar.
  2. Creer que tales problemas son irresolubles y fatales.
  3. Rodearse de personas perfeccionistas, demasiado exigentes, plastas, etc... El trabajo y la familia dan algunos ejemplares así.
  4. Rechace a las personas agradables, optimistas y voluntariosas, y escuche sólo a las del punto 3.
  5. Recuerde una desgracia del pasado, o mejor varias a la vez, y esté pensando en ella(s) día y noche.
  6. Tome muchas drogas y alcohol para sentirse bien en los malos momentos.
  7. Si tiene vida sexual, renuncie a ella. Si no tiene, pásese a la promiscuidad brutal.
  8. Márquese objetivos imposibles de cumplir, y acto seguido intente conseguirlos como 100.000 veces seguidas.
  9. Provoque el fracaso continuo para luego tener motivos de lamento el resto del día.
  10. Piense siempre en los fracasos de su vida y no en los éxitos.
  11. Haga varias cosas a la vez en el trabajo o en los estudios, y así acabará mal de los nervios en cuatro días.
  12. Relájese: encienda el televisor y ponga cualquier canal. Vea sobre todo los telediarios con noticias macabras, programas de crímenes, películas de psicópatas, y lo más importante: magazines que enseñan los modelos humanos a seguir (Gran Hermano, programas de frikis de las tardes, basura rosa.). No olvide tampoco las tertulias crispantes de la radio.
  13. Y sobre todo, hay que ponerse muy nervioso y excitado por cualquier tontería, así luego el bajón de ánimo es más grande. Excítese mucho y luego deprímase.
  14. No salga nada de casa, el ejercicio no es bueno para deprimirse. Además, si no sale de casa, hablará con menos personas y verá menos vida en general.
  15. Abandone su fe religiosa, su ideología, sus amistades, y refúgiese en su ego individual. No piense en otra cosa: en cuanto tenga problemas serios, se vendrá abajo.
  16. Cuando esté triste, no hable con nadie ni llore ni deje traslucir su estado de ánimo. Sea un robot sin sentimientos. Pronto se romperá por dentro.
  17. Vístase de colores oscuros y véalo todo de color negro: Observe un mal humor permanente con todo el mundo.
  18. Tenga envidia de todo el mundo, así su descontento se hará eterno y podrá disfrutar de la depresión permanente (no como esos pringados que tienen depres intermitentes).
  19. Céntrese en su vida laboral o en otro monotema de su vida y descuide el resto. Mátese a trabajar y después no haga nada.
  20. Lleve un estilo de vida lo más monótono posible: el aburrimiento hace mucho.
  21. Estar desconectado del mundo natural es esencial para la buena depre: no tenga animales ni plantas cerca. Nada de excursiones ni trabajo al aire libre.
  22. Desprecie los ciclos biológicos humanos: haga ejercicio brutal en invierno y permanezca inactivo todo el verano; duerma de día y esté levantado de noche.
Para finalizar: no deje que lo bueno de la vida le amargue los malos momentos que duran siempre.
04/07/2006 22:04 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 2 comentarios.

El punto cero a la hora cero. 2ªparte.

20060704220235-tensiones.jpg

Radiación

Las reacciones nucleares que ocurren durante la explosión de una bomba producen diferentes tipos de partículas energéticas y de radiaciones. Algunas son emitidas de inmediato y otras, tiempo después de la detonación. En esta sección nos referiremos a la radiación que es emitida dentro del primer minuto después de la explosión.

Los únicos productos de las reacciones nucleares que escapan fuera del material que forma la bomba son los rayos gamma y los neutrones. Los primeros son una forma energética de radiación electromagnética que se desplaza a la velocidad de la luz, y los segundos son partículas sin carga eléctrica que forman parte de los núcleos atómicos. La intensidad de estas radiaciones disminuye con la separación al punto de explosión principalmente debido a que son atenuadas por el aire.

El daño causado por una exposición a esta radiación se debe a que, al atravesar el organismo del ser vivo expuesto, los rayos gamma y los neutrones son absorbidos por el cuerpo, pudiendo resultar lesionadas algunas de sus células. Este daño celular se traduce posteriormente en trastornos físicos que, según la cantidad de radiación absorbida, pueden llegar a ocasionar la muerte.

De acuerdo con los conocimientos actuales, el daño biológico causado por cualquier tipo de radiación está directamente relacionado con la cantidad de energía depositada por la radiación en el organismo, a lo que llamaremos dosis.

La unidad que se usa para medir dosis de radiación es el rad. Todo ser vivo sobre la Tierra recibe anualmente alrededor de un décimo de rad a causa de factores ambientales naturales, como los rayos cósmicos que nos llegan desde el centro de la galaxia, o la radiactividad natural de la corteza terrestre. Dosis similares a este valor se consideran relativamente libres de riesgo debido a que la vida que hoy conocemos sobre nuestro planeta ha logrado desarrollarse y evolucionar en la presencia continua de estos niveles de radiación. En el extremo opuesto, una dosis de 400 rads se considera letal para 50% de los seres humanos expuestos a ella. Las muertes ocurren dentro de los 30 días posteriores a la exposición, y aquellos que consiguen sobrevivir lo hacen gracias a la atención médica especializada.

La dosis inmediata causada por una explosión nuclear puede llegar a los millones de rads cerca del lugar de la detonación, pero es rápidamente atenuada por el aire. En el caso de una bomba de alto rendimiento (megatones), la zona de dosis letal se sitúa adentro de la región devastada por el calor y la presión, por lo que la radiación inmediata no contribuye con nuevas víctimas. Para bombas pequeñas (pocos kilotones), la zona de dosis superior a los 400 rads coincide con la zona donde los efectos de la onda de choque y del calor son causa probable de muerte.

Pulso electromagnético

En contraste con los tres efectos inmediatos ya descritos, el pulso electromagnético no causa ni la destrucción física de viviendas ni daño directo a los seres vivos. En cambio, puede ser devastador para los sistemas telefónicos, de comunicaciones, de cómputo, y en general para cualquier circuito que contenga componentes electrónicos. Los efectos del pulso llegan a miles de kilómetros de distancia de la explosión.

Al detonar una bomba nuclear se produce una gran cantidad de rayos gamma emitidos en todas direcciones. Estos rayos se encuentran con las moléculas del aire, les arrancan algunos de sus electrones que son así acelerados, y se produce un pulso de campo electromagnético que se desplaza por el espacio a la velocidad de la luz. Ya que la intensidad inicial de radiación es muy grande, las diferencias de potencial producidas por este fenómeno son inmensas, llegando a alcanzar miles de voltios por metro. Diferencias de potencial de esta magnitud inducen corrientes del orden de miles de amperes en los materiales conductores encontrados por el pulso. Estos pueden ser las líneas de alumbrado, las antenas, los aparatos de radio y TV, las estaciones de transmisión y las computadoras. Como estos equipos por lo general no están protegidos contra corrientes tan altas, seguramente quedarán inservibles una vez pasado el pulso. Otros sistemas que podrían resultar dañados por el pulso electromagnético son los de control militar, que quedarían así incapacitados para responder al ataque.

Se estima que una sola bomba de un megatón detonada a gran altura (unos 500 km) sobre el centro de los Estados Unidos o la URSS, podría destruir gran parte del sistema de telecomunicaciones, la red de distribución de energía eléctrica, y dañar seriamente el equipo de radares, aviones y misiles militares.

Una posible protección contra los efectos del pulso consistiría en encerrar todos los circuitos en "jaulas" metálicas con excelentes conexiones a tierra. Sin embargo, esto no se puede hacer con todas las líneas de teléfono ni las de energía eléctrica debido al altísimo costo de la operación. Las medidas de seguridad contra los efectos del pulso electromagnético, que son hoy en día parte fundamental de cualquier estrategia basada en la capacidad de respuesta ante un ataque nuclear, se limitan al blindaje del sistema de comunicación militar.

El milenarismo nuclear

20060704215954-nuke.jpg

Desde los inicios del programa atómico militar los científicos y técnicos

envueltos en dicho programa pasaron a ser el germen de una casta de funcionarios

especializados en el secreto oficial, el ocultamiento de información y en el aislamiento

del saber. A principios de los años cincuenta, el fisico austriaco Robert Jungk recorrió

algunas de las instalaciones y laboratorios donde empezaba a desarrollarse la tecnología

bélica nuclear. De esto quedó un testimonio en su libro El futuro ha comenzado, cuando

describe la atmósfera interna de secretismo y autocensura que reina entre los científicos

del laboratorio de los Alamos:

"Ni en sus casas ni entre amigos hablan de lo que hacen en los laboratorios.

Cuando alguien menciona algo de lo que ocurre dentro de la zona de trabajos técnicos

celosamente guardada, lo hace en términos anodinos, con los que disimula el carácter

aterrador de los esfuerzos que se realizan allí para conseguir armas atómicas cada vez

más perfectas. Análogamente a lo que ocurre entre los pueblos primitivos, que nunca

llaman a sus monstruos por sus verdaderos nombres, así tampoco se habla aquí de pilas

atómicas, sino de "ollas", y las bombas atómicas son "petardos" (...) La enfermedad más

temida en los Alamos es un "resfriado", el accidente de trabajo más peligroso, para

evitar el cual se han adoptado innumerables medidas de protección; no es más que "una

pequeña quemadura". Estas dos palabras tan corrientes en la vida cotidiana disimulan

las nuevas y peligrosísimas intoxicaciones que causa la radiactividad."

Así es como estos héroes de la modernidad se refieren a su trabajo; no con la jerga críptica que esperaríamos de ellos, sino con unos términos sacados de una mala novela de espías. La frivolidad a la hora de usar eufemismos para ocultar su trabajo da tanta risa como miedo.

Jungk se entrevista con diferentes científicos, alguno de ellos, descorazonado

por la imagen esotérica que pesa sobre ellos, le asegura:

"Por lo demás, somos como todo el mundo -objetó otro de nuestros vecinos de

mesa-. Nos gustaría que las gentes de fuera de aquí comprendieran de una vez que

nosotros, los físicos y los químicos que nos ocupamos del átomo, somos unos mortales

tan normales y corrientes como todos los demás. A juzgar por la cartas que recibo de

algunos de mis amigos, se nos considera como si fuéramos una especie de brujos o, peor

todavía, una especie de robots. Cuando salga de los Alamos cuente usted por el mundo

que no llevamos capirotes de brujos, que no tenemos cerebros electrónicos dentro de

nuestros cráneos, ni contadores de Geiger en nuestros pechos. No somos monstruos.”

 

Desde luego, Jungk salió de los Alamos, pero aunque no describió a estos

hombres como brujos con capirote, ni como robots, lo que habría resultado

tremendamente trivial y engañoso, los dibujó años más tarde, en su libro El Estado

nuclear, como un nuevo gremio peculiar, una "casta sacerdotal" -así los describía

Lewis Mumford- investida de ominosos poderes y grandes responsabilidades. Así podía

afirmar:

"Respecto de los poderes de nuestro tiempo, el experto ha venido a ocupar la

plaza en otro tiempo reservada a la gracia divina, mediante la cual los señores

legitimaban lo que hacían y deshacían."

Jungk describe a los investigadores nucleares como a un nuevo "clero",autoerigido. Un clero más cerca de Mefistófeles que de Dios, aunque alguno de ellos

parezca querer defenderse de tal identificación [Hablando de Alvin M. Weinberg, uno de los más célebres iIillovadores nucleares, Jungk señala:
"Weinberg se ha comparado con Mefistófeles, el tentador diabólico. En 1973 en una controversia que tuvo lugar en Luxemburgo, dejó entender que conocía una versión de la tragedia en la que Fausto
concluía un pacto no con el diablo, sino con Dios."]
 
Interludio
 
En una facultad de Física de una universidad europea, una mano anónima escribió en una pared: “Dios ha muerto, viva el átomo”. La intención del aprendiz de Niezstche atómico debía de ser blasfema, pero si la tomamos literalmente, describe de forma paródica el culto al átomo de los nuevos clérigos. Como los sacerdotes, son celosos custodios de lo que monopolizan y les da poder. Dios y el átomo pueden ser intercambiables, al fin y al cabo, Sodoma y Gomorra fueron reeditadas en el siglo pasado con el bombadeo de dos ciudades japonesas.
 

Tal vez, sea este ocultismo el lado más pintoresco de la jerarquía científica dentro de la

nueva estructura del poder. Mientras el conocimiento científico general tiene pánico al misterio, la nucleocracia hace de él parte de su liturgia, lo cual es chocante. Al fin y al cabo, la tecnología de la bomba podía justificar

su secretismo y sus prerrogativas en la época de la guerra fría, por motivos obvios. Pero

más allá de eso, la tecnología nuclear supone una especialización del conocimiento y

una concentración de la responsabilidad de la gestión, que anula cualquier decisión

política ante los imperativos técnicos.

En cuanto a la relación entre ciencia y poder atómico, los autores del libro Les

servitudes de la puissance establecen algunos rasgos destacables que nos interesa

enumerar aquí.

En primer lugar, en la industria nuclear aparecen dos clases muy diferenciadas

de trabajadores. Por un 1ado, trabajadores sin apenas cualificación, por otro lado, los

científicos. Los autores vienen a decir que los técnicos y operarios intermedios tienden a

desaparecer. La gestión pasa a manos de los "hombres de ciencia", normalmente, los

fisicos. El trabajo alcanza un grado de abstracción máximo. Se crea una élite nuclear

directiva. "El proceso de trabajo energético se convierte el algo totalmente abstracto, tan

extraordinariamente fragmentado y frágil que su síntesis no es posible ni a la escala de

la central, ni a la del grupo productor de electricidad, ni siquiera totalmente a la del

Estado."

En segundo lugar, el fisico pasa a primer plano. El triunfo del nuclear supone el

ascenso imparable del físico como científico vedette en la esfera del Estado. "Militar o

civil, el nuclear habrá sido en todas partes el instrumento de la ascensión al seno de las

estructuras de Estado de la nueva élite científica de fisicos."

Finalmente, los límites entre la fábrica y el laboratorio se difuminan.

En la fábrica-laboratorio nuclear el entramado técnico y científico asegura

igualmente la mínima presencia de ejecutantes humanos, carne de cañón (de átomo mejor dicho) sometida por otro lado a

reglamentaciones tan severas que sus estatus de "trabajador libre" -que era una de las

premisas del capitalismo- se desdibuja notablemente. La adscripción a la fábrica nuclear

del operario parece indicar un retorno perverso y distorsionado de la vieja corporación

preindustrial de gremios compartimentados.

Pero la función desempeñada por la "casta" científica en el desenvolvimiento del

nuclear no podria ser entendida sin aludir a 1as estrategias y 1as imposiciones que el

Estado hace sufrir a las poblaciones. No nos convendría olvidar que el Estado nuclear,

antes que nuclear, es Estado. Fred Cottrell, en su libro clásico Energía y sociedad,

apuntaba una reflexión curiosa que tal vez tenga algo que ver con esta cuestión: " Los

valores aprendidos en la familia de los mayores y vecinos, a veces excluyen las

relaciones necesarias para la tecnología de alta energía. Tales normas pueden entorpecer

las operaciones eficientes de la empresa y, si se las cumpliese estrictamente, hasta

podrían tomar impracticable la nueva técnica. A la inversa, la adopción de nuevas reglas

imprescindibles para las nuevas técnicas, muchas veces destruye por completo el

sistema social existente. En esas circunstancias resulta casi imposible que exista una

estrecha relación entre la moralidad y la ley, entre lo que se enseña en la familia y en el

barrio y lo que exige el estado. Lo que se ha enseñado a querer a la gente choca con lo

que más adelante ésta descubre que tiene que hacer.”

Sabido es que la industria nuclear, de una forma peculiar según cada país, fue

ampliamente apoyada -o incluso generada- por el Estado. Pero tal vez, no sea esta la

cuestión más determinante. Es evidente que el Estado tendrá que obrar como garante

último, en cuestiones de seguridad, control y medidas excepcionales con respecto a la

industria nuclear, mientras que en muchos casos financia la red de infraestructuras. En

un caso de una competencia técnica tan compleja, y de un peligro tan devastador, la

imposición de la energía nuclear sólo puede ser la obra del Estado, y no de la simple “libre competencia”. Por eso la energía

nuclear es del todo ejemplar: demuestra de manera diáfana cual es el verdadero carácter

del poder público (desde luego, implicado en todas las demás elecciones técnicas e

industriales, pero aquí en una dimensión mayor).

Cuando lo que Cottrell llama "sociedades de alta energía" se abren paso en la

historia reciente, el Estado desnuda su rostro y se convierte en planificador y ejecutor de

la destrucción concienzuda de las viejas relaciones sociales. No puede actuar de otro

modo, está en su esencia, el poder público tergiversará sus intenciones, falsificará,

utilizará todos los medios para suavizar las contradicciones que surgen entre la vieja

moral relacional y las imposiciones técnicas del presente. Pero si estas contradicciones

no consiguieran ser domeñadas, se recurriría fácilmente a la fuerza armada.

La simbiosis entre poder del Estado y energía nuclear fue descrita con astucia e

ironía en el opúsculo La nuclearización del mundo:

"Así, por ejemplo, Pierre Tanguy, director del Instituto de Protección y

Seguridad Nuclear en el Comisariado de Energía Atómica, ya citados en el transcurso

del presente trabajo, quien, después de haber definido "el objetivo de la seguridad

nuclear" como "el asegurarse de que en todo momento el nivel de riesgo sea lo

suficientemente bajo para poder ser aceptado", demuestra irrefutablemente, aunque

ahorrando con amabilidad al lector toda la senda de su razonamiento, que "sólo los

poderes públicos están en condiciones de definir lo que debe ser el nivel aceptable". Por

supuesto, ya que igualmente son los únicos que disponen de informaciones completas

acerca de la naturaleza de aquello que debe ser aceptado; y por otra parte, también es ,

cierto que quien impone una cosa es quien la define, y no quien no tiene más remedio

que aceptarla. No entreteniéndonos más en la exégesis de los numerosos encantos que

encubre este lacónico enunciado, hemos comprobado que la atenta escucha de los

portavoces de la nuclearización permite que reconozcamos, por encima del guirigay más

o menos cacofónico de las argucias técnicas, el lenguaje mismo, altivo y sin réplica, del

Estado.
04/07/2006 21:59 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

El calentamiento global es una realidad

20060704214147-co2.jpg

En 2001, al menos dieciséis grandes academias de ciencias de todo el mundo, publicaron una declaración que dice, entre otras cosas:

El trabajo del Panel Intergubernamental Sobre el Cambio Climático (en inglés Intergovernmental Panel on Climate Change –IPCC- ) representa el consenso de la comunidad científica internacional sobre la ciencia del cambio climático. Reconocemos al IPCC como la fuente de información más fiable sobre el cambio climático y sus causas y suscribimos su método para alcanzar el consenso. A pesar del creciente consenso de la ciencia con afinando sus predicciones sobre el cambio climático global, recientemente se han expresado dudas sobre la necesidad de mitigar los riesgos que representa el cambio climático. Consideramos que esas dudas no están justificadas.

…apoyamos las conclusiones de IPCC de que existe una probabilidad de cómo mínimo un 90% de que las temperaturas seguirán subiendo, esperando que la temperatura global promedio aumente para el 2100 entre 1,4 y 5,8 grados centígrados respecto de los niveles de 1990.

Ahora resulta evidente que las actividades humanas están contribuyendo adversamente al cambio climático global. Los negocios habituales ya no pueden seguir siendo igual. …urgimos a todo el mundo, a las personas a los hombres de negocios y a los gobiernos a tomar acciones inmediatas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El resultado de la evidencia científica exige ahora pasos efectivos para evitar cambios dañinos para el clima de la tierra..

En su declaración, las academias científicas se refieren a un informe en cuatro volúmenes publicado por el IPCC en 2001, titulado Cambio Climático 2001. El primer volumen trata edl caso científico, un gigantesco, multifacético y multidisciplinario edificio de investigación empírica minuciosa y de argumentos que convergen en un grupo de conclusiones comunes. Por ejemplo:

A escala mundial, es muy probable que los años 90 hayan sido la década más calurosa y 1998 el año más caluroso según los instrumentos, desde 1861

Nuevos análisis de datos autorizados del hemisferio norte, indican que el aumento de temperatura en el siglo XX va a ser el mayor de cualquiera de los siglos en los últimos mil años..

Los datos de satélite muestran que es muy probable que haya habido una disminución de alrededor de un 10% de la extensión cubierta por la nieve desde los años 60 y las observaciones terrestres muestran que es muy probable que haya habido una reducción de unas dos semanas en la duración de la capa de hielo de lagos y ríos en latitudes medias y altas de hemisferio norte, a lo largo de siglo XX.

Ha habido un retroceso generalizado de los glaciares de montaña en regines no polares, a lo largo del siglo XX.

Las extensiones de hielo de primavera y verano del hemisferio norte han disminuido entre un 10 y un 15% desde los años 50. Es posible que haya habido una disminución de alrededor de un 40% en el grosor del hielo de mar Ártico entre finales del verano y comienzos del otoño en las últimas décadas y un declive

considerablemente más lento en el grosor del hielo marino en invierno..
Uno de los descubrimientos más dramáticos del informe se refiere al hundimiento de lo que han sido las plataformas de hielo del círculo polar Ártico. Los estudios de satélites llevados a cabo por la NASA han mostrado recientemente que el hielo perpetuo del Ártico ha estado disminuyendo a un ritno promedio de un 9% por década.Las fotos anteriores de satélites demuestran lo dramático que es este retroceso. Pero sus implicaciones van mucho más allá de la transformación del paisaje norte mundial. La inexorable fusión del hielo marino podría distorsionar las corrientes oceánicas, que ayudan a regular y moderar el clima global, lo que lleva a un cambio climático abrupto. Esas corrientes son absolutamente cruciales para el funcionamiento familiar de la biosfera y de todos los ecosistemas, incluyendo a la agricultura. Pero un gran cambio de las corrientes de convección de los océanos del mundo (de los que la corriente de Golfo es la mas famosa) harían de la Tierra un mundo muy diferente al que la civilización se ha adaptado. Este será el tema del artículo siguiente.

La decreciente capa de nieve y hielo lleva a un mayor calentamiento de la superficie de la tierra. Así como los objetos negros absorben la energía electromagnética, la nieve y el hielo blancos en los polos son un reflector excelente, por lo que la luz y el calor del sol rebotan en la superficie de nuestro planeta y vuelven al espacio (un efecto conocido como albedo). Al fundir la nieve y el hielo polar, el calentamiento global, el albedo de la Tierra disminuye, lo que permite que la Tierra absorba y retenga más energía. Esto, a su vez, puede llevar a un descenso de la capa de nieve y hielo, que termina siendo una realimentación positiva que aumenta incesantemente el calentamiento global.

Volviendo al informe del IPCC, otras observaciones de importancia son el aumento del nivel promedio de los mares en el siglo XX y el del calor promedio mundial que contienen los océanos desde los años 50. La lluvia promedio ha disminuido en las latitudes media y alta de hemisferio norte, durante el siglo XX, al mismo tiempo que parece aumentar sobre las masas terrestres ecuatoriales. Las latitudes medias y altas del hemisferio norte han visto aumentar alteraciones del clima, así como un aumento de la cubierta de nubes. Ha habido una reducción de la frecuencia de las temperaturas extremadamente bajas y un menor aumento en la frecuencia de las temperaturas extremadamente elevadas. Episodios como el de El Niño o fenómenos como la Oscilación del Sur se están haciendo más frecuentes, más persistentes y más intensos. Y en algunas regiones, particularmente en África y Asia, la frecuencia e intensidad de las sequías.

El IPCC trata de cuantificar los efectos inducidos por el hombre sobre el cambio climático. Señala que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, ha aumentado en un 31% desde 1750. El informe dice que el 75% de dióxido de carbono antropogénico (inducido por el hombre) de los últimos 50 años, es debido al quemado de los combustibles fósiles, y gran parte del restante debido al cambio de uso de la tierra y a la deforestación.

Para entender la ciencia del cambio climático, hay que aprender unos cuantos términos claves. El forzamiento radiativo es una medida de la influencia que un factor tiene para alterar el equilibrio de la energía entrante y saliente en el sistema Tierra-atmósfera . Es un índice de la importancia del factor como un mecanismo de mecanismo de cambio potencial del clima. Se expresa en vatios (una unidad de potencia, o energía por segundo), por metro cuadrado (una unidad de superficie sobre la Tierra): w/m2. Según Climate Change 2001, el forzamiento radiativo debido a los aumentos de los gases de efecto invernadero de 1750 a 2000 se estima en 2,43 w/m2 en conjunto: 1,46 w/m2 por el dióxido de carbono y 0,48 w/m2 del metano, 0,34 w/m2 de los halocarburos (gases cloro-fluor-carbonados y similares) y 0,15 w/m2 de óxidos nitrosos. La media total de forzamiento radiativo se espera que aumente aún más este siglo, incluso aunque las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyesen, debido a la vida de los gases actualmente en la atmósfera.

El informe señala que nuevas y poderosas pruebas han dejado claro que la mayoría de los calentamientos observados en los últimos 50 años son atribuibles a las actividades humanas. Se considera que los registros de los núcleos de hielo de Islandia y la Antártida han vinculado el calentamiento global a razones industriales. Esos núcleos de hielo nos proporcionan registros climáticos con mil años de antigüedad. Junto con los modelos más modernos y fiables de variabilidad climática, los registros ampliados del clima indican que la tendencia actual del calentamiento no es habitual y es poco probable que tenga un origen natural. Los modelos mejorados de respuesta climática al forzamiento natural y antropogénico, encuentran pruebas consistentes de una firma antropogénica, en el clima de los últimos 50 años

Contrariamente a la ciencia que políticamente suele preferir la Casa Blanca y los directivos del petróleo que viven allí, la simulación de las respuestas climáticas a los forzamientos naturales solamente –las variaciones de la irradiación solar y de las erupciones volcánicas-, no explican el calentamiento de la segunda mitad del siglo XX. Los forzamientos naturales son un factor contributivo, pero la generación actual de los modelos por ordenador puede corregirlos ahora de manera efectiva (en otras palabras, los nuevos modelos tienen en cuenta las incertidumbres en las magnitudes de las respuestas modeladas a los forzamientos externos debidos a la incertidumbre en la sensibilidad climática). Los modelos van siendo lo suficientemente sofisticados como para simular las observaciones climáticas hechas en los últimos 140 años. Esos modelos demuestran que la tasa y la magnitud estimada del calentamiento debido al incremento de los gases de efecto invernadero por sí solos son suficientes para provocar el calentamiento observado .

Aparte del informe del IPCC, podemos encontrar ahora muchas pruebas de instituciones científicas de todo el mundo que apoyan el cambio climático global. Las estaciones y los patrones del tiempo están cambiando; los glaciares se están retirando; las capas del hielo continental de la Antártida comienzan a romperse; el permafrost de las latitudes superiores de Norteamérica y Siberia se derrite; el pueblo Inuit del lejano norte ven sus formas de vida tradicionales en peligro por unos inviernos que se acortan y los flujos de hielo que se rompen antes; las islas de Polinesia y de otros lugares se van quedando sumergidas por los niveles de agua en aumento; la flora de la tundra está en recesión y la flora y fauna subtropical migran hacia latitudes más templadas.

En diciembre de 2003, la Organización Mundial de la Salud anunció que le calentamiento global está matando a unas 150.000 personas al año 18. El calentamiento global está contribuyendo al incremento de la malaria y demás enfermedades con origen en los insectos, la malnutrición y las enfermedades relacionadas con la contaminación y los sucesos provocados por las condiciones climáticas extremas, tales como la mortal ola de calor de verano de 2003 en Europa. Una reciente edición de la revista Nature contenía un informe, firmado por muchos científicos prominentes, que advertían que hasta un cuarto de las especies animales del planeta quedarán amenazadas de extinción en los próximos 50 años, debido al cambio climático global.

El coste económico ya es considerable; el cambio climático global está costando a la economía mundial miles de millones de dólares anuales. Naciones Unidas estima este coste en más de 60.000 millones de dólares, sólo en 2003, un año en el que el cambio climático indujo desastres como la ola de calor asesina en Europa y las inundaciones masivas en China 20.Y un grupo de aseguradores liderados por Munich Re ha informado a las Naciones Unidas que el cambio climático global costaría al mundo más de 300.000 millones de dólares para el año 2050 .

Mientras tanto, un informe publicado por el Consejo Asesor Alemán sobre el Cambio Climático, ha declarado que las medidas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero tienen que ser al menos cuatro veces mayores que las del Protocolo de Kioto, si se trata de evitar que las capas de hielo polares se fundan . El Consejo advierte que solo queda margen para otros 1,4 ºC de calentamiento global antes de que los cambios climáticos peligrosos se hagan probables. La temperatura global media ya ha crecido 0,6 ºC desde el comienzo de la era industrial, lo que pone el límite de peligro en un aumento global de 2 ºC, que el Consejo advierte se superarán en este siglo si no ponemos en marcha políticas muy exigentes de protección climática. Aunque el Protocolo de Kioto no es suficiente para prevenir el desastre, sería un primer paso.

Aunque el Protocolo de Kioto aparece ahora muerto sobre el agua. Los rusos han seguido la decisión estadounidense de salirse del Protocolo, porque creen que sus medidas dañarían el crecimiento económico .Entre la cultura estadounidense de la adicción a los combustibles fósiles y la captura de Congreso por el dinero corporativo, Kioto no tuvo ninguna oportunidad en el Senado de los EE.UU. Así que, por el momento, la batalla para frenar y revertir esas desastrosas tendencias climáticas, tiene que proceder desde dentro del conjunto de nuestro insensato sistema económico global.

Por tanto, los riesgos son mucho mayores que los que incluso las fuentes aquí citadas nos han indicado, como se verá cuando tratemos de las posibilidades de un cambio climático abrupto y descontrolado y cuando veamos como el cenit (de la producción) del petróleo mundial y de la estrepitosa caída del gas natural norteamericano pueden afectar al cambio climático global.

CUESTIONARIO: EL CÉNIT DEL PETRÓLEO Y USTED. 2ª parte.

20060704213733-cdp.jpg

PREGUNTAS NECESARIAS

 

 

PERSONALES

1)      ¿Sabe realmente qué es el C.D.P. y lo que puede suponer para vds y quienes le rodean?

2)      ¿Tiene en cuenta el C.D.P. en su vida diaria o es un concepto abstracto para pasar un rato de miedo en Internet?

3)      ¿Cómo va a influir el C.D.P. en su empleo? (si lo tiene)

4)      Si estudia, ¿le será útil lo aprendido dentro de 10 años?

5)      ¿Qué nivel de deuda mantiene su familia?

6)      ¿Podrá terminar de pagar las hipotecas de aquí a X años?

7)      ¿Ha hablado del CDP con gente de su entorno?¿Cómo han reaccionado?

8)      ¿Participa en alguna asociación o institución?¿Ha difundido en ella(s) este tema? ¿Con qué resultados?

9)      ¿Ha invertido dinero en algún chiringuito financiero?¿Cómo puede afectar el CDP a sus ahorros?¿Están seguros realmente?

10)  ¿Qué credibilidad le merecen las instituciones bancarias?¿Qué puede suceder si un día varias de ellas no abren la puerta?

11)  ¿Dónde trabaja/estudia? (no dar detalles prolijos, esto no es un interrogatorio policial. ¿Qué medio de transporte usa?

12)  ¿Dónde va de vacaciones? (si es que veranea).

13)  ¿Qué estado físico mantiene actualmente? ¿Cómo se ve dentro de 10 años?

14)  ¿Y en lo mental?¿Cómo suele reaccionar psíquicamente ante los problemas en la vida diaria?

ENTORNO CERCANO

15)  ¿Dónde vive? (ciudad, residencial ,pueblo, etc. ¡no la calle concreta! No dar pelos u señales).

16)  ¿Cómo es el clima?

17)  ¿Qué recursos ntaurales hay alrededor?

18)  ¿Qué problemas sociales hay por donde vive?

19)  ¿Qué problemas ecológicos?

20)  ¿Hay cursos de agua naturales o artificiales por la zona? ¿Qué nivel de contaminación tienen?

21)  ¿A qué distancia está el bosque “natural” más cercano?

22)  ¿Qué riesgos contaminantes hay a menos de 50 km? (Nucleares, químicos, biológicos).

23)  ¿Hay zonas estratégicas en lo militar? (aeropuertos, bases navales, etc.)

24)  ¿Qué nudos de comunicaciones hay?

25)  ¿Qué actividades económicas dependen más del petróleo? (vgr. Fábricas de automóviles, almacenes TIR, etc)

26)  ¿En qué medida depende el suministro de bienes de primera necesidad de las largas distancias? (caso real: limones argentinos en España con etiqueta española)

27)  ¿Cómo suele reaccionar la población en general en situaciones problemáticas? (apatía, agresividad, asertividad).

ENTORNO EN GENERAL

28)  ¿Cómo califica la situación política actual en su país?

29)  ¿Y la económica?

30)  ¿Y la social?

31)  ¿Qué nivel de conocimiento pueden tener las elites sobre el CDP?¿Cree que intentan algo en serio para paliar sus posibles efectos?

RECURSOS PROPIOS

32)  ¿Vive al día o es más previsor?

33)  ¿Ha pensado ya en una emergencia breve (1-7 días)? “Kit de emergencias”.

34)  En caso de problemas a más largo plazo, ¿podría resistir en casa o emigraría a una zona más segura?

35)  En caso de un hipotético traslado, ¿ha pensado en vías de escape?

36)  ¿Tiene una segunda residencia? Si es así, ¿en qué tipo de zona habitada?

37)  ¿Son de fiar los vecinos¿¿Cómo califica su relación de vecindario?

38)  ¿Tiene amigos o familiares en otras poblaciones cercanas?(50-100 km) ¿Cómo califica su relación con ellos si la tiene?

39)  ¿Dispone de herramientas manuales?

40)  ¿Qué habilidades y aficiones tiene que no sean el zapping? (nivel profesional o aficionado).

41)  ¿Cultiva plantas en su casa o en alguna finca? ¿Conoce la agricultura orgánica o no puede manejarse sin la agroquímica?

42)  ¿Dispone de bicicletas para deporte, ejercicio o transporte?

43)  ¿Practica defensa personal o artes marciales?

44)  ¿Cómo es su forma de actuar en la vida? (individualista, familia reducida, familia “a lo gitano”, grupos sociales afines). ¿Forma parte de un grupo (por parentesco o afinidad) de personas conscientes del CDP? (contacto personal, no vale por internet solamente).

45)  PREGUNTA MUY PERSONAL.

¿Estaría dispuesto a la autodefensa mediante armas “mayores” o es vd un pacifista absoluto?(Tenga en cuenta que las respuestas dogmáticas pueden no ser ni prácticas ni éticas en el mundo real).

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060704212336-preparacion.jpgNo creo que alguien haya resumido lo que está pasando en la faz de la Tierra.

 

Para poder cambiar nuestros hábitos parece que necesitamos atemorizarnos, anticipar maremotos y catástrofes. Esas cosas pueden suceder y la falla de San Andrés puede deslizarse, pero no hay mucho que podamos hacer al respecto. Lo que realmente está pasando es algo por lo que nosotros, como seres humanos, somos personalmente responsables. Es muy general. Casi todo lo que decimos es valido en todas partes. Los sistemas reales que están empezando a fallar son los suelos, los bosques, la atmósfera y los ciclos de nutrientes. Y somos nosotros los responsables de ello. No hemos desarrollado (en ninguna parte del mundo occidental y dudo mucho que también en otra parte, excepto en las regiones tribales) ningún sistema sostenible para la agricultura o para la ciencia forestal. No tenemos un sistema. Veamos que está sucediendo.

 

Los bosques

 

Se ha descubierto que los bosques son mucho más importantes de lo que esperábamos para el ciclo del oxígeno. Pensábamos que los océanos eran los elementos más importantes. No lo son. No solo no lo son, contribuyendo probableente en menos del 8% de oxígeno al reciclaje atmosférico, sino que muchos están comenzando a ser consumidores de oxígeno. Si vertimos mucho más mercurio en los mares, el océano será un consumidor de oxígeno. El balance está cambiando. Por consiguiente, serán los bosques de los cuales dependemos a preservarnos de una situación anárquica.

 

De todos los bosques, algunos son sumamente importantes, como los bosques perennes, de los cuales hay 2 sistemas extensivos. Uno es ecuatorial, de especies múltiples; y el otro es el tipo de los bosques fríos perennes de la tundra rusa y los bosques perennes meridionales. Los bosques lluviosos son fundamentales para el ciclo del oxígeno y la estabilidad atmosférica.

 

Los bosques también propician gran parte las precipitaciones. Cuando se talan los bosques de las crestas, se puede observar que la lluvia decae entre un 10 y un 30%, lo cual quizás se pueda tolerar. Lo que no se ve que sucede, es que la precipitación puede disminuir alrededor del 80% siendo la lluvia sólo una pequeña fracción de la precipitación total.

 

Es muy posible que en las tranquilas noches claras sin nubes, haya una precipitación importante sin que ninguna lluvia sea registrada por los instrumentos en los sistemas forestales. Es particularmente cierto en los climas marítimos, pero es factible también en todos los climas. Por lo tanto es posible producir muy rápidamente condiciones semi-desérticas simplemente eliminando los árboles de los altos de las colinas. Esto se está haciendo a gran escala.

 

Moderarlo todo es la característica de los bosques. Moderan el frío y el calor excesivos, las escorrentías excesivas, la contaminación excesiva. Cuando los bosques se desforestan, se provocan extremos inmoderados. Y desde luego, son los bosques quienes crean los suelos. Son uno de los muy pocos sistemas existentes para la creación de suelos.

 

¿Qué les está sucediendo a los bosques? Usamos grandes cantidades de productos del bosque de manera muy temporal - como el papel y particularmente los periódicos. La demanda se ha vuelto excesiva. Actualmente nos estamos excediendo en la tala por un billón de hectáreas con respeto a las plantaciones. Pero en cualquier mes esto puede cambiar rápidamente. El último mes, por ejemplo, se duplicó la deforestación de los bosques de las tierras bajas del Mississippi para la siembra de frijoles de soja. De todos los bosques que alguna vez hemos tenido, en Europa tan solo queda el 2%. No creo que haya ni un árbol en Europa que exista gracias a la tolerancia del hombre o que no haya sido plantado por el mismo. No hay algo comparable a un bosque virgen europeo. En Sudamérica queda tan solo un 8%. Y me parece que el cálculo para otras zonas sea de un 15%. Así que hemos destruido la mayoría de los bosques y seguimos talando en un reducto bastante pequeño. Los ritmos de la tala varían, dependiendo de las prácticas de gestión. Pero, por lo general, hasta en los bosques mejor gestionados, hay una pérdida constante del 4%, dando eso un margen más de unos 25 años todavía antes que se acaben. Y de hecho, lo que observamos por todo el Suroeste Asiático y Sudamérica, por todo el Tercer Mundo y en dondequiera que las multinacionales puedan obtener la propiedad de los bosques en el mundo occidental, es una perdida de casi el 100%. Es un sistema de "cortar y huir". Se nos ha instilado desde hace tiempo un falso sentido de seguridad, asegurándonos que las compañías de explotación forestal están plantando 8 árboles por cada uno cortado. Lo que nos importa realmente es la biomasa. Cuando se saca del bosque una cantidad superior a 150 toneladas, y repones algo cuyo peso no llega a los 300 gr., no se está preservando la biomasa de ninguna manera ¿Qué usos les damos a los bosques? La mayoría son el papel para periódico y embalajes. Incluso los pocos bosques que permanecen vírgenes están siendo talados para esto. Bosques que nunca han visto el paso del hombre, que nunca han experimentado ninguna interferencia humana, están siendo talados para el papel de periódico. Esos son los bosques en los cuales los árboles deben tener 60 m hasta la primera rama, son como gigantescas catedrales. Los están convirtiéndolos en astillas. Hay árboles en Tasmania que son mucho más altos que vuestras Secuoyas, que han sido talados y embarcados en forma de viruta. Así que, en gran parte, estamos degradando los bosques vírgenes al uso más bajo posible. Eso tiene efectos en el otro extremo del sistema. Los residuos forestales están matando grandes áreas del mar. La razón principal por la cual el mar Báltico, el Mediterráneo y la costa de Nueva York se han vuelto consumidores de oxígeno es que nosotros estamos tapizando el fondo del mar con productos forestales. Aproximadamente, hay cerca de 12 billones de toneladas de dióxido de carbono que están siendo liberadas anualmente gracias a la muerte de los bosques. Dependemos de los bosques para capturar el dióxido de carbono. Destruyendo los bosques, estamos destruyendo el sistema que debería ayudarnos. Estamos trabajando con los vestigios de lo que era del sistema.

 

Representa el último vestigio que hoy en día estamos desgastando.
04/07/2006 21:34 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060704212336-preparacion.jpgNo creo que alguien haya resumido lo que está pasando en la faz de la Tierra.

 

Para poder cambiar nuestros hábitos parece que necesitamos atemorizarnos, anticipar maremotos y catástrofes. Esas

 

cosas pueden suceder y la falla de San Andrés puede deslizarse, pero no hay mucho que podamos hacer al respecto. Lo

 

que realmente está pasando es algo por lo que nosotros, como seres humanos, somos personalmente responsables. Es

 

muy general. Casi todo lo que decimos es valido en todas partes.

 

Los sistemas reales que están empezando a fallar son los suelos, los bosques, la atmósfera y los ciclos de

 

nutrientes. Y somos nosotros los responsables de ello. No hemos desarrollado (en ninguna parte del mundo occidental y

 

dudo mucho que también en otra parte, excepto en las regiones tribales) ningún sistema sostenible para la agricultura o

 

para la ciencia forestal. No tenemos un sistema. Veamos que está sucediendo.

 

Los bosques

 

Se ha descubierto que los bosques son mucho más importantes de lo que esperábamos para el ciclo del oxígeno.

 

Pensábamos que los océanos eran los elementos más importantes. No lo son. No solo no lo son, contribuyendo

 

probablemente en menos del 8% de oxígeno al reciclaje atmosférico, sino que muchos están comenzando a ser

 

consumidores de oxígeno. Si vertimos mucho más mercurio en los mares, el océano será un consumidor de oxígeno.

 

El balance está cambiando. Por consiguiente, serán los bosques de los cuales dependemos a preservarnos de una

 

situación anárquica.

 

De todos los bosques, algunos son sumamente importantes, como los bosques perennes, de los cuales hay 2 sistemas

 

extensivos. Uno es ecuatorial, de especies múltiples; y el otro es el tipo de los bosques fríos perennes de la tundra rusa y

 

los bosques perennes meridionales. Los bosques lluviosos son fundamentales para el ciclo del oxígeno y la estabilidad

 

atmosférica.

 

Los bosques también propician gran parte las precipitaciones. Cuando se talan los bosques de las crestas, se

 

puede observar que la lluvia decae entre un 10 y un 30%, lo cual quizás se pueda tolerar. Lo que no se ve que sucede, es

 

que la precipitación puede disminuir alrededor del 80% siendo la lluvia sólo una pequeña fracción de la precipitación total.

 

Es muy posible que en las tranquilas noches claras sin nubes, haya una precipitación importante sin que ninguna lluvia

 

sea registrada por los instrumentos en los sistemas forestales. Es particularmente cierto en los climas marítimos, pero es

 

factible también en todos los climas. Por lo tanto es posible producir muy rápidamente condiciones semi-desérticas

 

simplemente eliminando los árboles de los altos de las colinas. Esto se está haciendo a gran escala.

 

Moderarlo todo es la característica de los bosques. Moderan el frío y el calor excesivos, las escorrentías

 

excesivas, la contaminación excesiva. Cuando los bosques se desforestan, se provocan extremos inmoderados. Y desde

 

luego, son los bosques quienes crean los suelos. Son uno de los muy pocos sistemas existentes para la creación de

 

suelos.

 

¿Qué les está sucediendo a los bosques? Usamos grandes cantidades de productos del bosque de manera muy

 

temporal - como el papel y particularmente los periódicos.

 

La demanda se ha vuelto excesiva. Actualmente nos estamos excediendo en la tala por un billón de hectáreas con

 

respeto a las plantaciones. Pero en cualquier mes esto puede cambiar rápidamente. El último mes, por ejemplo, se

 

duplicó la deforestación de los bosques de las tierras bajas del Mississippi para la siembra de frijoles de soja.

 

De todos los bosques que alguna vez hemos tenido, en Europa tan solo queda el 2%. No creo que haya ni un

 

árbol en Europa que exista gracias a la tolerancia del hombre o que no haya sido plantado por el mismo. No hay algo

 

comparable a un bosque virgen europeo. En Sudamérica queda tan solo un 8%. Y me parece que el cálculo para otras

 

zonas sea de un 15%. Así que hemos destruido la mayoría de los bosques y seguimos talando en un reducto bastante

 

pequeño. Los ritmos de la tala varían, dependiendo de las prácticas de gestión. Pero, por lo general, hasta en los

 

bosques mejor gestionados, hay una pérdida constante del 4%, dando eso un margen más de unos 25 años todavía

 

antes que se acaben. Y de hecho, lo que observamos por todo el Suroeste Asiático y Sudamérica, por todo el Tercer

 

Mundo y en dondequiera que las multinacionales puedan obtener la propiedad de los bosques en el mundo occidental, es

 

una perdida de casi el 100%. Es un sistema de "cortar y huir".

 

Se nos ha instilado desde hace tiempo un falso sentido de seguridad, asegurándonos que las compañías de

 

explotación forestal están plantando 8 árboles por cada uno cortado. Lo que nos importa realmente es la biomasa.

 

Cuando se saca del bosque una cantidad superior a 150 toneladas, y repones algo cuyo peso no llega a los 300 gr., no se

 

está preservando la biomasa de ninguna manera ¿Qué usos les damos a los bosques? La mayoría son el papel para

 

periódico y embalajes. Incluso los pocos bosques que permanecen vírgenes están siendo talados para esto. Bosques

 

que nunca han visto el paso del hombre, que nunca han experimentado ninguna interferencia humana, están siendo

 

talados para el papel de periódico. Esos son los bosques en los cuales los árboles deben tener 60 m hasta la primera

 

rama, son como gigantescas catedrales. Los están convirtiéndolos en astillas. Hay árboles en Tasmania que son mucho

 

más altos que vuestras Secuoyas, que han sido talados y embarcados en forma de viruta. Así que, en gran parte,

 

estamos degradando los bosques vírgenes al uso más bajo posible.

 

Eso tiene efectos en el otro extremo del sistema. Los residuos forestales están matando grandes áreas del mar.

 

La razón principal por la cual el mar Báltico, el Mediterráneo y la costa de Nueva York se han vuelto consumidores de

 

oxígeno es que nosotros estamos tapizando el fondo del mar con productos forestales. Aproximadamente, hay cerca de

 

12 billones de toneladas de dióxido de carbono que están siendo liberadas anualmente gracias a la muerte de los

 

bosques. Dependemos de los bosques para capturar el dióxido de carbono. Destruyendo los bosques, estamos

 

destruyendo el sistema que debería ayudarnos. Estamos trabajando con los vestigios de lo que era del sistema.

