posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Extracto de “La gran emergencia”

20070630181124-ecologia-time-over.jpg(...)
Visualizo la era en que hemos vivido como un episodio narrativo
dentro la gran saga humana que es la historia del hombre. La historia de
la industria tiene una presentación, un nudo y un desenlace. Comienza
a mediados del siglo XVIII con el carbón y los primeros motores a
vapor, tras lo cual llega un intenso segundo acto cuyo clímax se produce
poco antes de la I Guerra Mundial, y continúa su desarrollo hacia
un tercer acto final ahora que podemos predecir con cierta precisión el
agotamiento de los recursos que hicieron posible el episodio industrial.
Con la conclusión del relato industrial, la gran saga de la humanidad
comienza un nuevo capítulo, el de la gran emergencia. Este es, quizás,
un hecho evidente en sí mismo, y sin embargo a lo largo de la historia
se han venido ignorando incluso las tendencias más importantes y obvias
porque las transformaciones que presagiaban eran, simplemente,
impensables. Este proceso recibe algunas veces el apelativo de outside
context problem, algo tan apartado de la experiencia cotidiana para los
habitantes de un determinado lugar y momento histórico que no son
capaces de asimilar la información de la que disponen. Esta percepción
colectiva defensiva que enarbola el inmovilismo mental como un arma,
recibe el nombre de disonancia cognitiva, un término extraído de la
psicología del desarrollo, y es un concepto que ayuda a explicar por qué
la opinión pública americana camina sonámbula hacia el futuro.
La gran emergencia va a producir un grave trauma en la especie
humana. Es probable que provoque una turbación política tan extrema
como las condiciones económicas que la motivaron. No creeremos que
esto nos está ocurriendo a nosotros, que doscientos años de modernidad
pueden venirse abajo por una carestía a escala mundial. Las perspectivas
serán tan macabras que algunos individuos, o incluso algunos grupos,
como en algunas naciones, podrían desarrollar todos los síntomas
de una depresión con tendencias suicidas. Los suicidios colectivos no
han sido del todo infrecuentes desde los años 50.
Los supervivientes tendrán que promover una religión basada en la
esperanza, es decir, una creencia profunda y comprensiva de que la humanidad
merece seguir adelante. Hago este comentario desde el punto
de vista de alguien que no ha pertenecido a ninguna fe religiosa organizada
en toda su vida. Sin embargo, no dudo de que las privaciones del
futuro arrojarán incluso a las almas más seculares a algún tipo de práctica
espiritual emergente. Esta será también una excelente oportunidad
para que estos mismo movimientos sobrepasen la línea de lo racional,
como ya hicieron en numerosas ocasiones y en numerosas formas el
cristianismo y otros modelos de fe.
Incluso en el supuesto de que la humanidad no lograra salir adelante,
eso no cambiaría el hecho de que estuvimos aquí una vez, de que en otra
época poblamos este asombroso planeta azul y nos hicimos numerosas
preguntas inteligentes sobre todo lo que en él había y sobre las otras
formas de vida que nos acompañaban, y que celebramos la belleza en
forma de música y arte, arquitectura, literatura y danza, o que incluso
llegamos, en ocasiones, a rozar la divinidad mediante nuestras habilidades
y aspiraciones. Emergimos del misterio insondable, al misterio
regresamos y al final, el misterio es todo lo que permanece.
 
H.J. Kunstler
Cap01.
 
 
 
30/06/2007 18:11 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: XML | Administrar