 

Representa el último vestigio que hoy en día estamos desgastando.

05/07/2006

Manifiesto sobre el Cenit y el Declive de la Producción Mundial de Petróleo

20060705215009-cdp.jpg
Manifiesto sobre el Cenit y el Declive de la Producción Mundial de Petróleo
Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos
www.CrisisEnergetica.org
www.PeakOil.net
Santa Fe del Penedès (Barcelona), junio de 2005.


 



Al Gobierno:


Nosotros, los abajo firmantes, manifestamos:


1.        Que la cantidad de petróleo descubierto anualmente llegó a su punto máximo el año 1962 y que desde entonces ha disminuido regularmente, al mismo tiempo que el consumo ha crecido día tras día.
 
2.        Que muchos geólogos y geofísicos independientes de todo el mundo piensan que muy probablemente, en el decurso de los próximos 10 años se llegue, por motivos geológicos, a la cumbre de la producción mundial de petróleo, y que a partir de este punto se inicie un declive permanente y constante, seguido, unos años después, de la misma bajada con respecto al gas natural.


3.        Que las cifras de reservas aceptadas por la Agencia Internacional de la Energía y por el Servicio Geológico de los EE.UU. no han sido verificadas y que probablemente estén exageradas debido a presiones políticas y financieras.


4.        Que los importantes adelantos económicos de la China, India y de otros países en vías de industrialización aumentan de forma importante la competencia para el acceso a las reservas mundiales de petróleo y de gas natural.


5.        Que la mayoría de los países no-OPEP ya han rebasado su cumbre de producción y que, por lo tanto, el porcentaje de la producción total de petróleo se concentrará cada vez más en Oriente Medio, con todo lo que esto significa en la previsible evolución de los precios energéticos y la estabilidad geopolítica de estos países.


6.        Que el petróleo es esencial para las economías industriales y que, por lo tanto, en un entorno de competencia mundial acentuada, existe un elevado riesgo de conflictos económicos, políticos y militares alrededor del control de los recursos que quedan.


7.        Que nuestras estructuras económicas y sociales y, de hecho, nuestro propio modelo de vida, dependen, en gran parte, de la abundancia de petróleo y de gas natural a bajo precio, tanto con respecto al transporte, a la agricultura, a la medicina, a los plásticos, etc., como con respecto a aspectos económicos y sociales de los que dependen un gran número de puestos de trabajo.
 
8.        Que la energía y en concreto la fósil, no es un bien como todos los demás, como se pretende convencionalmente en economía, ya que su capacidad única para realizar trabajo a través de las máquinas, la convierte en el requisito previo para que los demás bienes existan en la sociedad industrial. No se conoce ninguna fuente de energía que pueda sustituir el petróleo en condiciones similares de abundancia, versatilidad, capacidad energética y coste, y que no se prevé que podamos desarrollar ninguna otra, cuando menos en un horizonte de 50 años.


9.        Que las expectativas, esperanzas y aspiraciones de la gran mayoría de los ciudadanos de las sociedades modernas son parte fundamental de una cultura basada en el gasto de grandes cantidades de petróleo barato y que, por lo tanto, cualquier solución tiene que tener en cuenta la necesidad de un cambio cultural profundo.
 
10.   Que una vez se haga evidente que la economía basada en el petróleo camina hacia el declive, hay peligro de que se hunda la confianza en el crecimiento económico perpetuo en qué descansa todo el sistema financiero. El crédito y la inversión se restringirán, y muchos de los activos hoy considerados “capital” –que no son el resultado de trabajo acumulado, sino la expresión de esta confianza en el crecimiento futuro– perderán su valor, destruyendo muchas inversiones y depósitos, como por ejemplo el sistema de pensiones.


11.   Que la solución al declive global de la producción de petróleo también tiene que tener en cuenta el riesgo de cambio climático.


12.   Que la tecnología y el mercado por si solos no pueden dar solución a este problema y es el Gobierno quien ha de asumir el liderazgo del necesario proceso de transición energética.


13.   Creemos que hace falta aprovechar al máximo la fortaleza económica actual para preparar esta transición y actuar lo antes posible. La tarea más esencial y realista es mitigar las consecuencias y paliar las dificultades que podrían llegar a ser extremas, e incluso catastróficas, si no actuamos a tiempo. Pensamos que es imprescindible que el Gobierno se anticipe y asuma el liderazgo social que es imprescindible para amortiguar los efectos del declive del petróleo, y, por lo tanto, pedimos al Gobierno que:


14.   Abra un debate público y haga una campaña de información honesta, abierta y amplia sobre las consecuencias económicas y sociales del previsible declive del petróleo, y de la necesidad de ir modificando nuestra manera de vivir.
 
15.   Elabore un Plan de la Energía con horizonte en el 2030 que establezca un conjunto de políticas y actuaciones que promuevan el uso eficiente de la energía en todos los sectores económicos, en el marco de una estrategia generalizada de reducción del consumo energético total, en cifras absolutas.


16.   Reconozca la extraordinaria significación del declive del petróleo y, consecuentemente, establezca como prioridad fundamental los presupuestos para la búsqueda científica, la eficiencia energética y las energías renovables, y, también, las actuaciones dirigidas al comercio, la industria y los individuos, pensadas para gestionar la transición hacia una sociedad de bajo consumo, tan rápidamente y con el menor sacrificio como sea posible.


17.   Establezca un conjunto de objetivos nacionales con respecto a la progresiva autosuficiencia energética, combinando ahorro y energías renovables en el horizonte del 2030.


18.   Desarrolle un plan a largo plazo para asegurar un nivel de vida adecuado para todos los ciudadanos en una economía y una sociedad con bajo consumo energético y baja generación de dióxido de carbono.


19.   Reconsidere y revise la política de cambio climático y aumente los objetivos de reducción de emisiones a la luz de la realidad de este cambio climático y del declive de los recursos fósiles.


20.   Tenga muy presente la importancia del petróleo en el transporte y en la producción agrícola y ganadera, y que, en consecuencia, reflexione sobre la necesidad de producir y distribuir alimentos localmente y con técnicas de agricultura biológica.


21.   Se involucre activamente en los mecanismos de cooperación estatal e internacional alrededor de la gestión de los recursos energéticos y en el desarrollo de soluciones energéticas globales. Como por ejemplo, aceptando, firmando y cumpliendo el Protocolo de Uppsala, pensado para ajustar el consumo de petróleo al ritmo del declive.


22.   Sólo si hacemos frente a este problema desde la seriedad, la transparencia y la honestidad que requiere, será posible prepararnos para el futuro y entregar un mundo realmente sostenible y con capacidad de progreso a las próximas generaciones.


Esta petición ha sido formulada por la Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos y presentada al público el 2 de Junio de 2005. AEREN es una asociación de ciudadanos que reconocemos que hemos construido una sociedad, una economía y una cultura basadas en el consumo desmesurado de recursos fósiles, y que nos adentramos ahora en una época en que la disponibilidad de estos recursos se acerca a su límite natural. AEREN tiene por objetivo estudiar y difundir todos los aspectos relacionados con este fenómeno y participar en el debate social democrático para establecer políticas de transición energética. AEREN es el representante en el estado español de ASPO (Association for the Study of Peak Oil). Podéis encontrar más información y podéis colaborar con AEREN si visitáis www.crisisenergetica.org

05/07/2006 21:51 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

El punto cero a la hora cero. 3ªparte.

20060707224205-tensiones.jpg

EFECTOS TARDÍOS

Lluvia radiactiva

Se llama lluvia radiactiva a la caída sobre la superficie terrestre del material radiactivo producido por una explosión nuclear. Los átomos que forman esta lluvia emiten continuamente algún tipo de radiación que en potencia es dañina para los seres vivos alcanzados por ella.

Durante la explosión de una bomba nuclear, se producen muchos tipos de núcleos radiactivos, en particular los fragmentos de la fisión del uranio. Estos núcleos permanecen localizados en la zona que ocupaba la bomba y son vaporizados por la alta temperatura de la bola de fuego. También se producen neutrones que escapan de la bomba a gran velocidad y son absorbidos por los materiales sobre la superficie. Muchos núcleos estables al absorber un neutrón se transforman en núcleos radiactivos que a partir de ese momento comienzan a emitir radiación espontáneamente. Gran parte del material situado cerca del punto cero de la explosión (para una detonación de baja altura) es aspirado por la corriente de aire ascendente creada por la bola de fuego y sube a la atmósfera a través del tallo del hongo nuclear. Entre las sustancias que son inyectadas a la atmósfera por la explosión se encuentran los fragmentos de fisión y los núcleos activados por los neutrones. Este material radiactivo regresará a la superficie terrestre dentro de algunos días, meses o años, de acuerdo con el tamaño de la partícula a la cual están incorporados. Las partículas grandes —de algunos milímetros— ascienden hasta la baja atmósfera y vuelven a caer dentro de uno o dos meses arrastrados principalmente por la lluvia y la nieve. El polvo más fino —de milésimas de milímetro— logra llegar a la alta atmósfera, y ahí puede permanecer entre uno y tres años antes de regresar a la superficie. Los vientos y la circulación del aire entre las capas atmosféricas determinan dónde caerá la lluvia radiactiva, pudiendo trasladarse incluso de un hemisferio a otro antes de volver a la superficie.

Debido a la lluvia radiactiva se producen altos niveles de radiación que disminuyen a medida que transcurre el tiempo.

Así, si la dosis en un punto es de 100 rads/hora una hora después de la detonación, será de 50 rads/ hora dos horas después, de 25 rads/ hora cuatro horas después, etc. Los valores absolutos de la dosis dependen del tipo de bomba, del rendimiento, de la altura de la explosión, y de la distancia al punto cero, entre otros factores. Si todo el material radiactivo producido por la detonación de una bomba de fisión de un kilotón se distribuyera en un cuadrado de 1 kilómetro por lado, una hora después de la explosión la dosis a un metro de altura en el centro del cuadrado sería de unos 5 000 rads/ hora.

El principal riesgo biológico de la lluvia radiactiva lo constituyen los rayos gamma emitidos por el material activado. Esta radiación es muy penetrante y atraviesa el cuerpo de los seres humanos depositando en ellos parte de su energía. También se emiten partículas alfa y beta, pero son poco penetrantes, el grosor de la ropa o la piel las detiene, y sólo causarían quemaduras si se depositaran directamente sobre la piel. Un riesgo especial lo constituye la incorporación de núcleos radiactivos a la cadena alimentaria, ya sea a través de la comida ingerida por los animales o en forma directa por el ser humano. En este caso, la radiación poco penetrante emitida desde el interior del cuerpo es totalmente absorbida por el mismo organismo y el riesgo de enfermedades genéticas y de cáncer es muy alto, incluso para dosis pequeñas de radiación. Este punto se discute más en detalle en el capítulo sobre los efectos globales de una guerra nuclear.

Un caso real de contaminación sucedió en un ensayo nuclear norteamericano ocurrido en las islas Marshall en 1954. La bomba que fue probada en esa ocasión tuvo un rendimiento de 15 megatones, produjo un cráter de dos kilómetros de diámetro, y lanzó varios millones de toneladas de material radiactivo a la atmósfera. Según fuentes de información estadounidense, un cambio repentino en el viento causó que el atolón Rongelap, a 160 km del lugar de la explosión, recibiera en su extremo norte dosis acumuladas (durante las 96 horas que siguieron a la detonación) muy superiores a las letales (unos 400 rads).

Cientos de isleños que normalmente habitaban en el norte de la isla se encontraban en la parte sur, asistiendo a una celebración religiosa. Recibieron unos 175 rads y se salvaron por milagro de la muerte inmediata, pero el grupo presentó posteriormente alta incidencia de cáncer y enfermedades en la glándula tiroides. Los niveles letales de dosis llegaron hasta los 350 km de distancia, y la radiactividad fue tal que se debió controlar la pesca en el Japón, pues las corrientes marinas transportaron sustancias radiactivas y peces contaminados por ellas hasta las costas niponas.

Se puedieron detectar los niveles de contaminación radiactiva del aire en diferentes puntos del territorio chileno después de las pruebas nucleares atmosféricas francesas durante junio y julio de 1972. Francia acostumbraba a realizar sus ensayos nucleares en territorios de ultramar, así,  la detonación de 60 kilotones en su terreno de pruebas del archipiélago Tuamotú, en el Pacífico Sur, unos 6 000 km al Oeste de las costas chilenas.

Los niveles de actividad llegaron a ser 100 veces los normales como consecuencia del transporte de la lluvia radiactiva por el viento. La isla de Pascua, que se encuentra a unos 3 000 km del lugar del ensayo, recibió menos lluvia a causa de las condiciones meteorológicas.

Una protección sencilla contra la lluvia radiactiva la constituye cualquier subterráneo o construcción de muros suficientemente gruesos. Unos 30 cm de concreto o medio metro de tierra reducen la intensidad de la radiación en un factor de 10. Ya que 80% de la dosis es recibida durante el primer día, la permanencia en un refugio puede reducir considerablemente los efectos de la radiación.

Incendios extendidos

Como consecuencia del daño inmediato causado por la onda de presión y el calor, se producirán incendios aislados que podrían incorporarse a uno más generalizado. Tuberías de gas destrozadas, acumulaciones de madera o papeles, y sobre todo detalles geográficos de la ciudad determinarán la extensión del fenómeno. Después de la explosión sobre Hiroshima se produjo un gran incendio que asoló varias manzanas de la ciudad. En .Nagasaki esto no ocurrió debido al terreno accidentado, lleno de colinas, que bloquearon parcialmente el calor y el viento e impidieron que los incendios pequeños se fundieran en uno solo. Estos incendios son similares a las "tormentas de fuego" conocidas en ciudades europeas después de los bombardeos aéreos de la segunda Guerra Mundial.

Cualquier edificio o subterráneo es un refugio seguro, al menos durante un par de horas, en la posibilidad de uno de estos grandes incendios. Las principales precauciones que se deben tomar son mantener una reserva suficiente de oxígeno y evitar la entrada del monóxido de carbono producido en la combustión externa al refugio.  

UN MEGATÓN SOBRE LA CIUDAD DE MÉXICO

LUEGO de describir en general los efectos de una explosión nuclear sobre una ciudad, tomaremos como ejemplo concreto los efectos que causaría la detonación de una bomba de un megatón sobre el centro de la ciudad de México (una megápolis superpobladísima). El ejemplo es válido para cualquier metrópoli que se extiende sobre un círculo con radio de 10 kilómetros o más.

En un día claro, a 2 000 metros de altura sobre la Plaza de la Constitución mexicana, más conocida como el Zócalo, se detona una bomba nuclear con un rendimiento de un megatón. Esta plaza, ubicada justo debajo del punto de detonación, es el llamado punto cero de la explosión. Dos segundos después de la detonación se ha formado a 2 000 metros de altura una bola de fuego caliente y luminosa y una onda expansiva que toca la superficie del centro de la ciudad. La destrucción de gran parte de la capital se deberá principalmente a los efectos del calor irradiado y de la onda de alta presión que continuará expandiéndose por decenas de kilómetros.

Dentro de un radio de cuatro kilómetros centrado en el Zócalo, y durante los 10 primeros segundos después de la explosión, la presión sobrepasará las 10 psi, por lo que toda construcción quedará completamente destruida y no habrá sobrevivientes. Esta zona tiene como limites el monumento a la Raza, el extremo occidental de aeropuerto, el Palacio de los Deportes, el Parque del Seguro Social y las rejas de Chapultepec junto al monumento a los Niños Héroes.

Para distancias entre cuatro y seis kilómetros del punto cero, 15 segundos después de la explosión las presiones alcanzarán valores entre cinco y 10 psi, quedando en pie solamente los cimientos y los subterráneos de los edificios.

Las calles estarán cubiertas por varios metros de escombros y más o menos la mitad de la población que habita en este anillo morirá principalmente debido al derrumbe de las construcciones. Quienes logren sobrevivir estarán heridos y necesitarán ayuda médica. Los vientos que sigan a la onda explosiva tendrán velocidades de unos 300 kilómetros por hora. Esta zona de destrucción se extiende hasta la Basílica de Guadalupe, por el Norte, el Peñón de los Baños por el Este, la colonia Portales y el Hotel de México por el Sur y el Auditorio Nacional en Chapultepec por el Oeste.

El anillo comprendido entre distancias de seis y 11 kilómetros al Zócalo sentirá, medio minuto después de la detonación, presiones entre dos y cinco psi, por lo que las construcciones quedarán gravemente dañadas y habrá muchísimos heridos. Es probable que los edificios que queden en pie se incendien debido al calor producido por la explosión, mismo calor que causará quemaduras en la piel de las personas. Estas distancias desde el punto cero llegan hasta el límite norte con el estado de México, Ciudad Nezahualcóyotl, y Ciudad Universitaria. Desde el Zócalo hasta estos límites, todas las ventanas de construcciones y edificios se quebrarán debido a la onda de presión.

Finalmente dentro del anillo formado por radios de 11 y 16 kilómetros desde el centro de la ciudad, el daño de la onda explosiva será menor en las construcciones, pero es posible que 25% de la población resulte herida. Este último anillo llega hasta Tlalnepantla, Tlalpan y la delegación Magdalena Contreras.

Medio minuto después de la explosión, la bola de fuego deja de ser visible y al ascender a gran velocidad produce corrientes de aire que arrastran polvo y restos de las construcciones destruidas y forma el hongo nuclear. Una nube radiactiva que contiene elementos activados durante la explosión y productos de la fisión del uranio ascenderá hasta unos 20 kilómetros de altura y luego será dispersada por el viento para volver a caer lentamente sobre regiones alejadas del lugar de la explosión.

La radiación inmediata es letal para aquellas personas que se encuentren dentro de un radio de tres kilómetros del punto cero, pero esta zona ya ha sido totalmente devastada por los efectos de la onda de presión y del calor, por lo que de todos modos no hay sobrevivientes. Dentro de un área de unos 1 000 kilómetros cuadrados alrededor del Zócalo y durante uno o dos días después de la explosión, caerá la lluvia radiactiva, en forma de polvo o granitos de tierra que emiten radiación espontáneamente. Los niveles de radiación sobre un área de 2 600 km2 (hasta distancias de 29 km del Centro, es decir, Texcoco, Ecatepec, el Ajusco) serán letales para toda persona expuesta (es decir, sin la protección adecuada), ya que llegarán a los 900 rads. Dentro de una superficie de 10 500 km2 (57 km de distancia al Zócalo), la dosis de radiación recibida por individuos no protegidos durante los primeros días que sigan a la explosión llegará a unos 100 rads. Tal vez esto no causará la muerte inmediata, pero sí aumentará gravemente la incidencia de cáncer y anormalidades genéticas en la población. En nuestro ejemplo, estos efectos se harán sentir en zonas que llegan hasta los volcanes, el valle de Cuernavaca, Chalma y Toluca, o incluso más lejos, dependiendo de la intensidad y dirección de los vientos.

El número total de muertes después de una explosión como la descrita dependerá de muchos factores diferentes: la densidad de la población en las cercanías al punto cero, la hora del día en que ocurra la explosión, las condiciones atmosféricas, y otras más difíciles de precisar. Para una ciudad muy poblada se estima que 500 000 personas morirán inmediatamente, quedando un número similar de heridos. Hay, que recordar que debido a la destrucción reinante no se puede esperar ningún tipo de ayuda de bomberos para sofocar los incendios que se declaren, ni de personal médico para rescatar heridos. El tránsito por las calles será imposible (no será fácil reconocer lo que antes era una calle) y seguramente los hospitales habrán sufrido el mismo daño que el resto de la ciudad. Tomando estos factores en cuenta, el número de víctimas podría llegar al 1 000 000 de personas.

El análisis presentado ha supuesto que la metrópoli sería atacada con un solo artefacto nuclear. La estrategia militar actual recomienda que toda ciudad con más de 3 000 000 de habitantes sea el blanco de tres bombas de un megatón, 10 bombas de 500 kilotones, y otras tantas de menor poder explosivo. De este modo, es seguro que no habrá sobrevivientes.
Pero esto no debe llevarnos al derrotismo de creer que en una guerra nuclear no quedaría ni el apuntador. Hay muchos tipos de bombas y las más grandes suelen reservarse a unos pocos puntos estratégicos, en caso de conflicto global.
Las bombas colocadas por terroristas o comandos, o lanzadas por equipos tácticos, serían bastante menos potentes, pero por desgracia serían indetectables por la defensa aérea, no habría aviso. Serían varias veces más potentes que las de 1945.
Las bombas de neutrones dejan poca radiación residual si explotan en el aire, pero por el contrario liberan mucha radiación instantánea, por lo que quienes estén cerca del punto cero, aunque estén a cubierto están condenados. No obstante, su radio letal es menor que las bombas “gordas” de hidrógeno.
Las minibombas nucleares que EE.UU. ha sacado hace poco tienen un radio letal escaso, de 1 km o menos. Como explotan bajo tierra, la radiación instantánea es absorbida en buena parte por el suelo. Sin embargo, la radiación beta y alfa que emiten es tremenda, porque el polvo que levantan del suelo está muy contaminado. Producirían pocas víctimas en el acto (comparadas con las anteriores), pero muchas días después y a cierta distancia del punto cero.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060705213146-preparacion.jpgLa Conspiración del Fásmido

 

Ahora, vamos a hablar de un tema que llamaremos la conspiración del fásmido. Los bosques de cada país son diferentes en cuanto a que sus olmos, sus castaños, sus halamos y sus abetos son sujetos al ataque de agentes patógenos específicos. Los insectos están tomando algún tipo de medidas cauterizadoras. La reacción americana podría ser fumigar; la reacción británica podría ser talar y quemar; y en Australia la reacción es decir: ¡Aah, que demonios! El año que viene ya se habrá pasado, ¡es igual!

 

¿En serio, es esta la enfermedad? ¿Cuáles son las enfermedades? Los fásmidos son los responsables de la muerte de los eucaliptos. Es el hongo canela. En el olmo, es la grafiosis. En los álamos es la roya al igual que en los abetos. ¿Creéis que alguna de estas enfermedades está matando al bosque? Me parece que estamos contemplando un cadáver. El bosque es un sistema en agonía, del cual se van a alimentar los agentes que descomponen los árboles. Si conocéis muy bien los bosques, sabréis que esta mañana podéis ir a golpear un árbol con un hacha, o tocarlo con el borde de una excavadora, o investirlo con el coche, y si os sentáis pacientemente junto a ese árbol, al cabo de 3 días veréis que quizás 20 insectos y más parásitos habrán visitado la herida. El árbol ya está condenado. Lo que los atrae es el olor del árbol moribundo. Esto lo hemos visto en Australia. Simplemente, herir los árboles para ver lo que pasa. Llegan los fásmidos. Ellos detectan su olor y se convierte en su comida.

 

Así que los insectos no son la causa de la muerte de los bosques. La causa de la muerte de los bosques es la cantidad de insultos. Señalamos a algún bicho y decimos: “Fue aquel bicho”. Es mucho mejor culpar a otro. Todos lo sabéis. Así que culpamos al bicho. En serio, es una conspiración para culpar a los bichos. Pero la verdadera razón por la cual los árboles se están deteriorando es que ha habido cambios profundos de la cantidad de luz que penetra en los bosques, en los contaminantes y en las precipitaciones de lluvia ácida. Son las personas y no los bichos quienes están matando los bosques.

 

 

 

Los suelos

 

Por lo que entendemos, hemos perdido el 50% de todos los suelos que teníamos antes de 1950. Lo hemos estado midiendo cuidadosamente desde 1950. Y hemos perdido el 30% de los suelos que quedaban. Todo esto es cierto tanto para el tercer mundo como para el mundo occidental.

 

El ritmo de creación de los suelos es de casi 4 toneladas por año y acre – mucho menos en zonas áridas. Los suelos se crean por la lluvia y la acción de las plantas. El ritmo varía. En los desiertos, el ritmo es mucho más lento; pero en los climas húmedos es de cerca de 4 toneladas por acre. Si no se pierden más de 4 toneladas de suelo por acre al año, estaremos en paridad.

 

Pero consideremos la situación habitual. En Australia perdemos cerca de 27 toneladas por acre de suelo cultivado al año. Pero en EE.UU. lo hacéis mucho mejor. Cultivando maíz, se llegan a perder hasta 400 toneladas de suelo por acre al año. Mientras que la media puede ser de 20. Se pueden llegar a peder hasta 400 o 500 toneladas. Pues, no lo estamos haciendo muy bien. En Canadá están midiendo la perdida de humus, y es casi lo mismo. Allí se están quedando sin humus. En las praderas donde se empezó con buenos suelos húmicos, han llegado a una base de suelo mineral.

 

Aquí hay algo que debería de ser de interés para cada uno de nosotros. Por cada habitante, ya sea un norteamericano o un hindú, si es consumidor de cereales, lo de comer cereales nos cuesta cerca de 12 toneladas de suelo por persona al año. Toda esta pérdida es el resultado del arado. Mientras se labra, se pierde. Al ritmo en que estamos perdiendo los suelos no nos parece que tendremos suelos agrícolas dentro de una década. Aparte de los suelos que estamos perdiendo directamente por labrar, estamos perdiendo enormes cantidades de suelo, a causa de lo que se llama desertificación. En el estado de Victoria, en Australia, estamos perdiendo 800 mil acres este año debido a la sal. Eso significa que no solo perdemos suelos labrados, sino también los suelos no labrados.

 

La Deforestación Causa la Perdida de Suelos

 

Ahora la principal razón para la desaparición de los suelos es la tala de los bosques. Y casi siempre se halla distante del lugar donde el suelo se pierde. Esto es, que no se puede hacer nada si el suelo empieza a tornarse salado aquí porque la causa se halla mucho más arriba en la cuenca, tal vez a mil millas de distancia. En los climas húmedos de Australia ahora estamos comenzando a tener suelos salados. Se está convirtiendo en un factor “fuera de lugar”. No sólo está ocurriendo en los desiertos, sino también en climas bastante húmedos y con inviernos lluviosos. ¿Cómo ocurrió? No es un proceso simple, pero es fácil de comprender. La lluvia que cae en las colinas y que penetra en los bosques, tiene un desplazamiento neto descendente. Si quitamos los bosques, lo que tendremos es una pérdida neta de evaporación. Los bosques trasmiten el agua limpia hacia abajo y liberan agua limpia hacia la atmósfera. Ahora esta transferencia neta hacia abajo, acarrea consigo las sales las cuales son una parte inevitable de esas 4 toneladas adicionales de suelo por acre, que son producidas por la descomposición de las rocas. Normalmente, estas sales se desplazan en cauces profundos. No son sistemas superficiales. El agua dulce corre por la superficie y es absorbida por el suelo. Hasta en climas húmedos, tenemos mucha mas agua salada en las profundidades de la que tenemos en la superficie. Esto pasa porque los árboles actúan como bombas para mantener los cauces a niveles profundos. Ahora si talamos los árboles, los cauces profundos suben con un ritmo medible y están creciendo de manera medible a lo largo de grandes áreas del Norte América, África y Australia. Y cuando llegan aproximadamente a 1m debajo de la superficie, los árboles empiezan a morir por los “fásmidos”. Y cuando están a casi ½ m debajo de la superficie, otros cultivos empiezan a morir. Cuando alcanzan la superficie se evapora y el suelo se sala visiblemente.

 

Entonces el gobierno Australiano comienza a proveer de bombas gratis a los granjeros y ellos comienzan a bombear el agua salada. ¿Dónde pueden desechar el agua que bombean? ¡Gran problema! El siguiente paso es meter cemento, así que ahora el agua se desvía de los ríos que penetran dentro del suelo, mientras los granjeros están bombeando fuera el agua salada hacia el mar. Y esto tendrán que hacerlo para siempre. Ahora hacen falta miles y miles de bombas. Al mismo tiempo que el gobierno esta proporcionando bombas a los granjeros, están arrendando licencias adicionales a los aserraderos de las compañías multinacionales. Las cuales lo están haciendo muy bien. Por una parte están vendiendo bombas y por otra explotando los aserraderos. Es una circunstancia benéfica para algunas personas, pero catastrófica para la Tierra.

 

De todos modos, la mayoría de personas no lo está pasando bien en absoluto. Así que estamos perdiendo suelos y haciendo aumentar los desiertos, a un ritmo simplemente terrible. Y eso es sin emplear el arado en la agricultura. Os preguntareis ¿los analistas de las multinacionales son concientes de estos problemas? No, tienen carreras de economía y administración de empresas y todo tipo de áreas irrelevantes.

 

La minería es también un factor importante de salinización de tipo local, y por sí sola se ha considerado responsable de la pérdida total de bosques enteros de madera noble en áreas del Oeste de Australia, y sin duda también

en otras partes. La minería extrae muchos residuos que se dejan evaporar a la superficie.

El calentamiento global

20060705212515-co2.jpg

El cambio climático desbocado. Los mecanismos de realimentación.
Muchos de los procesos del mundo natural tiene consecuencias continuadas que o bien aceleran o bien retardan los procesos primigenios. Esas consecuencias realimentan el proceso del que surgen y se denominan “bucles de realimentación”. Por ejemplo, un depredador introducido por primera vez (en un lugar) devora a la población de su presa elegida, hasta que el alimento disminuye de tal forma que el depredador no puede alimentar a su prole y su propia población se contrae: eso es una realimentación negativa. Se sobrepasa el equilibrio y los depredadores sobrealimentados dan lugar a un efecto que fuerza a la baja a su propia población.

Los bucles de realimentación también ocurren en el mundo social; por ejemplo, en un sistema impositivo regresivo, los trabajadores pobres pagan muchos impuestos, lo que les obliga a seguir siendo cada vez más pobres y a trabajar más horas, mientras que los ricos pagan pocos o ningún impuesto, lo que tiende a hacerlos cada vez más ricos. Eso es un bucle de realimentación positiva, porque el proceso original es exacerbado por sus propios efectos. Nuestro sistema climático es fundamentalmente un sistema de mecanismos de realimentación, tanto positivos como negativos. La esencia del argumento de los escépticos es que los sistemas de realimentación negativa eliminarán los cambios climáticos globales inducidos por la industria. Sugieren que el exceso de carbón en la atmósfera será absorbido por los océanos y que ello estimulará la fotosíntesis de las plantas sobre la tierra y que ambas cosas servirán para eliminar el exceso de carbono de la atmósfera y la pondrán a salvo.

En realidad, la fotosíntesis en los bosques se está acelerando, creando unos bosques más verdes y exuberantes y con una mayor capacidad de absorción de dióxido de carbono. Sin embargo, los ritmos de descomposición de la madera seca y de los suelos se están también acelerando. Y a medida que el clima se calienta, esta generación de gases de carbono por la descomposición rebasará probablemente a la aceleración de la fotosíntesis. Lo que es peor, se teme que las selvas de la Amazonia caigan hacia la mitad de siglo. Los bosques en extinción liberarían así su almacén de carbono a la atmósfera. Según los estudios llevados a cabo por el Met Office Hadley Centre para la predicción del clima, en Gran Bretaña, si no se mitigan las emisiones de carbono industrial, los bosques se convertirán en contribuyentes netos de carbono a la atmósfera hacia 2070. La estabilización de las emisiones industriales podría quizá retrasar esta muerte anunciada de los bosques durante otro siglo.

Los escépticos del cambio climático señalan a los océanos como un inmenso sumidero de carbono. De hecho, los océanos retienen el equivalente de carbono de más de 6.000 años de combustión al ritmo actual de quemado de combustibles fósiles. Sin la absorción de carbono por parte de los océanos y su vinculación con la producción de oxígeno libre por el fitoplancton de los océanos, la atmósfera de la Tierra sería, fundamentalmente, de dióxido de carbono, con un poco de nitrógeno. Las temperaturas rondarían los 600º C y la presión atmosférica sería unas 60 veces más densa que la actual.

Las aguas de los océanos absorben dióxido de carbono de la atmósfera, manteniendo la mayor parte de él disuelto, pero transformando parte en ácido carbólico o fénico. El fitoplancton de las capas superiores oceánicas fija el dióxido de carbono en sus células a través del proceso de la fotosíntesis. Ese fitoplancton forma parte de la cadena alimentaria básica oceánica. Lo ingieren los animales y otros organismos, que utilizan la mayor parte del carbono como fuente de alimentación, pero devuelven una parte del mismo a la atmósfera mediante la respiración. Parte de este carbón se fija finalmente en la columna oceánica en forma de desechos y conchas y heces animales. En los periodos de calentamiento global de hace millones de años, estos sedimentos de desechos de carbono, se convirtieron en la fuente de los depósitos de hidrocarburos que han servido para impulsar nuestra civilización a lo largo del siglo pasado y que son los que ahora, de forma irónica, están provocando el cambio climático que induce la industria.

Lamentablemente, este sumidero de carbón oceánico, podría muy bien romperse como respuesta al cambio climático. El agua de mar más caliente, ya está saturada de carbón, por lo que absorbe menos. Una absorción más potente de carbón exige que suba de las profundidades un ciclo continuo de agua más fría y pobre en carbón. Si el conductor global termohalino fallase podría tener lugar una peligrosa caída en la absorción de carbono.

Pero la mayor amenaza para el ciclo del carbono oceánico reside en la decreciente productividad del fitoplancton. En los últimos 20 años, las concentraciones de fitoplancton en los océanos septentrionales han disminuido hasta un 30%. Los científicos de la NASA y de la National Oceanic and Atmospheric Administration sospechan que las temperaturas más altas y los menores vientos han privado al fitoplancton del nitrógeno y del dióxido de carbono9. Un investigador japonés de la universidad de Hokkaido ha constatado una gran caída en la cantidad de dióxido de carbono absorbido por la parte norte del Océano Pacífico en los últimos 15 años. Yutaka Watanabe dice que la cantidad de dióxido de carbono en el océano ha caído un 10%

Otro mecanismo de realimentación que ya está empezando a funcionar en nuestra contra es el retroceso de la capa de hielo, particularmente del Ártico y de Groenlandia. El deshielo de la capa nos creará problemas de distintas maneras. La liberación de agua dulce contribuirá a distorsionar la circulación termohalina de los océanos, como se mencionó en la segunda parte de esta trilogía. El deshielo de la capa elevará a su vez el nivel de los océanos. Como se dijo en la primera parte de la trilogía, los estudios por satélite de la NASA demuestran que la capa de hielo del Ártico está retrocediendo de una forma tremenda. Un informe publicado por el Consejo Asesor Alemán sobre el Cambio Global dice que si la temperatura mundial promedio aumenta en más de 2ºC más de lo que había al comienzo de la Revolución Industrial, probablemente dispararía la fusión de la capa de hielo de Groenlandia y de la lámina de hielo de la Antártida occidental. Esto haría subir el nivel del mar hasta unos 10 metros, lo que inundaría grandes ciudades, como Nueva York, Londres, Tokio, Miami, Bombay, Calcuta, Sydney y Sanghai. El Centro Hadley para la Predicción e Investigación del Clima, ha declarado que ya existen suficientes gases de efecto invernadero para elevar la temperatura promedio de Groenlandia unos 3ºC hacia mitad de siglo.

La capa de hielo en retroceso hará disminuir la capacidad de reflexión solar del planeta, como se discutió en la primera parte de esta trilogía, lo que hará que se refleje menos energía solar y ello resulte en un mayor calentamiento de la superficie terrestre. También aumentaría el contenido de vapor de agua en la atmósfera inferior la evaporación de las aguas del hielo licuado. El vapor de agua es un gas de efecto invernadero. El resultado de ambos efectos sería un ciclo de realimentación positiva, en le que el hielo fundido provoca un clima más cálido, que a su vez conduce a que se funda todavía más hielo.

Y después está el deshielo de la tundra. Globalmente, las turberas congeladas retienen unos 550.000 millones de toneladas de carbono. La materia de las plantas muertas está congelada en el permafrost, lo que lentifica e incluso paraliza el proceso de descomposición. La lenta descomposición anaerobia que normalmente tiene lugar en esas tierras congeladas ha producido un depósito de metano que está mostrando signos de escaparse a la atmósfera, a medida que la tundra se descongela. El metano tiene una vida en la atmósfera más corta que el dióxido de carbono, pero es diez veces más efectivo a la hora de atrapar el calor en la atmósfera inferior. Sin embargo, a medida que los suelos se calientan y el permafrost se descongela, las bacterias podrían ponerse a trabajar como venganza, descomponiendo la materia orgánica a mayor velocidad, liberando dióxido de carbono a la atmósfera, en vez de metano.

El milenarismo nuclear

20060705211817-nuke.jpg

La idea que se muestra en este ensayo es rotunda: o bien los antinucleares

reconocen que el proyecto nuclear encierra ante todo el poder del Estado y su proyecto

y lo declaran sin remilgos, pasando a engrosar las filas de los adversarios del Estado, o

en caso contrario el antinuclearismo se queda, paradójicamente, en una petición de

refuerzo y legitimación del Estado y, por tanto, del mismo proyecto nuclear. No

podemos sino coincidir plenamente con esta idea.

La lucha antinuclear tendría que situarse pues en el terreno de conflicto histórico

con el Estado y sus agentes, para recuperar justamente su legitimidad de lucha social

emancipadora. O la crítica antinuclear se hace una crítica de la existencia del Estado (no necesariamente reducida al folclorismo anarquista en boga) o

no es nada.

Por otro lado, el proyecto nuclear revela su naturaleza antihistórica y

totalizadora cuando secuestra el futuro y compromete a la sociedad a una eterna gestión

de sus instalaciones y desechos per secula seculorum.

Tal y como declaraba un investigador en el libro de Jungk ya citado:

"Todo lo que la Humanidad había creado hasta ahora se pasaba, se descomponía

 o se desmoronaba en un período de tiempo más o menos largo. En nuestro asalto a la

materia hemos llegado a producir ahora algo que, si bien no es inmortal, tampoco es

mortal en comparación con la duración media de nuestra vida. Un legado peligroso que

sobrevivirá a todas las demás creaciones del hombre, un pedazo de "casi eternidad", un

pedazo de infierno.,,18

 
Como ya se ha mencionado en otras ocasiones, el tiempo nuclear no es de este

mundo, aunque sea en este mundo donde tengamos que padecer la actuación y la

degradación de sus ciclos. Citaremos a continuación un antiguo y bien conocido artículo

del investigador ya citado, Alvin M. Weinberg, donde precisamente establecía la

relación de compromiso entre el sistema nuclear y la sociedad contemporánea:

"Nosotros el pueblo nuclear hemos hecho un pacto fáustico con la sociedad. Por

un lado, ofrecemos -con el quemador catalítico nuclear (el regenerador)- una fuente de

energía inagotable. Incluso a corto plazo, cuando usamos reactores ordinario, ofrcemos

energía que es más barata que la energía fósil. Por lo demás, esta fuente de energía,

cuando se manipula de forma adecuada, es apenas contaminante. Los quemadores de

combustible fósil tienen que emitir óxido de carbono y nitrógeno y probablemente

emitirán siempre dióxido de sulfuro, por el contrario no hay razón intrínseca por la cual

los sistemas nucleares deban emitir elementos contaminantes -excepto calor y restos de

radiactividad. [sic]

"Pero el precio que se pide a la sociedad por esta mágica fuente de energía es a

la vez la vigilancia y la longevidad de nuestras instituciones sociales, a lo que no

estamos muy acostumbrados”.[ Social institutions and nuclear energy" Science Julio 1972, Vol. 177.]

Weinberg argumentaba, si se puede decir así, que al igual que existe una especie

de "clero militar" permanente que nos guarda de la amenaza nuclear y asegura nuestra

supervivencia, debería establecerse un tipo de institución sólida y constante que asegure

la gestión del aparato nuclear civil. Para Weinberg esto exige la permanencia de las

instituciones humanas. Rápidamente pasaba a establecer una comparación con la

fundación de la agricultura y las técnicas agrícolas que, de alguna manera, establecía ya

un tipo de compromiso permanente con la sociedad y la estabilidad de sus estructuras

colectivas. En una nota aparte añadía: "El profesor Friedrich Schmidt-Bleek de la

Universidad de Tennesse me señalaba que los diques de Holanda requieren un

compromisoinstitucional a perpetuidad"

En fin, en este artículo, el pronuclearista Weinberg se expresaba con una cierta

desvergüenza -vemos que, por ejemplo, no considera la radiactividad como

contaminante-, esta desvergüenza quizá hoy le estaría vedada. Sin embargo, el poso de

su argumentación sigue presente en las mentes y proyectos de los que apuestan por el

programa nuclear. Por otro lado apunta a consideraciones sociales que nos parecen

centrales. Compartimos la reflexión de los autores de Les servitudes de la puissance:

"Con el nuclear, el sistema energético capitalista se enfrenta a un desafio de una

relación con el tiempo fundamentalmente nuevo. Desafio tanto más terrible por cuanto

el tiempo del nuclear, tal y como es pensado por sus promotores, se conforma al ideal

del técnico: está desprovisto de pasión, exento de confrontaciones y de violencia, de eso

que constituye la trama histórica de las sociedades existentes. Es neutro, totalmente

disociado del tiempo histórico real. Y no obstante ¿qué es lo que puede garantizar el

funcionamiento ininterrumpido de un vasto parque de instalaciones tan sofisticado en

periodos de crisis acentuada, sino su militarización?"

Aquí comprobamos como el proyecto nuclear se cierra entorno al proyecto de la

dominación social. El sistema nuclear constituye uno de los centros de la trama técnica

de una sociedad totalitaria.

En nuestra historia más reciente, la catástrofe nuclear de Chernobil, sucedida

hace ya dos décadas en la extinta Unión Soviética, ha significado la revelación de la

cínica autodefensa de un Estado ante los excesos de su poder técnico. Es evidente que el

Estado nuclear, enfrentado brutalmente ante la elección, tomarán partido siempre por la
salvaguarda de sus estructuras burocráticas y tecnológicas en detrimento de la
integridad física y la libertad de las poblaciones. Si este hecho no es del todo evidente
en períodos de aparente normalidad, aparece manifiesto cuando hay una disfunción
grave en algún punto de la red. El holocausto de Chernobil fue el acto final de una serie
de ensayos importantes que habían menudeado desde los años cincuenta, y que entonces
cobraron una nueva dimensión histórica. Para muchos tecnólogos Cherobil, y su
revelación pública, significó la derrota en la carrera vertiginosa de la nuclearización. La
intensa propaganda, la m anipu1ación y la ocultación, la represión estatal, habían sido
hasta ese momento los medios de los que se sirvieron para imponer su proyecto. En
Estados Unidos, con el incidente de Harrisburg en 1979, la lucha parecía ya perdida. El
período de glaciación, como lo llaman los cronistas, en el que entró el desarrollo de la
energía nuclear mediados los años setenta encontraría su puntilla en Chernbil. Desde
hace dos décadas, y de manera discreta, los promotores del nuclear han esperado con
paciencia su momento para salir a escena.
05/07/2006 21:21 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

El imperio de la necedad

20060705211223-varia.jpg¿Se imagina qué podría suceder en una horda primitiva de homínidos si usted pusiese a su alcance afilados machetes y pistolas cargadas? Pues eso mismo es lo que está pasando con nuestra ‘civilización’ (entiéndase el término sólo en el sentido urbanístico de aglomeraciones llamadas todavía ciudades por inercia histórica). El conocimiento del átomo ha servido para crear arsenales nucleares, incluyendo las centrales atómicas, como el de la genética para producir arsenales biológicos, sin olvidar los cultivos transgénicos.

 

Bastaría un meteorito que cayera sobre un laboratorio de alta seguridad, un terremoto que hundiera una central nuclear, un atentado, un accidente, un fallo de seguridad o un cruzamiento genético imprevisto entre un transgénico y una mala hierba, para producir una tragedia fulminante.

 

Mientras apostamos todo nuestro futuro a que nada de eso ocurrirá, nos empeñamos en sembrar espinos y lamentar que no den higos. Nuestro modo de producción ha conseguido que todo alimento sea fuente de enfermedades: carnes infladas de hormonas y antibióticos, conservantes y colorantes sintéticos cancerígenos, verduras y frutas contaminadas por pesticidas, campos extenuados por abonos químicos agresivos, expolios que diezman la despensa marina y contaminaciones que la envenenan.

 

El aire urbano está saturado con cientos de agentes cancerígenos provenientes de industrias, vehículos y todo tipo de artilugios. Pero el esfuerzo se dedica enteramente a los exorcismos científicos: hallar un chivo expiatorio que nos permita cambiar un detalle menor para que todo siga como está e incluso vaya a peor. Ayer fue la gasolina sin plomo. Hoy es el tabaco. En el colmo del surrealismo cotidiano, en algunas estaciones de autobuses mal ventiladas y repletas por tanto de gases tóxicos de los motores, ¡está prohibido fumar!

 

Son cortinas de humo para no ver los decenas de miles de agentes químicos que agreden el sistema inmune del ser humano. Las alergias afectan ya a un elevado porcentaje de la población e incluyen intolerancia a los alimentos y a todo tipo de productos.

 

¿Realmente cree alguien que este tipo de política conduce a otro destino que no sea la destrucción en masa? Nuestra ‘civilización’ no tiene futuro. Lo ha asesinado «científicamente», convirtiendo en profecía cumplida un lúcido aforismo de Nietzsche: «la vida, segura bajo el imperio de la naturaleza, peligra bajo el de la razón». Más vale que tomemos conciencia de esto y empecemos a poner en pie otra forma de pensar y vivir que devuelva el espíritu desterrado al lugar de privilegio que debe tener. No para evitar el desastre -algo imposible a esta altura del proceso-, sino para frenar la escalada de destrucción, pagando un precio menos doloroso por las siembras ya realizadas, al mismo tiempo que cambiamos la simiente para tener derecho a soñar con un futuro del que forme parte nuestra especie.

 

La alternativa es demasiado sombría. Como observó Fred Hoyle en su libro El universo inteligente:«el mono que no trepa por la cuerda que se le tiende desde arriba está condenado a desaparecer”.
05/07/2006 21:15 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

07/07/2006

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060707231820-preparacion.jpg 

 

Carreteras, Ciudades y Pozos

 

El factor más importante causante de la pérdida de suelos en Gran Bretaña es la construcción de carreteras. También lo es en Norte América. Me parece que en Gran Bretaña hay una milla de carreteras por cada milla cuadrada de superficie; y las carreteras están extendiéndose rápidamente bajo el supuesto de que no se necesitará más el suelo que permitirán aumentar el uso de energía. Las carreteras, al igual que las ciudades, también se consideran como una causa permanente de la pérdida de los suelos.

 

Las ciudades están situadas sobre el 11% de los mejores suelos de la Tierra. Canadá es un ejemplo interesante donde las ciudades son responsables de la destrucción de los suelos de máxima calidad, sin la intervención de ningún otro factor, y en esta década, obligando a los agricultores a moverse hacia suelos menos sostenibles. Al mismo tiempo, pedimos por lo menos una productividad sostenida, y en algunos casos exigimos aumento en los suelos que quedan. Como la pérdida de los suelos agrícolas se debe a la aplicación de energía excesiva - ya sea energía mecánica o química - entonces el hecho de que estemos intentando sostener una productividad mayor en los suelos restantes, significa que el ritmo de pérdida de suelos debe aumentar ya que estamos usando cada vez más energía en cada vez menos superficie.

 

Hay otros factores en juego en la pérdida de suelos. En el sur-oeste árido de este país, hay un tipo de agricultura de “cortar y huir”, en el cual ustedes perforan un pozo, bombean agua semi salina y riegan los cultivos anuales. Se continua esta labor durante 4 años. Para entonces la superficie estará fuertemente mineralizada y habrá que buscar otra área y cavar otro pozo lo que se convierte en una forma de sembrar la destrucción. Es fácil entenderlo. Hay 2 ó 3 años buenos, y después las ganancias caen.

 

Normalmente los suelos están unidos por carbonatos y se abandonan. El pH se eleva de casi 2 factores por año (o cien veces). Podrían empezar con un pH de 8 y rápidamente llegar hasta 11, entonces se retirarán. Consideremos ahora la deflexión de los suelos a causa del viento. Esto ha provocado el deterioro de los suelos del interior de EEUU. Hay suelos que llegan hasta Los Ángeles y caen como lluvia roja. Suelos de áreas marginales de Australia central, caen sobre las ciudades como un lodo finamente diluido, medible en 12 toneladas por acre al día. El viento es un factor importante en la pérdida de suelos. Cuanto más seco sea el viento, más lo consideraremos como un factor.

 

No hace falta buscar más allá de los suelos o de los bosques para ver un mundo finito. Creo se pueda afirmar que no tenemos una agricultura ni una selvicultura sostenibles en ninguna parte del mundo.

 

Agua

 

Hablemos ahora del agua. Hace una década ya había alguien quien dijo que el agua podría convertirse en el mineral más escaso de la tierra. En todas partes el nivel freático está reduciéndose rápidamente. Estamos jugando con sistemas bastantes antiguos. Muchos de ellos llevan casi 40.000 años en evolución. No sólo no habrá ninguna forma de obtener agua subterránea barata. Si se pudiera, Los Ángeles podría comprarla y usarla. Un motivo importante que interviene en esto, es que en las ciudades y pueblos lo tapamos todo. No permitimos la recarga del agua del suelo.

 

Tapamos áreas descomunales con las carreteras. No devolvemos para nada el agua al acuífero. Tan pronto el agua llega al río o riachuelo, se va. Está camino del mar o se evapora sobre la superficie salina de algún desierto. Un río fluyendo no es realmente una cosa muy útil. Lleva el agua que se pierde.

 

Hay dos áreas muy críticas en cuanto al agua. Una está dentro de las ciudades, la otra está al límite de los desiertos. Ambas están en graves problemas. El avance del desierto esta causando algunos millones de muertos en África. Esto se puede contemplar desde el aire como migraciones en masa de rebaños y gente que intenta abandonar el Sahara.

 

Uno de los peligros es el traslado a largo plazo de residuos atómicos en aguas profundas. Algunos de estos están empezando a filtrarse a través del Valle de Sacramento. Conviene que empiecen a medir la radioactividad en los acuíferos de Maine, Nueva Jersey y California y, me da la sensación, que en muchos otros lugares también.

 

La industria, sencillamente ha utilizado pozos profundos para colocar residuos peligrosos dentro del acuífero, con el resultado de que grandes áreas de este acuífero ya no son potables. Creo que Boston ha dejado de usar su agua subterránea. Y ustedes, nunca más podrán usarla de nuevo. No habrá ninguna manera de que vuelvan a limpiar esa agua ya contaminada.

 

Ahora, en muchos pueblos y ciudades, el agua llega con 700 partes por millón de sales disueltos, lo cual está cerca del límite de tolerancia del riñón humano. A 1100 partes por millón, usted podrá experimentar desmayos, la acumulación de agua en los tejidos, se originan toda clase de problemas. Muchas muertes por esas causas ocurren en las ciudades, en Perth y Adelaida en Australia, en Los Ángeles. En todas estas áreas, quizás no deberíamos estar usando el agua para beber. Está bien para bañarse, a pesar de que en Atlanta el cloro casi te asfixia cuando uno se baña. Los PCBs son una causa de esterilidad. Creo que casi el 20% de los hombres norteamericanos son estériles, hoy en día, a partir de los 20 años de edad.

 

El hecho de que el agua se está convirtiendo en un recurso escaso es manifestadamente ridículo, porque más de 2 millones de litros caen sobre este techo, justo aquí, anualmente. Pero os podríais quedar pronto sin agua aquí a menos que construyerais tanques o depósitos de almacenamiento para el agua.

 

Ahora, por supuesto, la pérdida de árboles tiene un efecto pronunciado sobre la escasez del agua en circulación. El agua no está circulando. Entonces perdemos agua sobre la superficie de la tierra. Creo que el 97% de toda el agua esta bloqueada todo el tiempo y solamente el 3% entra de alguna manera en circulación. Y esto se está reduciendo rápidamente.

 

Hay todavía más factores. Está la contaminación industrial. Hay una lucha desesperada por los recursos energéticos como la madera, el carbón, el petróleo o la energía atómica. Todos estos son muy peligrosos de usar internamente a los sistemas vitales. Nos dirigimos hacia un problema real. El peligro está principalmente en el resultado final - lo que sale del proceso, lo que sube por las chimeneas. Pero en el caso de la madera, es además el hecho de que se destruya un árbol.

 

Los productos químicos ¿qué se puede decir de ellos? La liberación a gran escala de sustancias químicas tiene efectos cuyos resultados a largo plazo se desconocen, y estos productos químicos incluyen DDT, PCBs, dioxinas y cloro.

El capital y la capital

20060707231356-varia.jpg

En torno al año mil comienza la llamada Revolución Urbana. La riqueza del mundo rural se transfiere lentamente hacia los castillos medievales, hasta entonces meros núcleos militares y burocráticos sin apenas actividad productiva. Se

suele creer que el feudalismo fue una larga etapa monótona, nada más lejos de esa realidad. Hubo una antigüedad tardía o postclasicismo, una Alta E.M. y una Baja E.M.

La revolución urbana fue positiva en el sentido de comenzar la emancipación de los onerosos deberes para con los señores feudales, pero siendo sinceros, el espacio de relativa libertad de que disfrutaron

los burgueses y villanos de Burgos y Villas fue breve. Se pasó de la opresión nobiliaria a la de las monarquías autoritarias en menos de 2-3 siglos, de la baja edad media al Renacimiento.

 

Mil años después la Capital, con o sin castillo, absorbe la mayor parte de la población, de los recursos y de las actividades generadoras de bienes que “no se comen” y, por tanto, pueden acumularse, que es la esencia del Capitalismo. Es decir: La Capital es El Capital y viceversa.

 

El lento proceso de transferencia comenzado en la baja edad media y el renacimiento

se acelera vertiginosamente en los siglos XIX y XX con otra revolución: la industrial. El mundo rural y el pueblo se transforman en objetos pasivos del “progreso” urbano. En este sentido no hay diferencia entre socialismo científico (¿?) y capitalismo liberal.

 

El dibujo del territorio antes del año mil era de tipo reticular: un tejido social disperso apenas centralizado. Había poblaciones, aldeas y “Ciudades” de unos miles de habitantes, pero no existían metrópolis claras (los reyes medievales no tenían sede fija, tampoco las asambleas protodemocráticas o estamentales).

En la actualidad responde a un esquema atómico: un núcleo (capital) rodeado de órbitas habitadas por pequeños electrones (pueblos reducidos a dormitorios o suministradores de ocio y mercancías). Pero, así como en la naturaleza el equilibrio entre el potencial del núcleo y de las órbitas es perfecto, a efectos territoriales el desequilibrio hace tiempo que ha superado el punto crítico. Es la “capitalitis”.

 

Desde un concepto científico de progreso hemos retrocedido. En el año mil el modelo territorial era reticular, neuronal y cuántico; en el año dos mil, es atómico y euclidiano. Sin embargo, ninguna formación política, ni siquiera las “anticapitalistas”, cuestiona este “plan suicida” pues, si hay un paradigma de lo insustentable, es la Capital.

Por desgracia los “ideopartidos” carecen del órgano para detectar el problema y planificar verdaderas soluciones.

 

Sin embargo la Ecología no es una herramienta ideológica sino lógica y, por ello, formulado como simple deseo o como propuesta política, tratará de equilibrar la diferencia de potencial entre núcleo y órbitas. La Ecología no obedece a consideraciones ideo-teo-lógicas sino científicas y lógicas. Por cierto, es la herramienta que deberían utilizar Los Verdes: la Ecología, la Ciencia de la Casa (por cierto Ecología-Economía... Economía sería la Ciencia de la Gestión de la Casa).

 

La teología de la Capital no solo ha modelado el territorio, también ha repartido los papeles económicos y sociales. Karl Marx escribió “la única cualidad del capital es su cantidad”. Lo que cuenta en las democracias capitalistas no es la gente ni su diversidad, sino la cantidad de gente. A bulto.

 

Esa es la orientación de los sistemas representativos democráticos, incluidos los de las organizaciones “anticapitalistas”. Las minorías deben ser atropelladas por las minorías con mayor o menor elegancia.

¿Pero dónde vive la mayoría de la gente? Muy fácil: en la Capital. No siempre fue así, pero sí desde el “acelerón” de la revolución industrial, paralelo a la implantación de las democracias modernas.

 

Revolución urbana, industrial y comunista es igual a Dictadura del Proletariado. Cambia comunista por capitalista y ¿qué obtienes? ¡Dictadura del Propietariado!

 

El caso de Aragón es perfecto para ilustrar la capitalitis. El 60% de la población reside en el 2% del Territorio. Es demencial.

Basta con ganar unas elecciones en Zaragoza para decidir el destino de Aragón. Según la lógica cuantitativa de la

democracia capitalista Huesca y Teruel deben superpoblarse si aspiran a decidir sobre su futuro... A esto se le llama subversión ecológica.

La superpoblación de Zaragoza ha pasado de ser la espina clavada en la mentalidad progre de los años 70 a ser una realidad aceptada por la izquierda local, que podrá criticar la Expo o el AVE en los casos más radicales, pero da por hecho que lo normal y sensato para un oscense o turolense es vivir en Zaragoza. En todo caso, podrán lamentarse de tarde en tarde por el centralismo maño, pero la cosa no pasa de eso, de lamentos. La iniciativa de las comarcas como entes con personalidad jurídica, igual en Aragón que en otras CC.AA. españolas, ha sido el parto de los montes: una burocracia más se añade a las ya existentes, repitiendo en pequeño el esquema de las provincias (disputas miserables entre pueblos para ver quién es la capital, y concentración de potestades en la mini-capital comarcal).

 

Sigamos con el capitalismo del  Gran Capital y la Gran Capital, ahora en el plano mundial. Junto al fetichismo de la Capital, el pensamiento progresista tiene otro gran dogma común a la derecha liberal-tecnocrática (tipo Club de Roma), la “Amenaza de la superpoblación”.

La acumulación de personas en megápolis ha generado la sensación de que el mundo está superpoblado, lo cual tiene una base cierta, pero no es sino la superficie del problema. En efecto, una de las obsesiones típicas de los ecologistas, petrocalípticos y demás fauna "alternativa" es el fantasma de la superpoblación. Es cierto que la población mundial hace

tiempo que sobrepasó toda dimensión razonable en términos naturales, pero el análisis cuantitativo y cientificista de la demografía nunca cuestiona realmente la superpoblación relativa:

la concentración de la gente en megaciudades monstruosas y alienantes, y la conversión del campo en  un vertedero, parque natural, territorio "virgen" o zona de ocio para urbanitas aburridos.

Hay superpoblación, por supuesto, pero si la gente estuviese dispersa y consumiese menos productos absurdos (generados en gran parte por la vida urbana moderna) la destrucción del medio sería menor. La superpoblación cuantitativa en zonas rurales provoca males como el minifundismo, la sobreexplotación del suelo fértil y la tala masiva para leña; pero es que la concentración en megápolis añade mucho más: destrucción física de enormes extensiones para edificios y carreteras, contaminación masiva a gran escala, uso de automóviles “obligado” para la población(lo que suma y sigue a la polución general)...La superpoblación relativa da la puntilla a la cuantitativa, pero los esquemas de la mayoría siguen centrados en la segunda sin preocuparse mucho de la primera; lo que es peor, se alaba acríticamente la concentración en grandes masas urbanas como parte del pack progresista.

Todo este tema de la superpoblación con su diálogo de besugos entre cristianos anticondón y progresistas neomaltusianos está viciado de antemano. La cuestión no es tanto el exceso de población cuantitativo sino

su mala distribución por mor de la acumulación de capital y de personal en ciertas zonas dentro de cada país y entre países.

El debate se vicia aún más por los visos totalitarios que adopta: por un lado, las religiones institucionales presionando de todas las formas posibles contra el control de natalidad, y por otro los tecnócratas de izquierdas y derechas promoviendo explícita o farisaicamente un control de natalidad regido, como era de esperar, por el estado o instituciones internacionales. Podemos optar, pues, entre el mandato bíblico (malinterpretado quizás)de “creced y multiplicaos” y el contramandato progresista (bondadoso pero perentorio) de “controlaos y no os multipliquéis”. En ambos casos, la responsabilidad y el autocontrol sexual de las personas (sobre todo las mujeres) queda anulado por el dominio de una elite, sea clerical o técnica, sean expertos en el más allá o el más acá del sexo.

Se dice que hemos superado los límites naturales demográficos, pero el ser humano no es un animal más; puede usar su inteligencia para superar las meras limitaciones biológicas conociendo la naturaleza y aprovechándola. Ahora bien, esta superación no puede llevar a ignorar los efectos dañinos del exceso de autonomía respecto a lo biológico.

Si no existiese el dinero, ni la propiedad privada, ni la estupidez que nos está llevando a devastar nuestro planeta, es probable que pudiésemos convivir 7000 millones de personas tranquilamente, dispersos y autoorganizados en parte en zonas rurales de densidad media y baja,

y en parte en ciudades de no más de 50.000-100.000 habitantes. Esta población podría mantenerse estable mediante un responsable control de natalidad ejercido por convicción y sin la tutela de instituciones que dictasen doctrinas sexuales rígidas (fuesen conservadoras o progresistas).

 Pero la realidad es otra. El capital sigue acumulándose y atrayendo a los átomos humanos hacia las luces brillantes de la gran ciudad.

Las emigraciones masivas dentro y fuera de países han sido verdaderas calamidades a largo plazo. Por supuesto, esto no se puede decir en los cenáculos progresistas habituales,

porque la bondad de toda emigración e inmigración es dogma de fe, porque estimula el mestizaje y todo eso.

¡No se dan cuenta de que el mestizaje que había hace 500-1000 años era lento, y por tanto permitía la adaptación a ritmo humano de la gente (guerras proto-coloniales aparte),

mientras que los enormes éxodos del mundo contemporáneo (empezando por la trata de negros y acabando con las pateras) han sido

demasiado rápidos y masivos como para no dejar traumatizados a los desplazados y a la población de acogida.

Lo negativo de las migraciones actuales no es que enciendan supuestos choques entre civilizaciones y otras paranoias xenófobas, sino que engordan el crecimiento “cancerígeno” de las grandes ciudades, en lugar de dirigirse a repoblar zonas rurales (lo cual sería menos malo en términos de carga sobre el territorio).

Urge una reruralización y una desurbanización del mundo, aunque esto suene (horror) a propaganda neoludita y algunos menten la bicha de Pol Pot. Repoblar el campo no tiene por qué ser

irse a una pseudocomuna de porreros, o corretear comiendo bayas siguiendo alguna doctrina primitivista, o renegar con rencor de todo lo que ha aportado la modernidad mientras se labra con bueyes y se escribe en tablas de arcilla....

Hay que compaginar lo mejor del mundo actual con lo aprovechable del pasado si es que pretendemos tener algún futuro como especie. Ay, pero ¿Quién señalará la desnudez del emperador?
07/07/2006 23:15 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

Cortina de humo en Corea del Norte

20060707230444-tensiones.jpgLos norcoreanos han lanzado el 5 de julio unos  misiles oxidados al mar del Japón y el régimen Bushiano hace una tormenta en un vaso de agua. ¿Maniobra de distracción?
 
Washington anunció el 18 de junio que, según las imágenes recogidas por sus satélites espías, Corea del Norte estaría a punto de realizar una prueba de sus misiles de largo alcance Taepodong 2. Pyongyang no ha vuelto a realizar este tipo de pruebas desde la moratoria de 1998 y el anuncio ha reiniciar el debate sobre la posesión por Corea del Norte de armas de plutonio.
La diplomacia estadounidense, rápidamente seguida por sus aliados australianos y japoneses, condenó inmediatamente este lanzamiento anunciado y declaró que presentaría el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU de realizarse la prueba. Los dirigentes pro norteamericanos afirman todos que el Taepodong 2 podría alcanzar la costa oeste de los Estados Unidos (o al meno Alaska), lo que haría la amenaza aún más directa. Sin embargo, el anuncio de Washington no convenció a todo el mundo. Así, el ministro de Defensa surcoreano, Yoon Kwan-ung, declaró al Parlamento de su país que, en su opinión, el lanzamiento del misil «no era inminente». Por su parte, Serguei Ivanov, el ministro ruso de Defensa, calificó de show» la agitación provocada por el anuncio, y este como «especulación» antes de afirmar que Rusia no tenía ningún elemento concreto que permitiera afirmar que se estuviera preparando tal lanzamiento.
Como en 2002, es igualmente difícil hacerse una idea exacta de las acciones precisas de los diferentes actores en este gran juego de póquer que es la confrontación entre Washington y Pyongyang. Sin embargo, la mayor parte de los analistas de la prensa dominante internacional dan crédito a las imputaciones estadounidenses.
El anuncio estadounidense ha despertado bastantes preocupaciones, tanto más cuanto que dos ex altos responsables de la administración Clinton pidieron expresamente a George W. Bush que atacara preventivamente a Corea del Norte de comprobarse que esta última realizaría efectivamente la prueba.
En su edición del 22 de junio, el Washington Post publicó una tribuna firmada por William J. Perry y Ashton B. Carter codirectores del Preventive Defense Project de las universidades de Stanford y Harvard, y, respectivamente, ex secretario de Defensa y asistente del mismo durante la administración Clinton. En la misma llaman a George W. Bush a llevar a cabo «esta difícil opción». Ambos hombres, encargados del expediente norcoreano en el Pentágono cuando la cuestión nuclear se planteó por primera vez en 1994, aseguran que Estados Unidos no puede permitirse el exponerse a un ataque nuclear en su territorio. Por otra parte, ambos autores reclaman que los Estados Unidos den el primer golpe a la rampa de lanzamiento de los misiles. Ambos dirigentes demócratas aseguran que es poco probable que Pyongyang riposte contra Corea del Sur. Esta posición de dos ex altos funcionarios civiles del Pentágono ha sido una sorpresa, pues ambos eran generalmente considerados como “prudentes” y mesurados.
En Los Angeles Times, el redactor de la revista Commentary, Gabriel Schoenfeld, considera que la opinión de Carter y Perry no es pertinente y va a la carga contra ambos demócratas. Considera que la única solución que tienen hoy es lo que no se atrevieron a hacer en 1994 cuando estaban a cargo del tema. Recuerda que en 1995 los dos habían admitido ante el Senado haber preparado un plan de ataque contre Corea del Norte, pero que le habían aconsejado a Clinton no utilizarlo. En 2002, habían declarado que un ataque de esa índole habría provocado miles de víctimas estadounidenses, norcoreanas y millones de refugiados. Sin embargo, para el autor, fue en 1994 cuando Corea del Norte debió haber sido atacada.
Como puede verse, el debate del otro lado del Atlántico no está relacionado con la veracidad de las imputaciones estadounidenses ni con las intenciones atribuidas a los dirigentes norcoreanos, sino con la pertinencia de un ataque preventivo, lo que sería una violación del derecho internacional. Más aún, tal parece que la reacción de Schoenfeld ante el texto de ambos demócratas es su deseo de desacreditarlos ante la campaña de las elecciones de noviembre para le Congreso.
Frente a estas posiciones, es difícil, a pesar de la gravedad de la solicitud y de lo que implican, no ver en las mismas maniobras políticas internas.
Si prestamos atención a la prensa internacional, es sorprendente ver hasta qué punto el anuncio de Washington suscita reacciones que sólo tienen una relación lejana con la cuestión nuclear norcoreana.
Así, la editorialista del Jerusalem Post, Caroline Glick, además investigadora del Center for Security Policy, de Franck Gaffney, utiliza las acciones imputadas a Pyongyang para pedir una movilización militar contra… Irán. La autora considera, distorsionando los hechos, que las crisis iraní y coreana son comparables. Retomando implícitamente el mito del “Eje del Mal”, que asociaba en un mismo pacto secreto antiestadounidense al Irak de Sadam Husein, Irán y Corea del Norte, afirma que Pyonyang y Téhéran son aliados que desarrollan estrategias paralelas tendientes a desestabilizar al «mundo libre» jugando con las tensiones entre Estados «occidentales» y con la actual debilidad del presidente estadounidense. Volviendo al caso que verdaderamente le interesa, el iraní, la editorialista afirma que Israel debe inspirarse de lo que ella analiza como la posición japonesa y surcoreana, y debe tomar medidas de seguridad unilateral contra «el Irán genocida y yihadista».
Por su parte, el editorialista del Korea Herald y jurista coreano, Kim Jong-han, aprovecha la ocasión para lanzar un ataque con todas la de la ley contra Roh Moo-hyun, a quien acusa de haber desviado la política del «rayo de sol» implementada por su antecesor Kim Dae-yung. Asegura que el acercamiento a Corea del Norte debe subordinarse ante todo al mantenimiento de buenas relaciones con los Estados Unidos ya que la política de neutralidad de los dos países es considerada por el autor como una grave afrenta a la tradicional alianza entre Seúl y Washington. En resumen, el autor considera que Corea del Sur debe, por su propio bien, continuar como vasallo de Estados Unidos, vínculo que de hecho mantiene.
Estas reacciones reflejan ante todo las posiciones políticas de los diferentes analistas.
Así, no sorprende que el británico Gwynne Dyer escriba en The Age que este asunto provoca mucho ruido por nada y que la «crisis» es ante todo producto del juego de los diferentes actores: Corea del Norte desea ante todo un reinicio de las negociaciones, pues necesita desesperadamente un acuerdo sobre su suministro de alimentos y energía, Estados Unidos utiliza el tema de la prueba balística para reiniciar el debate interno sobre su viejo fantasma del escudo antimisiles y el gobierno japonés reactiva el debate sobre las cláusulas pacifistas de su constitución que quisiera ver suprimidas. En resumen, todo el mundo trata de intimidar, y Corea del Norte no utilizará jamás sus misiles.
En The Australian, Ian Bremmer, presidente del Eurasia Group y miembro del World Policy Institute, no está lejos de compartir esta opinión. Considera así que está claro que esta acción no es más que el fruto de la voluntad norcoreana de obtener negociaciones directas con los Estados Unidos, por lo tanto no hay de qué preocuparse. Por el contrario, se muestra bastante pesimista sobre la posibilidad de una evolución de las relaciones, por lo tan inflexibles que parecen las partes en cuanto a sus posiciones.
07/07/2006 23:08 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

El milenarismo nuclear

20060707225853-nuke.jpgLa URSS, desde finales de los años sesenta del pasado siglo, se había esforzado
en desarrollar un reactor "agua ligera" y moderado con grafito, que se conoce como del
tipo "canal" (luego se llamaría RBMK). Pronto abandonaron este diseño, por
considerarlo caro y se centraron en el desarrollo de un reactor de agua a presión, que se
conocería como reactor WWER. Ambos modelos se basaban en las tecnologías
norteamericanas. Durante los años setenta se desarrollaron diferentes modelos WWER.
Sin embargo, y como se sabe, los soviéticos no llegaron a abandonar el proyecto del
RBMK, pues veían en él ventajas en cuanto a la refrigeración. El primer reactor RBMK
empezó a funcionar en 1973, con una potencia de unos 1000 Mwe. Se ha dicho que los
reactores de este tipo podían dar muchos problemas de seguridad: la complejidad de la
red refrigerante es uno de los factores que inquietaba a algunos técnicos. Sea como
fuera el reactor RBMK -1000 se convirtió en el reactor estrella del proyecto nuclear
soviético.
Ni que decir tiene que la unidad 4 de Chernbil que explotó en la madrugada del
26 de abril de 1986, era de la clase RBMK-1000, el inicio de la construcción de la
central databa de 1970, y no fue hasta 1983 que se puso en marcha, con la precipitación
que caracterizaba en tantas ocasiones a la industria soviética. El accidente, imputado a
múltiples negligencias técnicas y de gestión, sirvió como acicate para acelerar el
hundimiento del imperio burocrático ruso. Desde los inicios de la revolución
bolchevique, los líderes soviéticos habían soñado, entre otras cosas, con hacer de Rusia
una verdadera potencia energética:
"Antes de Chernbil, no hubo adeptos más devotos y ansiosos de producir
electricidad a partir del átomo que los constructores de la potencia nuclear soviética. Es cierto que la lista de lo que habían logrado era admirada y envidiada a veces por los
funcionarios nucleares occidentales como evidencia de que la energía nuclear era una
forma posible y segura. La dedicación de los encargados nucleares soviéticos había
sido, ciertamente admirable. Los científicos e ingenieros soviéticos habían superado la
terrible devastación y los aprietos económicos que el país había sufrido durante la
segunda guerra mundial y, en 1949, habían producido plutonio en un reactor suficiente
para hacer una bomba atómica. En 1954 construyeron el primer pequeño reactor nuclear
en el mundo para proveer electricidad a una comunidad, y en la actualidad, a diferencia
de Norteamérica, donde no se ordenó la construcción de ninguna planta nuclear durante

una década, 1a Unión Soviética tiene el programa de construcción nuclear mayor del

mundo[Esta cita está extraída del artículo "Los especialistas rojos" contenido en el libro Chernobil. ¿El fin del sueño nuclear? (Nigel Hawkes y otros.) Planeta 1987.]

Los autores de este comentario abundan en la idea de que el creciente potencial

industrial de tecnología nuclear en la Unión Soviética fue estimulado por el deseo de

remplazar a los combustibles fósiles en la generación de electricidad hacia finales de los

años setenta. Para los planificadores soviéticos el desarrollo del nuclear era un factor

clave para el desarrollo económico. El reactor RHMK había sido casi obra exclusiva de

la ingeniería soviética, de lo que se sentían orgullosos.

La triste historia del RBMK-1000que funcionaba en la unidad 4 de Chernobil ha

sido contada docenas de veces. El 25 de abril se había dispuesto programar la reducción

de potencia del reactor con el fin de realizar una prueba de seguridad. Después de una

serie de torpes maniobras y de negligencias en los protocolos de actuación, el reactor

llegaría a provocar dos explosiones bastante seguidas en las primeras horas de la

madrugada del día 26. Lo que siguió no se llegó a saber con cierta exactitud sino

bastante tiempo después. Los medios oficiales soviéticos silenciaron el hecho tanto

como pudieron, durante diez días se combatió el tremendo incendio que se había declarado en la unidad. Fueron los equipos técnicos suecos los que primero detectaron que se había producido una enorme fuga de radiactividad en la atmósfera, y de inmediato alertaron a las autoridades internacionales.

El 27 de abril un parco mensaje había servido para iniciar la evacuación de la

ciudad de Pripyat:

"Camaradas, en relación con el accidente de la central nuclear de Chernbil, se

anuncia la evacuación de la ciudad. Llevaos vuestra documentación, la ropa esencial y

comida para tres días... La evacuación empezará a las 14.00 horas.,,[ 22Recogido del libro El legado de Chernobil de Zhores Medvedev (Pomares-Corregidor 1991), pago 175.]

Este escueto aviso caricaturiza hasta lo grotesco las verdaderas consecuencias

de lo que sería la mayor catástrofe industrial de todos los tiempos. La batalla de

Chernobil, como la llamarían, ha sido objeto de reconstrucciones detalladas y

minuciosas. La contaminación expulsada desde Chernobil llegaría afectar a tres cuartas

partes del territorio europeo. Aparte de miles fallecidos en los primeros años, a

principios del siglo XXI se estimaba que aproximadamente siete millones de personas

habían sido afectadas por la radiación y suman sus consecuencias.

Como en los tiempos en que se reveló al mundo el desastre nuclear de los Urales

sucedido en 1957, la opinión occidental interesada tuvo que adoptar una cuidadosa

estrategia de distracción de la crítica. Si en un primer momento condenar Chernobil de

manera unívoca implicaba el riesgo de llamar la atención sobre la amenaza nuclear al

otro lado del telón de acero, siempre quedaba el recurso de achacar el siniestro a la

opacidad de la "tecnología marxista", fruto de un régimen totalitario donde el

secretismo había convertido la misma actividad científica en un instrumento en manos

de una élite irresponsable.

El mismo Medvedev, en su libro ya citado, deja ver que la elección  de un

modelo anticuado y poco seguro como es el reactor RBMK-1000, vino impuesta por

criterios poco fiables y que, tal vez, en una economía libre, equilibrada por la

concurrencia, los mecanismos de mercado podrían haber ayudado a afinar los criterios

de selección:

"Si más tarde se dio prioridad al RBMK no fue por su eficiencia económica, su

seguridad o por el apoyo institucional, sino porque, a finales de los años cincuenta y

principios de los sesenta, a la industria soviética le resultaba mucho más fácil construir

su diseño, bastante menos sofisticado. El diktat de los productores sobre los

consumidores, señalado por la glasnot como la debilidad principal de la economía

soviética, resultó ser importante a la hora de dar una nueva expansión a un modelo.”
Es cierto, por otro lado, que la URSS y sus países "adjuntos" constituyen el
espacio fisico que ha podido sufrir una mayor agresión ecológica en algunas pocas
décadas de su historia industrial reciente. Es cierto que este hecho vino estimulado por
el bloqueo y la represión del menor atisbo de crítica. Allí, por razones obvias, no
pudieron actuar los mecanismos de autodefensa ambiental que intervienen desde los
años cincuenta en Norteamérica y, algo después, en Europa. ¿Constituye esto un
argumento de peso para la auto indulgencia occidental? Seguramente no debemos tomar
a broma las políticas medio ambientales que han adoptado los Estados occidentales
merced a la presión de algunos sectores de la ciudadanía. Pero un análisis un poco más
aguzado muestra que este conservacionismo consensuado sólo puede servir para aplazar
el desastre, no para evitarlo. Ni siquiera es seguro que el tiempo ganado -que es bien
poco- sirva para abrir paso a una conciencia que pueda imponer condiciones nuevas en
un terreno de lucha que se va volatilizando ante la abulia de sindicatos y ecologistas “mayoritarios” cada vez más cooptados por la maquinaria estatal e industrial.
 El medioambientalismo defensivo e institucional ha pasado a formar parte, en el mejor de los casos, de una estrategia de
adaptación de las poblaciones al caos ecológico cada vez más presente; igual que el sindicalismo “cursillista” o el feminismo victimista , el ecologismo subvencionado o paraestatal es otro de los tontos útiles del sistema para autoprotegerse, tanto de las peores pifias de sí mismo, como de la crítica seria.
 Esta es la lección terrible de nuestra sociedad abierta occidental.
07/07/2006 23:01 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

El calentamiento global

20060707225040-co2.jpg

Cuando los océanos espiran
Cada uno de estos mecanismos de realimentación (y otros que aquí no se mencionan) podrían tener funestas consecuencias para la vida en este planeta. Juntos, podrían reforzarse los unos a los otros y amplificar el cambio del clima.

Pero la preocupación más grave es que las crecientes temperaturas de este planeta conducirán a un venteo del metano de los océanos. Es esta la posibilidad que se teme en la cita anterior de Stephen Hawking.

El metano se almacena en las profundidades del océano en los márgenes continentales, en forma de (clathrates). Estos son gigantescos yacimientos de una masa carbonatada medio derretida, en el que el metano queda atrapado a presión en estructuras cristalinas o agua congelada (p.e. en hielo). Aunque los océanos contienen mucho más metano que la tundra, en conjunto suponen unos 2 billones de toneladas de metano en forma de (clathrates).

Es posible que se liberen completamente a la atmósfera estos gases retenidos, aunque es bastante improbable. El escenario del Dr. Hawking de una Tierra muy calentada que iguale a su planeta hermano, Venus, es poco probable. Si los mares ventean metano en la atmósfera, es posible que el proceso se parase antes de que todo el metanos secuestrado escapase. Sin embargo, sólo una porción de esta enorme reserva de carbono, si se liberase en la atmósfera, podría dejar un planeta inhabitable. Y aunque los científicos consideran que esta posibilidad es muy remota, cada vez más investigadores valoran esta posibilidad, sacuden sus cabezas y se preguntan: ¿Habremos puesto ya en marcha esta posibilidad?

Se cree que ya ha sucedido antes en la historia de la Tierra una liberación de los hidratos de metano y se sospecha que haya podido ser un factor en la mayoría de las extinciones masivas que tuvieron lugar en el pasado. La última vez fue hace 55 millones de años (bastante reciente, en términos geológicos), en un suceso conocido como el Máximo Térmico del Paleoceno Superior (Late Paleocene Thermal Maximum -LPTM-). Duró unos 150.000 años y elevó las temperaturas globales entre 5 y 7º C16. Estudios recientes de los sedimentos marinos indican que los océanos se calentaron en latitudes superiores, entre 8 y 10º C y entre 4 y5º C en latitudes tropicales. El LPTM se inició, posiblemente, por movimientos de placas continentales, como la de la colisión del subcontinente indio con Eurasia, que creó la cordillera del Himalaya. Al levantar la decreciente presión del agua en los suelos oceánicos, se hizo posible la liberación gigantesca de metano. Esta liberación calentó los océanos de tal forma que hizo posible que se liberase más metano y que otros mecanismos se disparasen. Desaparecieron las capas polares y la vida en el planeta experimentó un fenómeno de extinción masiva.
07/07/2006 22:51 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Los retos energéticos del SXXI

20060707224439-cdp.jpg

Los retos energéticos del SXXI

 
El siglo que acabamos de iniciar estará marcado por una trascendental transición energética. En los últimos 150 años, hemos explotado intensivamente los recursos energéticos fósiles - carbón, petróleo y gas natural
- acumulados en tiempos prehistóricos, y sobre esta base energética hemos construido un modelo socioeconómico global basado en el crecimiento continuo del consumo material. En las últimas décadas, los consumos de energía y materias primas han aumentado exponencialmente, y pese a haber
desarrollado otras fuentes de energía como la nuclear o las renovables --
hídrica, solar o eólica -- en la actualidad casi el 80% de la energía primaria consumida sigue proviniendo de los combustibles fósiles.
Existen dos poderosas razones para pensar que en el SXXI deberá producirse una transición hacia otras fuentes energéticas. En primer lugar, porque los recursos energéticos fósiles, con ser abundantes, son finitos, y su progresivo agotamiento no puede sino acelerarse, dado que todas las previsiones
muestran escenarios de creciente demanda energética. En segundo lugar,
porque las emisiones generadas por la combustión de los hidrocarburos fósiles aumentan el efecto invernadero y ponen en riesgo el equilibrio climático del planeta. Por todo ello, es cada vez más evidente que en los próximos años deberemos iniciar una transición hacia otros modelos basados en el uso mayoritario de las energías renovables.
Es necesario conocer en profundidad ciertos aspectos de la realidad de nuestra situación energética para comprender la trascendencia, la necesidad y la viabilidad de esta transición. Sintéticamente, podemos resumirlos en estos
siete puntos:
1. Actualmente no existe otra fuente de energía que pueda sustituir al petróleo en abundancia, versatilidad, capacidad energética y coste. El petróleo no sólo cubre el 90% las necesidades energéticas del transporte mundial, sino que, además, es materia prima para la elaboración de más de 3.000 productos de uso cotidiano.
2. El petróleo, como materia prima de fertilizantes y pesticidas, y como combustible para regadíos y maquinaria agrícola, es también imprescindible para mantener el incremento de productividad agrícola y
ganadera experimentado en el último siglo con la llamada "revolución verde" que, al multiplicar por cuatro la producción por hectárea, ha posibilitado el crecimiento exponencial de población del último siglo.
3. Las previsiones de demanda energética para los próximos 25 años indican un incremento continuado del consumo de petróleo y de otros combustibles fósiles. El consumo actual es superior a los 13.000 millones de litros diarios y se prevé que sea de unos 14.400 millones en el 2010 y que alcance los 20.000 millones de litros diarios en el 2030.
4. A pesar de que las economías desarrolladas utilizan menos energía por unidad de PIB, sin que por ello reduzcan su consumo absoluto, son las economías en desarrollo las que registrarán el mayor incremento del consumo energético durante las primeras décadas del SXXI. Aún así, ello no será suficiente para erradicar la pobreza energética del mundo:
en el 2030, 2.600 millones de personas dependerán aún de la biomasa
tradicional para calentarse y cocinar, y 1.400 millones aún no tendrán electricidad.
5. Las energías renovables, como la fotovoltaica, la eólica, o la hídrica, tienen una menor intensidad energética y, a diferencia de los combustibles fósiles, que no son más que energía solar primitiva almacenada, dependen del flujo de energía solar, renovable pero
limitado por su dispersión y por nuestra escasa capacidad de captura.
Su uso generalizado requerirá, por tanto, importantes inversiones en tecnología y en la construcción de nuevos sistemas de distribución y uso, y también cambios profundos en nuestros modelos sociales y
económicos.
6. La energía nuclear presenta algunos problemas similares a los de los
recursos fósiles, y otros que le son específicos. El combustible actual, el uranio fisible, es un elemento muy raro y disperso en la naturaleza, y su extracción sigue una curva similar a la de los combustibles fósiles.
Además, esta extracción es muy costosa porque utiliza energía fósil y lo será cada vez más por las razones apuntadas. En las condiciones actuales, incrementar de forma significativa la producción de energía
nuclear no haría sino aumentar el consumo de recursos fósiles, y por tanto la generación de CO2, sin que la energía eléctrica producida
sustituyera al petróleo en el transporte. Está, además, el problema de la generación de miles de toneladas de residuos de alta y prolongada radioactividad, y la proliferación nuclear, problemas que, hoy por hoy,
carecen de solución.
7. La fusión nuclear y la economía del hidrógeno que prometen una abundancia energética sin límites, caso de que alguna vez sean realidad, no pueden plantearse como soluciones prácticas en un horizonte de 50 años.
 

El declive del petróleo

 
Estamos asistiendo a los primeros estadios de una crisis energética causada por las incertidumbres que rodean el suministro global de petróleo. El futuro de esta fuente primaria de energía, fundamental para la marcha de la economía
global, y en torno a la que se ha construido todo un modelo social, resulta difícil
de precisar, ya que existe un gran desconocimiento y opacidad respecto a las
reservas reales de petróleo.
El agotamiento total de las reservas no es lo que preocupa a los expertos, sino el cenit de la producción mundial, un fenómeno que ya han experimentado de forma local la mayoría de países productores de crudo fuera de la OPEP, y cuyo principal efecto es que, tras alcanzar el punto de máxima producción, la extracción de crudo disminuye inexorablemente, se vuelve más cara y difícil,
siendo el petróleo obtenido de menor calidad. Aunque las fechas en torno al cenit varían, nadie discute su realidad, e incluso los llamados optimistas, barajan fechas en torno al 2030.
Corremos el riesgo, a medida que nos acercamos al cenit de producción
mundial de petróleo, de romper el ya precario equilibrio entre oferta y demanda.
Circunstancia que podría verse agravada por interrupciones del suministro relacionadas con la geopolítica del petróleo: el 70% de las reservas de petróleo se hallan en zonas de gran inestabilidad política, como es el caso de Oriente Próximo y el Cáucaso.
Dada la realidad geológica del petróleo, que hace que siempre se extraigan primero las reservas de mayor calidad y de más fácil acceso, extraer el petróleo
que aún queda en el subsuelo, incluso en Oriente Medio, donde los costos son más bajos, requerirá enormes inversiones en exploración y producción, además de llevar aparejado un creciente gasto militar. Todas estas circunstancias nos colocan en los primeros estadios del fin del petróleo barato y
abundante, una nueva situación que requerirá una profunda reestructuración del sistema energético global.
La amenaza de un cenit de la producción petrolífera mundial en los próximos años hace que la transición energética del SXXI deba abordarse de manera urgente, mediante un conjunto de medidas y actuaciones que incluyan el desarrollo de las energías renovables, una mayor eficiencia energética, y la revisión profunda de un sistema socioeconómico basado hasta ahora en el
dogma del crecimiento permanente.

09/07/2006

Irán o la crisis “Guadiana”

20060709164702-tensiones.jpgNo deben sorprendernos dos fenómenos aparentemente contradictorios de la actual crisis entre Irán y lo que podríamos llamar “bloque anglosionista”(EE.UU.+Israel+otros esbirros); me refiero a que cada X tiempo parece que va a estallar la 3ª G.M. en el golfo pérsico (declaraciones incendiarias por ambas partes, movimientos pseudoestratégicos, comedias diplomáticas...) y luego hay varias semanas de aparente calma, vamos, que aquí no pasa nada...salvo en los territorios palestinos (ocupados o con pseudosoberanía), donde la violencia sigue y sigue y sigue...
La alternancia entre la obsesión y el mutismo es fruto de la incapacidad de la prensa y de la población en general (e refiero a la occidental) para seguir con interés cualquier suceso que sea más largo de los 90 minutos de una película comercial, o en el peor de los casos, de un videoclip o anuncio.
Lo de Irán va para largo; barruntamos que el punto de mira del régimen bushiano está puesto en el país persa desde hace años, pero no sabemos cuándo habrá bombazos. Y tampoco somos Nostradamus como para perder el tiempo especulando si será la semana que viene o en otoño.
Los momentos de tensión coinciden con la falta de noticias sensacionalistas en la prensa o bien de intentos de ambos bandos (sobre todo del régimen bushiano) por calentar el ambiente para consumo interno. Los momentos de “distensión”, al contrario, son provocados por el aburrimiento ante este culebrón macabro que se sigue cociendo a fuego lento, o bien porque “no conviene” apresurarse.
El desenlace de todo esto, tarde menos o más meses, se lo puede ir imaginando el respetable público, si no está demasiado embrutecido por el mundial de fútbol y el bla bla blá del cotilleo.
09/07/2006 16:48 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

A propósito de la gripe aviar y una posible pandemia gripal entre personas

20060709164339-varia.jpg 

 

¿Qué se considera pandemia?

http://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia

 

 

La mal llamada “gripe española” de 1918:

http://www.eurosurveillance.org/em/v07n12/0712-326.asp

 

 

http://www.healthfinder.gov/news/newsstory.asp?docID=527066

 

 

http://www.aragonesasi.com/historia/gripe.php

Para combatir el fuego, algunos juegan con fuego...por el bien de la humanidad claro:

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_4314000/4314296.stm

 

 

Cómo evitar la gripe (común) dentro de lo que cabe:

http://www.botanical-online.com/medicinalsgripeevitar.htm

 

 

A vueltas con las mutaciones de la aviar:

http://www.jornada.unam.mx/2006/06/20/a14n1cie.php

http://www.portalciencia.net/gripeaviar.html
09/07/2006 16:44 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060709163819-preparacion.jpgUn Futuro Desesperado

 

Como mínimo tenemos un futuro desesperante. Nuestros hijos quizás nunca llegarán a creer que alguna vez tuvimos comida en exceso. Y es principalmente a causa de cosas totalmente ridículas. En los Estados Unidos el rendimiento total de la energía atómica es exactamente equivalente a los requerimientos de las máquinas secadoras de ropa.

 

Literalmente, yo no puedo soportar estar en la carretera norteamericana. Para mi es casi como estar en una prisión de locos. Me gusta el paisaje, pero no puedo soportar las carreteras de Canadá o de aquí. Todos conduciendo como locos ¿Adonde van? Y ¿por qué hay tantos qué van en esa dirección?, Están todos huyendo de algo. Me gustaría averiguar qué es lo que hay en esos camiones que están rompiendo la carretera ¿Es algo totalmente sin uso o algo presente en el lugar hacia donde se dirigen? A menudo he visto camiones que aparentemente están transportando una carga idéntica, yendo en direcciones opuestas llevándolos aquí y halla. Los chóferes me dicen que están llevando chismes. Ahora tenemos que tratar de resolver a la vez todo esto incluido el problema energético. Se puede hacer. Es posible. Es posible hacer una restitución. Podríamos tratar de hacer algo por ello como ignorarlo. Nunca llegaremos a ningún lado si no hacemos algo. La gran tentación, que donde los académicos se refugian, es de reunir más evidencia.

 

Quiero decir, ¿necesitamos aun más evidencia? ¿O es tiempo de cesar de buscar evidencia y empezar la acción curativa sobre la evidencia que ya tenemos? En 1950 fue el momento de dejar de tomar evidencias y comenzar a realizar una acción curativa. Pero siempre hay la tentación de reunir mas evidencia. Demasiada geste desperdicia su vida reuniendo evidencias. Además, mientras obtenemos más evidencias, no nos damos cuentas que las cosas están peor de lo que aparentaban ser.
09/07/2006 16:40 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

El milenarismo nuclear

20060709163428-nuke.jpgUna vez desaparecida la Unión Soviética, y pasados ya unos años después de
Chernobil, las informaciones sobre la destrucción medioambiental y sanitaria de Rusia
empezaron a emerger a la luz. Seleccionaremos aquí una única muestra de la literatura
de la época:
"Cuando los historiadores hagan por fin una autopsia de la Unión Soviética y el
comunismo soviético, es posible que lleguen a la conclusión de muerte por ecocidio.”[Extraído del artículo "Ecocidio en la antigua URSS" de Murria Fesbach y Alfred Friendly, Jr., publicado en Política Exterior n° 31, año 1993, órgano de la propaganda liberal y socialdemócrata.]
El artículo que seguía a este comentario daba cuenta de manera sumaria de
muchos de los atentados ecológicos y sanitarios producidos en la Unión Soviética. Esta
sociedad exhausta, heredera del estalinismo, se convirtió finalmente en el primer
experimento viviente de una catastrófica gestión del medio fisico y los recursos
energéticos. La degradación ambiental de la URSS se produjo  a la sombra de un Estado
autocrático y su burocracia manipuladora.
Como en el terreno de la dominación social, la URSS se reveló ineficaz para
dirigir la dominación de la naturaleza. A diferencia de los estados capitalistas, los
aparatos de poder soviético no supieron dinamizar su capacidad de gestión: incapaces de cooptar a la oposición, la reprimían sin remilgos; ineptos a la hora de reconocer y parchear los problemas del sistema “comunista”, no construyeron el equivalente a unos “bomberos del sistema”; ignoraban que el tráfico relativamente fluido de información controlada pero no censurada totalmente constituye el único mecanismo que
puede agilizar la competencia de las funciones y aislar los efectos de posibles
desequilibrios. En el mundo moderno sólo un régimen que pueda integrar la crítica en
sus instituciones puede aspirar a imponer globalmente su criterio geopolítico, o mejor
dicho, su forma particular de ecocidio. Por eso es posible pensar que el ecocidio
occidental carecerá de espectadores y de aquellos que puedan esbozar una autopsia. El uso de uranio empobrecido en las campañas neocoloniales de Irak y Afganistán o el futuro Chernóbil a la iraní que se pueda producir en la 4º guerra del golfo, perpetrado por el anglosionismo, son o serán silenciados entre el flujo de propaganda y pseudo-oposición de falsimedia.
 

Concluiremos este capítulo apuntando brevemente algunas posibilidades que

sugieren, en el horizonte próximo, el renacimiento de los programas nucleares.

En primer lugar, y como hemos adelantado ya, los pronuclearistas llevan años

agazapados, a la espera de que los vientos institucionales y estatales cambien de rumbo

y se pongan a su favor. En el momento actual se barajan múltiples factores, y el llamado

debate sobre la crisis energética, propicia que los promotores del nuclear puedan

acariciar nuevas esperanzas. Nada como el miedo al coco para que los niños (así nos ven a la plebe las elites tecnocráticas) se traguen la sopa nuclear, en este caso. No negamos la realidad preocupante del problema energético, ni mucho menos; pero la ingenuidad de asociaciones tipo ASPO o AEREN cuando con fervor ciudadano promueven el conocimiento del “petrocalipsis” en pos de una cierta ruptura con el sistema no debería crear falsas ilusiones: llegado el momento de la verdad, quienes intentarán llevarse el gato al agua (la supuesta transición energética postpetróleo barato) serán los nuclearistas.

De momento, mientras que el botón del pánico petrolero sigue sin ser apretado por al complejo militar-mediático-industrial, se espera que las viejas carencias técnicas puedan ser superadas.

En cualquier caso, el optimismo científico en tomo a estas cuestiones carga sus tintas,

ya que tras treinta años de degradación ambiental bien avanzada (¡la crisis climática!),

incluso su vieja y siniestra quincalla nuclear puede resultar un alivio novedoso a la

"falta de alternativas", ante el desastre que se avecina. Si no es el argumento del cenit petrolero, pues se usa el del cambio climático, con el tonto útil (¿o a sueldo?) del comeflores Lovelock gritando que el mundo se acaba si no cortamos el uso de combustibles fósiles cambiándolos por arte de magia por...tachán, la energía nuclear.

Con o sin mamporreros verdes, los investigadores nucleares resurgen de la sombra, se convierten en los nuevos promotores de la opción equilibrada, razonan serenos, parecen saber lo que necesitamos:

"Sólo la energía nuclear podrá satisfacer las necesidades de energía a largo plazo

de la humanidad sin perjudicar al medio ambiente. Para que la producción de energía

nuclear se pueda mantener a gran escala, las existencias de combustible deberán durar

mucho tiempo. Se conseguirá si el ciclo de producción de la energía nuclear posee las

características que brindan los reactores RAML y la pirometarlugia. Parece el momento de tomar un nuevo rumbo hacia una manera más sensata de generar energía”.

[Extraído del artículo ""Residuos nucleares" por William H. Hannum, Gerald E. Marsh y George S. Stanfor, en Investigación y Ciencia febrero 2006) En el artículo los autores defienden la propuesta del reactor avanzado de metal líquido RAML junto con los procedimientos experimentales de retratamiento del residuo mediante la pírometalurgia, como verdadera alternativa nuclear. Si ningún gobierno occidental les subvenciona, podrían vender la moto a Corea del Norte o Irán, estados conocidos por su pacifismo y su poco interés en tener transuránidos frescos a pie de central...]

 

Vuelve la canción nuclearista con el estribillo del “breeder” y su cuerno de la abundancia de combustible fisionable, aunque la versión se ha hecho según los ritmos más actuales.

En los últimos años se han elevado voces científicas e instituciones a favor de

reactivar la industria nuclear, en parte como solución a la crisis de la energía, en parte

como solución a la llamada crisis ambiental. En el territorio español, el gobierno

socialista (¿?) parece sondear tímidamente la opinión pública, mientras que desde órganos oficiales como el Ciemat (Centro de investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), el Foro de la fudustria Nuclear Española, Enresa (Empresa Nacional de

Residuos Radiactivos) o el comité de Energía del Círculo de Empresarios, hay una

ansiedad por despejar dudas y tratar el tema nuclear como asunto de primer orden. La crispada oposición del PP es claramente nuclearista.

Para los gestores de Enresa, la cuestión de cómo encontrar un lugar donde depositar y

unificar todos los residuos nucleares que dentro de pocos años desbordarán las piscinas

de las plantas, es ya una cuestión urgente. Esta cuestión eminentemente práctica no

parece asustar a sus directivos, seguros de que los municipios concursarán finalmente

por llevarse la enjundiosa subvención. En cualquier caso, esta cuestión del "almacén

nuclear" sacudirá sin duda muy pronto la actualidad nuclear y antinuclear.

Las voces ecologistas se empeñan en dar por enterrado el proyecto nuclear

ibérico, o casi. Sin embargo, cada vez son más numerosos  signos que delatan un

posible retorno, aunque sea en un horizonte lejano. Empeñados en ver en la tecnología

nuclear una forma cara de producir energía, los ecologistas no advierten que ese sería

uno de los atractivos que pueden contar a los ojos de los que hacen cálculos y esperan

multiplicar el fruto de sus inversiones. No se acaba de entender esta esperanza de los ecologistas de que las tecnologías sofisticadas y amenazantes fenezcan bajo el peso de su enorme precio monetario. Ver a este respecto el artículo "Una energía cara y en declive" de Francisco Castejón, en Ecologista n° 41, 2005. Los ecologistas parecen más creyentes en los cuentos del economicismo capitalista que los propios nucleócratas; no se dan cuenta de que incluso en un futuro cercano de crisis económica, social y energética, la mano amiga de papá estado puede subvencionar los proyectos más delirantes. A la hora de recibir estas ayudas, poco importa la retórica de la rentabilidad y la mano invisible del mercado.

Si la tecnología nuclear atraviesa un período glacial del que quizá no salga nunca, no será a causa de sus desmedidas pretensiones económicas, sino porque no logre movilizar a su favor a los distintos agentes de la propaganda estatal, mediática y científica. Baste citar el ejemplo de una entidad como

Ensa, creada en España en 1973, con el objetivo de diseñar tecnologías nucleares de

sello nacional. Que sepamos España no ha inventado nada ni ha fabricado nada para consumo propio en todos estos años en el campo nuclear. Su fracaso ha sido parcial: Ensa no se ha arruinado precisamente durante estos años, aunque ha

desarrollado otros proyectos tecnológicos no nucleares y se ha enriquecido con ello, no

ha desechado seguir diseñando tecnología para el nuclear. Ha colaborado en la

construcción de plantas y reactores en el extranjero, en Europa del Este, pero también en

Francia. De hecho, Ensa colabora hoy con Francia en un reactor que está en

construcción en Finlandia.

Tal vez la reapertura de un mercado de tecnología nuclear, que vendría dada por

la luz verde a los programas nucleares, no cumpla totalmente la expectativas de muchas

empresas, pero no hay que desestimar el interés industrial y financiero que existe detrás

de este posible renacimiento. La propaganda nuclear, además, encuentra su apoyo más

grosero, pero por ello tal vez más eficaz en las actuales circunstancias, en algunos

agentes mediáticos que no dudan en asociar energía nuclear con producción limpia, en

un mundo donde las oligarquías aspiran a mantener posiciones ventajosas en la gestión

del caos ecológico y social.
09/07/2006 16:35 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Los retos energéticos del SXXI

20060709162951-cdp.jpg 
¿Es la energía nuclear la solución?
De un tiempo a esta parte, se está viendo un resurgimiento de la “solución nuclear”, que aprovechando la concienciación en torno al fenómeno de las emisiones causantes del efecto invernadero, se presenta como la única
solución “ecológica” ante el calentamiento global y la crisis energética producida por el agotamiento de los combustibles fósiles. La solución nuclear parece descansar sobre las siguientes premisas, que también podríamos
llamar “falacias nucleares”:
1ª Falacia Nuclear
Es posible satisfacer las necesidades energéticas actuales y futuras de nuestra
civilización industrial construyendo suficientes centrales nucleares, y sin
contribuir al efecto invernadero. Esta transición se puede hacer en menos de 50 años.
En la actualidad hay en el mundo unas 450 centrales nucleares que producen el 12% de toda la electricidad que se consume en el mundo, lo cual equivale al 5% de toda la energía consumida. Por tanto, sin considerar incrementos de demanda, para producir toda la energía eléctrica que el mundo consume hoy habría que construir unas 3.600 centrales adicionales que posiblemente pudieran cubrir cerca del 40% de toda la energía que consumimos.
Tardaríamos 120 años en construir las 3.600 nuevas centrales. Incluso suponiendo que pudiésemos construirlas en la mitad de tiempo, no podríamos terminar la construcción antes de 60 años. Y esto solventaría sólo el 40% de la energía que consumimos hoy. ¿Cómo se generaría el 60% restante sin contribuir al efecto invernadero? ¿Podemos sustituir el petróleo que usamos
para transporte por energía eléctrica de origen nuclear? Del total de energía consumida, el 40% se destina a transporte.
2ª Falacia Nuclear
Hay suficiente combustible nuclear en la Tierra como para que pueda amortizarse esta transición (digamos que para varios siglos), y su extracción puede realizarse sin generar CO2.
En el mejor de los casos, las reservas conocidas de uranio se estiman en unos 25 años de consumo actual. Si multiplicáramos por 15 el número de centrales nucleares y quisiéramos asegurarnos combustible para por lo menos los 50-70 años de vida útil de una central, tendríamos que conseguir multiplicar por 30 las reservas actuales. Hay quienes proponen pasar a reactores de plutonio lo cual aseguraría combustible prácticamente ilimitado, ya que en los reactores actuales se genera este elemento como residuo. Pero el plutonio es extremadamente tóxico, requiere sodio líquido para la refrigeración de estos reactores y los fast-breeder sólo existen en régimen experimental e incrementan notablemente todos los problemas de seguridad. Ni siquiera puede considerarse una tecnología actual que pueda desplegarse en los próximos años. Los defensores de la energía nuclear deben aclarar, pues, si lo que proponen es utilizar reactores convencionales de uranio, o reactores de plutonio. En el primer caso, deben decir de dónde esperan obtener el combustible, a qué coste energético, con qué tipo de energía piensan extraerlo, y con qué generación de CO2 (las minas de uranio son hoy por hoy intensivas
en el uso de combustibles fósiles). En el segundo caso, deberían ser capaces
de señalar algún reactor comercial de plutonio que funcione con suficientes garantías de seguridad y deberían explicar en qué plazos sería posible construir todos los reactores que suplirían a los combustibles fósiles.
3ª Falacia Nuclear
La construcción y operación de una central nuclear proporciona un saldo positivo de energía a lo largo de su ciclo de construcción, operación, desmantelamiento y tratamiento de residuos.
El desarrollo de cualquier fuente energética consume a su vez energía. Lo que de verdad importa es la Tasa de Retorno Energético que proporciona una fuente energética. En el caso de una central nuclear, hay que considerar toda la energía consumida en su construcción, en el minado y procesado de uranio, en su desmantelamiento y en la gestión de todos sus residuos. Aún cuando no hay estudios serios sobre esta cuestión, es muy probable que la Energía Neta producida no sea demasiado importante, sobre todo si se contabilizan los
costes de gestión de unos residuos que mantienen su peligrosidad durante
miles de años. Por mucho que a los efectos de las compañías eléctricas estos costes se “externalicen” cargándolos al sector público, a nivel social hay que tenerlos en cuenta a la hora de valorar la rentabilidad total de una central nuclear. Los defensores de la alternativa nuclear deben calcular el saldo neto de energía que produce una central para que socialmente podamos decidir si este saldo compensa los riesgos de seguridad y de residuos que la sociedad asume.
4ª Falacia Nuclear
Es posible construir estas centrales con niveles de seguridad que eviten accidentes graves, y resolviendo el problema de los residuos de tal forma que el mundo siga siendo habitable en el futuro.
Los defensores de la alternativa nuclear deberán proponer también la forma y el lugar dónde ubicar la gran cantidad de residuos que se generarían caso de que prosperara su propuesta. Asimismo, deberán contabilizar los costes necesarios para asegurar un nivel de seguridad socialmente aceptable, tanto
durante el período operativo como en el desmantelamiento y almacenamiento de residuos, e incluir estos costes en los correspondientes análisis de costebeneficio
de sus propuestas.
09/07/2006 16:30 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

Noticias de un tranquilo domingo

09/07/2006 16:26 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

10/07/2006

Los retos energéticos del SXXI

20060710231559-cdp.jpg 

El Protocolo de Kioto y la energía

¿Qué es el Protocolo de Kioto?
La pretensión inicial del protocolo consistía en reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero hasta el 95% de las emitidas en 1990, si bien sólo en 2012, para
 darles tiempo a los países a ajustarse. Este acuerdo se, para estableció en 1997, pero únicamente ha podido entrar en vigor unos 8 años, para después y sin la participación del primer contaminador mundial, EE.UU. –que
con el 5% de la población planetaria arroja a la atmósfera el 30% de la polución, para mundial–, así como tampoco de China e India, que no están obligadas o, para restringidas por el Tratado. Entretanto, China ha pasado a ocupar en fechas, para recientes el dudoso honor de segundo contaminador planetario e India sube, para también muchos enteros.
Mentiras arriesgadas de Kioto
En 2003 nos encontramos con que el planeta, en su conjunto (y aquí no vale, para echar las culpas a los demás, sino hacer una enmienda al modelo en su, para totalidad) consume un 20% más de energía primaria que en 1990, el año de, para referencia al que se supone deberíamos llegar en 2012, con el 95% de aquel, para nivel de emisiones.
Parece realmente una quimera que se pueda conseguir. Una simple, para extrapolación del crecimiento promedio a lo largo del periodo observado 1990-2003, nos lleva a que en 2012, con el modelo actual, llegaríamos a tener una, para diferencia superior al 40% respecto del objetivo de Kioto, nivel que España ya, para ha alcanzado en 2003, sin esperar a 2012. No existe mejora tecnológica ni del, para rendimiento que pueda eliminar ese diferencial.
Pero aquí se acaba todo en los medios de comunicación. Se multiplican las, para citas y las proyecciones parciales sobre cumplimientos o incumplimientos, para nacionales (en general con tendencia a reducir las críticas de los, para incumplimientos propios y a potenciar las críticas de los ajenos) y los discursos, para hueros sobre los efectos de no cumplir, los perjuicios para algunos y los, para temores de que, si se cumple con los requisitos, puedan dispararse los costes, para o frenarse el desarrollo económico.
Kioto como un club de fumadores.
Supongamos que un club de fumadores, cuyo promedio de consumo en 1990, para fuese de una cajetilla diaria, se diese cuenta en 1997 de que el ambiente es ya, para irrespirable cuando están fumando 22 cigarrillos diarios de promedio por, para miembro (aunque haya miembros que fuman cuatro paquetes y otros dos, para cigarrillos diarios) y que es preciso hacer algo. Después de reunirse, acuerdan,
parcialmente, que harán un gran esfuerzo: intentarán reducir el mortal vicio...
¡pero hasta el 95% del nivel de 1990!, es decir, a 19 cigarrillos diarios de, para promedio... ¡y además sólo en el 2012! Pero como eso a muchos les parece, para excesivo, acuerdan que quienes se traigan al club las macetas que tengan en, para sus casas –dado que las plantas absorben CO2– podrán fumar más de lo, para asignado. Y, además, acuerdan también que aquellos que tenga mucho vicio, , para pero también mucho dinero, podrán comprar cuota a los miembros poco, para fumadores del club (no importa si no fuman, porque no tienen dinero para tabaco) y seguir ellos con el vicio, siempre que el fumador de ocasión siga fumando por debajo del nivel asignado.
¿Por qué Kioto no alcanzará su objetivo?
La razón es muy sencilla; porque con todos los cínicos reglamentos, anteriormente explicados el Protocolo apenas previó una reducción de los 20, para cigarrillos de promedio de 1990 hasta los 19 de promedio en 2012. Nada más… pero dejaron intacta la producción creciente de tabaco, los estancos, la publicidad de las marcas de cigarrillos y el fomento del consumo. Es decir, Kioto no prevé, porque no se lo hubiesen permitido ni los más cínicos, que, para dejar de contaminar sea necesario reducir la actividad económica, que en el planeta Tierra siempre ha ido en paralelo con el consumo.
El dilema y la paradoja del crecimiento infinito
Por un lado, tenemos a los gobiernos del mundo que dicen por boca de sus ministros de medio ambiente que cumplirán con los 19 cigarrillos de Kioto en 2012, mientras que hoy fuman 22. Es decir, esperan contaminar un 95% de lo que contaminaban en 1990, aunque ya sepan que hoy contaminan un 20%
más que en 1990. Y, por el otro, tenemos la contradicción de los ministros de economía y primeros ministros de esos mismos gobiernos, que siguen intentando crecer un 3% anual como mínimo, si es posible. Con ello, saben perfectamente que el consumo de energía y, por lo tanto, la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero se encontrará en 2012 un 40 o 50%
por encima de tales niveles.
10/07/2006 23:18 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

Puntos a tener en cuenta en caso de pandemia gripal

20060710231330-varia.jpg 

 

 

 

1.      El virus se transmite por contacto físico, por secreciones expulsadas en el aire a corta distancia en forma de saliva o mocos, o por restos dejados en objetos de uso común.

2.      Es más fácil pillarla en un sitio muy concurrido pero cerrado que en espacios abiertos...aunque el virus puede viajar por el aire sin muchos problemas.

3.      En una pandemia puede haber muchos enfermos pero baja mortalidad, o bien morbilidad menor con mayor letalidad. Una pandemia que sea muy mortífera y afecte al 100% de la gente es un cuento de Stephen King (armas biológicas aparte).

4.      No hay antibióticos contra un virus que valgan.

5.      La vacuna puede tardar en salir, digan lo que digan los listillos en la prensa.

6.      El Tamiflu puede servir...como placebo y como negocio de algunos.

7.      Ante el colapso hospitalario, es obvio que muchos enfermos tendrán que quedarse en sus casas.

8.      Cada enfermo debería estar atendido siempre por la misma persona de su entorno. Imaginad que se contagia toda una familia ¿Quién les atiende? ¿Sus vecinos? La gente enferma debería tener poco contacto con los sanos.

9.      El absentismo laboral es un tema difícil: ¿Qué pasa si empieza a faltar casi todo el mundo a los trabajos por enfermedad o miedo a contagiarse? Por ejemplo, tiendas de alimentación, servicios públicos, transporte...

Una pandemia puede ir y venir en sucesivas oleadas, lo cual debe tenerse en cuenta.
10/07/2006 23:13 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

La física y la teología

20060710231120-tensiones.jpgHace unos años, una pintada adornaba la facultad de ciencias donde un posindustrial cualquiera (antes de ser tal) vegetaba.
“Dios ha muerto, viva el átomo”.
Tremenda afirmación que pretendía aunar a Einstein y a Niezstche, de forma demasiado pedante como para ser muy transgresora.
Años después, viendo el interés del gobierno iraní por la energía nuclear ¿pacífica”, me parece que el lema es más que discutible, no por su reivindicación ateística (opción ideológica respetable entre varias otras) sino por la identificación entre la fisión nuclear y el ocultamiento de la metafísica.
Al fin y al cabo, el inicio de la era nuclear con los bombardeos sobre Japón no fue el final de la era religiosa, sino el inicio de lo que podríamos llamar “era neo-apocalíptica”. A fin de cuentas, ¿qué mejor paralelismo del poder destructor de la Bomba que el mal humor de Yavéh echando lluvia de fuego sobre Sodoma y Gomorra?
 
El interés iraní por lo nuclear no tiene nada de contradictorio con su vena integrista. Los ayatolás que gobiernan realmente tras la fachada democrática no dudan en creer en el fin del mundo, el retorno de Mahoma y demás componentes apocalípticos (semejantes a las demás religiones semíticas). En este contexto, caso de tener posibilidad de fisionar el átomo con fines militares, no creo que tuviesen grandes dudas teológicas. Como tampoco las tienen, por cierto, los cristianos fundamentalistas que rondan por la Casa blanca.
Quizás en estos momentos, en alguna facultad de Teherán, algún exaltado pro-régimen haya pintado algo así como “Alá es grande, viva el átomo”. Cuidadín, pues, con las afirmaciones grandielocuentes.
10/07/2006 23:11 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060710230641-preparacion.jpgDISEÑAR PARA RECUPERAR

 

Cuando se diseña para la permanencia, lo que nos importa son los bosques, los pastos permanentes, los lagos y los estanques y la agricultura sin labrar. Con esto tendremos que jugar mientras no entendamos mejor lo que será sostenible. Los techos pueden suministrar agua para usos industriales. Sencillamente, América está escasa de tanques. Existen diferentes tipos de tanques. Un tipo es el que se pone por debajo del tubo de la cañería del techo de las casas.

 

Los tanques baratos son otro tipo de tanques – los tanques de tierra. Ningún problema en absoluto. Siempre hay suficiente agua para todos nuestros usos – agua dulce que en la actualidad dejamos perder en el mar. Tenemos tres maneras de almacenar el agua. Podemos almacenarla en el suelo; podemos almacenarla en tanques de tierra superficiales y podemos almacenarla en una zona de captación cerrada. En zonas agrícolas, usaremos los suelos. En situaciones domesticas usaremos tanques de tierra. Son mucho más baratas. Para cada 18.900 litros (N.d.T. se ha asumido que la cantidad especificada en el texto original de 5000 galones estaba expresada en galones de EE.UU.) almacenables en tanques de cemento, podemos almacenar 945.000 litros en tanques de tierra al mismo coste.

 

Tenemos estrategias legales y financieras. Localmente podemos convertirnos en bioregiones mucho más autosuficientes. La gente que lo está haciendo está anexando invernaderos a sus casas y cultivando su propio huerto. Se está dando una conversión inmensa. Allí es donde empezamos, poniendo nuestros esfuerzos sobre media hectárea (N.d.T. en el texto original un acre, que es un poco menos que ½ Ha).

 

Ahora, la cosa que hemos ignorado, a la cual le hemos dado la espalda y incluso hemos huido de ella, es de convertir capital de inversión de alto nivel en estos sistemas de bajo consumo energético. Hay toda una serie de estrategias para ponerlo en práctica que estamos construyendo un servicio de “Banco de la Tierra”. Algunas de estas estrategias también aportarán beneficios a nuestra felicidad social. La única manera de hacer las cosas rápidamente es de hacer el menor número de movimientos en el menor tiempo posible y a través de una delegación muy rápida de trabajo a las personas. No hay ninguna esperanza que esto se consiga hacer durante los próximos 5 años si nos lo guardamos para nosotros. Por eso, he venido aquí para romper el monopolio de la elite alternativa de Norte América. Tenemos que dispersar a los expertos por todas partes. Necesitamos a cientos y cientos de ellos. En ningún momento queremos patentar nada o quedarnos con la información, ni siquiera quedarnos con nuestros trabajos. Ya pasó el tiempo para eso. Estamos involucrados en un sistema cooperativo no en uno competitivo. Somos muy pocos funcionando en este extremo del sistema, por ello tenemos que actuar de manera muy eficiente para crear la mayor cantidad de cambios en el periodo de tiempo más breve.

 

Me parece que tenemos aquí un principio ético: dejar de admirar a la gente que tiene dinero. Se tiene que producir un gran cambio ético. Es un tiempo muy interesante en el que vivir. Tenemos que dar un gran giro alejándonos de nuestro sistema educativo. Todos los principios y las metodologías que utilizamos surgieron como resultado de observar a los sistemas naturales, y están expresados de manera pasiva. El salto mental que se necesita hacer para crear la permacultura es darse cuenta de que la podemos coger y ponerla en práctica. Tenemos que transformar nuestro conocimiento en activo. Necesitamos ir desde un nivel de pensamiento pasivo a uno activo.

 

“La Agricultura es un sistema destructivo.”

 

¿Gracias qué estrategias no necesitamos la agricultura? La agricultura es un sistema destructivo. Bien, necesitamos muchos más horticultores. Los horticultores son el tipo de agricultores prácticos más productivos. Siempre lo han sido. Nunca se ha cuestionado. En el momento que la granja se hace grande, sencillamente aceptas una bajada súbita de productividad y rendimiento, pero son pocos los que lo entienden. Por eso es “económicamente” eficiente. Cuando se habla de agricultura eficiente de este orden, se está hablando de dólares. Reduciendo el tamaño del terreno que poseemos, mientras no se baje del cuarto de acre (N.d.T. aproximadamente 1000m2), aumenta la productividad agrícola.

 

Oiréis muchos argumentos a favor de que partir grandes fincas en bloques de 5 acres es antieconómico. Pues los es. En cambio los bloques de uno a ¼ de acre no lo son. De hecho son altamente productivos. Hablemos de los horticultores. ¿Cuántos horticultores hay en los EEUU? Hay huertos en el 53% de las casas.

 

En media, cultivan solo unos 600 pies cuadrados (N.d.T. unos 182 m2). Ganan algo como $1.50 por pie cuadrado. Estos huertos domésticos están produciendo el 18% de la comida de EE.UU., por un valor casi equivalente al del total de la agricultura.

 

Ahora echemos un vistazo a Rusia. El pequeño agricultor está produciendo casi un 84% de la comida en lotes que van de medio acre a un acre. Y el resto lo producen las granjas estatales, que ocupan la mayor parte del terreno agrícola. Pero las granjas estatales no están funcionando bien. Tienen un déficit del 6%, que se compensa gracias a envíos desde Canadá o EE.UU. No es la agricultura a gran escala y glamorosa la que está produciendo la comida. Hoy en día nos hemos quedado con 20 alimentos básicos. El día de los frijoles de soja es posible que llegue pronto. Con la soja se puede hacer casi cualquier cosa.
10/07/2006 23:09 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

James Lovelock y el Espejismo Nuclear

20060710230144-nuke.jpg

De Gaia a Westinghouse

Por Marcel Coderch, 20 de Junio, 2004

 

A sus 85 años de edad, JamesLovelock, padre de la hipótesis Gaia – una especie de ecologismo místico y antihumanista según el cual la Tierra funcionaría como un ser vivo del que los humanos no somos sino una parte mínima, casi un parásito – ha roto una lanza a favor de la energía nuclear en un reciente artículo en The Independent [1], publicado también en El País [2] el pasado 20 de Junio, donde ruega a sus “amigos del movimiento [ecologista] que abandonen su equivocada objeción a la energía nuclear”. En este artículo repite algunas de las ideas que ya expuso en el prefacio del libro Environmentalists for Nuclear Energy,[3] escrito por Bruno Comby, físico nuclear francés y presidente del Movimiento Optimista y de la Asociación de Ecologistas por la Energía Nuclear , quien, además de defender la inocuidad de la energía nuclear, ha escrito también libros sobre Cómo Tener Éxito en los Exámenes Trabajando la Mitad, sobre el Elogio de la Siesta, sobre la alimentación a base de Deliciosos Insectos, sobre Como Librarse del Tabaco, sobre La Gestión del Stress, sobre El Optimismo como Motor del Éxito, y sobre otros muchos temas igual de variopintos.

Los Argumentos de Lovelock
Tanto en el artículo como en el referido prefacio, el punto de partida de Lovelock es que “la civilización está en peligro inminente” porque “el calentamiento del planeta se está acelerando y casi no queda tiempo de actuar” ante un cambio climático que puede “convertirse en el mayor peligro al que se ha enfrentado la civilización.” Aún cuando Lovelock pasa de puntillas sobre la causa última de este calentamiento (la fe ciega en el fetiche del crecimiento económico), sí lo atribuye a los gases invernadero generados por la masiva utilización de combustible fósiles, afirmando que “incluso si abandonáramos todos los combustibles fósiles inmediatamente, las consecuencias de lo que ya hemos hecho durarían 1.000 años.” En cuanto a las alternativas, para Lovelock “no hay posibilidad de que las fuentes renovables, viento, mareas y corrientes de agua, consigan proporcionar energía suficiente y a tiempo. Si tuviéramos 50 años o más, podríamos convertirlas en nuestras fuentes principales. Pero no tenemos 50 años.” Y en estas condiciones, “sólo hay una fuente inmediatamente disponible que no provoque calentamiento planetario, y ésa es la energía nuclear” que, según él, permitiría continuar con nuestra civilización, es decir, con nuestro consumo energético.

La energía nuclear, sin embargo, habría sido víctima del “temor irracional alimentado por la ficción a lo Hollywood, los grupos de presión ecologistas y los medios de comunicación,” por mucho que “desde su inicio en 1952, la energía nuclear ha[ya] demostrado ser la más segura de todas las fuentes de energía,” y por tanto no deberíamos dejarnos asustar “por los diminutos riesgos estadísticos de cáncer provocados por las radiaciones,” ya que después de todo “casi la tercera parte de todos nosotros morirá de cáncer, principalmente porque respiramos un aire cargado con un cancerígeno que todo lo invade: el oxígeno.” Es decir, puesto que tarde o temprano muchos moriremos porque no tenemos más remedio que respirar “un cancerígeno que todo lo invade,” cualquier riesgo añadido es irrelevante.

El error fundamental de algunos ecologistas consiste, según Lovelock, en preocuparse más “por las amenazas a las personas que por las amenazas a la Tierra,”[sic]  y en no “distinguir entre las cosas que son directamente dañinas a las personas de las que lo son indirectamente por dañar a nuestro habitat terrestre.”[4] La energía nuclear, por ejemplo, “aunque es potencialmente dañina para las personas, representa un peligro nimio para el planeta. Los ecosistemas naturales pueden soportar niveles de radiación continuos que serían intolerables en una ciudad.” Ello explicaría, por ejemplo, que “la zona que rodea la central de Chernobyl, y que fue evacuada por su peligroso nivel de radiación, tenga ahora una vida salvaje mucho más rica que la de áreas cercanas” – no queda claro si por el propio efecto de la radiación o simplemente por la despoblación humana. Dada esta experiencia, Lovelock llega incluso a sugerir que el problema de los residuos nucleares (que él llama “cenizas” nucleares) podría resolverse fácilmente convirtiéndolos en “guardianes incorruptibles de los más bellos lugares de la Tierra.” “¿Quién se atrevería a desforestar un bosque que fuera depósito de residuos nucleares?”, se pregunta.

Lovelock manipula el hecho científico de que muchos animales y plantas [no todos!] aguantan mejor que las personas la radiación, pero omite el “pequeño detalle” del continuo daño al ADN (que origina mutaciones desfavorables casi siempre) y del incremento de tumores y demás enfermedades en los animales. Lovelock parece olvidar que la radiación debilita a largo plazo a las plantas (véanse las coníferas cerca de Chernóbil) frente a plagas y al propio deterioro interno.

Es evidente que Lovelock no cae en el error que adjudica a los ecologistas, ya que para él no hay ningún problema en ir haciendo inhabitables durante milenios “los más bellos lugares de la Tierra” y  todo lo que les rodea: la supervivencia de Gaia, aunque radioactiva, está por encima de las amenazas a las personas. Y es que, además, la radioactividad es algo consustancial a la Tierra ya que, según él, el planeta se “formó a partir de los desechos de una bomba nuclear del tamaño de una estrella,” y por ello todavía “vivimos inmersos en la radiación de esta enorme explosión nuclear.” Por otra parte, la vida “empezó hace unos cuatro mil millones de años bajo condiciones de radioactividad mucho más intensas que las que ahora preocupan a ciertos ecologistas,” y con una atmósfera sin “oxígeno ni ozono que filtrara la radiación ultravioleta.” No hay que olvidar pues “que estas poderosas energías inundaban el útero de la vida.” Es decir, después de todo la radiación nuclear no debe ser tan mala, por mucho que resulte maligna para el hombre, y, en última instancia, bastaría con volver a esperar otros cuatro mil millones de años para que Gaia volviera a generar de nuevo la vida, esta vez quizás una vida más resistente a la radiación.

Hay, sin embargo, otra esperanza más, ya que “existe la posibilidad de que podamos salvarnos gracias a un acontecimiento inesperado, algo así como una serie de erupciones volcánicas suficientemente graves como para bloquear la luz solar y enfriar la Tierra.” Lo que Lovelock no aclara es cómo nos salvaríamos sin luz solar durante un período de tiempo suficientemente largo como para que se enfriara la Tierra, sin poder crecer alimentos vegetales y respirando una atmósfera llena de residuos volcánicos como la que se supone llevó a la extinción de los dinosaurios. De nuevo no parece que tenga a la humanidad in mente: basta con que se salve Gaia.

No merece la pena discutir tamaños sinsentidos ni enzarzarse en debates místicos sobre si lo primordial es mantener Gaia o la vida humana; o sobre qué más da estar sometidos a “diminutos riesgos estadísticos” [sic] adicionales si vivimos de respirar oxígeno, que si hemos de creer a Lovelock es un cancerígeno que provocará la muerte a una tercera parte de todos nosotros; o sobre si la solución al problema de los residuos consiste en esparcirlos para que así el hombre no pueda acceder a buena parte del planeta; o si la radioactividad jugó o no un papel primordial en el desarrollo de la vida. Vayamos, sin embargo, al meollo de la cuestión: ¿Puede ser la energía nuclear la solución al efecto invernadero y/o a la cima de producción de combustibles fòsiles?
10/07/2006 23:02 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

El calentamiento global

20060710225820-co2.jpg 

 

Entrando en el fin de la Era de los hidrocarburos
La primera reacción de la mayoría de los activistas a favor del medio ambiente, ante las noticias sobre le cenit del petróleo es decir: “Bien tenemos que dejar de utilizar los fósiles, de cualquier forma” Parece lógico que un declive de la producción de hidrocarburos nos lleve a un declive en la producción en las emisiones de dióxido de carbono. Y parece que algo más adelante, las emisiones de carbón se moderarán simplemente debido a la escasez de combustible. Pero no iremos amablemente hacia ese destino.

Cuando veamos que los costes de la calefacción siguen aumentando y que la escasez de gas natural se nos viene encima en un futuro próximo ¿qué alternativas vienen a nuestra mente para la calefacción doméstica? ¿Calor solar pasivo? Desde luego, pero eso solo no nos mantendrá calientes en una fría noche de invierno. La inmensa mayoría pensará en la madera. A medida que suban los costes de la calefacción y la escasez congele nuestras viviendas, la mayoría comenzaremos a quemar leña ( o a quemar más leña, según sea el caso). Volveremos a la biomasa.

Quemar biomasa es, sin duda, la fuente más contaminante de energía. Al quemar leña, cáscaras de maíz o bosta de vaca para calentar nuestras casas, empezaremos a arrojar tremendas cantidades de carbono a la atmósfera. Y, con toda probabilidad, eso es inevitable. Hay algunas cosas que podemos hacer para evitar la cantidad de leña a quemar y limitar así nuestra contribución al calentamiento global. Un mejor aislamiento puede aumentar la eficiencia. Y hay que considerar el tipo de quemador de madera a utilizar. Las chimeneas tradicionales son las menos eficaces para calentar una casa. Las estufas de hierro de leña son mejores, pero las estufas cerradas de hierro fundido (cassetes con recuperación) son las mejores, a la hora de mantener el calor y radiarlo al hogar. Una pequeña carga de leña puede generar calor durante horas. Y cuando se recolecte la leña, hay que tener cuidado de no dejar los bosques pelados. Hay que ser selectivo en la elección de la madera. Practiquen técnicas antiguas de recolección respetuosas. (“coppicing”, el autor recomienda buscar en google para ver estas técnicas antiguas de recolección)

Quemar la biomasa aumentará probablemente le problema del calentamiento global, pero es probable que el quemado de carbón sea mucho más dañino.

A medida que la producción de petróleo y gas natural entre en declive en Norteamérica, la alternativa final será ir a por el carbón, nos guste o no. Se considera que el carbón es abundante en Norteamérica y es barato. A pesar de todo lo que se habla de la economía del hidrógeno, las inversiones reales irán a parar a la producción de carbón. De hecho, la producción de plantas de generación alimentadas por carbón ya se ha acelerado. En febrero de 2004 se habían planificado al menos 100 nuevas plantas de generación eléctrica con carbón en más de 36 Estados23. Este nuevo mercado emergente está volando por debajo de la línea del radar, porque una vez las plantas de carbón son de dominio público, pueden ser paradas por los esfuerzos legislativos de los ecologistas y de las coaliciones de vecinos.

Si se llega a poner en funcionamiento la mitad de esas plantas, se incrementarán las emisiones de gases en 3,4 millones de metros cúbicos por minuto. Todas las nuevas plantas de carbón que se están proponiendo, añadirían un décimo al uno por ciento de las emisiones anuales de dióxido de carbono24. Esto puede no parecer mucho, pero es ciertamente un paso en la dirección equivocada. Y es sólo el comienzo.

Según vaya disminuyendo la producción de petróleo y gas, abriremos nuestras reservas de carbón para la producción eléctrica, calefacción, usos industriales y para convertir el carbón en combustible líquido para el transporte. En el proceso aumentaremos nuestra emisión de gases, destrozaremos grandes extensiones de tierra, crearemos inmensos escoriales y contaminaremos los cauces de agua y las aguas subterráneas. Y tendremos que realizar una gran transformación en nuestras redes de transporte para convertirlas a carbón; esto es, para camiones y trenes. Se deben esperar grandes esfuerzos por parte de la industria y los políticos para derogar las leyes medioambientales que regulan la producción y el quemado del carbón. Se argumentará que esas regulaciones dañan a la economía. Apuntarán a una economía en conflicto con una base energética restringida e insistirán en que, con todas esas restricciones legales no pueden proporcionar la energía que tan desesperadamente necesitamos. Los cortes eléctricos actuarán para que las sensibilidades públicas sobre le medio ambiente se tengan que morder la lengua.

Quizá en este caso, la única salvación resida en la reciente investigación (de la que se ha informado en FTW), de que el carbón parece que llegará al cenit (de producción) hacia el 2032, si no antes25. Esto nos deja con menos de 20 años de producción acelerada antes de que el carbón se sume a la lista de las glorias energéticas. Entonces quizá nuestras emisiones de carbón empiecen realmente a declinar.

Pero los EE.UU. no son el único país que parece volver la vista hacia el carbón. China también esta poniendo sus ojos en sus grandes reservas de carbón, así como India. Si los dos países más poblados del mundo aceleran su consumo de carbón junto con los EE.UU., entonces el declive de la producción de petróleo y gas natural serán verdaderamente saludados con un pronunciado aumento de las emisiones de carbono.

El cenit del petróleo no será una bendición disfrazada en relación con el calentamiento global. Los modelos del cambio climático global desarrollados por el IPCC y demás, no han tomado en consideración la influencia del cenit del petróleo y el precipicio del gas natural en los EE.UU. Esos modelos están basados en proyecciones económicas falaces, producidas por economistas neoclásicos, una retorcida disciplina que está ciega al agotamiento de los recursos26. Si volvemos al carbón y a la biomasa para compensar el declive de la producción de petróleo y gas natural, entonces es posible que nuestras acciones empujen la temperatura promedio mundial bastante más allá del límite de los 6º C que hemos mencionado. El fin de la era del petróleo muy bien podría empujarnos a una era de calentamiento global desbocado.

El carbón no podrá soportar el tipo de economía intensiva en energía que hemos construido sobre el petróleo y el gas natural. Será un esfuerzo vacilante de una civilización que no quiere reconocer (los hechos) e intenta aferrase a modos de vida insostenibles. Al final fallará, pero en este último quemado de los recursos energéticos, podemos muy bien hacer desaparecer la vida del planeta.

Comunidad en hibernación

20060710225350-cdp.jpg
 

 

No sabemos qué pasa exactamente, pero desde hace unos días la llamada “comunidad sin petróleo” (ver http://www.comunidadsinpetroleo.com) está parada. Parece que no lo tienen muy claro y van a cambiar sus estrategias y fines. Esperemos que sea cierto y no tiren la toalla.

Esta “comunidad”ha sido el primer intento serio de estudiar y poner en práctica una estrategia total que afronte el cénit de combustibles en el Estado español. un Sería una pena que en el ámbito de la web, sólo quedase la veterana www.crisisenergetica.org con sus soporíferos y bizantinos monólogos duales entre “apocalípticos e integrados”.

Volved, que os echamos de menos.
10/07/2006 22:53 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

11/07/2006

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060711212720-preparacion.jpgEl Control de las Semillas

 

No creo que hayan quedado en el mundo muchas empresas de semillas que no pertenezcan a un consorcio de no más de 10 empresas. Eso es cierto en Australia. Las multinacionales producen y distribuyen las semillas. ¿En los EE.UU. se puede comprar maíz no híbrido? En algunos sitios. En Australia no es posible. Pero tenemos una empresa de semillas. Se llama Self-Reliance Seed Company (Empresa de Semilla para la Auto Suficiencia) y está en Stanley, en Tasmania. Tal vez tengamos dos. [N.d.E. La empresa Self-Reliance Seed Company ya no existe, pero fue remplazada por la empresa Phoenix seeds, también de Tasmania]. El paso siguiente de los grandes consorcios de productores de semillas fue crear una legislación para patentar las semillas. Y es allí cuando mucha gente empieza a sospechar algo. Patentar los materiales biológicos fue una maniobra un poco sospechosa. Después, el Consejo Mundial de las Iglesias investigó la situación y produjo Seeds of the Earth (Semillas de la Tierra). La conjura había sido desenmascarada. Así que desde entonces ha habido muchas manifestaciones en contra del control de un recurso tan básico. El Seed Savers Exchange (El Intercambio de los Conservadores de Semillas) de Kent Whealy es uno de estos movimientos.

 

Pero una de las cosas que eso puede habernos enseñado es que no puedes huir de los sistemas. Esconderse dentro de dos acres en los bosques del New England no nos sacará del sistema a menos que no tengamos una actividad para la producción de semillas y sepamos muy bien lo que estamos haciendo. Y muchos no lo saben. La educación en horticultura, por muy buena que sea, tiene algunas áreas que todavía no ha tocado y la producción de semillas es una de ellas. Entre un grupo de hippies instalados en un valle de Tasmania, te podrías cruzar con 50 doctores. La mayoría de ellos sentados en casa haciendo ganchillo, tejiendo o andando por ahí buscando moras, o sea dejando que los malos sigan con sus actividades destructivas. Para organizar las fuerzas vitales tenemos que juntar todas nuestras habilidades, no solo algunas.

 

En el huerto de permacultura, tenemos que resolver la cuestión de cómo hay que colocar a los elementos que se necesitan. Algunos de estos elementos serán fertilizantes, o bien sistemas para el intercambio energético para otros elementos; otros serán defensivos para proteger nuestras plantas de muchas maneras diferentes; y algunos actuarán como sistemas de celosías para otros o producirán sombra. Así pues hay que tener en cuenta relaciones físicas y hay todos unos conjuntos de normas que gobiernan porque algunos elementos se ponen juntos. Y comprendemos algunas de estas normas. Muchas de ellas son muy evidentes.

 

Diversidad

 

La diversidad, no tiene tanto a que ver con el numero de elementos de un sistema, cuanto con el número de conexiones funcionales entre esos elementos. La diversidad no representa la cantidad de cosas sino la cantidad de maneras en que las cosas pueden funcionar. Y esta es realmente la dirección hacia donde se dirige la filosofía de la permacultura. Una noche estaba sentado, estudiando cuantas conexiones se puede realizar solo con juntar a dos elementos, un invernadero y un gallinero. Creo que se me ocurrieron algo como 129 clases de conexiones beneficiosas. Así pues, no estamos hablando de complicarnos la vida introduciendo en nuestro sito 3000 especies. Estaría muy bien realizar 3000 conexiones, entre 30 especies o 30 elementos, definiendo esas conexiones como beneficiosas y no beneficiosas. Hay cientos de ejemplos, especialmente en los grupos sociales, donde intereses diferentes no son necesariamente beneficiosos. La diversidad de por sí no aporta estabilidad o ventaja alguna. Así, lo que estamos constituyendo es un tipo de gremio de elementos que funcionan juntos de manera armoniosa. Su colocación dentro de un área debe seguir unas normas. Algunas normas tratan de la orientación, otras de la zonificación y otras de las interacciones. Hay conjuntos enteros de principios que gobiernan el por qué juntamos los elementos y porque las cosas funcionan.

 

Los departamentos de agricultura definieron la tierra agrícola identificándola con la tierra arable. Pero yo no veo ningún paisaje que no sea agrícola. En el paisaje existe toda una jerarquía de productividad, y se puede utilizar por completo para finalidades productivas. Así que en cuanto a la agricultura, tenemos dos estrategias a considerar. Una consiste en descubrir cual es el nivel mínimo hasta el cual podemos reducir la práctica agrícola, y después hacerlo. La otra consiste en descubrir hasta qué punto podemos aumentar la utilización de la tierra considerada no agrícola para usos agrícolas. Me sorprende como estos bosques Norteamericanos estén tan poco utilizados como bosques, con finalidades productivas continuadas.
11/07/2006 21:27 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

Reflexiones inoportunas sobre las cepas de gripe aviar

20060711211926-varia.jpgEl papel del engañismo a la hora de pulsar los botones del pánico
fútil y apagar el miedo útil en la sociedad actual es un tema del
cual nunca nos cansaremos de escribir. Hace dos años que la famosa
gripe empezó a pasearse por aves de granja, y algún que otro
infortunado, pero hasta que no llegó a las puertas de la bucólica
Europa, falsimedia no ha pulsado las señales de alarma.
Alarma que ha saltado convenientemente, al mismo tiempo que otras
señales de catástrofes menos interesantes para los propagandistas
(o "periodistas"), tales como el cierre patronal de los
transportistas (silenciado hasta que no se hizo en todo el Estado
español), el imparable aumento del precio del petróleo, o el derrumbe
de los restos de economía productiva que existen aún en este
magnífico país, entre otros muchos otros temas preocupantes.
Se agotan las vacunas en las farmacias contra la gripe común (a pesar
del escepticismo de los científicos serios acerca de su efectividad
contra una "supergripe" estilo 1918), empiezan a surgir voces
partidarias de vacunar "manu militari" a todo el mundo (incluyendo
bebés), y no faltan paranoicos que huyen despavoridos en cuanto ven a
una paloma revoloteando cerca de la ventana de casa.
Lo gracioso del caso es que a quienes cometábamos por ahí el avance
de la gripe aviar (Oriente Lejano, Rusia, repúblicas exsoviéticas
varias...) se nos llamaba hace solamente dos meses paranoicos: esos
mismos ahora corren a ponerse una vacuna-placebo y a pedir la compra
del antivírico Tamiflú (que según bastantes expertos tiene una
eficacia limitada en caso de pandemia).
Entre otras medidas que se barajan alegremente en esta "guerra contra
el virus" (remedo de la "guerra contra el terrorismo") está la
prohibición de la cría al aire libre de aves, con lo cual se da una
patada en las partes nobles al sector de la ganadería ecológica de
gallinas, mira por dónde.
En Falsimedia aparecen los gestores de la ganadería industrial
asegurando la total seguridad de sus granjas-fábricas totalmente
fortificadas contra el bichito asiático.
Pero toda la higiene del mundo no puede frenar a un virus que muta y
viaja rápidamente, así que los animales en baterías de cientos de
miles, hacinados y con las defensas bajas (hormona va, hormona
viene) son un bocado más que apetitoso para el H5N1.
En cuanto a las circunstancias "apocalípticas" que la OMS y otros
vaticinan (con mayor o menos acierto) si estalla la epidemia mundial
(o pandemia, dicho en la jerga científica), el garrulismo de esta
sociedad capital-industrialista es el de siempre:
La culpa del estallido la tendrían esos países tercermundistas de
Asia que tienen gallinas por todas partes sin higiene (el peligro
amarillo de nuevo), olvidando el papel relevante que en la
propagación inicial tuvo la indiferencia de Occidente ante una
enfermedad que se veía lejana; algunos expertos han cuestionado el
papel jugado por una OMS a la que consideran opaca en su información
sobre los primeros brotes.
Por otra parte, si la gripe aviar mutada (cuestión de tiempo que
circule entre seres humanos) se convierte en una plaga peor que la
gripe siberiana, no es porque ahora los virus sean mucho más
agresivos que hace 90 años, como nos quieren vender los gestores del
desastre holliwoodiense en falsimedia.
La autosuficiente sociedad occidental que creía haber superado el
estado "medieval" de las grandes plagas, está realmente mucho más
expuesta a las pandemias, a pesar del apoyo innegable que tiene en la
tecnología y la ciencia moderna (mientras se puedan mantener
tales "armas", claro).
Tenemos la bendita globalización del comercio, que propicia la
difusión de toda clase de parásitos polizones en barcos y aeronaves,
la prostitución social conocida como "turismo", que lleva a millones
de occidentales a lugares exóticos (incluyendo bichitos exóticos y
peligrosos que pueden traer de vuelta); la emigración de millones de
infortunados y/o ilusos desde países pobres también añade el caldo de
cultivo para la difusión de agentes patógenos, aunque sea
políticamente incorrecto señalarlo.
En 1918, la sociedad capitalista había alcanzado ya los bosquejos de
un mercado mundial, pero los transportes eran relativamente lentos y
el comercio a largas distancias no estaba tan generalizado. Las
migraciones masivas eran un hecho también, pero no ocurrían con la
celeridad actual. Todo ello permitía la ilusión higienista de las
cuarentenas para cosas, animales y personas que llegaban a los
puertos y estaciones de ferrocarril. Semejantes medidas decimonónicas
no tendrían mucho efecto hoy en día, aparte de ser antieconómicas
desde el punto de vista del capitalismo actual.
Pensemos en un brote entre humanos que sucediese en China, y que
paralizase todas sus exportaciones a Occidente, sería desastroso para
la mayoría de comerciantes de aquí, puesto que la industria local
prácticamente está en vías de extinción ante la competencia oriental.
Una de dos, o las cuarentenas funcionan (lo cual es dudoso)
arruinando la economía mundial en caso de pandemia, o no funcionan
(con lo cual se "salva" una vez más el lucro capitalista a costa de
unos millones de muertos `de nada’).
11/07/2006 21:20 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

El apagón de ayer

20060711211528-co2.jpg

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=260890

 

Más calor, más aire acondicionado, más consumo de energía, más CO2...

más calor, más aire acondicionado, más consumo de energía, má CO2...

11/07/2006 21:15 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

12/07/2006

Reflexiones inoportunas sobre las cepas de gripe aviar

20060712225512-varia.jpgEn 1918 la pandemia de gripe siberiana se extendió, no por falta de
higiene ni de medicinas modernas (¡los antibióticos son ineficaces
contra virus!), sino por la cruda realidad de la I Guerra Mundial. En
efecto, el desplazamiento de enormes contingentes de hombres, que
vivían hacinados, sometidos a inclemencias del tiempo y a menudo con
otras patologías previas por la propia guerra, fueron el factor clave
en la expansión de este virus letal por todas partes. Aunque fuera de
Europa no había guerra total, los europeos de hecho estaban en todo
el planeta por mor de las colonias que poseían, por lo cual la
pandemia abarcó todo el planeta, siendo por tanto más "global" que la
mitificada Peste de 1348....que dio la vuelta al mundo conocido
entonces, pero "se olvidó" de buena parte del Africa Negra
(Subsahariana para los racistas vergonzantes) y lo que después se
llamaría América y Australia.
En 1918 la cantidad de seres humanos y de pollos en el mundo era
menor que en la actualidad, y por tanto el total de muertes a igual
letalidad del virus fue menor del que provocaría una repetición
pandémica en la actualidad. Véase también que hoy en día la población
humana y avícola vive más concentrada en granjas monstruosas y
ciudades igualmente enormes, por lo cual se puede imaginar el efecto
de una pandemia en este siglo.
Nótese asimismo que hoy en día hay muchas más personas "diana" de un
virus potencialmente letal, aparte de los ancianos y niños, puesto
que hay personas con las defensas bajas en el tercer mundo (por
hambre) y en occidente (por sobrealimentación, falta de vitaminas,
estrés o uso de drogas ilegales). A esto se le añade el hábito del
tabaquismo, que fastidia bastante los pulmones. Y equilicuá, ¿cómo
fallecen los infortunados pollos? De neumonía, señoras y señores.
Lo anterior no quiere decir que nos sumemos al club de los
paranoicos, sino que tomemos conciencia de lo frágil que es el ser
humano en la actualidad (como también lo fue en otras épocas), así
que menos soberbia, oigan.

 

La opinión pública vive atemorizada porque "no sabemos dónde ocurrirá
ni cuándo, pero la mutación llegará." Al menos, eso es lo que nos
dicen los grandes líderes internacionales. Pero, ¿está justificado el
nivel de alarma que se ha generado? ¿Puede ser la mutación tan
mortífera como nos hacen ver? ¿Existen oscuros intereses económicos
detrás de las advertencias? Y estas son sólo las primeras preguntas…

La fiebre de la gripe aviar alcanzó su punto álgido en octubre,
cuando la psicosis mundial se extendió a los cuatro puntos
cardinales. Sin embargo, su existencia se conoce desde el año 1997,
cuando surgió el primer brote en Hong-Kong causado por la mortífera
cepa H5N1. Desde entonces, han fallecido 62 personas como
consecuencia de la enfermedad en su variante animal.

A partir de ahí, empiezan las dudas. La noticia sobre la muerte de
diferentes tipos de aves a mediados de ese mes de octubre en varios
países europeos solidificó la alarma, especialmente cuando se
dictaminó que habían fallecido a causa de la gripe aviar: "Detectado en una isla de Grecia el primer caso de gripe aviar en
Europa"; "Mueren por gripe aviar varios patos en Suecia y
Noruega"; "Se certifica la muerte por gripe aviar de cisnes en
Bosnia"; "Un loro muere por gripe aviar en Londres"; etc.

Los titulares venían a indicar que el virus letal ya estaba aquí. Sin embargo, en ninguno de estos casos, la gripe que padecían las aves en
cuestión pertenecía al mismo tipo que la que tanto preocupa a las
autoridades internacionales. Tras los análisis se identificó la cepa
de la gripe que causó las muertes en animales.

Y no tenía nada de extraño, puesto que una tercera parte de las aves
fallece a consecuencia de la influenza. Además, tampoco se atendía a
las sugerencias de colectivos como la Sociedad Española de
Ornitología –SEO– que, a través de la institución Bird Life, había
señalado en una nota pública del 14 de octubre que las aves
migratorias no podían traer el virus desde Asia tan fácilmente como
se decía.

De acuerdo a lo que señala este grupo –donde, en todo caso, no niegan
que las aves salvajes puedan diseminar el virus en granjas a las que
ocasionalmente lleguen– la ruta de las aves migratorias acuáticas que
podrían extender el H5N1 no pasa directamente por Europa. La gripe
aviar viaja sobre todo en camión, autobús y barco, en forma de
comercio legal o ilegal de aves de corral (no deja de ser
paradigmático que se haya cebado en Turquía recientemente, donde la
práctica del mercadeo de pollos es una "seña de identidad").
12/07/2006 22:56 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

Idea genial: Zaragoza base OTAN

20060712225322-tensiones.jpgExcelente idea la de poner una base de la OTAN en esta ciudad, que se sumaría al aeropuerto militar como blanco hipotético (pero no imposible en un futuro de creciente tensión internacional) de confrontaciones bélicas o atentados terroristas. Gracias al gobierno progresista que disfrutamos (aunque la derecha también lo habría hecho).
http://www.aire.org/portal/modules.php?name=News&file=print&sid=4115
12/07/2006 22:53 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

16/07/2006

Reflexiones inoportunas sobre las cepas de gripe aviar

20060716195636-varia.jpgLa OMS y Bush alertan a la vez (Dios los cría...)

Tras la alarma de los primeros y supuestos casos en Europa, la gripe
aviar fue perdiendo espacio en los medios de comunicación hasta que
llegó el mes de noviembre. Entonces, el miedo resucitó cuando el día
2 el presidente de los Estados Unidos George Bush acudió al Instituto
Nacional de Salud, en Bethesda, en Maryland –Estados Unidos–.

Allí alertó sobre los efectos que podría llegar a causar la gripe
aviar: dos millones de muertos en Norteamérica. "No podemos esperar a
que se declare, porque en algún momento tendremos que hacer frente a
la pandemia", aseguró el texano, que propuso la aprobación de una
partida presupuestaria de 7.100 millones de dólares para gastar en
planes de prevención y adquisición de medicamentos. El lenguaje
aséptico de los médicos ha dado paso poco a poco a una retórica
belicista, como corresponde al militarismo creciente de los neocon.

Equilicuá, al tratarse de una amenaza global dictaminó que el
Pentágono debía organizar la lucha contra el enemigo vírico,
asimilado a un Osama diminuto que se esconde en los seres vivos en
lugar de cuevas. Así las cosas, el ministro de Defensa, Donald
Rumsfeld, tomó la decisión de adquirir 80 millones de cajas de
Tamiflu, el fármaco indicado por la Organización Mundial de la Salud –
OMS– para luchar contra la gripe aviar.

Por si fuera poco, entre los días 7 y 8 de noviembre, la OMS amparó
una convención internacional en la que se afirmó: "No sabemos cuando,
pero sí qué va a ocurrir una pandemia entre humanos", sostuvo con
energía el director general del organismo, el nipón Lee Jong-Wook.
Curiosamente, el acto fue financiado por el Banco Mundial, presidido
en la actualidad por Paul Wolfowitz, quien hasta hace unos meses era
el número dos del Departamento de Defensa del gobierno de los Estados
Unidos.

Es decir, era el ayudante más directo de Rumsfeld en el Pentágono.
Ambos han sido señalados como los principales responsables de la
fabricación de pruebas falsas para sostener el ataque a Irak, aunque
su "afición" por los enemigos invisibles –e inventados– viene de
lejos. Y es que los dos fueron los responsables del llamado Equipo B,
creado por el gobierno de los Estados Unidos a comienzos de los años
setenta con objeto de investigar las capacidades militares de los
soviéticos.

Cuando los informes del Equipo B llegaron a la Casa Blanca, el
presidente Gerald Ford decidió incrementar los presupuestos
destinados al desarrollo de nuevas armas letales. Posteriormente, se
demostró que las conclusiones del Equipo B habían sido exageradas
hasta el límite de hacer creer a la población que la Unión Soviética
había desarrollado un arsenal armamentístico de ciencia ficción.

En un reciente documental de la BBC titulado The Power of Nightmares
se explica cómo ambos personajes formaron parte de la escuela creada
por el filósofo alemán Leo Strauss, que defendía la necesidad de
tener enemigos para activar la economía y obtener superioridad
armamentística. Tales enemigos pueden ser imaginarios (la supuesta
internacional yihadista) o reales, si bien exagerados (la gripe
aviar). Estos enemigos deben dar la sensación a la plebe de que está
indefensa si no es confiando ciegamente en el buen gobierno
paternalista. Las soluciones provenientes de la autoorganización o la
gestión pública sometida a crítica son los verdaderos enemigos de
esta ideología fascistoide.

Con el tiempo, los seguidores de Strauss crearon el movimiento
neoconservador y acabaron ocupando importantes cargos públicos en los
gobiernos de Ronald Reagan y George Bush hijo. Entre las filosofías
del grupo estaba la relativa a la existencia de una élite política y
financiera que fuera poseedora de la verdad, sin que el pueblo la
conociera, ya que de hacerlo se pondrían en riesgo los intereses del
país.

Además, según reveló la BBC, la filosofía del grupo consistía en la
exaltación o fabricación de las fuerzas enemigas. Rumsfeld y
Wolfowitz lo hicieron con la Unión Soviética y con Irak. Pero,
¿también lo están haciendo con la gripe aviar?

La investigación sobre el Tamiflu ofrece muchas sorpresas. De
primeras, el fármaco que están adquiriendo en cantidades monumentales
los diferentes gobiernos podría causar efectos secundarios, ya que
está basado en una planta originaria de Asia que es conocida como el
anís estrellado. En su formato como medicamento de herbolario, la
Agencia Federal de Drogas –FDA– de los Estados Unidos notificó la
existencia de 40 consumidores –15 de ellos niños– que en 2003 habían
sufrido varios brotes neuróticos tras su ingesta en forma de
infusión.

Cuatro años antes, la Agencia Española del Medicamento ya había
prohibido temporalmente la comercialización de anís estrellado para
herbolario. Pero sobre esta cuestión, los medios de comunicación más
importantes apenas han contado nada…
16/07/2006 19:57 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

La suma de todos los miedos

20060716195243-tensiones.jpgNi siquiera en los peores tiempos de la guerra fría, esta ciudad sería un blanco directo (en principio) de un ataque directo. El blanco más evidente son las instalaciones militares del aeropuerto, que a pesar de que hace años se fueron los de la USAF y demás barras-y-estrellas, sigue siendo una instalación rápidamente apetecible para las fuerzas “pacificadoras” del mundo anglosajón (del cual queramos o no, seguimos formando parte del mismo como esbirros de segunda.
Pasemos ahora a describir lo “imposible”: un ataque nuclear indirecto.
En el supuesto de que fuese un ataque militar de alguna potencia “enemiga” del feliz e indolente occidente (Rusia y China ya no son los amiguetes del Tío Sam de antaño, y de unos años a esta parte el cambio de clima y el cenit del petróleo pueden llevar a guerras por recursos menguantes), la táctica sería una o varias cabezas de unos cientos de kilotones sobre el aeropuerto. “Poca cosa” comparada con las enormes bombas de megatones dirigidas en teoría contra silos reforzados (quedan todavía unas pocas en activo en los grandes misiles intercontinentales).
En la zona cero de la explosión, el punto central de la detonación sería en tierra o en al aire a poca altura, para dejar las instalaciones y las pistas para los restos. Se abriría un pequeño cráter en los segundo inmediatos a la fusión, derritiendo el metal hasta 2-3 km a la redonda. Ni qué decir que los habitantes de Garrapinillos, por ejemplo, no tendrían que preocuparse, ya que habrían fallecido incinerados, irradiados o aplastados en estos momentos. Lo mismo quienes estuviesen en PLA-ZA o la Feria de Muestras, aunque estuviesen a cubierto.
La onda de calor se expandiría hacia las zonas periféricas de la ciudad, como podría ser Valdefierro, Miralbueno y otros barrios residenciales de las afueras, en la zona Oeste. Se producirían incendios incontrolados y quien estuviese a la intemperie sufriría quemaduras probablemente letales en las zonas sin ropa. Aunque de todos modos a una distancia de 5-6 km del punto cero, la ropa se inflamaría. Estructuras de madera se quemarían igualmente...
En Delicias y la zona centro-sur de la ciudad quienes estuviesen al aire libre sufrirían quemaduras con ampollas (2º grado), algunas estructuras sufrirían daños menores. Es posible que los depósitos de combustible desprotegidos estallasen.
En la zona este, distante más de 8-10 km del punto cero, quienes estuviesen en un edificio o en zona poco expuesta, no sufrirían daños inmediatos, salvo heridas por rotura de cristaleras y ventanas. En zonas al aire libre sufrirían eritema (quemadura similar a la solar, de primer grado).
Algunos segundos después, y durante 30 segundos o hasta dos minutos, vendría la onda expansiva, que provocaría derrumbes totales en la zona más expuesta, y roturas de vidrio en las menos expuestas. Cualquier vehículo que siguiese circulando en la ciudad perdería el control y volcaría o bien sufriría daños que le impedirían continuar. Igualmente cualquier aeronave que la sobrevolase.
Los edificios menos consistentes (o sea, la mayoría) sufrirían derrumbes totales o parciales por sobrepresión en la zona este.
Una vez pasada la onda expansiva, sería el turno de la radiación residual, contenida en la nube de detritus en forma de seta. Teniendo en cuenta la dirección predominante del viento en el Valle del Ebro, iría de oeste a este, cayendo sobre la capital y pueblos cercanos. Cualquier persona expuesta a este fallout de cenizas caería enferma en breve tiempo.
En el supuesto de un ataque terrorista al estilo del filme “Pánico Nuclear”, la explosión sería bastante menor, por lo cual los efectos térmicos y mecánicos serían mucho menos mortíferos. Sin embargo, como toda explosión atómica a nivel del suelo (aunque fuese de pocas decenas de kilotones), se produciría una gran cantidad de polvillo radiactivo que sería un gran problema de salud.
16/07/2006 19:53 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060716195056-preparacion.jpgLos principios

 

Echemos un vistazo a los conjuntos de principios que gobiernan estos sistemas. Estos principios, normas y directivas están basados en el estudio de los sistemas naturales. Los axiomas son los principios establecidos o las verdades manifiestas. Un principio es una verdad básica, una norma de conducta, una manera de proceder. Una ley es una declaración de un hecho respaldada por un conjunto de hipótesis que demostraron ser correctas o defendibles. Las tesis y las hipótesis son ideas abiertas para su demostración o discusión. También hay reglas y leyes establecidas que no son ni reglas ni leyes. Ellas no se preocupan mucho de cómo aparecieron. Ahora he generado un conjunto de directivas que dicen: “Esta es una buena manera de proceder.” No tiene nada a que ver con leyes o reglas, sólo con los principios.

 

Energía, Entrada y Salida

 

Tratamos con la energía de la Tierra, que recibe una aportación energética bastante constante de otras partes del universo. Tratamos con una energía que procede de una fuente renovable, el sol [No es cierto –el sol está consumiéndose. Pero se expandirá y consumirá la Tierra antes de que deje de ser una fuente de ondas de longitud de las más cortas. DH]. Es entre el punto de entrada y el punto de salida donde intervenimos. Cuantos más sean los sistemas de almacenamiento útiles a los que podamos dirigir la energía entre la fuente y el sumidero, mejores diseñadores seremos. Así lo que queremos hacer es construir toda una serie de sistemas de almacenamientos eficientes que sean útiles para el hombre. Algunos de estos almacenamientos podrán ser útiles para crear otros almacenamientos. La habilidad del diseñador estriba en la cantidad de complejidad que puede construir dentro de ese flujo, en la cantidad que puede dirigir hacia almacenamientos utilizables para retener la energía hasta que empecemos a utilizarla. Además, mucha energía inutilizable desde un punto de vista mecánico lo es desde un punto de vista biológico. Así, necesitamos almacenamientos biológicos además de mecánicos.

 

Se puede transformar la energía de una forma a otra, pero no puede desaparecer o ser destruida o creada. Así que tenemos una elección sobre el tipo de flujo que permitimos a través del sistema. Podemos determinar si hay que almacenarlo o dejarlo pasar. Esta es la elección que tenemos con el agua, con la lluvia. Podemos almacenarla o dejarla ir, y si la dejamos ir ya no la tendremos a nuestra disposición.

 

Si la recolectásemos, tendríamos que hacer mucho trabajo para hacer que estuviera de nuevo disponible. Los ingenieros bajan al fondo del valle, ya que todo el mundo puede darse cuenta de que hay agua en el fondo del valle, la bloquean y el agua sube de nivel detrás de este bloqueo y tenemos agua, un gran lago en el fondo del valle adonde es menos útil. El agua llegó desde lo alto de las colinas. Si los ingenieros la hubiesen almacenado allí desde donde venía, entonces podrían haberla canalizado a través de toda clase de sistemas antes que se escapase por el valle. Cuanto más cerca de la fuente podamos intervenir, mayor será la red que podremos montar. Así para empezar a intervenir en el flujo nos subimos cerca de la fuente. Lo que cuenta no es la cantidad de lluvia que cae sino el número de funciones que le hacemos realizar al agua.

 

No toda la energía que entra en un sistema es eficiente. Cada vez que alejamos la energía de su línea natural de acción, algo se pierde. Por muy bien que diseñemos, siempre perderemos un poco. Mucho depende del mantenimiento del ciclo biológico y químico global de los elementos esenciales, especialmente el carbono, el nitrógeno, el oxigeno, el azufre y el fósforo. Estos ciclos nos deben preocupar.

 

La probabilidad de extinción de una especie es mayor cuando la densidad es muy alta o muy baja. Existe una dependencia de la densidad. Os podéis dar cuenta de lo peligroso que es la alta densidad para una especie, a causa de la transmisión muy rápida de las enfermedades resultante del agotamiento de elementos críticos de los que depende la especie. Es mucho más difícil observar como las densidades bajas también resultan en situaciones críticas. El factor numérico es un factor ignorado por la mayoría de comunas o comunidades.

 

“La probabilidad de extinción de una especie es mayor cuando la densidad es muy alta o muy baja”

 

No creo que conozcamos alguna sociedad humana cuya continuidad dependa de su salud genética que pueda existir por debajo de los 300 individuos, e incluso en ese número sin un control genético muy riguroso. Nos estamos reproduciendo hacia la destrucción en diferentes áreas. Con frecuencia, las poblaciones con altas densidades empiezan a incluir también un alto porcentaje de desastres o mutaciones genéticas.

 

Es posible realizar pequeños cambios en un sistema general para provocar una mayor posibilidad de supervivencia de los elementos del sistema o un rendimiento dentro del sistema. Existe una declaración terrorífica conocida como la tesis del exceso que dice: “Nuestra habilidad para cambiar la faz de la Tierra aumenta a una velocidad más alta que nuestra habilidad de prever las consecuencias de esos cambios.”

 

También existe la tesis de la ética de la vida, que dice que los organismos vivientes y los sistemas vivos no son sólo medios sino también fines. A parte de su valor para la humanidad, o su valor instrumental para los seres humanos, poseen un valor intrínseco que no les consentimos. El hecho que un árbol tenga un valor en sí a pesar de que no tenga algún valor para nosotros, esa noción es una clase de pensamiento bastante ajeno a nosotros. Que sea vivo y funcione es lo que importa.
16/07/2006 19:50 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

James Lovelock y el Espejismo Nuclear:

20060716194505-nuke.jpg

¿Es la Energía Nuclear la Solución?
Lovelock no ofrece ningún dato que avale su afirmación de que “la energía nuclear es la única solución” que puede evitar el peligro inminente a que está sometida nuestra civilización. De su exposición cabe deducir, sin embargo, que bastaría con eliminar todas las trabas a la energía nuclear para resolver los problemas derivados de los combustibles fósiles y poder así mantener nuestro consumo energético. Sólo la miopía de la mayoría de los ecologistas obstaculizaría esta solución.

Estas afirmaciones forzosamente descansan sobre varias premisas:

  1. Es posible satisfacer las necesidades energéticas actuales y futuras de nuestra civilización industrial construyendo suficientes centrales nucleares, y sin contribuir al efecto invernadero.
  2. La transición de energías fósiles a energía nuclear puede hacerse en bastante menos de 50 años.
  3. Hay suficiente combustible nuclear en la Tierra como para que pueda amortizarse esta transición (digamos que para varios siglos), y su extracción puede realizarse sin generar CO2.
  4. La construcción y operación de una central nuclear proporciona un saldo positivo de energía a lo largo de su ciclo de construcción, operación, desmantelamiento y tratamiento de residuos.
  5. Es posible construir estas centrales con niveles de seguridad que eviten accidentes graves, y resolviendo el problema de los residuos de tal forma que el mundo siga siendo habitable en el futuro.

Analicemos estas premisas con cierto detalle:

1) y 2)  ¿Cuántas centrales nucleares habría que construir? ¿En cuánto tiempo? ¿Qué porcentaje de energía cubrirían?

En la actualidad hay en el mundo unas 450 centrales nucleares que producen el 12% de toda la electricidad que se consume en el mundo, lo cual equivale al 5% de toda la energía consumida. Por tanto, sin considerar incrementos de demanda, para producir toda la energía eléctrica que el mundo consume hoy habría que construir unas 3.600 centrales adicionales que posiblemente pudieran cubrir cerca del 40% de toda la energía que consumimos.

Teniendo en cuenta que se tarda unos 10 años en construir una central nuclear, que se tardaron más de 15 años en construir las 450 centrales actuales, y aún suponiendo que a pesar de que desde los años 70 prácticamente no se han construido nuevas centrales, todavía disponemos de la misma capacidad de construcción que en la década álgida de los 60, tardaríamos 120 años en construir las 3.600 nuevas centrales. Incluso suponiendo que duplicáramos la máxima capacidad que tuvimos, no podríamos terminar la construcción antes de 60 años.

Y esto solventaría sólo el 40% de la energía que consumimos hoy. ¿Cómo se generaría el 60% restante sin contribuir al efecto invernadero? ¿Podemos sustituir el petróleo que usamos para transporte por energía eléctrica de origen nuclear? Del total de energía consumida, el 40% se destina a transporte. Aún suponiendo que fuéramos capaces en los próximos años de sustituir todos los motores de combustión por motores y acumuladores eléctricos (o de hidrógeno), y que pudiéramos reconvertir toda la infraestructura de aprovisionamiento de combustible a electricidad o hidrógeno (algo ya de por sí faraónico), necesitaríamos construir otras 3.600 centrales adicionales para producir la electricidad necesaria para alimentar a nuestros nuevos vehículos.

Incluso suponiendo que el mundo dejara de crecer, para mantener los consumos energéticos actuales de electricidad y transporte a base de energía eléctrica de origen nuclear habría que construir pues unas 7.200 centrales nucleares, lo cual supone una inversión de unos 20 billones de dólares (2 veces el PIB de los EE.UU.). Si queremos hacerlo en 20 años, habría que multiplicar por 12 la capacidad de construcción que se tuvo en la década de los 60, al tiempo que sustituir todos los motores de combustión por motores eléctricos o de hidrógeno y acondicionar toda la infraestructura de suministro del nuevo combustible.

No parece un proyecto muy realista, y aún así en la transición generaríamos una cantidad de CO2 equivalente a la que producimos ahora en 10 años. Cualquiera que quiera plantear seriamente la alternativa nuclear deberá responder a estos interrogantes. Lovelock no lo hace.

3) Aún en el supuesto de que lográramos construir todas estas centrales nucleares, ¿de dónde saldría el uranio para alimentarlas? Según David Goodstein [5], en el mejor de los casos, las reservas conocidas de uranio se estiman en unos 25 años de consumo actual. Es posible que sean mayores, pero si multiplicáramos por 15 el número de centrales nucleares y quisiéramos asegurarnos combustible para por lo menos los 50-70 años de vida útil de una central, tendríamos que conseguir multiplicar por 30 las reservas actuales, o por bastante más si tenemos en cuenta los efectos tipo curva de Hubbert. Algo que tampoco parece fácil, por mucho que se hable de reciclar las viejas cabezas nucleares sin que haya datos de lo que esto supondría.

Hay quienes proponen pasar a reactores de plutonio lo cual aseguraría combustible prácticamente ilimitado, ya que en los reactores actuales se genera este elemento como residuo. Pero el plutonio es extremadamente tóxico, requiere sodio líquido para la refrigeración de estos reactores y los fast-breeder sólo existen en régimen experimental e incrementan notablemente todos los problemas de seguridad. Ni siquiera puede considerarse una tecnología actual que pueda desplegarse en los próximos años.

Los defensores de la energía nuclear deben aclarar, pues, si lo que proponen es utilizar reactores convencionales de uranio, o reactores de plutonio. En el primer caso, deben decir de dónde esperan obtener el combustible, a qué coste energético, con qué tipo de energía piensan extraerlo, y con qué generación de CO2 (las minas de uranio son hoy por hoy intensivas en combustibles fósiles).

[camiones de grandísimo tonelaje]

 En el segundo caso, deberían ser capaces de señalar algún reactor comercial de plutonio que funcione con suficientes garantías de seguridad y deberían explicar en qué plazos sería posible construir todos los reactores que suplirían a los combustibles fósiles. Mientras no lo hagan, como Lovelock, no puede hablarse en propiedad de alternativa nuclear.

4) El desarrollo de cualquier fuente energética consume a su vez energía. Dejando a un lado casos muy especiales, como el de las pilas eléctricas convencionales, una fuente de energía que consuma más energía en su desarrollo que la que luego genera es inservible. Lo que de verdad importa es pues la Energía Neta que proporciona una fuente energética. El petróleo, por ejemplo, ha sido una fuente muy eficiente en este sentido porque hasta hace poco se gastaba sólo un barril de petróleo para extraer otros 40 barriles más.

En el caso de una central nuclear, hay que considerar toda la energía consumida en su construcción, en el minado y procesado de uranio, en su desmantelamiento y en la gestión de todos sus residuos. Aún cuando no hay estudios serios sobre esta cuestión, es muy probable que la Energía Neta producida no sea demasiado importante, sobre todo si se contabilizan los costes de gestión de unos residuos que mantienen su peligrosidad durante miles de años. Por mucho que a los efectos de las compañías eléctricas estos costes se “externalicen” cargándolos al sector público, a nivel social hay que tenerlos en cuenta a la hora de valorar la rentabilidad total de una central nuclear. 

Los defensores de la alternativa nuclear deben calcular el saldo neto de energía que produce una central para que socialmente podamos decidir si este saldo compensa los riesgos de seguridad y de residuos que la sociedad asume.

5) A menos que estén de acuerdo con Lovelock en utilizar los residuos nucleares como elemento de disuasión para mantener determinadas zonas de la Tierra libres de presencia humana, los defensores de la alternativa nuclear deberán proponer también la forma y el lugar dónde ubicar la gran cantidad de residuos que se generarían caso de que prosperara su propuesta. Asimismo, deberán contabilizar los costes necesarios para asegurar un nivel de seguridad socialmente aceptable, tanto durante el período operativo como en el desmantelamiento y almacenamiento de residuos, e incluir estos costes en los correspondientes análisis de coste-beneficio de sus propuestas.
16/07/2006 19:45 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Sacrificios humanos al tótem de cuatro ruedas

20060716194350-co2.jpg

Un estudio epidemiológico, publicado en la Revista “Medicina Clínica”, realizado en 13 ciudades españolas, demuestra que la contaminación mata, incluso a corto plazo. Cruzando los datos de contaminación y mortalidad de Barcelona, Bilbao, Cartagena, Castellón, Gijón, Huelva, Madrid, Oviedo, Sevilla, Valencia, Vigo, Vitoria y Zaragoza, se ha detectado que un incremento de 1 miligramo por metro cúbico de CO (monóxido de carbono) en el aire durante dos días seguidos tiene como consecuencia un aumento del 1,5% en las muertes totales. El CO es un gas producto de la combustión incompleta de combustibles en calefacciones (en invierno) y durante todo el año por escapes de los motores de explosión de automóviles.

También se comprobó que incrementos de los dióxidos de azufre (SO2) y óxido de nitrógeno (NO2) también se asocian con subidas de mortalidad. Los compuestos de azufre y nitrógeno emanan de la industria pero también en gran parte de los motores, sobre todo los diesel.

La influencia se deja notar sobre todo en las enfermedades respiratorias.

“A los niveles actuales la contaminación atmosférica sigue representando un riesgo para la salud de la población española”.

Estos estudios parecen confirmar la tesis que señala que la contaminación está recortando la vida de las personas entre seis meses y un año, como media. Sacrificio humano que mantiene las bendiciones del progreso motorizado.
16/07/2006 19:43 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Los retos energéticos del SXXI

20060716194054-cdp.jpg¿Qué hacer?
Quizás la conclusión más clara a la que AEREN ha llegado respecto a la solución de nuestros retos energéticos es que no existe una única medida mágica para resolver nuestros problemas. El desarrollo de alternativas energéticas a los combustibles fósiles es parte de la solución, así como la
implementación de medidas de conservación y de incremento de la eficiencia energética, todo ello ligado a una gestión consciente y solidaria del declive de la producción, como defiende, por ejemplo, el Protocolo de Uppsala. Sin embargo, también pensamos que la mera sustitución de fuentes energéticas, la
eficiencia, o los desarrollos tecnológicos no serán suficientes para satisfacer nuestra creciente sed energética. Máxime si tenemos en cuenta que no nos enfrentamos sólo al dilema técnico de asegurar la creciente demanda energética de las economías avanzadas, sino también al dilema moral de
encontrar una solución al problema de la pobreza energética que padece una tercera parte de la población mundial.
Si no cambia el modelo económico y social que empuja al crecimiento continuo, de poco servirán las energías sustitutivas o los avances tecnológicos, pues, en el mejor de los casos, no conseguiremos más que retrasar lo inevitable.
Posponer un problema nos pone a menudo en peor situación para resolverlo, y en el caso de los recursos energéticos, disponer de ellos como si el futuro no existiese hará que nuestra capacidad de reacción se vea disminuida por no actuar a tiempo...
Si afirmamos que el modelo actual desarrollista no sirve para el futuro, ¿cuál es
el modelo que proponemos? Desafortunadamente, tampoco en eso hay
formulas mágicas y habrá que irlas descubriendo por el camino. La inacción del
business-as-usual es la peor receta y por ello sometemos a la consideración de nuestros conciudadanos una serie de ideas que pueden ser el inicio de la transformación que necesitamos para superar nuestros retos energéticos, sociales y ecológicos.
Caminando hacia la verdadera sostenibilidad
La economía debe dejar de ser un fin en sí misma para pasar a ser un medio, y debe reconocerse que el medio ambiente, la biosfera y, en definitiva, el planeta y la especie humana, no pueden ser considerados como partes subordinadas a los mecanismos económicos. Justo lo contrario: la economía es un sistema de organización y transformación social que opera dentro de las capacidades y los límites de la biosfera. Los costes medioambientales deben ser incorporados al cálculo económico, y dejar de ser considerados externalidades que
desaparecen de los balances contables para reaparecer, hoy o en el futuro, en forma de desastres ecológicos o condenas a la pobreza. Esa transformación de la economía no significa ni la desaparición de la economía productiva, ni de los mercados, ni el "fin del progreso". Sólo significa cambiar de un modelo que llevado a sus últimas consecuencias tiende a sobrepasar la capacidad de la biosfera, a otro que se estructura en torno a una auténtica sostenibilidad. No abogamos por la desaparición de los actores sociales y económicos actuales,  ya sean éstos gobiernos, empresas, sindicatos, industrias o economistas. Sólo pretendemos, desde nuestra condición de ciudadanos, plantear alternativas viables y consecuentes con la realidad física del mundo en que vivimos.
La necesidad de este cambio de modelo se hace evidente desde el momento en que reflexionamos sobre la posibilidad de que la gran mayoría de la población mundial intentase disfrutar del modo de vida actual de los países ricos del mundo industrializado, basado, sobre todo, en un consumo energético
desenfrenado. Es físicamente imposible, y seguir por ese camino sólo puede llevarnos al desastre.
Históricamente, la escasez de recursos y la competición por éstos se ha resuelto a través de la violencia, la conquista, el sometimiento, el chantaje y la corruptela. Por otra parte, creer que la tecnología nos sacará del apuro en el momento adecuado no es más que una forma de disfrazar nuestra negativa a
reconocer la realidad.
Tenemos que caminar hacia una sociedad que reconozca plenamente que la naturaleza es un ingrediente fundamental de cualquier proceso económico; que el abandono del dogma del crecimiento material sin límites no significará la perpetuación de la pobreza; que todo el mundo tiene derecho a tener cubiertas
sus necesidades materiales fundamentales; y que éstas no pueden sobrepasar la capacidad de regeneración de la biosfera.
Un primer paso para cambiar el rumbo de nuestro sistema social y económico sería reconocer y adoptar una filosofía de vida basada en la auto-limitación, la cooperación y la solidaridad. La mayor dificultad no es técnica ni organizativa,  sino cultural. La visión desarrollista o cornucopiana argumenta a menudo que sólo el crecimiento económico continuo y la inversión en tecnología y desarrollo científico orientada a este fin solventarán nuestra crisis ecológica,  demográfica y energética. Esta visión soslaya algo fundamental y que descubrimos hace ya mucho tiempo: vivimos en un mundo finito que tiene una determinada capacidad para proveernos de sustento, comodidades y oportunidades. Cierto es que en los últimos siglos hemos aprendido mucho sobre ello y hemos sido capaces de extender hasta cierto punto estos límites.
Por eso es posible imaginar un futuro muy distinto al pasado que nos vio nacer como especie, un futuro en el que seamos capaces de encontrar la felicidad sin un incremento permanente del consumo material. La solución a los límites del crecimiento no se encuentra en crecer más y más rápido, como quiere hacernos creer la cultura del crecimiento ilimitado, sino en encontrar una forma de vivir felizmente dentro de los límites que nos marcan en todo momento la
naturaleza y nuestros conocimientos.
Un cambio de semejante naturaleza y envergadura suscita enormes reticencias. Sin embargo, en términos sistémicos, un cambio de estructura es simplemente un cambio en los sistemas de retroalimentación, un cambio en la forma y la calidad de la información que utilicemos para autoregularnos. Los actores de este nuevo sistema pueden ser los mismos, siempre que tengan un buen motivo, incluso incentivos, para el cambio. Este nuevo sistema de información debe tener en cuenta las realidades del deterioro de la biosfera y el
progresivo agotamiento de los recursos físicos, y debe ser capaz de producir nuevas estructuras sociales adaptadas a la realidad física.
Herman Daily propuso tres simples condiciones para construir un mundo material y energéticamente sostenible:

q       El porcentaje de uso de los recursos renovables no debe exceder a su capacidad de regeneración.

q       El porcentaje de uso de los recursos no renovables no debe exceder el porcentaje al que los sustitutos renovables pueden ser desarrollados.
q       Los porcentajes de emisión de contaminantes no pueden exceder la capacidad de asimilación del entorno.
No son más que unos principios básicos muy generales que pueden acompañarse de nuevos paradigmas, como, por ejemplo, empezar a pensar en el largo plazo, y no en los resultados del mercado de hoy o en las elecciones de mañana.
Las advertencias sobre el futuro que realizamos desde AEREN no son predicciones fatalistas, sino recomendaciones para tomar un camino distinto al actual. El cambio propuesto no es un sacrificio, sino un desafío. No somos pesimistas. Sólo queremos presentar una información honesta que avive el debate sobre los límites del modelo actual. Nada está escrito, ni pretendemos ser los propietarios de la verdad absoluta. Nadie puede predecir el futuro, pero sí constatar que el modelo mental que rige nuestro actual sistema económico y social se basa en una falsa creencia: que el mundo no tiene, a efectos prácticos límite alguno. Esta creencia se basa en la experiencia de 150 años de crecimiento exponencial hecho posible por la explotación de los recursos energéticos fósiles acumulados durante cientos de millones de años, y en que el futuro será una simple extrapolación de lo acontecido en el
pasado. Nosotros no compartimos esta visión porque no la consideramos realista y creemos que los difíciles retos energéticos y ecológicos que ya empiezan a perfilarse en este nuevo siglo no son más que el inicio del
desvanecimiento de ese espejismo.
Pero no por ello renunciamos a mantener viva la esperanza y la ilusión que tenemos puestas en otra visión del mundo que conjugue la verdadera sostenibilidad, la eficiencia, la suficiencia, la equidad, la belleza, la felicidad y la comunidad como valores supremos Un mundo en el que la economía sea un medio y no un fin, en el que el poder económico, la influencia política y el poder de la ciencia estén descentralizados, en definitiva, un mundo muy distinto al que nos dirigimos hoy.
16/07/2006 19:42 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

19/07/2006

Reflexiones inoportunas sobre las cepas de gripe aviar

20060719222524-varia.jpgEn la actualidad, la empresa farmacéutica Roche tiene la propiedad
sobre la patente del Tamiflu. Gracias a la adquisión de cientos de
millones de dosis por parte de los gobiernos, esta compañía suiza ha
ingresado cientos de millones de euros y ha visto cómo el valor de
sus acciones crecía en la Bolsa hasta un 46 % en el año 2005.

Pero la empresa se ha negado a ceder su patente para que el Tamiflu
pueda fabricarse como un medicamento genérico y su precio sea
asimilable en los países pobres y en vías de desarrollo. Es allí en
donde la gripe aviar puede convertirse en una amenaza todavía mayor
debido a la precariedad de los sistemas sanitarios y la escasez de
medios higiénicos que actúan como un freno para la posible expansión
del virus H5N1.

Lejos de ceder la fórmula, el Banco Mundial ha propuesto cómo
solucionar el problema: a través de una conferencia de donantes y por
medio de créditos para que los gobiernos puedan hacer frente a la
adquisición de dosis de Tamiflu. Así pues, lo que propone Wolfowitz
es prestar el dinero para que los países más necesitados compren el
fármaco al precio establecido. Posteriormente, deberán devolverlo
en "cómodos plazos".

Sin embargo, el fármaco no fue desarrollado por Roche, sino por una
compañía norteamericana llamada Gielad Sciences. Posteriormente, esta
empresa cedió los derechos de comercialización a Roche mediante un
acuerdo de cesión en el cual se contemplaba que el diez por ciento de
los beneficios por la venta de Tamiflu fueran a las arcas de Gilead.

Curiosamente, cuando se llevó a cabo esta operación el presidente de
la compañía era el propio Donald Rumsfeld, quien se dedicaba al mundo
de los negocios antes de recalar en el equipo de gobierno de George
Bush. Y aunque en el año 2001 Rumsfeld dejó su cargo para ocupar la
cartera de Defensa, según Global Research el susodicho poseería en la
actualidad 18 millones de dólares en acciones de la compañía.

En resumidas cuentas: el propio Rumsfeld resulta beneficiado
económicamente de la adquisición de Tamiflu. Y ha sido él quien,
directamente, ha encargado la compra de 80 millones de cajas de este
producto al precio de referencia, que se cifra en unos 60 dólares la
caja.

Las cuentas son fáciles: gracias a los encargos de Rumsfeld, el
gobierno de Estados Unidos ha gastado 4.800 millones de dólares, de
los cuales 480 reportan en beneficio de Gilead. No deja de ser
curioso que al Consejo de Administración de Gilead pertenezca también George Schultz, secretario de Estado cuando Ronald Reagan era
Presidente…

Las sombrías predicciones sobre la gripe aviaria han animado el
mercado del miedo. Los gobiernos compraron millones de tratamientos
del único antiviral que se ha mostrado eficaz contra el virus en
pruebas in vitro. Pero eso no implica que lo sea en vivo y menos
contra la amenaza real de una pandemia humana, causada por una
mutación y una cepa fácilmente transmisible de persona a persona.
Este antiviral tampoco inmuniza. En el escenario más optimista sólo
tendría un efecto paliativo aplicado en las primeras horas de la
enfermedad, pero su administración masiva haría que el virus se
volviese rápidamente resistente a dicho fármaco.


Mientras algunos laboratorios aumentaron sus ventas en un 279%
gracias a estos encargos, los políticos curaban en salud su
imagen «haciendo todo lo que estaba a su alcance» con insuperable
rapidez de reflejos.

Los centros de investigación reclamaron de inmediato una parte de
esta generosa financiación pública a la industria farmacéutica,
recordando que a ellos les compete la tarea fundamental: estudiar el
virus para desarrollar una vacuna humana. Es cierto que tampoco será
posible desarrollar ninguna hasta que no aparezca la temida variedad
mutante. Pero el que no llora no mama.
Curiosamente, los intentos de lograr vacunas en animales (que podrían
ser una primera barrera contra la proliferación de cepas) han sido
ninguneados en Europa y EE.UU., y hoy por hoy sólo investigan por su cuenta los rusos, que sepamos.

Entre tanto no llega la hora de la verdad, los científicos encargados
de salvar a la Humanidad refuerzan su propio marketing de imagen y
hasta hicieron una demostración de su producto-estrella, publicando
en Internet la secuencia completa del genoma del virus de la gripe de
1918. La necedad no conoce límites, ni siquiera científicos. Los
extremistas de todas las ideologías están sinceramente agradecidos
con este gesto, que les ahorra mucho tiempo y esfuerzos. Ahora ya
cuentan en la Red con un plano detallado de un virus temible.

Aquel patógeno de la gripe de 1918 mató entre 20 y 100 millones de
humanos. El que se da por inminente ahora nadie sabe a cuántos
matará. Las estimaciones que se han hecho públicas varían entre los
7,5 y 75 millones, avanzados por distintos portavoces de la OMS y la
ONU, y los 180 a 360 millones calculados por los epidemiólogos
consultados por National Geographic.



En realidad nadie sabe nada. Lo único seguro es que pronto habrá una
pandemia de gripe mortífera, como sucedió en 1918 y, con menor
virulencia, en 1957 y en 1968.

Hubo tres en el siglo XX y ya llevamos 40 años desde la última, por
lo cual sería extraño que la próxima no apareciese en muy poco
tiempo. Si el virus de la gripe aviaria –que mata humanos desde los
90– ha encendido ahora las alarmas es porque en el caso de las dos
últimas pandemias se piensa que la causa fue una recombinación de un
virus aviario con el de la gripe común.

Hasta ahora este agente infeccioso no ha encontrado la forma de mutar
y adaptarse al huésped humano. Sin embargo, es posible que la
investigación científica le allane el camino. En este momento
investigadores de EE UU y de Holanda se dedican a recombinar en
laboratorio el virus de la gripe aviaria con el de la gripe humana
para observar el grado de virulencia que podrían alcanzar los
eventuales mutantes. Otro alarde más de estupidez "cum laude", puesto
que cuanto más se juega con los genes más posibilidades hay de
recombinaciones inesperadas y escapes al exterior de esos
laboratorios tan protegidos pero de ningún modo perfectos.
19/07/2006 22:26 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 2 comentarios.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060719222136-preparacion.jpg 

 

Recursos

 

Un recurso es algo que se puede introducir en un sistema aumentando su productividad o su rendimiento o la cantidad de lugares de almacenamiento útiles. Pero si se sigue más allá de ese punto de productividad entonces el sistema mismo se colapsará. Y esto nos lleva a afirmar que cualquier sistema integrado tan solo puede aceptar aquella cantidad de energía que sea capaz de utilizar productivamente. Así se puede sobre abonar, sobre calentar o sobre arar cualquier cosa.

 

Independientemente de que hablemos de dinero o estiércol, podemos excedernos en su cantidad. Lo que ocurre es que inicialmente el aumento de rendimiento es cada vez menor y más adelante aumentará cada vez más un factor letal. No se puede seguir vertiendo en el sistema cada vez más de lo mismo y lograr un aumento continuado del rendimiento.

 

Un amigo mío se fue a Hong Kong. Se dedicó a hacer un presupuesto energético sobre la ciudad, prestando mucha atención a la agricultura. Me dijo que la agricultura china de antaño [cuando se desherbaba a mano] producía, bajo condiciones muy intensivas y utilizando estiércoles naturales, casi 3 veces más energía de la que consumía. Después se modernizaron, utilizando pequeños tractores, fertilizantes artificiales y desherbando con pequeños chorros de flamas calientes. Me parece que me dijo que introdujeron un 800% más de energía y consiguieron un aumento del 15% del rendimiento. Después continuando a meter más energía los rendimientos disminuyeron. Hoy en día se encuentran en la misma situación que nosotros. Solo obtienen del 4% al 6% de aquella energía que introdujeron.

 

Así la agricultura pasó de ser un sistema productor de energía a ser un sistema consumidor de energía, de la misma manera en que el mar ha pasado de ser productor de oxigeno a ser consumidor de oxigeno, y esto porque estamos vertiendo en el demasiados nutrientes. En un estanque esto se puede conseguir muy rápido y en una nación o un continente se tarda más.

 

Después existen categorías de recursos de una clase totalmente distinta. Existen recursos que no se ven afectados por el uso. Podemos mirar un bonito panorama todo el día y ello no se ve afectado por mirarlo. La información es un recurso de este tipo. [Pero el uso conserva la información. DH]

 

Existe otra clase de cosas que es interesante porque aumentan si se utilizan. Cuanto más se utilicen más aumentan. Algunas maneras de pacer son de este tipo. Algunas clases de animales y plantas aumentan como consecuencia de la interacción recíproca, y también lo hacen otras categorías de recursos. Y algunos recursos, especialmente aquellos de renovación rápida, simplemente disminuyen si no se utilizan. La hierba anual es un buen ejemplo de este tipo. Si no se utiliza, la cantidad anual de hierba de un sistema disminuye. Hasta cierto punto, también lo hace la leña en una situación que se presta a los incendios. Se acumula como combustible para los incendios, durante los cuales se consume toda de golpe.

 

Pero la mayoría de recursos está en la categoría de los recursos que necesitan gestión para que perduren. Son aquellos que disminuyen con el uso. Los llamaremos recursos finitos.

 

Hay aun otra categoría constituida por recursos que, si se utilizan, hacen disminuir cualquier cosa. El uranio y el plutonio son dos buenos ejemplos de este tipo de recursos. La utilización del plutonio tiende a contaminar a otros recursos y algunos de sus usos son terroríficos. Cosas como las dioxinas, si se emplean como recursos empiezan a degradar los demás recursos.

 

Entonces los recursos están en una especie de jerarquía en cuanto a su gestión y en otra en cuanto a su más o menos benignidad. La mayoría de las cosas que nos hacen felices o son muy fáciles de manejar o son muy abundantes.

 

Hay unas pocas cosas que creemos necesitar y que en cambio nos amargan la vida. Con el tiempo podemos contaminar, y me temo que lo haremos, también con la diversidad. Solo con juntar muchas cosas, podemos llegar al punto en que contaminaremos el sistema simplemente con la diversidad.

 

El petróleo [la gasolina] es un recurso que ha creado desorden en la sociedad occidental. No consigo recordar cuando alguien utilizó productivamente un galón [N.d.T: 4,5 l.] de gasolina. Se usa casi toda para finalidades no

 

productivas. Una vez utilicé más o menos un litro para destruir un nido de hormigas toro a las cuales soy alérgico. Para mí

 

personalmente eso fue productivo. Tampoco conozco ningún caso en la economía basada en el tractor en el que una

 

maquina produzca más energía de la que utiliza. Se tiene que extraer el petróleo del suelo, se tiene que refinar, se tiene

 

que enviar por barco. Sostenéis que el petróleo es el combustible del avión en el que viajé para llegar hasta aquí. Es

 

cierto. Pero vine aquí para que vosotros no tengáis que viajar allá. Es cierto que el petróleo tiene algunos usos actuales –

 

a los que yo llamo compensativos. Pero la utilización de la gasolina, por lo general, ha tenido como resultado un

 

desorden terrible, que alcanza hasta el corazón de la estructura social.

 

El caos es realmente lo contrario de la armonía. Representa el individualismo y la competición conflictivos.

 

Cuando todo está sumergido en el caos, si hay dos o tres personas que van en una dirección, estas tienen que arrasar

 

para poder seguir ya que todo lo demás se está viniendo abajo. Así que tal vez ganemos; quizás estemos a punto de

 

cazar una oportunidad histórica.

 

Cuando diseñamos, me preocupo de lo que hacemos. Nuestro trabajo tiene dos aspectos: recomendar solo

 

aquellas energías que sean productivas, inocuas e intentar incorporar la armonía en la organización funcional, recoger las

 

piezas y crear un orden armonioso.

 

No deberíamos confundir el orden por la prolijidad. La prolijidad se da si tenemos el lobo frontal del cerebro

 

dañado. Te haces muy prolijo. La prolijidad es un síntoma de daño cerebral. La creatividad por otra parte, es sintomática

 

de un cerebro en muy buen estado y es desordenada. La tolerancia para el desorden es una de las pocas señales de

 

salud en la vida. Si eres capaz de tolerar el desorden, probablemente estás sano. La creatividad raramente es ordenada.
19/07/2006 22:23 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

James Lovelock y el Espejismo Nuclear:

20060719221829-nuke.jpg 

La Piedra Filosofal de la Energía
Si no dan respuesta a estos interrogantes, lo único que hacen, los que como Lovelock afirman tener la piedra filosofal del problema energético, es confundir a la sociedad y hacer recaer sobre quienes mejor conocen el problema y saben que no hay soluciones mágicas, la responsabilidad de la desesperada situación a la que ellos mismos nos abocan. Todos somos conscientes del peligro que representan las crecientes emisiones de CO2 para el equilibrio termodinámico del planeta, y de la necesidad de pasar a otros modelos energéticos sostenibles. Incluso algunos podríamos llegar a aceptar que la energía nuclear [usada con prudencia] tenga que jugar cierto papel en la etapa de transición hacia este nuevo modelo. Pero lo que no podemos aceptar es que se pretenda que todo puede seguir igual y que se utilice el espejismo nuclear para retrasar, y por tanto hacer más penoso todavía, lo inevitable: la demolición del fetiche del crecimiento económico y demográfico, y la transición hacia fuentes de energía y modos de vida realmente sostenibles.

Notas


[1] http://argument.independent.co.uk/commentators/story.jsp?story=524230

[2] http://www.elpais.es/articuloCompleto.html?d_date=&xref=20040620elpepiopi_7&type=Tes&anchor=elpepiopi

[3] http://www.ecolo.org/lovelock/loveprefaceen.htm

[4] Los entrecomillados son citas textuales, bien del artículo de El País, bien del prefacio al libro de Bruno Comby.

[5] David Goodstein, Out of Gas: The End of the Age of Oil, W.W. Norton & Co., 2004.
19/07/2006 22:18 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Los retos energéticos del SXXI

20060719221701-cdp.jpg 
El Protocolo de Uppsala: una solución civilizada al cénit del petróleo
 
CONSIDERANDO que el curso de la historia ha registrado un ritmo creciente de cambio y que como consecuencia del mismo la demanda de energía ha crecido rápidamente desde el inicio de la Revolución Industrial hace ahora aproximadamente 200 años;
CONSIDERANDO que la energía requerida se ha obtenido principalmente del carbón y del petróleo que son recursos casualmente formados en el pasado geológico y que están inevitablemente sujetos a un proceso de agotamiento;
CONSIDERANDO que el petróleo proporciona el 90 por ciento del combustible
utilizado en el transporte, elemento clave del comercio, y que juega también un papel fundamental en la agricultura y por tanto en la alimentación de una población en crecimiento;
CONSIDERANDO que el petróleo, por razones geológicas bien conocidas, se encuentra desigualmente distribuido en el Planeta y en su mayor parte concentrado en cinco países que rodean el Golfo Pérsico;
CONSIDERANDO que todas las principales regiones productivas han sido identificadas en base a crecientes conocimientos geológicos y mediante el uso de avanzadas tecnologías, y siendo evidente que los descubrimientos
alcanzaron su punto máximo en la década de los 60;
CONSIDERANDO que el inicio del declive de este recurso crítico afecta a todos
los ámbitos de la vida moderna y que por tanto tiene importantes implicaciones políticas y geopolíticas;
CONSIDERANDO que es urgente planificar una ordenada transición hacia la nueva situación, tomando anticipadamente medidas adecuadas para reducir el despilfarro energético, estimular la puesta en producción de energías substitutivas, y alargar la vida del petróleo que queda;
CONSIDERANDO que es aconsejable afrontar los retos que se nos presentan cooperativamente, atendiendo a la posibilidad de un cambio climático, a la estabilidad económica y financiera, y a las amenazas de conflictos derivados del acceso a estos recursos críticos.
SE PROPONE QUE:
1. Se convoque una convención de naciones para considerar este asunto, con vistas a conseguir un Acuerdo, con los siguientes objetivos:
a. Evitar lucrarse con la escasez, de forma que los precios del petróleo puedan mantener una relación razonable con los costes de producción.
b. Permitir a los países pobres realizar sus importaciones.
c. Evitar la desestabilización de los flujos financieros que surjan de los excesivos precios del petróleo.
d. Promover que los consumidores eviten el despilfarro.
e. Estimular el desarrollo de las energías alternativas.
2. Este Acuerdo tendrá las siguientes líneas generales:
a. Ningún país producirá petróleo más allá de su tasa actual de agotamiento, que se define en la producción anual como un porcentaje de la cantidad que se estima queda por producir.
b. Cada país importador reducirá sus importaciones para ajustarse a la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo
cualquier la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo producción local.
3. Se regularán detalladamente las definiciones de las diferentes la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo categorías de petróleo, sus exenciones y calificaciones y los
procedimientos científicos para la estimación de la Tasa de Agotamiento.
4. Los países signatarios cooperarán para proporcionar información sobre la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo sus reservas, permitiendo auditorías técnicas, de forma que se pueda la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo determinar con precisión la Tasa de Agotamiento.
5. Los países signatarios tendrán el derecho a apelar la valoración de su la Tasa Mundial de Agotamiento, deduciendo Tasa de Agotamiento si cambian las circunstancias.
 
AEREN, la Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos, es una asociación sin ánimo de lucro que tiene como fin principal el estudio y análisis de la Tasa Mundial de Agotamiento, así como la divulgación de la llegada al cenit y el posterior agotamiento de los recursos energéticos fósiles, así como el estudio de las posibles alternativas viables para, la sustitución de los mismos. AEREN está constituida por ciudadanos que
reconocemos que hemos construido una sociedad, una economía y una cultura basadas en el consumo desmesurado de recursos fósiles, y que nos adentramos ahora en una época en qué la disponibilidad de estos recursos se acerca a su límite natural. Por eso queremos participar en el debate social democrático para ayudar a establecer políticas de transición energética.
AEREN es el representante en el estado español de ASPO (Association for the
Study of Peak Oil). Podéis encontrar más información y podéis colaborar con
AEREN si visitáis www.crisisenergetica.org.
19/07/2006 22:17 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

Cementerio de automóviles

20060719221504-co2.jpg

Cada año en España se dan de baja 1.300.000 vehículos, casi todos vehículos particulares. Un automóvil de 1 T genera 800 kg de chatarra de promedio. En total, hay más de tres cuartos de millón de toneladas de metales retorcidos y oxidados procedentes del desguace de coches. A ellos se suman 800.000 T de piezas desechadas o usadas y 300.000 T de neumáticos (no contamos varios miles de T “evaporadas” de goma al frenar en las carreteras, que pasan a la atmósfera contribuyendo a la contaminación general).

Los aceites de coches son peligrosos, pues un solo litro puede polucionar muchs metros cúbicos de agua subterránea. El ácido de las baterías puede producir lesiones graves si no se manipula adecuadamente, y no se puede dejar en cualquier parte por esa misma capacidad corrosiva.

No todos los conductores dejan sus autos viejos en una chatarrería; algunos abandonan sus juguetes viejos en plena calle o en un camino cualquiera. Estos coches abandonados se convierten en focos de contaminación química y biológica (hay que ver la de bichos que encuentran acomodo en una carrocería abandonada). A veces algunos los incendian para divertirse; pero en todo caso acaban como basura rodante, hasta que la grúa municipal se los lleva misericordiosamente.

En toda la UE se generan cada año 8 ó 9 millones de toneladas de restos de automóviles.

En todo el Estado español hay más de 3.500 cementerios de coches, en condiciones un tanto lamentables. No son raros los incendios accidentales y provocados en estos recintos apocalípticos que parecen el escenario de una imitación de serie Z de “Mad Max”.

Recientemente se ha pretendido convertir estos monumentos al auto caído en modernas instalaciones en las que se desguaza “científicamente” y se reaprovecha lo aprovechable de los despojos rodantes, pero aún es pronto para calificar la iniciativa como un éxito.

Hay que recordar que reciclar totalmente un coche no es fácil; supone un gasto económico y energético. Sólo algunas piezas son reutilizables (faros, radiadores...); otras se reciclan con cierto gasto de energía (aceites, plásticos). Separar la chatarra aprovechable para fundiciones requiere un complejo proceso de separación, primero de elementos no metálicos, y luego de metales ferrosos y no ferrosos.
19/07/2006 22:15 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Acerca de la exacerbación del conflicto araboisraelí

20060719221136-tensiones.jpgDesechando las interpretaciones sesgadas, tanto de la izquierda proárabe (y poco crítica con ciertos aspectos de la “lucha armada”) como de los mass media occidentales (proisraelíes hasta extremos grotescos), sobre todo en EE.UU., podemos contemplar el asunto de los ataques contra los palestinos y libaneses desde una óptica más amplia y menos sectaria.
Llama la atención la facilidad con que el ejército israelí encuentra enseguida pretextos para sus habituales masacres contra los palestinos y ahora los libaneses. No deja de ser cómico (de un humor muy negro) que se autodenominen “Fuerzas de Autodefensa” cuando siempre hacen los ataques más contundentes contra enemigos mal armados que sólo aspiran a inmolarse o “secuestrar” al algún judío incauto (Nota: ¿Por qué Hezbolá secuestra soldados, y los israelíes “detienen” a civiles de forma expeditiva? O son secuestros todos o son prisioneros de una guerra no declarada).
No es la primera vez que Hezbolá (verdadero ejército oficioso del Líbano, y no esos “terroristas” zarrapastrosos que se imaginan los mass media occidentales) ataca a los israelíes y se los llevan prisioneros. Hezbolá es un grupo más bien moderado en sus actos comparado con Al Qaeda y Hamás, y es el único movimiento violento islámico que se ha burlado de Israel en varias ocasiones sin recibir grandes daños en sus cuadros.
Puede que sus actos no nos gusten a los pacíficos europeos (sentados sobre montañas de sangre ajena), pero dentro de lo que cabe son lo menos malo del mundo árabe.
La respuesta ha sido desproporcionada desde un punto de vista militar (no moralista ni antisemita), machacar un país con aviación casi inexistente con graves efectos sobre la población civil (que falsimedia ha maquillado presentando la falsa contrapartida de los daños civiles “equivalentes” en los civiles judíos. Quizás sea que la vida de un israelí valga más que la de 100 libaneses...
No podemos limitarnos a constatar una vez más cuán malvados son los hebreos y cuán sufrientes y bravos son los árabes. Eso se lo dejamos a la izquierda progre y radical con su culto al victimismo árabe a modo de juego de espejos del sempiterno victimismo sionista.
Más allá del moralismo, tenemos que dejar constancia de que esta vez la supuesta victoria israelí (cantada tanto por sionistas como antisionistas) si es que existe, resulta pírrica.
Salvo para los más fanáticos sionistas, la barbarie de los bombardeos indiscriminados contra Líbano ha roto el mito de la pequeña nación rodeada de bárbaros que puede con ellos. Ahora David es Goliat. Se intenta colar de nuevo el cuento de la guerra entre civilizaciones, cuando resulta que buena parte de los libaneses son cristianos (no se oyen ahora los berridos a favor de la defensa del mundo cristiano, qué raro). Estos cristianos podrían excusar al “amigo” israelí que les “ayudó” en el pasado echadno las culpas a Hezbolá, pero si lo hacen serán muy necios: la invasión/destrucción de su país es un mal mucho mayor que la presencia de ciertos grupos llamados “terroristas” por los terroristas de estado.
 La existencia de emisoras árabes tipo Al Yasira, o el Internet, dan al público menos lerdo la posibilidad de ver la situación del lado de los “malos”. Por desgracia, escasean los análisis inteligentes más allá del evidente rastro de muerte y destrucción dejado por las “fuerzas defensivas” israelíes. Parecería que la izquierda europea quisiese mantener, como la derecha prosionista, la ilusión del Gólem israelí, monstruo invulnerable a modo de coco del mundo árabe. No es así, los israelíes han cometido bastante errores en sus razzias contra el Líbano.
El objetivo escogido desde el punto de vista estratégico, es una provocación muy meditada, pero no les ha salido bien a la hora de la verdad.
Machacando a los libaneses se esperaban los sionistas que Siria fuese a “echar una mano” al “hermano árabe” involucrándose activamente en los combates. Pero mira por dónde los sirios no han picado el anzuelo y simplemente se han quejado. Tampoco Irán ha hecho otra cosa que proferir los insultos antisemitas de siempre: el presidente y los ayatolas son fanáticos pero no tontos.
Israel, como miembro de honor del bloque anglosajón, ha puesto en escena la representación de la escalada militar que desemboca en la “percepción real” de una amenaza para la “democracia única y perfecta” del Oriente. Tales amenazas serían Siria, en primer lugar, e Irán (esto añadido al MacGuffin de las supuestas bombas atómicas y al uranio enriquecido).
El guión de semejante película de terror sería: terroristas malos secuestran/atacan a pacíficos soldados israelíes; los “buenos” de “defienden” atacando el Líbano (nido de terroristas, a pesar de su vacilante sistema democrático). Pero el pobrecito país rodeado de barbudos malvados se las ve entonces con el ejército sirio y/o con comandos infiltrados desde Irán, por lo cual se ve “forzado” a terminar con la amenaza lanzando una “justa” represalia contra el dúo del “Eje del Mal”, en su versión islámica (no van a decir que Corea del Norte les ataca, sería poco creíble hasta para esta película de serie Z). En más o menos tiempo, este ambiente de escalada forzada llevaría al deseado correctivo democratizador contra los sirios e iraníes, en forma de gallarda carga de la aviación israelí (con o sin los socios de EE.UU.) soltando todo el armamento posible y escapando con cero bajas propias.
La película parece que no se estrenará, o más bien se va a hace otro guión en un futuro próximo. El guión actual es poco inteligente, hasta para la decrépita imaginación de Hollywood. Es un “remake” de películas anteriores, muy poco original, adaptado a las circunstancias actuales de tensión internacional.
Tampoco en el aspecto táctico ha sido una ofensiva muy inteligente (esto va contra el mito de la “inteligencia hebrea”, tan querido por sionistas y antisemitas). Hezbolá no ha sufrido por lo que se ve grandes daños, lo ha demostrado con su lanzamiento de pepinos Katiusha con casi total impunidad sobre la misma ciudad de Haifa durante bastantes días, con una efectividad mortífera insospechada en esos cachivaches “anticuados”.
El cuento del Israel invulnerable cae, una vez más, por obra de los paramilitares chiítas libaneses y sus “ridículos” misiles (a más de uno en el Norte de Israel se le habrá helado la risita).
Ya pueden contarnos maravillas de los “infalibles” misiles Patriot (de escasa efectividad en campos de batalla reales que no sean los de la CNN).
El lanzamiento de un presunto misil contra un navío de guerra hebreo (impacto directo y varios muertos) ha dejado en evidencia también que la impunidad naval israelí es más que dudosa ante enemigos armados con armas de cierta tecnología. En un alarde de oportunismo patético, los sionistas han afirmado primero que era una mentira de la propaganda árabe, para luego tener que admitir el descalabro...señalando a Irán como fabricante del pepino. ¡Qué poca originalidad! [Nota: hay quien afirma que no fue  un misil comprado en rebjas en el mercado armamentístico, sino un kamikaze aéreo. El caso es que el Goliat naval de alta tecnología fue tocado]
El único triunfo de ese estado militarizado con ínfulas mesiánicas llamado “Israel” ha sido derrumbar lo construido en el Líbano tras la ominosa guerra civil de décadas pasadas. Una manera expeditiva de acabar con un competidor turístico. Pero ay, es un triunfo pírrico, porque de aquí en adelante la crispación y el mantenimiento de la vilencia no harán mucho bien al turismo a Tierra Santa. Salvo los fanáticos cristianos “renacidos” y los sionistas de salón made in USA, pocos se arriesgarán a dejarse ver por ahí.
Mientras tanto, los sirios seguirán a lo suyo, a resistir una posible agresión de su “pequeño” vecino, y a apoyar de forma discreta la escasa resistencia libanesa (estatal) a las razzias hebreas. Irán, por su parte, sigue con su programa nuclear al mismo ritmo lento pero seguro con que compra grandes contingentes de armamento ruso al “padrino” Putin, que por cierto ha estado muy atento al desarrollo de esta crisis prefabricada por la entidad estatal que usa un nombre bíblico para “santificar” todas sus acciones.
De esta mala película de serie Z que se han montado los sionistas palanganeros y sicarios podemos extraer diversas conclusiones interesantes:

- La capacidad de maniobra política israelí es nula. Cada vez debe utilizar más violencia y terror para prolongar sus objetivos estratégicos. A saber: ocupación de tierras expulsando a sus habitantes palestinos y eliminación de vecinos competitivos. Se mire por donde se mira y a pesar de las terribles consecuencias para los palestinos y libaneses, es un auténtico ejercicio de debilidad (esto vale tanto para USA como para Israel).
-         el dominio mediático del anglosionismo se debilita cada vez más, ya no les vale ni siquiera echar mano del holocausto y del antisemitismo europeo de hace 60 años, porque las imágenes de árabes mutilados y gente aterrorizada en Líbano escapa a sus lacayunos medios internacionales(Nota: otra cosa es que ciertos grupos islámicos nada recomendables hagan propaganda con esas muertes).

- La cacareada superioridad militar israelí se fundamenta, como sospechábamos, en su enfrentamiento a ejércitos inferiores o milicianos armados con fusiles. Hay un hecho tremendo y significativo: la corbeta alcanzada por el misil chino era la joya de la corona israelí, un navío antibuque especializado precisamente en la detección de misiles. Es un siniestro total y un presagio inquietante para posteriores aventuras. Otro asunto curioso es la incapacidad de las baterías Patriot para repeler los ataques de misiles antidiluvianos disparados por Hezbollah. Es evidente que Irán les podría hacer un daño muy gordo a pesar de su inferioridad militar.

- El sempiterno debate de quién influye en quién respecto a la política USA e israelí, parece que da la razón a los que creen que el lobby judío-sionista marca el minuto de las aventuras decadentes de EE.UU. Al fin y al cabo, el gobierno pro-norteamericano que gobierna Líbano está siendo destruido y vapuleado por Israel como si fuese una escoria institucional !y eso que son amiguetes de los mandamases teóricos!

- La curiosa comunidad internacional (en realidad, los cuatro países de siempre) se ha puesto de lado de Israel sin fisuras y actua haciendo el clásico papel de poli bueno. El juego es tan bochornoso que se puede afirmar sin duda que la suerte de Oriente Medio depende de la guerrilla iraquí (no la basura de terroristas importados por Israel y USA que matan a sus propios ciudadanos) y de guerrilleros de Hezbollah. Sospecho que tras los bombardeos su poder será aún más grande.

Algo curiosa es la cháchara israelí. Acusan a Siria e Irán y atacan Líbano. Dicen que quieren acabar con Hezbollah y atacan al ejército libanés en el norte. Está claro que Israel está atacando lo que puede. No lo que quiere. El ataque al Líbano ha sido una cobardía, a pesar de las declaraciones de “bravura” del estado sionista.

Los bravucones tienen algún problemilla para atacar a Siria que, según ellos, es la "inspiradora" y responsable última. Su intención es destruir Libano y de allí dar un saltito que les permita arrasar Damasco. Pero nótese que Siria es en teoría un país mucho más débil militarmente que la “democracia única” del Oriente Próximo, lo cual dice mucho acerca del juego de sombras en que se basa el “poder militar”; más que las bombas, es la propaganda la que magnifica y mantiene el mito del Israel invencible, a modo de caricatura grotesca de las historias bíblicas.
Para terminar, el estado sionista está en un declive moral de gran alcance. La base de esta podredumbre ética es que Israel no reconoce otra víctima a sus abusos que los propios hebreos sionistas (porque los judíos no sionistas son “malos” judíos).Precisamente una obsesión muy judía durante siglos ha sido la cuestión moral...y ahora el estado sionista destruye una tradición de moralistas coherentes (moralismo en el buen sentido) por rendir culto a una razón de estado desquiciada.
La víctima es negada y convertida luego en verdugo de su victimario, que se convierte en víctima en esta paranoia subvencionada. El dolor palestino es ignorado. Como dijo Golda Meir: no existen. Y siguen al pié de la letra esa política (algunos de sus pueblos ni siquiera figuran en sus mapas). Las concomitancias con el régimen nazi son obvias. La vida de un judío sionista hecho prisionero (¿secuestrado?) vale la de cientos de libaneses asesinados.
Que se haya criticado tan injustamente la película de Spielberg sobre Munich (a pesar de que da una imagen terrorífica del mundo árabe), dice mucho acerca de la bajeza moral de la entidad sionista y la mayoría de sus ciudadanos.
Una vez eliminados los críticos judíos del Estado de Israel, sionista y racista, y convertida la industria del Holocausto (nacida como muy bien apuntó Norman Ficklestein a partir de 1967, justo cuando la administración norteamericana observa un filón en su novedoso aliado palanganero) en mito de obligada creencia por el buen occidental;  solo quedan algunos francotiradores intelectuales a los cuales ni Dios les hace caso.
En un contexto de guerra total, si fuese un israelí con un resto de ética, temería casi más al nihilismo implícito del estado que me “protege” que a los locos-bomba árabes. Es más, cualquier israelí con una pizca de conciencia y preocupación por el futuro debería estar empezando a hacer las maletas y recomenzar la Diáspora.
19/07/2006 22:11 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

22/07/2006

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060722191401-preparacion.jpg“La prolijidad es un síntoma de daño cerebral.”

 

El jardín británico es una señal extraordinaria de prolijidad y desorden funcional. Se puede medir fácilmente, pero no produce mucho. Lo que queremos es desorden creativo. Lo repito, no es importante el número de elementos que haya dentro de un sistema sino el nivel de organización funcional de esos elementos – las funciones beneficiosas. El Rendimiento es la suma de las energías útiles acumuladas. Es la suma de las energías conservadas y producidas en los sistemas. Nunca es solo el rendimiento producido, no son los quilos de tomates o de pescado o de bellotas - que representa la manera más habitual de las personas de medir el rendimiento – sino que es la suma de la energía contenida en contenedores utilizables. El rendimiento depende del diseño y es teóricamente ilimitado. Esto es, nunca he conocido un sistema en el cual no se pueda aumentar el rendimiento mejorando el diseño.

 

Tal como el diseño depende de nuestra comprensión del sistema, también el rendimiento depende de nuestro grado de comprensión de las cosas. Es el intelecto el que decide todas las cosas más que cualquier factor extrínseco. No tengo muy claro que es el intelecto. Lo defino como nuestra habilidad de comprensión, la cual puede que no sea intelectual sino empática. La diversidad aumenta entre la fuente y el sumidero: es posible que aumenten los acumuladores de energía y la complejidad organizativa. Nuestro trabajo consiste en convertir esas pausas en el cambio constante entre algunas de esas categorías en recursos útiles. El número y la variedad de especies de un sistema que pueden sobrevivir conjuntamente dependen del número de nichos existentes. Es el hoyo del pájaro carpintero dentro del bosque.

 

Ahora, una vez más, el número de nichos en un sistema depende del diseño del mismo. Así que ahora llegamos al caso práctico. En situaciones en las cuales debería haber una saturación de especies y de rendimientos, podemos hacer una gran diferencia con solo ver dónde podemos crear más espacio, a menudo mediante acciones muy pequeñas [Después de averiguar primero en que lugares existen nichos sin llenar, espacios vacíos y rellenándolos. Mas en concreto, los ecosistemas templados a menudo son incompletos. –DH]. El número de pares de palomas reproduciéndose en un acantilado, depende del número de salientes del mismo. Aumentar las salientes es fácil. A menudo lo que mantiene una productividad baja, no es el factor básico de alimentación. De hecho los límites alimenticios son cosas muy raras de alcanzar. Es algún otro factor no relacionado con la alimentación. Hay toneladas de comida [bellotas] alrededor de este medio ambiente [Wilton, New hampshire] sin que nada se la coma. Lo que debemos hacer es ver cómo funcionan ahí las cosas y cómo funcionan elementos diferentes.

 

La sabiduría de las tribus señala que uno debería solamente hacer aquellos actos que sean necesarios y que los actos innecesarios tienden a ser muy destructivos. El resto sigue su curso. Así se disculpan por lo que tienen que hacer y lo hacen; pero entre ellos no se ve a la gente haciendo cosas innecesarias.

 

En alguna época alrededor de 1952, tuve una casa en el bosque, y pensé, como una cosa experimental que no talaría un árbol a menos que no fuese necesario. Nunca tuve que hacerlo, pero también se podría vivir en el bosque talando árboles. Desgraciadamente si se tiene dinero, es difícil no hacerlo. Siempre estáis haciendo algo para deshaceros del dinero. Como el petróleo. A mi manera de ver, la mitología de las tribus, era una forma de enseñar a cuidar el medioambiente. Creo que estamos metidos en un juego más complicado del que habíamos pensado previamente.

 

Si se pone un pez y unas cuantas algas en un estanque, y una de esas algas es particularmente deliciosa, el pez devorará las algas más sabrosas hasta que se terminen. De esa manera los peces las perjudican. Entonces, las otras algas no apetecibles para el pez aumentan, controlando así al pez y dejándolo sin comida. El pez se come las algas y las algas destruyen al pez.

 

Dejamos al ganado pasearse por el paisaje, y el paisaje responde. El ganado perjudica a sus plantas favoritas y estimula la producción de plantas que no les gustan. Eso cierra el paisaje al ganado. Algunas de esas plantas son venenosas para el ganado. Esto es lo que se observa una y otra vez, que el paisaje responde.

 

Hay una reacción dentro de los paisajes que hacía las cosas dañinas. No sé como ésta funciona en contra de una de esas maquinas a carbón que se mastican la tierra, pero probablemente debe tener una respuesta a largo plazo, la cual puede ser lluvia ácida. Así que no se puede empujar algo sin recibir un empujón como reacción. Pensamos en términos de la física mecánica, la cual dice que cada acción tiene una reacción igual y opuesta. Pero los chinos dicen "No, eso no es verdad”. Si pateas a un sistema vivo, os devolverá la patada más fuerte. "A menudo la reacción es injustamente opresiva. Ustedes pueden, simplemente empujar a alguien fuera de la puerta; y esa persona regresará con una horca y no precisamente para empujar; sino listo para clavárosla".

 

Ahora bien, hay diferentes tipos de actos. Existen actos necesarios y actos dañinos. Pero existen también actos benéficos. Y eso da otra hipótesis: que probablemente se pueden obtener más cosas buenas de las que nos proporciona el diseño. Y esto también parece ser verdad. Lo que ha pasado probablemente, desde el principio de un sistema diseñadoconscientemente, es que cuando ponemos 3 elementos en conjunción, funcionando en armonía, se obtienen otros resultados benéficos que nosotros no habíamos diseñado. Y eso ha sucedido casi sin excepción.

 

Esto es algo que no se nos enseña, que al haber hecho una cosa correctamente, esta continúa y seguirá produciendo muchas otras cosas por sí misma. Así que parece que hay algo pasando allí fuera que nos cuesta de analizar. Alguna vez se realiza una pequeña acción simple y directa pensando que será beneficial y descubres, si te apartas, la observas y la dejas en paz, que continuará y quizás te de otros 10 beneficios sobre los cuales no habías contado. Después, si lo observas de cerca, a pesar de haberlo hecho por una razón sola muy bien pensada, te das cuenta de que después de hacerlo había 12 o 15 razones más para hacerlo. Creo que todos conocemos ejemplos como estos. Cuando alguien instala el invernadero en la fachada de la casa, en lugar de colocarla allí fuera al sol, puede que lo haya hecho por una única razón, calentar la casa quizás, o para que resulte más fácil cuidarlo. Pero entonces de ello, surgieron muchas otras cosas buenas.
22/07/2006 19:18 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

Opa, vi hazé un corral

20060722190929-varia.jpg

La canción del verano (o aspirante a ello) la canta un tipo de pueblo, andaluz, que quiere montarse un corral para criar animales.

¡Viva el Koala! ¡Viva el ruralismo irredento! Demasiadas veces, el mundo rural se ha convertido en pasatiempo light de yupis metidos a ecologistas o de neojipis plastas y/o sectarios del vegetarianismo. (no estamos contra todos los vegetarianos, sino contra los dogmáticos curiles que pretenden que todo el mundo sea como ellos, por motivos ideológicos tirando a totalitarios).

Pues nada, aunque sea para dar dinero a la SGAE, que viva el ruralismo irredento.

Nosotros si podeos también nos montaremos un corral con gallinitas y cerditos.

http://www.el-koala.com/
22/07/2006 19:09 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 1 comentario.

25/07/2006

Defensa civil en Suiza: demasiado 'perfecta' para tomársela en serio

20060725194713-varia.jpg

Con la Ley de obras de protección de 1963  se reguló por primera vez las obligaciones de los constructores privados y los municipios en materia de construcción de refugios antinucleares (Schutzräume). La ley es consecuencia lógica de la ley general sobre la protección civil del 1962. En los pequeños municipios no es necesario mantener una organización de protección civil y refugios colectivos. Es competencia de los cantones el decidir si algunos municipios pueden fusionarse o no para ahorrar.

 

La construcción de obras obligatorias abarca desde los refugios privados y los comunitarios hasta los hospitales y refugios públicos en centros importantes. En el caso de los propietarios de vivienda solamente deberían construir refugios en edificios nuevos o en casos de reformas importantes. En el de hospitales, se trata de añadirles hospitales de socorro bajo tierra. En los municipios sin hospitales se trata de la instalar puestos de socorro bajo tierra, siempre en función del tamaño del municipio . Desde el punto de vista de la financiación, se preveía que las subvenciones federales, cantonales y municipales, cubrieran como mínimo el 70 por ciento de los costes de construcción, con la limitación impuesta por el Estado de que el coste de la instalación de protección civil no superara el 5 por ciento del coste total de la nueva obra. El mantenimiento corre a cargo del propietario. A este respecto, merece destacarse el reconocimiento de la capacidad de expropiar, que implica el reconocimiento de la protección civil como una función de importancia nacional.

 

El decreto sobre construcción de obras de protección civil del 15.V.1964, señala que los refugios privados han de tener capacidad para refugiar a las personas que normalmente ocupan el edificio. Los refugios públicos han de poder acoger una cantidad de personas equivalente al promedio de las que frecuentan el lugar en cuestión. También se regula la conservación de reservas de alimentos básicos, agua, medicamentos y material sanitario.

 

Técnicamente, el decreto sobre las normas de eficacia de las obras de protección civil del 11.VIII.1976 proporciona más información y señala que "la protección debe ser eficaz contra los efectos de las armas modernas, especialmente las armas atómicas, clásicas, químicas y biológicas."  Generalmente el objetivo es de alcanzar una protección que "garantice la supervivencia de los ocupantes a una distancia, contada desde el centro de la explosión de un arma atómica, donde la presión atmosférica ha caído a 1 bar; asegure la protección contra los efectos de armas clásicas cuando el punto de impacto esté cerca de la obra; comporte un sistema de ventilación forzada y una filtración contra la penetración de sustancias químicas y agentes de combate biológicos."

 

En el caso de los hospitales y puestos de mando de la protección civil se aplican los mismos criterios, salvo el de la presión a resistir que aumenta a 3 bars . Este último ejemplo puede llevar a cuestionar la diferencia de criterios empleados para la protección de la población "normal" y la de unos mandos privilegiados.

 

En la revisión parcial de la ley federal sobre la protección civil, del 7.X.1977, no hay cambios en lo que se refiere a las obras de protección civil. La revisión establece sobre todo las funciones del personal de protección civil. En lo que se refiere al propietario, sólo se añade que su responsabilidad es la de conseguir los materiales para instalar en los refugios .

 

 

Las normas sobre las construcción de obras de protección civil de 1978

 

El decreto de 1978 representa la revisión total de la de la ley de 1963. En él cabe destacar sobre todo el artículo 3 sobre el número de plazas protegidas que deberían ser construidas en cada tipo de edificio:

 

"- casa normal o de vacaciones: 1 plaza protegida por cada habitación

- hospitales y hospicios: 1 plaza protegida por cada cama

- hoteles: 2 plazas por cada 3 camas

- restaurantes, locales de ocio (cines, teatros, etc.), escuelas, locales de reuniones: 2 - plazas protegidas por cada 3 plazas

- iglesias y edificios destinados al culto: 1 plaza protegida por cada 2 plazas

- oficinas y edificios de la administración, industrias, fábricas, talleres: 2 plazas protegidas por cada 3 puestos de trabajo

- establecimientos de venta al público: 1 plaza protegida por cada 20m2 de superficie total

- almacenes, edificios de exposiciones permanentes o de ferias: 1 plaza protegida por cada 150m2 de superficie total

 

Estas cifras se pueden reducir en un 50 por ciento en el caso de que haya un número suficiente de plazas permanentes en viviendas en un perímetro de un kilómetro."

 

Según esta ley, el gobierno federal puede dispensar a edificios aislados o en zona de alto peligro de la obligación de construir obras de protección civil, en cuyo caso el propietario está obligado a pagar el importe de una plaza en un refugio colectivo del municipio. La subvención para la construcción de obras es la misma que en la ley de 1963. Llama la atención el hecho de que en caso de incumplimiento de la obligación de construcción de refugios, los cantones están facultados para llevarlas a cabo a costa del propietario. Por lo menos a partir de este decreto se admite la utilización de instalaciones de protección civil para otros fines, siempre que se puedan adecuar para desempeñar sus funciones propias en del plazo de 24 horas, con excepción de las instalaciones de los hospitales que no pueden ser modificadas .

 

Con el fin de reducir las obras de protección civil privadas, el gobierno dejó de subvencionarlas en 1980, lo que favoreció la realización de obras centralizadas por los municipios, que son más controlables y suponen un ahorro en las inversiones. La cantidad ahorrada por el constructor privado será reinvertida en la adquisición obligatoria de plazas en refugios colectivos de los municipios. Pero a pesar de esta compra obligatoria, aún sale más barato la compra de una plaza construida por el municipio. A través de este ejemplo se ve claramente cómo se produce la distribución de competencias entre el Estado Federal, los cantones y los municipios.

 

En la legislación de 1995 sobre las construcción de obras de protección civil, que está todavía en vigor, se modifican las porcentajes de plazas protegidas obligatorias por edificio. La nueva normativa establece lo siguiente:

 

"- casas normales y de vacaciones: 1 plaza protegida por cada habitación habitable (hasta 9 habitaciones), 2 plazas protegidas por cada 3 habitaciones habitables (a partir de 10 habitaciones, pero con mínimo de 9 plazas protegidas)

- hospitales y asilos: 2 plazas protegidas por cada 3 habitaciones habitables

- restaurantes, hoteles, escuelas, colonias, locales de instrucción, de reuniones y de ocio, iglesias y edificios de culto: 1 plaza protegida por cada 60m2 de superficie total por piso

- oficinas, edificios de la administración, pequeñas tiendas y grandes superficies comerciales: 1 plaza protegida por cada 60m2 de superficie total por piso

- empresas, industrias y talleres: 1 plaza protegida por cada 200m2 de superficie total por piso

- almacenes, edificios de exposiciones permanentes o de ferias: 1 plaza protegida por cada 400m2 de superficie total por piso."

 
Se observa, pues, que hay una ligera disminución de plazas por edificio, lo que quizás se deba a una exagerada construcción durante los años setenta y ochenta. En esta ley se suspenden también las subvenciones del Estado a los particulares y la posibilidad de comprar plazas en refugios colectivos. Por lo demás, la ley no introduce ningún otro cambio importante en el apartado de las construcción de obras de protección civil.
25/07/2006 19:48 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 3 comentarios.

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060725194355-preparacion.jpgNo estamos muy seguros de lo que están haciendo, pero los grupos aborígenes andan por ahí limpiando su país sin hacerse notar. Son muy reservados con respecto a lo que hacen, pero están llevando a cabo pequeños arreglos en el campo. Tienen que realizar una pequeña ceremonia para mantener los manantiales fluyendo en un lugar de la montaña.

 

Nosotros nos burlamos de ellos. Sabemos que esos manantiales fluirán con o sin sus ceremonias. Pero si les quitamos sus religiones los manantiales pararán de fluir. Ustedes no les explican conceptos avanzados a los idiotas. De cualquier forma ellos no nos dirán mucho acerca de lo que ellos saben. Supongo que les preocupa lo que podríamos hacer con esa información.

 

Así que aquí tenemos otra forma totalmente nueva de pensar acerca de las cosas, que creo que encontraríamos más productiva, porque es una manera útil de resumir muchas cosas. Se pueden extraer de ellas principios si se quiere.

 

Uno de ellos es "Cada cosa funciona en dos sentidos". Otro es “Si haces algo correctamente, ello producirá por si mismo muchas más cosas correctas”.

 

Ahora podemos debatir si empezamos por los principios y vamos hacia el mundo real, o (como trato de proceder) vamos al mundo real y llegamos a los principios. ¿Nos fijamos en lo que esta pasando realmente y nos sentamos bajo un árbol a pensar: “pues algo esta pasando aquí.? O, empezamos por ir a la naturaleza, tratamos de entender qué esta pasando y entonces nos dirigimos al huerto? Tenemos esta duda sobre como proceder: ir de la filosofía al huerto o del huerto a la filosofía. Pienso que hay gente desplazándose en ambas direcciones, gente procediendo de lo abstracto hacia el huerto y gente procediendo del huerto hacia lo abstracto. La mayoría de nosotros esta saliendo del huerto y se dirige hacia la filosofía; unos pocos han llegado hasta el templo y están bajando al huerto.

 

Pensando, una vez más, en nuestra enseñanza general y especialmente en la enseñanza primaria, que nos están enseñando una gran cantidad de cosas sobre fenómenos estáticos y datos interrelacionados sobre fenómenos particulares pero no nos enseñan los procesos interactivos, ni nada acerca de la resonancia de las cosas. El mundo real en el que vivimos se halla en un flujo constante. Las cosas están moviéndose constantemente hacia algún lugar. No existe algo como un cuadro tranquilo de un fenómeno natural. Todo está en marcha hacia otras fases. Pero enseñamos las cosas como si fueran una especie de verdades rígidas. Estamos bloqueados culturalmente. Y es así porque tenemos una cultura científica, tratamos de medirlo todo. Hay diferentes maneras de llegar a las cosas. Yo no sé manejar símbolos; algunos no saben manejar números; otros no saben manejar las dimensiones. Por eso es benéfico asociarse en grupos pequeños, solo para tratar de obtener enfoques diferentes sobre las mismas verdades, tratando de comprender los diferentes matices de la realidad. Esta dinámica no existe en la educación. Hay algo de que deberíamos hablar distndidamente. Hay un tipo de armonía que si pudiéramos atraparla, nos procuraría mucha comprensión, mucho control sobre los eventos. Nuestro trabajo consiste en poner las cosas en el lugar correcto y luego dejarlas a sí mismas. Pero para ponerlas en el lugar correcto, hemos de tener primero mucha información acerca de ellas. Cualquier cosa que estemos tratando de colocar, sea esto un edificio, un árbol, un animal, un camino, una estructura, o una persona; tenemos que conocer todo cuanto se pueda acerca de ello. Hemos de conocer sus funciones intrínsecas; cual es su función natural, que es lo que no puede hacer a menos de hacer por ser sí mismo y por tratarse de un ser viviente. Algunos animales y plantas deben reproducirse, y lo hacen en maneras diferentes. Después existen cosas que podemos clasificar como productos, sobre las cuales podemos estar interesados. Estos pueden ser de 2 ó 3 niveles o índole. Hay los que podríamos llamar rendimientos directos, por ejemplo: las gallinas ponen huevos. Luego quizás hay rendimientos que pueden ser derivados, secundarios o procesados. Por ej. el estiércol de las gallinas produce metano. Así tenemos que conocer cuales son los diferentes rendimientos.

 

También vale la pena conocer cómo funcionan los elementos. Tienen comportamientos, hacen cosas: se dan paseos o se balancean. Tienen propiedades. Reflectarán o no la luz. Poseen propiedades con relación a lo que son. Tienen un color, comportamientos, tienen todo un conjunto de interacciones comportamientos del tipo estímulosrespuesta. Los comportamientos también se dan a corto y largo plazo. A menudo nosotros también comentamos sobre el comportamiento a corto plazo de las cosas, lo cual no es como ellas se comportan en el largo plazo. Nuestra ciencia, particularmente la sicología, está muy afectada por no fijarse en el comportamiento a largo plazo.

 

Ahora, si supiéramos lo bastante, si tuviésemos suficiente información, entonces, para cada elemento del sistema, para cada entidad, se podrían crear listados de muchas de estas cosas. Y entonces podríamos hacer muchísimo uso de ellas en el diseño. Pero estas no son las cosas que están siendo listadas cono conocimiento acerca de las entidades. Ustedes pueden obtener conocimiento de casi cualquier cosa en relación con un árbol, excepto estos elementos. ¡Qué mala suerte! Se sabe muy poco sobre las propiedades de un árbol. En cuanto a sus rendimientos, puede que sea casi incognoscible. Una vez traté de averiguar cómo la gente utilizaba los nogales. Averigüe que existe un pueblo que basa toda su cultura en el nogal, otras culturas pueden basar su cultura sobre el bambú. Alternativamente puedes coger los nogales tal como son. Depende de ti.
25/07/2006 19:43 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

La matanza continuada

20060725193743-co2.jpg

Cada año mueren en el mundo más personas en accidentes automovilísticos que en todas las guerras juntas.

Se cree que la guerra civil española causó entre 300.000 y 500.000 muertos (no hay datos concluyentes). Los accidentes de circulación en España durante el siglo pasado (XX), sumados año tras año, dan una cifra de casi un millón, aproximadamente.

Hay muchas más probabilidades de fallecer atropellado por un coche que en un atentado terrorista.

Estados Unidos ha perdido muchos más varones jóvenes en accidentes que en las numerosas guerras que ha perpetrado su gobierno.

A principios del siglo XX, casi todos los mutilados e inválidos lo eran por heridas de guerra. En la actualidad, la mayoría de lesiones incapacitantes y mutilaciones que vemos en los hospitales son por accidentes de tránsito.

De cada 100 niños muertos en la UE, el 40% (más de 400 por un total de 1000) murieron en o por un automóvil. Nota: menores de 14 años.
25/07/2006 19:38 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

A la central de Garoña no le sienta bien el calor

20060725193223-nuke.jpg
 La central nuclear de Garoña debió ser parada y desenganchada de la red eléctrica en la madrugada de ayer al sobrecalentarse por deficiencias en su sistema de refrigeración. La explicación de la empresa explotadora, Nuclenor, fue que el bajo caudal del río Ebro y la alta temperatura del agua hicieron que no fuera posible refrigerar debidamente la central. Según fuentes de dicha empresa, esta parada no programada, lejos de alarmar a la ciudadanía, debiera servir para tranquilizarla, al comprobarse que los sistemas de alerta, previsión y seguridad funcionan debidamente. Sin embargo, lo ocurrido bien pudiera llevar también a pensar que la central nuclear de Garoña tiene un problema estructural e irresoluble, como es la dependencia de la toma directa de grandes cantidades de agua de un río para su funcionamiento ordinario. El problema, por tanto, no es el bajo caudal del Ebro ni las altas temperaturas de estas semanas, sino la existencia de una instalación obsoleta en un lugar inadecuado y fuera de la normativa actual.


En cualquier caso, a la hora de abordar la situación de la central nuclear de Garoña no es posible ya limitarse al análisis concreto de ésta o aquella incidencia, sino que debe hacerse un planteamiento global de su estado y funcionamiento. Es entonces cuando se comprueba que se trata de una central vieja. Esto supone, por un lado, que su tecnología está ya caduca, como puede observarse en el problema que ha producido esta parada. Pero, por otro lado, no hay que olvidar que a Garoña se le detectaron hace ya años problemas de corrosión interna, que están dando lugar a grietas, algunas de ellas situadas en lugares inaccesibles. Y éste es un mal que va a seguir empeorando inexorablemente, como se reconoce desde el propio Consejo de Seguridad Nuclear.


La existencia de un problema global requiere también de una solución global y ésta, en este momento, no puede ser otra que el cierre de la central nuclear, como reiteradamente han exigido ciudadanos e instituciones. La empresa explotadora hace tiempo que amortizó el capital invertido, y proponer, como ha hecho recientemente, ampliar la vida útil de la central hasta el año 2019 es un acto de codicia y de desprecio a la seguridad de cientos de miles de personas. En este punto hay que recordarle al Gobierno del PSOE su compromiso programático de «sustitución gradual de la energía nuclear por energías más seguras, más limpias y menos costosas». Pues bien, el cierre de Garoña no puede esperar más.


La central nuclear de Santa María de Garoña consta de un reactor de agua ligera en ebullición (BWR), de 1.381 MW de potencia térmica y 460 MW de potencia eléctrica. El suministrador del Sistema Nuclear de Suministro de Vapor es General Electric Co.

Se halla situada en el Valle de Tobalina (Burgos) a orillas del río Ebro.


Pertenece a la primera generación de centrales nucleares. Construida entre 1966 y 1970, entró en explotación comercial en mayo de 1971.

El reactor BWR es de ciclo sencillo y circulación forzada produciendo vapor, que alimenta directamente la turbina.


El refrigerante, agua ligera, entra por la parte inferior de la vasija ascendiendo y pasando a vapor. El combustible es dióxido de uranio ligeramente enriquecido.


El sistema de control consta de barras que contienen carburo de boro, accionadas hidráulicamente. Éstas penetran en el núcleo por su parte inferior.


La central consta de la contención primaria (pozo seco y cámara de relajación de presión), y contención secundaria (edificio del reactor).
 

La refrigeración externa es abierta al río Ebro, AGUAS ARRIBA de Logroño, Tudela y Zaragoza.

25/07/2006 19:32 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Cuando sube el oro...

20060725192658-tensiones.jpg

La cotización del oro es un magnífico termómetro de la situación política internacional. Cuando la economía va bien y la situación sociopolítica es más bien tranquila, anda bajo. Así lo estuvo a niveles históricos en los “felices” 90, hassta el punto de que se llegó a pensar entonces en el final del mercado del metal dorado.

En épocas de guerras mundiales, crisis y cracks, el oro sube y sube.

Lo curioso de la situación actual es que en teoría la economía va bien (¿de verdad va tan bien?), pero el oro anda solicitado. ¿Por qué? Porque la situación política está deteriorándose lentamente pero sin pausa. A esto se le suma el precio del crudo y otros problemas “menores” de la globalización.

Hacia noviembre del 2005 el precio del oro estaba a punto de perforar el techo de los 500 dólares por onza, el acontecimiento hizo sonar numerosas alarmas. Keith Rabin y Scott MacDonald, dos especialistas prestigiados en el mundo de la especulación financiera, señalaron en ese momento que “con el oro acercándose a los 500 dólares aparece la tendencia a suponer que el tan esperado “final de juego” se encuentra ahora delante de nosotros” (1). El acontecimiento no tardo mucho en producirse, el 2 de diciembre la cotización trepó a 504 dólares, el 31 de diciembre se despedía del año viejo a 513 dólares y el 3 de enero de 2006 saludaba al nuevo año con una cotización de 520 dólares, para el 1 de marzo ya llegaba a los 562 dólares. Pero el “final de juego”, es decir la crisis general del sistema monetario vigente y el ingreso en un período de alta turbulencia no se ha producido (todavía). El 18 de abril alcanzaba los 616 dólares y el 17 de mayo 713 para bajar a mediados de Junio a algo menos de 600 dólares en un ambiente donde se multiplicaban los pronósticos de próximas subas. Ahora la pregunta clave es cuando será perforado el techo mágico de los 1000 dólares y en que contexto, ¿podrán en ese caso los bancos centrales de las grandes potencias seguir manteniendo bajo control al esquema monetario global?, ¿comenzará en ese momento la caída vertiginosa del dólar o por el contrario seguirá estirándose la cuerda un poco (o mucho) más?, ¿asistiremos entonces a la emergencia hegemónica del euro o este será también arrastrado por el desorden general?. Y finalmente: ¿cual es el limite superior del precio del oro?, ¿cual será el ritmo de su ascenso?. Si recorremos las paginas web especializadas en el tema veremos aparecer cifras por ahora “asombrosas”, Dana Samuelson en el sitio de “American Gold Exchange” señala lo siguiente: “Considero que nos encontramos en un período de crecimiento explosivo del precio del oro que puede llegar al doble de su anterior precio superior de 850 dólares (durante la breve euforia de 1980)... el estudio del ciclo del mercado y de la coyuntura económica actual (la deuda pública de los Estados Unidos, la burbuja de créditos, la super expansión de la oferta monetaria, la precariedad del dólar, etc.) me llevan a pronosticar 1700 dólares la onza (2).

Esos interrogantes están cargados de mitos; se trata del oro, símbolo de riqueza, de lujo, pero también de tiempos difíciles, es lo que nos ha enseñado el siglo XX donde las sucesivas corridas hacia el metal precioso eran en realidad huidas desde sistemas monetarios en crisis. Un especialista europeo señalaba recientemente que “afortunadamente disponemos de un barómetro que, al menos en el corto plazo, ha funcionado con bastante eficiencia en el pasado: el oro. Como todos sabemos, los barómetros avisan de tormenta cuando luce en el cielo un sol espléndido” (3). En realidad el cielo ya está cargado de nubes.
El ascenso del precio no comenzó hace unos pocos meses, tiene una antigüedad de casi cinco años (ver el gráfico: “Oro, precios diarios, dólares por Onza Troy, 2000-2006”), no se expresó solo con relación al dólar sino también respecto del resto de monedas globales (euro, yen franco suizo, libra esterlina, etc.). En 1999 los bancos centrales europeos decidieron limitar sus ventas de oro durante los próximos cinco años sin provocar la suba inmediata del precio ya que la euforia de las bolsas ofrecía atractivos alucinantes a los especuladores, pero refutando los pronósticos hiper optimistas, que apostaban a una prolongada suba de las acciones, al comenzar el milenio el globo bursátil dejó de crecer. Y entre abril y mayo de 2001 se produjo el despegue del oro, primero tímidamente pero muy pronto de manera clara, no fue un alza brusca sino gradual, persistente, a través de una larga sucesión de subas y bajas. En un primer momento muy pocos se preocupaban por el fenómeno pero hacia el 2004 empezó a llamar la atención el alza continua del precio, y aunque la burbuja bursátil era ya parte del pasado habían aparecido nuevos y vigorosos negocios de reemplazo, en primer lugar la mega burbuja inmobiliaria que en poco tiempo superó en volumen a la que habían generado las bolsas.
Casi nadie se alarmó porque el mercado internacional del oro seguía aparentemente bajo control gracias a las manipulaciones de los grandes bancos centrales, sus ventas dosificadas les permitían intervenir cada vez que la demanda se calentaba. Pero esas nuevas restricciones de la oferta señalaban también que dichas instituciones no estaban dispuestas a vender cantidades ilimitadas de oro... tal vez porque ya no podían hacerlo. Ahora casi nadie pone en duda que el precio de 800 dólares por onza puede ser alcanzados en alguna próxima “suba fuerte” ; entre el 1 de septiembre de 2005 y el 1 de marzo de 2006 creció casi un 30 %, el mercado se hace cada día más atractivo para toda clase de especuladores que buscan refugio cargados con inmensas masas de papeles (dólares, acciones, bonos de deuda pública, etc.). Es evidente que los bancos centrales no cuentan con un volumen de oro capaz de calmar las tormentas que se avecinan. Uno de los motores de la suba del metal precioso es la fragilidad estratégica del dólar, como lo señala Adam Hamilton “nacida en el año 2001 la evolución de la burbuja del oro es altamente dependiente de los avatares de las fortunas monetizadas en dólares. Como en la imagen invertida de un espejo, el oro sube cuando el dólar baja y viceversa: El oro compite con el dólar, aunque hasta el presente la demanda global de los inversores no ha conseguido despegar al oro de la hegemonía del dólar”(4), cuando ese despegue se produzca el alza del oro no tendrá más contrapesos. John Taylor, de “Gold and Technology Stocks”, agrega a esto que “ante los temores frente al futuro del dólar observamos el incremento del número de países que buscan diversificar sus tenencias de divisas comprando euros o yens pero con especial discreción y determinación cada vez más oro. Algunos países como China alientan a sus ciudadanos hacia esas compras”(5). Rápidamente se extiende por el mundo la idea de que los banqueros centrales ya vendieron buena parte de su oro y que en el futuro restringirán aún más las ventas... y que la producción del metal será cada vez más insuficiente frente al aumento de la demanda (5).

 

Comparar la situación actual con anteriores corridas hacia el oro resulta inevitable, la más cercana es la de los años 1970. Los analistas insisten en señalar lo que según ellos constituyen sucesos similares en ambas épocas, en primer lugar la subida del precio del petróleo, luego el desarrollo en los Estados Unidos de una política monetaria expansiva vinculada a los déficits fiscales y los aumentos de los gastos militares. Además, como lo hacen notar las expertas Mary Anne y Panela Aden, “actualmente los países industrializados deben soportar la competencia desorganizadora de China e India, en los años 1970 existía una situación similar con Corea del Sur y Japón... China e India ejercen hoy una fuerte presión sobre los mercados internacionales de materias primas debido al crecimiento de sus demandas. Aunque más adelante es posible que sufran efectos inflacionarios y reduzcan sus tasas de crecimiento lo que aumentará el apetito general por el oro” (6).

Recordemos que a comienzos de los años 1970 un factor decisivo fue la decisión del presidente Nixon (1971) de no entregar más oro a cambio de dólares (la cotización era de 35 dólares la onza), a mediados de 1975 el precio alcanzó los 100 dólares, la carrera se acentuó y a principios de 1980 estalló el pánico y el precio trepó a 850 dólares, luego comenzó una larga caída.

El estudio de esa euforia y su comparación con algunas anteriores llevó a algunos especialistas a diseñar un modelo de burbuja que les permite prever su repetición en esta década (7). Se trata de un proceso en tres etapas de aproximadamente diez años de tendencia alcista (ver el gráfico: “Las tres etapas de la burbuja del oro”), la primera fase es la de compras baratas y gradualmente crecientes, el precio sube poco a poco, de manera continua, recuperándose del período depresivo que la precedió. La lentitud de la corriente, la aparición de algunas caídas momentáneas, llevan a subestimar lo que está ocurriendo casi hasta el final de la etapa. Es lo que ocurrió entre aproximadamente 1971 y 1974 y repetido entre 2001 y finales de 2005 cuando según Hamilton (8) y otros defensores de este enfoque empezamos a ingresar en la fase número dos.

La segunda etapa es la de la expansión del mercado que pasa a ser uno de los centros de la especulación mundial, los grandes inversores intervienen cada vez más activamente, el precio sube ahora a mayor velocidad, pero existe todavía una opinión mayoritaria afirmada en la creencia de que la situación esta bajo control, es lo que no cesan de repetir las autoridades monetarias y los grandes banqueros. Así fue entre 1974 y 1978, pero al final del período la incertidumbre se extiende porque los supuestos controles muestran cada vez más su ineficacia y porque el contexto de turbulencia económica de la burbuja tiende a agravarse. El paso a la tercera etapa es veloz y entonces comienza la manía especulativa que integra a vastos sectores sociales, ya no son solo los grandes inversores los que participan de la euforia sino también una inmensa multitud de pequeños y medianos especuladores... en cierto momento, a causa de factores “inesperados” (económicos, políticos u otros) cunde el pánico y el precio sube alocadamente, fuera de todo control (fue lo que sucedió a principios de 1980). Hasta la última crisis, de hace algo más de tres décadas, después del delirio el precio bajaba para llegar a niveles razonables coincidentes con la restauración de la gobernabilidad financiera: Hasta ahora ocurrió así... ¿seguirá ocurriendo lo mismo en el futuro?

 
Notas: 1) Keith W Rabin and Scott B MacDonald, “Waiting for the sky to fall: Asia and gold at $500”, Asia Times, Nov 24, 2005. 2) Dana Samuelson, “Gold at $1700 an ounce? You Better Believe it!”, American Gold Exchange. 3) oroyfinanzas.com, “El oro: entre el mercado secular y la manía secular”, noviembre 2005. 4) Adam Hamilton, “Gold Bull Stage Two 2”, 18 November 2005, Gold Eagle... 5) J. Taylor’s Gold and Technology Stocks, “Is a New World Order Evolving? . A Shift From Dollars to Euros & Gold Will Impact You (http://www.howestreet.com/articles/index.php?article_id=2096). 6) Mary Anne and Pamela Aden, “Back to the 1970s”, January 19, 2005, American Gold Exchange... 7) Adam Hamilton, “Gold Bulls’ Three Stages”, Zeal, September 3, 2004, (http://www.zealllc.com/2004/au3stage.htm) 8) ibid

Manifiesto sobre el Cenit y el Declive de la Producción Mundial de Petróleo

20060725192027-cdp.jpg

Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos

www.CrisisEnergetica.org

www.PeakOil.net

Santa Fe del Penedès (Barcelona), junio de 2005.


Al Gobierno:

Nosotros, los abajo firmantes, manifestamos:

1.                     Que la cantidad de petróleo descubierto anualmente llegó a su punto máximo el año 1962 y que desde entonces ha disminuido regularmente, al mismo tiempo que el consumo ha crecido día tras día.

 

2.                     Que muchos geólogos y geofísicos independientes de todo el mundo piensan que muy probablemente, en el decurso de los próximos 10 años se llegue, por motivos geológicos, a la cumbre de la producción mundial de petróleo, y que a partir de este punto se inicie un declive permanente y constante, seguido, unos años después, de la misma bajada con respecto al gas natural.

3.                     Que las cifras de reservas aceptadas por la Agencia Internacional de la Energía y por el Servicio Geológico de los EE.UU. no han sido verificadas y que probablemente estén exageradas debido a presiones políticas y financieras.

4.                     Que los importantes adelantos económicos de la China, India y de otros países en vías de industrialización aumentan de forma importante la competencia para el acceso a las reservas mundiales de petróleo y de gas natural.

5.                     Que la mayoría de los países no-OPEP ya han rebasado su cumbre de producción y que, por lo tanto, el porcentaje de la producción total de petróleo se concentrará cada vez más en Oriente Medio, con todo lo que esto significa en la previsible evolución de los precios energéticos y la estabilidad geopolítica de estos países.

6.                     Que el petróleo es esencial para las economías industriales y que, por lo tanto, en un entorno de competencia mundial acentuada, existe un elevado riesgo de conflictos económicos, políticos y militares alrededor del control de los recursos que quedan.

7.                     Que nuestras estructuras económicas y sociales y, de hecho, nuestro propio modelo de vida, dependen, en gran parte, de la abundancia de petróleo y de gas natural a bajo precio, tanto con respecto al transporte, a la agricultura, a la medicina, a los plásticos, etc., como con respecto a aspectos económicos y sociales de los que dependen un gran número de puestos de trabajo.

8.                     Que la energía y en concreto la fósil, no es un bien como todos los demás, como se pretende convencionalmente en economía, ya que su capacidad única para realizar trabajo a través de las máquinas, la convierte en el requisito previo para que los demás bienes existan en la sociedad industrial. No se conoce ninguna fuente de energía que pueda sustituir el petróleo en condiciones similares de abundancia, versatilidad, capacidad energética y coste, y que no se prevé que podamos desarrollar ninguna otra, cuando menos en un horizonte de 50 años.

9.                     Que las expectativas, esperanzas y aspiraciones de la gran mayoría de los ciudadanos de las sociedades modernas son parte fundamental de una cultura basada en el gasto de grandes cantidades de petróleo barato y que, por lo tanto, cualquier solución tiene que tener en cuenta la necesidad de un cambio cultural profundo.

 

10.       Que una vez se haga evidente que la economía basada en el petróleo camina hacia el declive, hay peligro de que se hunda la confianza en el crecimiento económico perpetuo en qué descansa todo el sistema financiero. El crédito y la inversión se restringirán, y muchos de los activos hoy considerados “capital” –que no son el resultado de trabajo acumulado, sino la expresión de esta confianza en el crecimiento futuro– perderán su valor, destruyendo muchas inversiones y depósitos, como por ejemplo el sistema de pensiones.

11.       Que la solución al declive global de la producción de petróleo también tiene que tener en cuenta el riesgo de cambio climático.

12.       Que la tecnología y el mercado por si solos no pueden dar solución a este problema y es el Gobierno quien ha de asumir el liderazgo del necesario proceso de transición energética.

Creemos que hace falta aprovechar al máximo la fortaleza económica actual para preparar esta transición y actuar lo antes posible. La tarea más esencial y realista es mitigar las consecuencias y paliar las dificultades que podrían llegar a ser extremas, e incluso catastróficas, si no actuamos a tiempo. Pensamos que es imprescindible que el Gobierno se anticipe y asuma el liderazgo social que es imprescindible para amortiguar los efectos del declive del petróleo, y, por lo tanto, pedimos al Gobierno que:

a)      Abra un debate público y haga una campaña de información honesta, abierta y amplia sobre las consecuencias económicas y sociales del previsible declive del petróleo, y de la necesidad de ir modificando nuestra manera de vivir.

 

b)     Elabore un Plan de la Energía con horizonte en el 2030 que establezca un conjunto de políticas y actuaciones que promuevan el uso eficiente de la energía en todos los sectores económicos, en el marco de una estrategia generalizada de reducción del consumo energético total, en cifras absolutas.

c)      Reconozca la extraordinaria significación del declive del petróleo y, consecuentemente, establezca como prioridad fundamental los presupuestos para la búsqueda científica, la eficiencia energética y las energías renovables, y, también, las actuaciones dirigidas al comercio, la industria y los individuos, pensadas para gestionar la transición hacia una sociedad de bajo consumo, tan rápidamente y con el menor sacrificio como sea posible.

d)     Establezca un conjunto de objetivos nacionales con respecto a la progresiva autosuficiencia energética, combinando ahorro y energías renovables en el horizonte del 2030.

e)      Desarrolle un plan a largo plazo para asegurar un nivel de vida adecuado para todos los ciudadanos en una economía y una sociedad con bajo consumo energético y baja generación de dióxido de carbono.

f)       Reconsidere y revise la política de cambio climático y aumente los objetivos de reducción de emisiones a la luz de la realidad de este cambio climático y del declive de los recursos fósiles.

g)      Tenga muy presente la importancia del petróleo en el transporte y en la producción agrícola y ganadera, y que, en consecuencia, reflexione sobre la necesidad de producir y distribuir alimentos localmente y con técnicas de agricultura biológica.

h)      Se involucre activamente en los mecanismos de cooperación estatal e internacional alrededor de la gestión de los recursos energéticos y en el desarrollo de soluciones energéticas globales. Como por ejemplo, aceptando, firmando y cumpliendo el Protocolo de Uppsala, pensado para ajustar el consumo de petróleo al ritmo del declive.

Sólo si hacemos frente a este problema desde la seriedad, la transparencia y la honestidad que requiere, será posible prepararnos para el futuro y entregar un mundo realmente sostenible y con capacidad de progreso a las próximas generaciones.


 
 
Esta petición ha sido formulada por la Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos y presentada al público el 2 de Junio de 2005. AEREN es una asociación de ciudadanos que reconocemos que hemos construido una sociedad, una economía y una cultura basadas en el consumo desmesurado de recursos fósiles, y que nos adentramos ahora en una época en que la disponibilidad de estos recursos se acerca a su límite natural. AEREN tiene por objetivo estudiar y difundir todos los aspectos relacionados con este fenómeno y participar en el debate social democrático para establecer políticas de transición energética. AEREN es el representante en el estado español de ASPO (Association for the Study of Peak Oil). Podéis encontrar más información y podéis colaborar con AEREN si visitáis www.crisisenergetica.org.
25/07/2006 19:22 Enlace permanente. Tema: Peakoil-Cénit del petróleo No hay comentarios. Comentar.

27/07/2006

INTRODUCCION A LA PERMACULTURA

20060727202059-preparacion.jpg

Epílogo provisional:

 

Sí tienes una idea exacta de lo que se conoce acerca de algo, entonces estás listo para colocarlo de manera que

 

pueda funcionar, de manera que su función intrínseca pueda darse. Entonces este producirá sus rendimientos y será

 

posible aprovechar sus rendimientos secundarios, y se comportará de manera amistosa porqué lo colocaremos cerca de

 

las cosas que le son benéficas.

 

Existe una diferencia enorme entre la manera en que hacemos un diseño en permacultura y la manera en que lo

 

haría un agricultor. En serio, lo que estamos haciendo es tratar de dejar que las cosas funcionen en una manera natural.

27/07/2006 20:22 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

Defensa civil en Suiza: demasiado 'perfecta' para tomársela en serio

20060727201446-varia.jpg

La legislación para el futuro

 

El proyecto de ley que se está elaborando se basa en el principio de que cada habitante disponga de una plaza protegida cerca de su domicilio, accesible en "un plazo de tiempo razonable" . Aparte de este nuevo principio, el proyecto es similar a la ley de 1995, aunque no se descarta la posibilidad de introducir nuevos cambios en el proyecto durante el año 2002.

 

 

El Schutzraum de cada ciudadano suizo

 

Detalles arquitectónicos

 

De acuerdo con la legislación, en principio cada refugio o Schutzraum está constituido, como hemos visto, por una superficie que depende del número de ocupantes. Se encuentra siempre bajo tierra y está construido por paredes de hormigón armado. Contiene en todo caso solo una entrada con una puerta del mismo material que las paredes y el techo y una salida de emergencia a través de una ventana, también cerrada por una puerta igual a la de la entrada, pero de dimensiones más pequeñas. La salida de emergencia al exterior del Schutzraum se compondrá de un tubo de escape también reforzado.

 

Dentro del refugio es obligatorio instalar el mismo número de plazas para dormir que de ocupantes previstos, las cuales deben estar hechas por una especie de estantería metálica con colchones de espuma. Además es obligatorio instalar un número mínimo de retretes "secos" en relación con la cantidad de ocupantes del refugio. También es obligatorio instalar una bomba de aire, completada por un filtro de aire, contra los agentes químicos o biológicos. Esta bomba podrá ser activada eléctricamente o, en caso de fallo de la red eléctrica, manualmente.

 

Un ejemplo de exigencias mínimas para un Schutzraum pensado para 5 a 7 personas (casa familiar) es el siguiente: 1 compartimento de 8m2 de superficie, 16 a 17,5m3 de volumen, 7m2 de superficie para camas, 1m2 para la bomba de aire, (curiosamente) no hay previsto para el water "seco"..., 1 bomba de aire, 1 water "seco", 1 salida de socorro.Los tamaños van de los Schutzräume para una familia de 4 personas hasta el más grande en el túnel del Sonnenberg, cerca de Lucerna, con una capacidad de 17.000 personas (!), aunque reducida a 2.000 plazas protegidas en el año 2000.

 

Resulta curioso constatar que las paredes del Schutzraum normal para la población tienen 30 cm de grosor, las de los puesto sanitario, 1m, y las de los puestos de mando de la protección civil, 130 cm. A la vista de estos datos, cabe preguntarse por la importancia que se da a la protección de la mayoría de la población, la "normal", en caso de guerra o de emergencia . Téngase en cuenta que a menor espesor, mayor penetración de la radiación gamma...

 

Funcionamiento del refugio antinuclear

 

En principio, la ocupación de los refugios estará precedida por una alarma general acústica que señala a la población la presencia de un peligro. Al sonar la alarma  la primera medida será sintonizar la primera cadena de la radio nacional  y escuchar las indicaciones y detalles sobre el peligro. Luego, si el peligro hace necesario ocupar los refugios, la población irá a las plazas que le estén asignadas, o en caso de emergencia inmediata, al refugio público más cercano. Se prestará ayuda a la gente mayor y a los minusválidos y se procederá a la ocupación del Schutzraum. La instalación en los refugios estará coordinada por los órganos del cuerpo de protección civil movilizados. Se seguirá escuchando a las informaciones dadas por radio.

 

En caso de guerra convencional, previsible con plazos de tiempo suficientes, se distribuirá a toda la población raciones individuales de agua y comestibles primarios y otros objetos para pasar el tiempo bajo tierra. En el anuario telefónico de cada cantón hay una lista con todos los objetos necesarios al ocupar el Schutzraum.

 

Ahora todo este proceso parece muy sencillo. Pero en el caso de tener que llevarlo a la práctica, seguramente aparecerían problemas que no se han previsto, sobre todo pensando en una ocupación a largo plazo, lo que refleja la debilidad del concepto del Schutzraum. Un folleto de la oficina de protección civil lo dice claramente:

 

"La atribución de plazas protegidas esta concebida de manera a no separar las familias. Pero es posible que éstas se vean obligadas a compartir el refugio con otras personas. De todas formas la vida en el refugio implica restricciones y la necesidad de respetar y comprender a los demás. La solidaridad y la responsabilidad mutua son indispensables en una situación extraordinaria como ésta."

 

Pero con la progresiva individualización en la sociedad hoy en día y la forma de vida cada vez más compleja, en una situación de emergencia de tal calibre, el hecho de que cada persona tenga sólo un metro cuadrado de superficie para vivir puede resultar problemático.

 

El gran problema para las autoridades políticas durante la elaboración de la ley de 1963 fue encontrar datos científicos fiables sobre la duración de radiación después un ataque nuclear para evaluar el número de días real que la población habría de estar en el Schutzraum. A este efecto muchos pensadores antimilitaristas y de izquierda acusaban a los científicos de falsificar datos, como los presentados en un simposio en 1963 en el que se dijo que el tiempo de duración era de 8-10 días de media. Luego ya se podría empezar a salir de los refugios. La crítica se basaba en el hecho de indicar esa duración, porque nadie podría imaginarse encerrado bajo tierra con 1m2 a su disposición durante más de 2 semanas . También había el problema de que los datos de Hiroshima y Nagasaki no daban la suficiente información para establecer unas normas fiables. Hay que tener en cuenta que la radiación residual varía según la distancia a la zona cero, el tipo de artefacto nuclear y  las circunstancias atmosféricas.

 
El hecho es que la administración de protección civil intentaba - y todavía intenta - convencer a la población de la simplicidad de la ocupación de los Schutzräume, por ejemplo a través de ejercicios con escolares que consisten en hacer pernoctar una clase durante una noche en el Schutzraum de la escuela. Con las circunstancias de jugar, abundancia de comida y bebida, juegos etc. es lógico que los niños calificaran la experiencia - fuera de toda situación de guerra real - de "guay". Pero otras experiencias de hasta una semana hicieron surgir una multitud de preguntas básicas sobre el funcionamiento de la protección civil que las experiencias realizadas con niños y adultos no respondían satisfactoriamente (imaginad el “Gran Hermano TV” en versión nuclear).
27/07/2006 20:15 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 4 comentarios.

28/07/2006

Defensa civil en Suiza: demasiado 'perfecta' para tomársela en serio

20060728194015-varia.jpg

Obras construidas y costes

 

Las primera obras de protección civil fueron los sótanos construidos en los edificios hasta la Segunda Guerra mundial, pero no explícitamente con este fin. Sólo durante la segunda guerra mundial las autoridades políticas empezaron a registrar y completar obras que faltaban, pero todavía del tipo de un sótano clásico, simplemente reforzados por pilares de madera y sacos de arena. Así que, se vigilaba que en esos tiempos las poblaciones de más de 3.000 habitantes estuvieran dotadas de refugios, por el pensamiento de que el peligro de ataques aéreos solo afectaba a las grandes ciudades, tal como ocurrió en las ciudades alemanas durante la segunda guerra mundial. Se estima que en 1945 un 30 por ciento de la población en las zonas "de peligro" contaba con plazas protegidas. Los centros económicos de Zürich (70 por ciento), Berna, Basel-Stadt y Genève concentraban un 83 por ciento de las plazas disponibles de todo el país. Entre 1951 y 1961 se construyeron casi un millón de plazas protegidas, con una inversión de 30 millones de francos por parte del Estado. Gracias a la buena coyuntura económica durante los años sesenta, cada año se reconstruyó un 3 por ciento del conjunto de las obras existentes. Fueron factores como el doble uso de los "Schutzräume", como garaje o local de almacén en caso de paz, o la baja tasa de viviendas en propiedad (<30 por ciento), que facilitaron al gobierno la realización de nuevas plazas protegidas.

 

En 1962 el Consejo Federal estimaba el coste medio por plaza protegida en 800 francos suizos, así que las inversiones en materia de obras de protección solo parecían tan altas a nivel internacional, por el gran número de construcción de obras.

 

Las subvenciones del Estado eran de 416 millones de francos entre 1961 y 1970. En total estas inversiones representaban un 1 por ciento de todas las inversiones hechas por el Estado en el ámbito de las construcción de obras en general.

 

El objetivo a largo plazo es asegurar la existencia de una plaza protegida por persona en toda la población. Esto supone una construcción total de 6.000.000 de plazas protegidas. Desde 1945 hasta 1970 el número de plazas protegidas construidas subió de 700.000 a 2.4 milliones. Hoy día están realizadas un 95 por ciento, o en cifras absolutas 5.700.000.

 

 

A pesar de todos los esfuerzos para proteger la población, durante los años setenta todavía se pensaba dentro de la administración militar que el refugio "que no tenga en cuenta los efectos de las armas modernas se transformará en una tumba para sus ocupantes", hecho que demuestra que muchas de las inversiones efectuadas durante los años cincuenta y sesenta no habrían servido para mucho más que la construcción de tumbas en el caso de un ataque con armas nucleares. De hecho fue solo en el año 1962 cuando se empezó con la instalación de refugios, tal como existen hoy en día.

 

Los gastos para los propietarios han subido, entre 1970 y 1985, de 70 millones a 120 millones de francos, debido a la abolición de la ley de las contribuciones y también por los crecientes requisitos técnicos en el ámbito de las construcción de obras de protección civil. En consecuencia, los gastos por parte del gobierno han disminuido.

 

En 1991 había, según datos de la oficina de protección civil, 5.9 millones de plazas protegidas a disposición en todo el territorio suizo. A pesar de las diferencias entre los 26 cantones y entre los municipios, había un promedio de una plaza protegida por persona para el 90 por ciento de la población suiza. Durante la década de los años ochenta, los costes de las plazas se mantuvieron estables con un gasto medio de 150 millones de francos para los refugios obligatorios y de 55 millones para los refugios públicos

Para el año 2001 ya había plazas protegidas para más del 95 por ciento de la población. El coste medio de construcción por plaza protegida depende de su función y emplazamiento. Puede oscilar desde 850 francos, para un refugio básico de una vivienda familiar, hasta 22.500 francos por plaza para operaciones quirúrgicas en hospitales subterráneos

A escala internacional, Suiza ocupa el primer puesto en gastos en el ámbito de la protección civil. Parece interesante el hecho de que Francia, país vecino de Suiza, ocupe el último puesto, pero esto se debe a que cada país tiene distintas maneras de reflejar los gastos efectivos en protección civil en sus cuentas nacionales. También resulta difícil este tipo de comparaciones al no existir una escala unificada de qué elementos se consideran de protección civil y cuales no.

 

Los cambios en la percepción de los refugios por parte de la población

 

La influencia de la situación geoestratégica

 
Esta claro que todas las obras de protección civil las paga finalmente el ciudadano, ya sea directamente, cuando es él quien construye su propio Schutzraum, o bien indirectamente, a través de los impuestos que paga al Estado a los cantones y los municipios. Así se explica que, en los años cincuenta, el pueblo rechazase un primer intento de instalación de la protección civil. Pero las circunstancias geoestratégicas y las experiencias en el extranjero durante la segunda guerra mundial, han tenido su influencia clara a la hora de aceptar la elaboración de esa nueva organización. Más adelante, en los años sesenta y setenta, la riqueza incrementada gracias a la buena coyuntura, la propaganda realizada por el Estado y la agudización de la crisis de la guerra fría, fueron factores que llevaron a la población a aceptar la exagerada política de construcción de obras de protección civil. También el hecho de no haber vivido la guerra directamente en su propio territorio y la teoría de una seguridad absoluta contribuyeron en que se aceptaran las nuevas prescripciones del Estado.
28/07/2006 19:40 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

Osama, Zarkawi, Lord Grievous y Fu Manchú

20060728193747-tensiones.jpgDurante los últimos cuatro años, el terrorismo ha conocido un crecimiento exponencial a nivel planetario. De fenómeno periférico, ha pasado rápidamente a ser un riesgo para la seguridad colectiva, la pesadilla de todas las sociedades, democráticas o no.

 

En este contexto, han aparecido igualmente las superestrellas del terrorismo. El «primer genio malo» del fundamentalismo islámico fue Osama bin Laden. Ahora bien, en la actualidad, éste corre el riesgo de ser destronado por un nuevo personaje, considerado tan maléfico como aquel, pero mucho más misterioso: Abu Musab al-Zarkaui (o Abu Mussab Al-Zaqawi, según la transcripción ortográfica inglesa). Se trata de un personaje cuyo nombre era totalmente desconocido hasta hace tres años, pero al que desde entonces se le atribuye el papel de líder de la insurrección iraquí, de cerebro de las operaciones terroristas contra Estados Unidos y Europa.

 

Se habla tanto sobre hechos tan complejos que al final parece más bien el héroe de cuentos populares en vez de un hombre de carne y hueso. Hay analistas que sostienen que se trata de un misterioso jordano de origen palestino, una leyenda que ya veremos parece creada con fines propagandísticos.

 

La «guerra contra el terrorismo», caracterizada por el presidente Bush Jr. como la «guerra del derecho», define el «Bien» y el «Mal» sobre la Tierra, lo que hace de los jefes mundiales del terrorismo las encarnaciones inmediatas del «Mal». Las campañas de propaganda tienen por lo tanto la función de mantener viva la «amenaza terrorista» en la mente de los ciudadanos norteamericanos. La creación de ciertos personajes, de ciertos mitos del terrorismo universal como Osama bin Laden (ex agente de la CIA) o, en la actualidad, Abu Musab al-Zarkaui, todo el tiempo perseguidos, pero jamás apresados por el Pentágono, tiene la función de autentificar, «personalizar» una guerra que ha permitido, a fin de cuentas, ampliar considerablemente la esfera de influencia directa de los Estados Unidos.

 

Afganistán: los inicios

 

Michel Chossudovsky escribe en un artículo intitulado «The Pentagon’s New Terrorist Mastermind» que las agencias de inteligencia y contraespionaje norteamericanas han constituido desde hace mucho sus propias organizaciones terroristas. Una serie de organizaciones «islamistas» han actuado y actúan aún de conformidad con un plan secreto para crear las ocasiones y justificar en el mejor momento la intervención del ejército de los Estados Unidos. Siempre según Chossudovsky, esta organización funcionaría exactamente como los dos brazos de un cuerpo humano, en el que el izquierdo crea las condiciones para la intervención del derecho. Por lo tanto existe un «cerebro» que lo coordina todo, y el autor recuerda que el movimiento «islámico-terrorista» perseguido por Washington en la actualidad fue en sus inicios pura creación estadounidense.

 

¿Cómo inventaron los Estados Unidos el movimiento islámico-terrorista? Es precisamente Zbigniew Brzezinski quien nos lo dice en una entrevista aparecida en el número del 15-21 de enero de 1998 del Nouvel Observateur. El ex consejero para los asuntos de defensa nacional del presidente Jimmy Carter devela en la misma -en exclusiva- que la intervención de la CIA en Afganistán precedió a la invasión soviética de 1979. Dice Brzezinski: «Según la versión oficial de la historia, la CIA habría apoyado al movimiento de los muyaidines a partir de 1980, es decir, después de la intervención armada soviética que invadió Afganistán el 24 de diciembre de 1979. En realidad las cosas sucedieron de forma diferente, pero se trataba de un secreto guardado hasta ahora. El 3 de julio de 1979, el presidente Carter firmó la primera directiva secreta para ayudar a los opositores al régimen pro soviético de Kabul». El objetivo era crear un «Vietnam» par el ejército y la economía soviética. En el marco de este plan secreto, los Estados Unidos financiaron, entrenaron y armaron sustancialmente a millares de islamistas traídos de diversos países y continentes al vecino Pakistán.

 

La prestigiosa revista Covert Action Quaterly, que en sus últimas entregas publicó el sumario de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 y la evolución del fenómeno del terrorismo, hace un balance inquietante: la administración Carter creó a los «islamistas» de Sudán; la administración Bush padre intensificó la colaboración con los «islamistas» de Afganistán y Sudán, mientras que la administración Clinton apoyó a los «islamistas» de Albania, Argelia, Bosnia, Chechenia, Irak y Libia.

 

Desde un punto de vista geoestratégico, Osama bin Laden es el mejor «amigo» del presidente Bush. ¿Qué habría hecho Bush sin Bin Laden?, se pregunta Michael C. Ruppert, con treinta años de experiencia en misiones «secretas» a sus espaldas, en su obra Crossing the Rubicon [1]. Las conclusiones del autor van muy lejos: «Creo que Bin Laden fue y sigue siendo un agente de la CIA, del gobierno de los Estados Unidos y de Wall Street.» Ello explicaría por qué el terrorista más buscado del planeta no ha sido nunca capturado. Sin embargo, desde enero de 2003 otro mito del terrorismo internacional aparece en la arena internacional: el del pretendido Abu Musab al-Zarkaui, a quien nadie conocía hasta esa fecha. ¿Quién es entonces este Zarkaui?

 

Biografía confusa para un oscuro terrorista

 

Hasta enero de 2003 se oía hablar muy poco de Abu Musab al-Zarkaui. Ilustre desconocido, en un breve lapso de tiempo se convirtió en el terrorista más célebre del planeta. Sin embargo, su biografía está rodeada de un velo de misterio, de ahí que sea muy difícil separar el aspecto legendario de la realidad. La leyenda podría ser atribuida al imaginario popular, pero, también, a la propaganda gubernamental. Con las reservas de rigor, he aquí más o menos los principales hechos que, según se dice, habrían marcado hasta hoy la existencia de Abu Musab al-Zarkaui.

 

Nació hace 38 años en la localidad de Zarka, en Jordania, de una familia pobre de nueve hijos. Su familia pertenece a la tribu beduina Bam Hassan, la mayor y más religiosa de las tribus hachemitas del reino de Jordania. Su nombre al nacer fue Ahmed Fadil Hamdan Khalaila, que más tarde cambió por el de Abu Musab al-Zarkaui, según el nombre del poblado natal de su padre.

 

A los doce años, Abu Musab fue echado de la escuela y encontró refugio en los campos palestinos de la periferia de Ammán. Tenía alrededor de 20 años cuando partió a luchar a Afganistán contra el ocupante soviético. Allí inventó la forma de hacer bombas artesanales y luego fue a entrenarse a un campo de muyaidines procedentes de diversos países musulmanes. En 1990 volvió a Jordania. En el mes de diciembre de 1999, el nombre de Zarkaui es pronunciado durante el ataque al hotel «Padisson Sas», en Ammán. Descubierto el complot por la policía, Zarkaui es hecho prisionero y luego indultado. Al salir de prisión huye a Pakistán para luego regresar a Afganistán. En 2002, Zarkaui lucha con los talibanes contra las fuerzas norteamericanas. Se dice que fue gravemente herido en un pie durante una emboscada, lo que no le impidió huir a Irak, donde, en un hospital de Bagdad, le amputaron el pie herido. Posteriormente, y según todas las probabilidades, la invasión anglo-estadounidense encuentra a Abu Musab al-Zarkaui en el Norte de Irak, en la zona kurda, lugar ideal para continuar la «guerra santa» al frente de su grupo de combatientes «Ansar al-Islam», compuesto por cerca de 400 fundamentalistas. Finalmente, en abril de 2003, tras la caída de Bagdad ante la ofensiva de las fuerzas de los Estados Unidos, Zarkaui y su grupo son ubicados en el centro de Irak en la zona nombrada «el triángulo sunita».

 

Nacimiento de una leyenda

 

Zarkaui fue por lo tanto catapultado a la arena internacional en febrero de 2003, apenas seis semanas antes de la invasión norteamericana a Irak so pretexto de la presencia de armas de «destrucción masiva» fabricadas por el régimen de Sadan Husein, según el discurso del secretario de Estado Colin Powel ante el Consejo de Seguridad de la ONU donde éste declaraba: «Lo que quiero señalarles hoy es la conexión, posiblemente mucho más siniestra, existente entre Irak y la red terrorista Al Qaeda, conexión que vincula a las organizaciones terroristas clásicas con los métodos modernos de asesinato. Irak alberga hoy una mortífera red terrorista dirigida por Abu Musab al-Zarkaui, aliado y colaborador de Osama bin Laden y sus lugartenientes de Al Qaeda.» En su alocución, Powell emplea en nombre de Zarkaui para establecer el vínculo entre Sadam Husein, el partido Baas (socialista-nacional) y lo que Washington denominará la «red del terror islámico». En otras palabras, desconocido hasta entonces, el terrorista de origen jordano era presentado como la verdadera prueba de que el Irak de Sadam Husein (totalitario y laico), mantenía relaciones con Al Qaeda. Una vez establecida esta relación, la administración Bush Jr. podría pretender que el régimen de Bagdad constituía una amenaza para los Estados Unidos. En el centro de esta argumentación, un hombre, el misterioso Abu Musab al-Zarkaui, es bruscamente propulsado al estatus de superterrorista.

 

Dado que en ese momento su nombre era totalmente desconocido, el secretario de Estado se vio obligado a hacer una corta presentación: «palestino nativo de Jordania, Abu Zarkaui había combatido durante la guerra de Afganistán hacía más de diez años. A su regreso a Afganistán, en 2000, dirigió un campo de entrenamiento de terroristas. Una de sus especialidades y una de las especialidades del campo: el veneno. Cuando nuestra coalición hizo huir a los talibanes, la red de Abu Zarkaui ayudó a establecer otro campo de adiestramiento de los especialistas del veneno y los explosivos, y este campo está situado en el nordeste de Irak. Esta red enseña a sus miembros a producir ricina y otros venenos (...). Desde su red terrorista en Irak, Abu Zarkaui puede dirigir las actividades de esta red en el Medio Oriente y más allá (...). Abu Zarkaui y su red prepararon actos de terrorismo contra países como Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Alemania y Rusia».

 

De un pequeño muyaidín anónimo, Al-Zarkaoui pasó a ser en un día una estrella del terrorismo internacional y su consagración llegó algunas semanas más tarde, cuando el propio presidente Bush Jr. mencionó a Al-Zarkaoui, calificándolo directamente como el «hombre más peligroso del planeta, después de Osama bin Laden».

 

Terror en los Estados Unidos

 

Después del discurso de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad, tampoco la opinión pública olvidó el nombre de Al-Zarkaui. El terrorista de quien nunca se había oído hablar se hacía bruscamente omnipresente en todos los frentes. El 8 de febrero de 2003 se produce una «alerta antirricina» en Estados Unidos. En una carta enviada a la dirección de Bill Frist, líder de la mayoría republicana en el Senado, se descubrió un «polvo blanco sospechoso». Inmediatamente las autoridades mencionan el nombre de Zarkaui, identificándolo como el «posible cerebro» de la operación. La National Rewiew del 18 de febrero de 2003 brinda los siguientes argumentos: «Es bien conocido que Zarkaui, ingeniero bioquímico y jefe de la organización Al Qaeda, se ocultaba en Afganistán donde se encontraron trazas de ricina así como otros venenos».

 

La histeria de la ricina de Zarkaui fue sustituida seguidamente por otra cosa. El 13 de febrero de 2003, la cadena de televisión ABC difundía la noticia de que el terrorista-fantasma refugiado en Irak preparaba allí un ataque con bomba radioactiva a Estados Unidos. Esto tenía lugar justamente una semana después del discurso de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad.

 

¡En los Estados Unidos las autoridades desencadenan la «alerta naranja»! Powell declaraba entonces a la cadena ABC: «Es fácil para un terrorista hacernos arder con una bomba radioactiva fabricada en los Estados Unidos. El pueblo norteamericano debe saber que esta posibilidad existe.» Durante este tiempo la cadena de televisión estadounidense alertaba a los hoteles, boutiques, inundaba los buzones electrónicos, etc. Después de este anuncio, decenas de miles de estadounidenses se precipitaban a comprar máscaras de gas, coberturas de plástico, cintas adhesivas, etc. a fin de prepararse para un eventual ataque.

 

Es inútil decir que después de la ocupación de Irak, las tropas de la Coalición no han encontrado una sola bomba radioactiva, ni ricina ni arma química cualquiera que esta sea.
28/07/2006 19:38 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

(sigue lo anterior por error, disculpen molestias)

20060728193545-preparacion.jpg

Ingredientes:

- 100 gramos de sosa cáustica

- 500 gramos de aceite de girasol bio

- 4 litros de buen agua

- esencia preferida (lavanda, limón, ...)

- una cucharilla de sal <-- MEJORA QUE NO APARECE EN EL ENLACE DE ABAJO

- una garrafa de agua de 5 litros (a cientos en los contenedores)

 

 

Ver receta detallada: Mi primer jabón casero.
28/07/2006 19:35 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

Jabones caseros

20060728193425-preparacion.jpg

Cómo se puede hacer jabón a partir del aceite usado en la cocina y

para qué puede usarse este jabón después?

 

 

 

 

Con el aceite de cocina residual se puede fabricar jabón artesanal. Sin

embargo, lo importante es saber que en cada vez más municipios hay Puntos

Verdes que recogen el aceite usado para su reciclaje a nivel industrial.

Para preparar jabón a partir de un litro de aceite usado necesitamos 1,25

litros de agua y 100 gramos de sosa. Se podrá añadir glicerina o alcohol

para darle transparencia y, lógicamente, esencias naturales para darle

aroma.

En primer lugar, se filtra el aceite usado con un colador para sacarle las

partículas que pueda contener de las frituras y se deja en un recipiente. En

otro cazo disolvemos la sosa con agua y la calentamos hasta llevarla a

ebullición. Para esta operación es recomendable usar gafas protectoras,

guantes y una mascarilla. En realidad, estamos fabricando lejía. Luego tan

sólo hay que vertir el aceite usado en el cazo con la lejía y remover con

una espátula hasta formar una pasta espesa y homogénea. En este momento

podemos añadir las esencias y la glicerina.

La pasta obtenida todavía caliente se traspasa a un molde (por ejemplo, una

caja de madera) y se deja enfriar. Es conveniente que este molde lo dejemos

dentro de otro recipiente, pues, mientras se enfría, desprende algo de

lejía. Una vez bien frío, obtenemos una pastilla de jabón que sólo falta

trocear al gusto. Se puede usar como jabón de mano o emplear en una lavadora

desmenuzado con un rayador en escamas.

 

 

 

 

Fuente: http://www.terra.org/articulos/art00275.html

¿España sin nucleares?

20060728193205-nuke.jpg
Es una pregunta que se hacen tanto los que están a favor del átomo como los que no quieren un Chernobil en su ciudad. Unos se la hacen con temor, otros con esperanza. Unos desean que se mantengan las nucleares, otros que se cierren cuanto antes.

La cuestión en sí, no es tanto esa como el hecho crucial de conocer exactamente si España (y podría extrapolarse a otros países de su entorno) necesita las centrales nucleares que tiene ahora mismo para cubrir su demanda de energía presente y futura. Porque si los combustibles fósiles van a escasear en breve, la única opción eficaz y probada es la energía nuclear, pese a sus enormes inconvenientes. Aunque desde luego su contribución sería muy pequeña (8.000 MW instalados) en caso de problemas energéticos futuros. Por eso está el debate sobre la mesa: ¿construimos más centrales o dejamos que se jubilen las que tenemos?

La energía nuclear en todo caso es lo que habrá más "seguro" para echarle mano cuando empiece la crisis de verdad (aunque será insuficiente).

Dicen que la capacidad de potencia eléctrica total instalada en España ronda los 65.000 MW y los picos máximos de este verano han sido de unos 37.000 MW. Así pues, tenemos una diferencia de 28.000 MW de potencia instalada que en teoría "sobra". Si restamos unos 8.000 MW nucleares instalados, resulta que "sobran" aún 20.000 MW. Si además se piensa incrementar potencia instalada la década que viene hasta cerca de 80.000 MW, la pregunta es obvia: ¿para qué tenemos las centrales nucleares si en teoría nos "sobra" potencia instalada "por un tubo"? ¿Será debido a la intermitencia del servicio, por el inseguro suministro de combustible...? ¿Por qué?
28/07/2006 19:32 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Freaks of tuning

20060728193036-co2.jpg 

 

Una nueva moda importada de EE.UU. (cómo no) hace furor entre los jóvenes con coche propio: el “Tuning”. Se trata de algo parecido a los fanáticos de las motos “customizadas”, esto es, personalizadas.

Consiste en redecorar el coche según los gustos del conductor. Pero no se trata sólo de pintar el auto de colorines o ponerle un alerón, como hacen los “makineros”, esa tribu urbana de pseudomacarrillas.

El “tunero” es un verdadero friki de su coche, por el que siente una extraña mezcla de devoción y complejo de doctor Frankestein.

El tuning es al coche lo que la cirugía estética al cuerpo humano. Se colocan alerones, antenas, faldones, faros, equipos de música estruendosos, luces de colores dentro y fuera, pinturas fosforescentes, dibujos aerografiados (en algunos casos verdaderos cuadros sobre ruedas), cualquier extravagancia es posible para estos locos del coche.

Un tunero puede gastarse como poco 3.000 € en personalizar su coche; pero los más pudientes se gastan más, pasando de los 4.000. Esta moda hace furor entre las clases medias sobre todo.

¿Por qué?

Quizás porque el ciudadano-consumidor medio encuentra ya pocas posibilidades de manifestar una personalidad individual y original en la vida diaria. Por ello, demuestra la poca libertad real que le queda en personalizar su coche para distinguirse del resto de conductores anodinos.

Por otra parte, esto es lo que el señor Kaczynsky (ese loco por exceso de cordura) llamaba “actividad sustitutiva”: al no encontrar satisfacción en el trabajo o en la vida cotidiana, el hombre moderno (porque la mayoría de estos auto-frikis son tíos) da importancia a aficiones que en principio podrían parecer hasta ridículas. Es un modo de evasión de una realidad gris. También hay otros que se hacen fans de un cantante, se perforan todas las partes del cuerpo o militan en ideologías extremistas por puro aburrimiento.

Los tuneros, como los “bookcrosser”, los sadomasocas o tantos otros fanáticos de una afición, por supuesto tienen página en Internet (www.maxituning.es) y clubes varios por todo el mundo. De vez en cuando celebran reuniones masivas al estilo de los “Ángeles del Infierno”, sólo que son mucho más pacíficos y van en coche en vez de llevar motos. ¿Es el intento de crear una comunidad al estilo de las “tribus urbanas”? Es dudoso, los propios tuneros rechazan ser “tribu urbana”. Muchos de ellos no tienen otra rareza que adornar su coche como si fuese de carnaval, y en su vida diaria son gente normal de clase media-alta, oficinistas, mecánicos, fontaneros y hasta algún yuppie...No hay una estética tunera fuera del coche, no hay atuendos especiales ni músicas rituales; sólo la obsesión un tanto enfermiza a veces por transformar los coches.

Por lo demás, su escandalosa presencia no genera grandes rechazos en la sociedad como las tribus urbanas de toda la vida (moteros, hippies, rockers, heavies, punkies, skins y una larga lista de nombres extranjeros). Si acaso generan comentarios irónicos sobre el aspecto de sus carros y algunas quejas por llevar equipos de sonido con demasiados decibelios (subwoofers), lo cual ha llevado a algunos profanos en la “secta” a confundirlos con la “gente pastillera”.
28/07/2006 19:30 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

MANIFIESTO AEREN: SÍ PERO NO.

20060728192712-cdp.jpg

El manifiesto de la asociación AEREN fue una grata sorpresa dentro del adocenado panorama del ecologismo y de esa izquierda que va comprendiendo los límites del industrialismo y la caducidad acelerada del progresismo como “metaideología” del ser humano occidental.. Es cierto que en su manifiesto fundacional exponen sin tapujos los graves problemas a que se dirige el mundo en un futuro no muy lejano, centrándose en el “famoso” (para una minoría, por ahora) fenómeno del cénit del petróleo. Y lo hacen evitando el catastrofismo nihilista al que tan proclives los “energéticos” ASPOnianos (asociaciones de estudiosos del tema energético que han venido proliferando de un lustro a esta parte).

Del fenómeno del CDP no hay mucho más que añadir, ya se ha explicado someramente en las páginas web de crisis, rebelión, el inconformista digital, permacultura y demás antros verdi-rojos. Quienes lo niegan sólo pueden ser ya a estas alturas desinformados (la mayoría de la población, intoxicada por el engañismo falsimediático), tontilocos integrales (seguidores de teorías de la conspiración sin éxito, y por tanto

envidiosos del “éxito” de los “monomaniacos del peak-oil”) o bien los habituales fanáticos progreconservadores del libre mercado (reino de 1000 años, amén). De los gobiernos, no se sabe si no saben o hacen como que no saben sobre este asunto.

Se nota en AEREN una formación científica cuanto menos en quienes han redactado el manifiesto, lo cual apabulla un poco a quienes somos de letras o nos quedamos en BUP. Se dan argumentos serios, datos contrastados (sobre todo en los documentos anexos) que no pueden tomarse a la ligera.

Con todo, este documento y los que suponemos vendrán después, nos han decepcionado en cierto modo. No por su contenido técnico ni por sus reflexiones acerca de los límites del “progreso”, sino por su cortedad de miras en lo sociopolítico.

El hecho de que comiencen su dramático manifiesto dirigiéndolo al gobierno en lugar de a la gente de la calle, al pueblo (español, catalán o mundial) es bastante negativo; más teniendo en cuenta la hegemonía izquierdista dentro de este tipo de personas concienciadas.

La súplica al gobierno (en este caso al Sr Rodríguez Zapatero, dado que AEREN es la filial española del grupo de presión ambiental ASPO) es un error garrafal. Y esto es así no porque abominemos histriónicamente de los planteamientos “reformistas” (eso lo dejamos para los Testigos de Bakunin, ‘troskitos” residuales y demás revolucionarios sin revolución), sino porque supone una falta de visión política enorme. Parece mentira que estos científicos e ingenieros tan listos para ver lo que no vemos los legos en geología, estén tan cegados por el complejo del buen ciudadano como los progres suscritos al PAIS y la CADENA PSOER. No sabemos si es así por ingenuidad, miedo a que los tachen de miembros del Eje del Mal o por falsa conciencia.

El ciudadanismo (por llamarle de un modo popularizado por la ultraizquierda) se diferencia del viejo reformismo y de la socialdemocracia genuina en que no promueve reformas, sino que suplica cambios; cambios que por lo demás, no pretenden llegar muy lejos, sino que se conforman con mantener lo mejor del pasado. Paradójicamente, es el conservadurismo de la izquierda (que no se privaticen las empresas públicas, que siga habiendo escuela pública, que haya medios para limpiar los derrames de los petroleros, etc). Es una mentalidad política que ha renunciado a la Política con mayúsculas, y se limita a mendigar favores al Estado o al gallinero mediático.

No podemos por menos que identificar el manifiesto con esta mentalidad, que para nada permite un enfoque crítico de la realidad ni mucho menos una toma de postura activa frente a los problemas actuales.

Pero menos mal que piden ayuda al gobierno progresista español, en lugar de suplicar ante S.M. el Rey o a S.S Benito XVI, algo es algo...

Bromas sosas aparte, parece que AEREN ha intentado dar un enfoque al grave asunto del CDP más moderado que las proclamas catastrofistas del “no se puede hacer nada” tan habituales entre la izquierda apocalíptica. Ahora bien, la inacción es mala, pero la acción desordenada es peor.

Dejando la gestión de los desastres presentes y futuros a un gobierno (por muy progresista que parezca) se está perdiendo la perspectiva del anquilosamiento de la política oficial hoy día.

AEREN critica con razón lo iluso que resulta poner esperanzas ilimitadas en la tecnología: la solución mágica no es tecnológica...¡pero tampoco política! (dentro de los cauces de la “democracia”).

Si hay un cénit para los combustibles, o para el agua, o para el uranio, desde luego hace años que pasamos el cénit de la política insitucional. Ahora estamos en la cuesta abajo.

La maquinaria política se reduce a la captación del voto; no hay ideologías en juego, sino la lucha desnuda por el poder entre facciones del sistema mediante trucos abyectos y simulacros de enfrentamientos por ideas. La irresponsabilidad generalizada de los individuos está mucho más exacerbada entre la clase política.

Piensen que si en temas como el terrorismo o las pensiones se juega con fuego (demagogia, amenazas y chantajes varios), con temas más graves aún va a suceder también.

Por otra parte, habría que preguntarse si los políticos que nos gobiernan nominalmente conocen o no el dichoso CDP:

-         Si no lo conocen, sospecho que seguirán intentando no conocerlo, por la sencilla razón de que los partidos (máquinas que recogen votos y sacan dinero por ello) son parte de la sociedad de la abundancia “perpetua” que no quiere ni mentar a la bicha de una posible era de escasez.

-         Si lo conocen, no hablan en público del tema porque nadie va a sacar tajada del tema, ni el gobierno de turno (que perdería automáticamente las elecciones siguientes en medio de la incertidumbre creada) ni la presunta oposición (la cual se encontraría al acceder al sillón con un panorama bastante feo).

El cénit de la política institucional está basado en los límites rígidos que encuentra: los partidos están financiados en gran parte por la banca, la cual a su vez saca beneficios de la buena marcha de las empresas y los particulares. Esta buena marcha es cada vez más, una ficción necesaria (piénsese en cómo sigue subiendo la bolsa aun cuando muchas familias no lleguen a fin de mes en muchos países). Imaginen ahora que salga un gobernante anunciando que va a haber escasez de agua, petróleo o lo que sea; y lo que es peor, que va a tomar medidas para paliar los efectos de tal escasez. Por de pronto, las bolsas van a bajar en ese país y quizás en otros si el Estado es una potencia media o fuerte. Las empresas van a perder la confianza de los clientes, y si se llevan a cabo las medidas, la economía puede no crecer como era “su obligación”. Pensemos en las consecuencias de una medida tan “inocente” como poner algún tipo de impuesto extra a los que gasten de más del producto estratégico de turno: los consumidores van a quejarse, los usuarios profesionales comenzarán a sentirlo en sus salarios y los empresarios gimotearán a propósito del libre mercado, etc. Y en ese ambiente, la “leal oposición” empieza a acosar a un gobierno debilitado y cómo no, llegamos a la crispación y a las elecciones. Si cambia el partido en el poder, deberá tomar a su vez medidas al respecto del problema, las cuales tampoco gustan a la gente y vuelta a empezar. Realmente, no es un panorama muy cómodo para una clase política acostumbrada a rifirrafes verbales más ligeros...

Así que los políticos ni pueden ni quieren cambiar mucho las cosas tal como están.

En todo caso, quienes tienen el poder real (esto es, quienes manejan desde entramados financiero-mediático-industriales) deberían ser los receptores del mensaje suplicante de los catalanes AERENianos; pero claro, no queda muy bonito ni progresista poner “A la atención del Presidente del BSCH o de cualquier otro oligopolio”.

Por lo demás, ni siquiera los poderes fácticos (económicos se entiende) tienen un poder absoluto para cambiar de golpe y porrazo la situación. Son presos de su propia voluntad de dominio, en forma de activos que amortizar, inversiones de riesgo y jugosos contratos que no pueden perder así como así, aparte de por interés propio, porque los accionistas se les echarían encima si ocurriesen imprevistos (vgr una empresa petrolera invierte una cantidad brutal de euros en un automóvil experimental de hidrógeno y resulta un fracaso ruinoso).

Citamos algunos pasajes que nos han llamado la atención:

 

-“El crédito y la inversión se restringirán, y muchos de los activos hoy considerados “capital” –que no son el resultado de trabajo acumulado, sino la expresión de esta confianza en el crecimiento futuro– perderán su valor, destruyendo muchas inversiones y depósitos, como por ejemplo el sistema de pensiones.”

 

Eso probablemente suceda en cuanto suceda el dichoso CDP, pero es que si se da la noticia antes a gran escala, sucederá lo mismo ANTES de que llegue el suceso ominoso...

 

-         “es el Gobierno quien ha de asumir el liderazgo del necesario proceso de transición energética”.

 

 Realmente, a pesar de toda la retórica pseudolibertaria y posmoderna, la izquierda sigue ahogada por el abrazo del oso hegeliano, o sea, que el estado sigue siendo una divinidad en la tierra de la que depende la salvación humana. ¿Liderazgo? Es la falta de liderazgo y la irresponsabilidad lo que caracteriza al (des)gobierno en las “democracias” actuales; aunque si para pensar en un líder fuerte empezamos a suspirar por el caudillo infalible, vaya solución...escojan Hitler o Stalin, según las fobias políticas de cada uno.

 

-         “Creemos que hace falta aprovechar al máximo la fortaleza económica actual para preparar esta transición y actuar lo antes posible”.

 

La fortaleza económica actual es una ficción basada en el gasto desaforado del consumismo y en la especulación trilera en bolsa y pisos, y mientras siga la aparente bonanza nadie va a pensar en las “rebajas”, esto es así de duro pero es lo que piensa la mayoría silenciosa y falsimedia entera (olvidemos futiles distinciones entre prensa progresista y conservadora).

 

-         “es imprescindible que el Gobierno se anticipe y asuma el liderazgo social que es imprescindible para amortiguar los efectos del declive del petróleo”

 

Si esperamos a que el gobierno tome la iniciativa vamos dados, más bien va a remolque de la sociedad, véase cualquier otra crisis sociopolítica como el Prestige, la invasión de Iraq, etc...Si está gobernando hará lo posible por silenciar los temas peligrosos; si está en la oposición el político echará la culpa al gobierno sin aportar soluciones constructivas.

reducción del consumo energético total”.
Esto es la sentencia de muerte del sistema capitalista, ni más ni menos. ¿Quién va a ser el valiente gobernante que lo haga? ¿Hugo Chávez lo ha hecho en Venezuela?

la necesidad de producir y distribuir alimentos localmente y con técnicas de agricultura biológica”.

Si vamos a esperar a que el gobierno que sea nos dé de comer o nos coloque en un trabajo adecuado a la nueva situación, estamos arreglados. Ya podemos esperar sentados, máxime cuando la llamada globalización ha provocado que compremos garbanzos mexicanos y en México tengan garbanzos chinos, y en China garbanzo español...

En fin, las intenciones son loables, pero más valdría que los Aerenianos empleasen mejor sus energías (que tanto quieren economizar) en dirigir mensajes de alerta a quienes sepan escucharlos y tenerlos en cuenta, lo cual por desgracia sigue siendo asunto de una minoría. En lugar de enviar cuadernos de quejas al gobierno, harían bien en difundir el manifiesto a toda la población en general, a través de asociaciones, grupos de presión varios y personas sensibles a estos temas. Y una vez comprendido el asunto, habría que empezar a obrar en consecuencia desde abajo, por medio del tejido social existente, lo cual no es fácil en estos tiempos de apatía y atomización social, pero tampoco imposible. Pero para lograrlo (ay) sería necesario que la izquierda apocalíptica abandonase su derrotismo llorón (una cosa es el pesimismo y otra el nihilismo),

 que los altermundialistas dejasen de pedir el aplauso de falsimedia con tanto frenesí

y que los libertarios saliesen de la comodidad del limbo en el que parecen esperar la segunda venida del colectivismo y de Durruti. Y eso es lo duro de conseguir, con o sin crisis generales de por medio.

31/07/2006

Defensa civil en Suiza: demasiado 'perfecta' para tomársela en serio

20060731182546-varia.jpg

De la necesidad al folklore

 

Los cambios a nivel geoestratégico y la disminución continua del riesgo de una guerra nuclear generalizada, hicieron aumentar las voces críticas a partir de los años ochenta, sobre todo dentro del creciente "movimiento de paz". Además, con la caída del muro de Berlín aumentó definitivamente la crítica al concepto de "protección civil". La respuesta del Estado a dichas críticas se hizo claramente visible con el aumento de reformas de leyes y de nuevas evaluaciones de la situación. La recesión económica también disminuyó las expectativas de invertir una importante cantidad de dinero en algo que, probablemente, sería poco o nada utilizado en el futuro.

 

Los cambios en el uso de los refugios de protección por una gran variedad de usos alternativos, ayudó, en cierta medida, a una aceptación de las obras. Desde simples bodegas de vino privadas, salas de bricolaje, un lugar para practicar deportes como el tenis de mesa, salas de uso múltiple, hasta discotecas; siguen presentes como tipos de uso alternativo de los refugios, en la actualidad.

 

En los años noventa se hicieron varias encuestas sobre la estimación de la situación geoestratégica actual y como consecuencia, sobre la necesidad de órganos como la protección civil o las Fuerzas Armadas. La comparación entre la encuesta de 1995 y 1997, el porcentaje de la población que estimaba la protección civil como "necesaria o más bien necesaria", cayó de un 83 por ciento a un 75 por ciento. La opinión sobre el buen funcionamiento de la protección civil en un caso de guerra o catástrofe mayor es de un 11 por ciento para los que piensan que será muy bueno, un 34 por ciento lo consideran bueno, un 31 por ciento suficiente y un 20 por ciento lo estiman insuficiente en 1997. Una cuarta parte de los encuestados son de la opinión de que se gasta demasiado dinero en la protección civil - cifra que es parecida a la de una encuesta de 1989. En dicha encuesta se planteaba abiertamente la cuestión de la necesidad de la existencia de una protección civil.

 

La proporción de personas que opinaban que la protección civil es necesaria descendió en 10 años un 18 por ciento. En cambio, los que opinaban que era "más bien necesaria" aumentaron un 13 por ciento. Esta evolución demuestra que hubo un cambio en la mentalidad de la gente y que se puso en duda dicha organización y sus obras. Los que veían la protección "mas bien innecesaria", crecieron un 6 por ciento y, curiosamente, descendió el porcentaje de los claramente opuestos a la protección civil. Los sucesos como catástrofes por avalanchas, incendios forestales o inundaciones, donde la protección civil pudo intervenir y ayudar son responsables de la evolución de las cifras de los contrarios a la protección civil. Pero hay que tener en cuenta que esta encuesta no se refiere únicamente a las obras sino a toda la organización. Seguramente, los resultados de tal encuesta serían más negativos si se considerasen solo las obras, porque éstas no han tenido ninguna utilidad desde el comienzo de su existencia, en los años sesenta.

 

La opinión sobre la utilidad de la protección civil ha cambiado dentro de la población, pero muy poco para poder decir que son una mayoría los que ya no ven útil el mantenimiento de una institución tan cara. Quizás haya que esperar que las generaciones que han "aprovechado" la "protección" ofrecida por parte de Protección Civil ya no estén, para, por fin, poder cambiar profundamente - en un sentido de reducción - esta institución.

 

 

Conclusiones

 

Es cierto que la concepción de la protección civil no ha sido siempre adecuada a la situación geoestratégica. Pero lo que sí está demostrado es que históricamente la política suiza en la materia ha estado guiada por la experiencia de las guerras en el extranjero. En este sentido, las desmesuradas inversiones en una protección civil que ni siquiera sería una garantía absoluta en un caso de guerra nuclear, se podrían considerar de modo análogo al del seguro que cada uno puede comprar en su vida privada o no. Solo que en este caso es un seguro colectivo y obligatorio; y, por más innecesario que pudiera resultar, se ha podido financiar gracias a los medios económicos disponibles en este país durante muchos años.

 

La idea básica de la protección civil seguramente es buena, pero es irrealizable en la práctica y su precio resulta exagerado. A pesar de la imagen tan atractiva con que las autoridades presentan el Schutzraum, su ocupación y la vida en él, habría que vivir una situación real para poner de manifiesto sus puntos débiles y los desfases existentes entre la teoría expuesta y la práctica. Nadie en este mundo desearía tener que comprobarlo, pero ésa es la única manera de demostrar a los autores del concepto que éste no es tan perfecto, ni su funcionamiento tan fácil.

 

El mantenimiento de la actual forma de la protección civil y sus construcciones se debe al desinterés de la población, que además financia toda esa infraestructura. Para que se produjera un cambio de mentalidad por parte de los ciudadanos harían falta un discurso político más profundo y dirigido a toda la población y un detenido examen de las inversiones en materia de protección civil. De esa misma manera tendría que ser tratado el tema de las Fuerzas Armadas, todavía vinculadas con la protección civil en el concepto global de la defensa del territorio. Pero, a este respecto, el examen crítico de la situación tropieza con la dificultad de los continuos anuncios que se hacen últimamente sobre cambios y reestructuraciones dentro de la institución.

 

Por desgracia, la población, que a través de sus impuestos y del pago directo de las obras privadas, financia toda esa locura, no se plantea la necesidad de revisar la protección civil que tiene el país actualmente. La población sigue pensando que la seguridad no tiene precio y está dispuesta a mantener un arsenal de obras de protección civil por amplio y costoso que sea. Esa mentalidad se podría entender durante el período mas caliente de la guerra fría, por la influencia de las imágenes de las devastaciones de las bombas atómicas y el enorme armamento nuclear de las dos superpotencias, pero a partir de la desaparición de una de ellas y del cambio geoestratégico que ello supuso, es evidente que hubiera tenido que reflexionar mas profundamente y reconocer la inutilidad de las obras en cuestión.

 

Para calibrar la desmesura de las inversiones en obras de protección civil basta constatar que hay todavía muchos países en el mundo que no tienen ni una asistencia sanitaria y médica mínima asegurada, mientras que en Suiza hay centenares de hospitales y puestos de socorro que nunca han sido utilizados, y probablemente nunca lo serán. Dicha situación evidencia que en Suiza se ha optado claramente por invertir la riqueza en obras para calmar una fobia colectiva exagerada y no en obras sociales seguramente más útiles, y sobre todo, útiles ahora mismo.

 

En vez de integrarse en organizaciones como la Unión Europea, las Naciones Unidas  o la OTAN, Suiza ha preferido quedarse al margen y seguir su propio camino. Por eso se ve obligada a mantener un sistema de seguridad nacional (a parte de las Fuerzas Armadas enormes) con un gigantesco aparato de protección civil que genera unos gastos innecesarios y excesivos.

 

Además de los puntos  mencionados sobre la protección civil en general, hay otros de tipo técnico-práctico que conviene tener muy en cuenta. Es muy cuestionable que el ser humano pueda soportar estar encerrado durante días, semanas o hasta meses en caso de guerra nuclear. Los planes de los refugios editados por el gobierno no parecen tener en cuenta que sus ocupantes son seres humanos sometidos no sólo a la presión psicológica de la guerra, sino también, en el caso de los refugios colectivos, a una presión enorme por parte de unos compañeros de refugio a los que ni siquiera conocería. Con nuestra sociedad cada vez más individualista y egoísta, resulta difícil imaginar una ocupación de los refugios que no acarree problemas. Todo ello sin tener en cuenta que la ínfima comodidad de los refugios (sin intimidad, retretes secos, sin agua corriente etc.) haría casi imposible su funcionamiento correcto.

Otra crítica técnica es la falta de adecuación del sistema a las amenazas posguerra fría;  es cierto que la posibilidad de un ataque nuclear no ha desaparecido, ni mucho menos, con el fin de la guerra fría. Ahora bien, las nuevas amenazas nucleares (guerra nuclear limitada, ataque terrorista, bomba convencional con “guarnición e uranio”) hacen irrelevante todo el aparato de alarmas y el rígido sistema de refugios centralizados. En efecto, ya no se trata del holocausto nuclear sujeto a avisos previos. Un ataque que se produzca en el futuro será muy probablemente sin previo aviso, por sorpresa.

 
Finalmente, quisiera insistir en que muchos de los interrogantes que sigue planteando el tema de las obras de protección civil tienen su origen en la falta de control de esta institución, que, como las Fuerzas Armadas -a las que se atribuye el mantenimiento de la paz en el país durante los últimos 150 años-, se considera por encima de toda crítica, como una auténtica "vaca sagrada".
31/07/2006 18:26 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 1 comentario.

La amenaza fantasma

20060731182404-tensiones.jpgLa filial española

 

El «mito Al-Zarkaui» fue fortalecido por el presidente español José María Aznar. Mientras Colin Powell presentaba el «expediente Zarkaui» en la ONU, Aznar declaraba el 5 de febrero de 2003 en el parlamento español que existían informaciones según las cuales España podría ser blanco de ataques químicos.

 

Según Aznar y reportado por El País el 6 de febrero de 2003, Al-Zarkaui habría tenido vínculos con Merouane Ben-Ahmed, un «experto en armas químicas y explosivos a quien visitó poco tiempo antes en Barcelona». Más aún: Aznar sostuvo ante la Cámara de Deputados que 16 sospechosos de Al Qaeda en posesión de armas químicas y explosivos tenían relaciones con el terrorista-fantasma Al-Zarkaui.

 

La información en su totalidad era falsa. El ministro español de Defensa Nacional reconoció más tarde que las «armas químicas» sólo eran simples detergentes» (cf. Irish News, 27 de febrero de 2003).

 

Posteriormente, se producen los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004. Aunque las investigaciones de la prensa española hayan excluido la implicación de Al-Zarkaui, la CIA lo designaba como el principal sospechoso. La hipótesis fue presentada nuevamente en la CNN el 13 de marzo de 2004. Es decir, dos días después del atentado, cuando la investigación de la policía española apenas había comenzado. Un invitado de la CNN explicaba en qué se basaba para acusar a Al-Zarkaui: «Intercepté su último memorando, el mes pasado, que indicaba la continuación de las acciones contra Estados Unidos».

 

Más tarde, el argumento fue retomado, pero de forma más matizada. Según la CIA, un «grupo de marroquíes» habría estado implicado en los atentados de Madrid. Éstos habrían debido estar en contacto con Al-Zarkaui según el descubrimiento del diario The Australian del 24 de mayo de 2004.

 

El misterioso Al-Zarkaui parece por lo tanto ser alguien muy ocupado. Miremos más de cerca lo que hizo en la primavera de 2003. Desde su escondite iraquí -protegido de la mirada de los inspectores de la ONU que registran el país en todas direcciones-, nuestro superterrorista preparaba ricina para enviar por carta a Estados Unidos, enterraba algunas bombas radioactivas, organizaba y coordinaba su red criminal recientemente extendida a cuatro países europeos y, para terminar, hacía de intermediario entre Al Qaeda y el régimen de Sadam Husein. Ni siquiera la invasión estadounidense a Irak logró frenar esta actividad frenética. Muy por el contrario. Desde entonces los hechos atribuidos a Al-Zarkaui son, en primer lugar, numerosos. Su nombre es relacionado con más o menos todas las acciones terroristas.

 

The Weekly Standard, revista próxima a los círculos neoconservadores del grupo PNAC, escribía el 24 de mayo de 2004: Al-Zarkaui dirigió no sólo el asesinato de Nick Berg, sino también la carnicería de Madrid el 11 de marzo, el bombardeo de los chiítas en Irak durante el mismo mes y el atentado kamikaze del puerto de Basora el 24 de abril. Antes del 1º de septiembre de 2001, conspiraba para matar turistas israelíes y norteamericanos en Jordania.»

 

Abu Musab al-Zarkaui se convirtió en el nuevo «genio del mal» del islamismo, mientras que poco a poco se iba olvidando a Osama bin Laden. La CIA aumentó la recompensa por la captura de Zarkaui de dos millones de dólares a 30 millones, una suma en consonancia con su rango de superterrorista.

 

De forma extraña y a pesar de su implicación en tan numerosas actividades criminales dadas por verdaderas, Zarkaui permanece siendo un personaje fantomático. Las informaciones sobre su persona continúan siendo sumarias. Los responsables de la CIA reconocieron en la misma entrega del Weekly Standard que la Agencia no dispone de una sola fotografía que suponga sea de Zarkaui y no conoce ni su talla ni su peso.
31/07/2006 18:24 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

Secado de frutas

20060731182145-preparacion.jpg

Las frutas se pueden secar al sol, en un secador solar, al horno o

alternando lo primero y lo último.

Para secar al sol, poner las frutas enteras -o a trocitos -, en un lugar

plano. Para esto podéis construiros, con cañas, una mesita de unos 20 cms de

altura, respecto al suelo - como si fuera un parrilla- atando con cuerda las

cañas entre si. Al estar elevada del suelo facilitará la aireación de las

frutas y las protegerá de los insectos. Por este motivo, también, tapar las

frutas con una tela muy fina. De no poder construiros este " artefacto"

podéis utilizar tamices grandes, de esos que tienen tela metálica y se

utilizan para limpiar las legumbres. El secador solar os será muy útil por

la rapidez del secado.

Si el secado lo hacéis al horno, dejad la puerta abierta a fin de que la

humedad desaparezca. Para las frutas con piel; empezad la desecación a

temperatura más o menos elevada ( 70º).

Otro procedimiento rápido es alternar el secado " natural" con el horno. Por

la tarde, o en días nublados, poner las frutas a secar al horno, vigilando

que no esté el fuego muy fuerte. No vaya a ser que en vez de secarlas se

tuesten. Una cosa importante a tener en cuenta. Cuando pongáis la fruta en

el secador, evitad que las frutas se toquen entre sí. Podría estropearlas.

Darles la vuelta para que se sequen por los lados.

Cuando se vaya el sol, entrar las frutas y ponerlas en una habitación seca y

aireada; si las dejais fuera, la humedad de la noche estropearía el proceso

de secado.

El tiempo de secado de cada fruta es diferente, ya que dependerá de si la

fruta está entera o a trozos; pero aproximandamente y si el tiempo lo

permite, es de cuatro días. Después de los sucesivos secados - ya para mayor

seguridad-, antes de guardar las frutas en sacos, cajas o lo que sea, podéis

suspenderlas del techo, enhebrándolas una a una con un hilo hasta su secado

definitivo.

¿España sin centrales nucleares?

20060731181925-nuke.jpg¿EXISTE RELACIÓN ENTRE ENERGÍA NUCLEAR Y CALIDAD DE VIDA?

Es falso que para que un país disfrute de un alto nivel de vida tenga que tener centrales nucleares, como sugiere reiteradamente la industria nuclear. Los hechos demuestran lo contrario: en el mundo hay muchos países con un alto nivel de vida que han rechazado voluntariamente la idea de utilizar la energía nuclear como recurso energético. Y también hay países sumamente pobres que han decidido embarcarse en ruinosos programas de energía nuclear.

Países sin energía nuclear
y un alto nivel de vida


Austria
Dinamarca
Italia
Luxemburgo
Noruega
Nueva Zelanda
Australia
etc...

Países con centrales nucleares y bajo nivel
de vida


India
Paquistán
Corea del Norte
Ucrania
China
Brasil
México
etc...

Italia abandonó la energía nuclear en 1987, tras un referéndum por el cual se decidió el cierre de sus 4 centrales nucleares.
Austria decidió en 1987, tras otra consulta popular, no poner en marcha su única central nuclear y reconvertirla a gas.
Dinamarca, el país con mayor nivel de vida de toda la Unión Europea, tiene prohibido por ley utilizar la energía nuclear como recurso energético.

Suecia, que decidió en referéndum cerrar sus 12 centrales nucleares en el año 2.010, ya ha establecido un plan basado en la eficiencia energética y las energías renovables para reconvertir su sistema energético.
En Estados Unidos, país pionero de la energía nuclear, hace más de 20 años que no ha habido encargos de centrales nucleares.
En Alemania, Reino Unido, Bélgica, Suiza, Finlandia, Canadá..., hace muchos años que hay una moratoria en la construcción de centrales nucleares.
En Francia, el último estudio comparativo sobre los costes de generación llevado a cabo por el Ministerio de Industria para 1997, demostró claramente que la energía nuclear no es el recurso más barato para la nueva generación eléctrica.
España podría prescindir perfectamente de todas sus centrales nucleares en un plazo de tiempo muy breve. Lo único que hace falta es voluntad política para hacerlo. No es un problema técnico: sólo es cuestión de aplicar un planificación racional y aprovechar el enorme potencial existente en el ahorro y la eficiencia energética y las energías limpias (solar, eólica...)
31/07/2006 18:19 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear No hay comentarios. Comentar.

Intelectualismo y coche

20060731181600-co2.jpg

¿Es intelectual conducir un coche? Hay quien piensa que no tener carnet de conducir es una señal de elitismo nostálgico de los tiempos señoriales (no nos manchemos las manos con la grasa y el aceite). Otros parecen despreciar el furor de la velocidad y los octanos como incompatible con la función de pensar.

Lo cierto es que lo intelectual y la conducción se llevan mal: no se puede recordar a Spinoza mientras se va por la autopista, o recitar haikus en medio del tránsito urbano de la ciudad.

Pero esto no quiere decir que conducir sea de brutos. Algo se piensa, al menos intuitivamente, para embragar, cambiar de marcha y poner intermitentes.

Peor es estar todo el día ante la tele: entonces no se piensa en absoluto.

Los progresistas clásicos entonaron alabanzas sin cuento al automóvil, pero los poetas (salvo Salinas creo) no escribieron odas al coche. No es un artefacto lírico sino más bien épico a veces, y casi siempre anodino en su faceta utilitaria.

Ha habido críticos del coche, pero más que de la tecnología en sí, de su uso individualista, que no es otra cosa que la plasmación hecha metal del liberalismo político y económico. El individuo-átomo, encapsulado en su recinto de vidrio y acero, es soberano hasta cierto punto y va adonde quiere..en teoría. Como el individuo político y el consumidor perfecto, la libertad teóricas tiene sus límites: la falta de información, los poderes fácticos o los embotellamientos.

Todo buen neoluddita o anarcoprimitivo debe abominar del automóvil como bestia inmunda; sin embargo, dependemos de estas máquinas para casi todo, vista la decadencia del ferrocarril clásico. Claro que el proceso de automovilización mundial no ha sido casual, sino que ha obedecido a ciertos intereses nada azarosos. El capitalismo moderno (de masas) empezó en cierto modo con el sistema Ford de fabricación de grandes series de coches.

La cuestión no es despreciar la tecnología automóvil sino la ideología de fondo que promueve la “obligada” conversión de la persona en un individuo-átomo motorizado. Hoy por hoy no se puede ir andando ni en bicicleta a lugares lejanos; pero existen los autobuses y otros medios colectivos de transporte si no se quiere sucumbir al embrujo del automovilismo individual, del culto al coche privado. Esto en teoría, porque en la práctica los transportes públicos tiene sus miserias...como sabrá cualquier resistente al automovilismo privado.

La ideología que mueve al individuo-átomo motorizado es la autosuficiencia de su persona al volante de su máquina (aunque luego sea incapaz de repararla). Esto hace que el coche privado sea un instrumento de propaganda muy eficiente contra los intentos de desmontar el pensamiento dominante, en pro de alguna utopía colectivista o menos mecanizada (o ambas cosas a la vez). Por de pronto, la idea de renunciar al coche privado les parece a la mayoría algo absurdo, incluso hay quien dice que “el coche es una necesidad hoy en día” (sic), dando por natural la culminación de un proceso alentado por la mayoría de los Estados y por grandes empresas.

Otros más racionales argumentan que eliminar el automóvil privado (siquiera bajo formas moderadas como el alquiler de coches “prestables” en lugar de coche en propiedad) sería un desastre para la economía: gran parte de la circulación económica gira en torno al automóvil privado. ¿Cuántos empleos se perderían?

La civilización del coche nos pone al final en un dilema: Si la mantenemos indefinidamente continuará la destrucción del medio (CO2) hasta que se agoten los combustibles fósiles (la transición al hidrógeno no es más que un mito tecnológico inalcanzable, digan lo que digan). Si prescindimos de ella (¡imposible! dicen empresarios y sindicatos al alimón), sería un golpe durísimo para la economía que llevaría a un crack.

A estas alturas de la Historia, está claro que ya “hemos” elegido (han elegido las elites por nosotros). La elección ha sido la primera parte del dilema. Sabemos pues, lo que nos espera en un futuro próximo.
31/07/2006 18:17 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

¿Qué es el dinero?

20060731181144-cdp.jpg

Aunque algunos tienen menos que otros, casi todos nos encontramos metiendo las manos en los bolsillos buscando dinero para nuestra vida cotidiana. Aún así, es muy difícil entender qué es exactamente este mágico ingrediente.

 

Si nos volvemos hacia la sociedad primitiva, podemos imaginarnos cómo un hombre que disparó a un ciervo con su arco y sus flechas podría haberlo cambiado por el hacha de piedra de un vecino. Más tarde, alguien podría haber encontrado una pepita de oro en el lecho de un río cercano, y haberla cambiado por cinco o seis de las ovejas de su vecino. El vecino a su vez podría haberlas cambiado por alguna otra cosa de alguien. Esto ya no era exactamente un trueque, sino el reconocimiento del valor en la escasez de la pepita.

 

Después, la gente empezó a buscar deliberadamente oro o plata, y si tenían éxito, reclamaron la propiedad de la mina. El valor del producto de la mina excedía con mucho el coste de pagar y alimentar a los mineros. Los reyes empezaron a emitir moneda, llevando su efigie como un símbolo de dominación. El imperio romano, que dependía de tropas pagadas con monedas de plata, cayó cuando el suministro de plata se cortó después de que las minas de Río Tinto en España alcanzasen la capa de agua freática. Algunas naciones fueron más allá, conquistando territorios extranjeros en busca de oro y plata. El imperio español en América Latina es un ejemplo perfecto. El dinero se convirtió de alguna manera en una herramienta del imperio, tal y como Cristo remarcó con sus palabras “Dadle al Cesar lo que es del Cesar”.

 

Mover todo este pesado oro y plata era pesado, y alguien tuvo la brillante idea de almacenarlo a cambio de un recibo, que así adquiría el valor de la reserva. Una idea aún más brillante supuso la emisión de más recibos de lo que se tenía en reserva, inventando el dinero que sale de la nada.

 

El dinero y la confianza se convirtieron en las dos caras de una misma moneda. En sí misma, la emisión de moneda necesitaba de confianza ya que casas de la moneda sin escrúpulos devaluaron la moneda reduciendo el contenido en oro o plata, a pesar de las altas multas. En la Rusia medieval, aquellos a los que se cogía haciendo esto se les tiraba plomo fundido por la garganta.

 

La población en tiempos de Cristo era de 400 millones de personas, y durante los siguientes diecisiete siglos apenas se dobló en lo que debía haber sido una economía bastante estable con un suministro estable de monedas y pagarés. Pero entonces la gente empezó a aprovechar la energía del viento, el agua y el carbón con los que manufacturar bienes para el comercio, lo que llevó a una creciente demanda de capital financiero. Al principio se satisfizo con el incremento de la minería de oro en Sudáfrica y otros lugares, pero más tarde se hizo con una expansión de los pagarés. Los bancos prestan más de lo que tienen en depósito, confiados en que la expansión económica del mañana se convertía en la garantía de la deuda de hoy. Incluso así, la moneda estaba al menos teóricamente respaldada por el oro en  los bancos centrales, a pesar de que no serían capaces de satisfacer totalmente sus obligaciones si todo el mundo decidiese simultáneamente retirar en metálico sus pagarés. Una mayor complejidad surgió de los porcentajes de cambio entre las diferentes monedas, cuyos valores crecían o menguaban de acuerdo al funcionamiento relativo de las economías y al grado con el que los diferentes países estaban dispuestos a imprimir dinero y controlar adecuadamente la deuda. Algunas monedas eran usadas más ampliamente que otras, proporcionando un tributo masivo y oculto a los países que las emitían en forma de varias cuotas indirectas y usura. Probablemente el principal beneficio traído del imperio británico fue el uso de la libra esterlina como la moneda de comercio mundial, que a su vez trajo rivalidades y desafíos, quizás añadiendo un importante ingrediente en las tensiones que llevarían a dos guerras mundiales. Incluso así, el sistema parecía funcionar suficientemente bien, llegando a ser incluso más sofisticado, aunque cayó brevemente con la Gran Depresión de 1930.

 

La Segunda Guerra Mundial acabó con el acuerdo de Breton Woods en el que los tipos de cambio entre monedas se fijaron entre ellas y en relación al oro. Aunque victoriosos en términos militares, Gran Bretaña perdió la guerra con el colapso de su imperio y la rendición de la libra al dólar como la moneda comercial por excelencia. Las economías que siguieron explotaron al tiempo que los bancos inyectaron más y más dinero en el sistema. Incluso así, se forzó el abandono del estándar oro en 1971, parcialmente para financiar la guerra de Vietnam. A partir de entonces, el sistema financiero del mundo estuvo basado en poco más que la confianza en el crecimiento económico perpetuo, pero la fe fue recompensada porque la economía creció durante los 35 años posteriores, alimentada por un suministro abundante de energía basada en el petróleo barato. Los Estados Unidos eran el poder financiero mundial aunque su base productiva y de manufactura de hecho decreciera al tiempo que sus industrias se trasladaban a otros continentes para beneficiarse de la casi esclava mano de obra de países que permitieron crearse una enorme deuda denominada en dólares. De hecho, les fue posible asegurarse sus crecientes importaciones de petróleo virtualmente gratis en el sentido de que el coste de las importaciones era igual a la expansión del crédito doméstico, que en su base no era más que una expresión de la confianza. Además, en 1970 se acordó que el petróleo se comercializase en dólares, significando que cualquiera que quisiese comprar o vender la sustancia acumulase montones de dólares, indirectamente aumentando su valor.

 

Uno de los elementos más extraños ha sido el estatus del Banco de la  Reserva Federal que mucha gente imagina que es el banco central de los Estados Unidos, cuando en realidad es una entidad privada, con ánimo de lucro y no auditada que crea dinero y crédito de la nada, usando bonos gubernamentales como garantía.

 

Una nueva situación puede estar revelándose al tiempo que los precios del petróleo se disparan por los límites en su capacidad que dicta la Naturaleza. El coste de producción no ha cambiado materialmente, lo que significa que los precios altos representan beneficiarse de la escasez, especialmente en los países de Oriente Medio que suministran cerca de un tercio de las necesidades mundiales. En efecto, cerca de un billón de dólares al año se están inyectando en el sistema como una nueva liquidez, creada efectivamente de la nada, faltando cualquier respaldo tangible o trueque en cualquier forma. Parecería como si el petróleo estuviese reemplazando el oro como sostén a la moneda. Los precios del petróleo solo pueden continuar subiendo al romper los límites naturales de su capacidad, hasta que llegue el tiempo que la demanda de petróleo pueda ser reducida.

 
Es muy difícil para los mortales penetrar en los entresijos del sistema financiero que parece estar basado en los cimientos más débiles. Quizás se acerque el momento de la verdad cuando la burbuja estalle.

Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar